¿Sabemos para qué se usa el Big Data en el mundo de la inversión?

Diario
Sabemos para qué se usa el Big Data en el mundo de la inversión

Cada vez más empresas lo usan y se trata de una herramienta fundamental para aumentar las ventas. Este año hemos oído hablar mucho sobre el Big Data en general y el Big Data en el mundo de la inversión en particular, pero si aún no sabes qué es y qué implicaciones tiene, en este post trataremos de resolver tus dudas.

Big Data es un término común bajo el que se agrupan toda clase de técnicas de tratamiento de grandes volúmenes de datos, fuera de los análisis y herramientas clásicas. Es utilizada, por tanto, para describir enormes cantidades de datos. Es decir, permite analizar ingentes cantidades de datos. Pero, ¿por qué está siendo el Big Data tan importante? Existen tres motivos fundamentales:

  1. La disminución de costes.
  2. Se toman mejores decisiones.
  3. Brinda la capacidad de ofrecer nuevos productos y servicios.

Es por esto mismo por lo que las grandes empresas lo utilizan en su estrategia de producto. Y cada vez, nos guste o no, estará más presentes en nuestras vidas. ¿Cómo? Cuando utilizamos internet en nuestro ordenador o teléfono móvil vamos dejando señales (datos) de nuestras preferencias, de lo que nos gusta y de lo que no nos gusta. Estos datos son analizados con un único fin: ofrecer productos que interesan al consumidor. Por ejemplo, si has estado mirando en una tienda online zapatos, acto seguido, te aparecerán en cualquier página web donde haya publicidad muchos anuncios de zapatos. Y esto, es solo un pequeño ejemplo.

Pero, ¿qué implicaciones tiene el Big Data en el mundo de la inversión? Tal y como señalan en este artículo de Funds People, toda revolución tecnológica implica grandes avances en productividad. “La posibilidad de integrar el análisis de vastos volúmenes de datos (lo que se conoce como big data o macrodatos) en las dinámicas industriales y comerciales ofrece un enorme potencial para transformar la economía y las oportunidades de inversión”. Además, supondrá también un gran avance a la hora de la gestión de inversiones ya que estas nuevas herramientas, que ya están incorporadas en la mayoría de gestoras, ayudan a separar las señales reales del ruido.

Por tanto, este concepto que ha sonado tanto en estos últimos años, ya forma parte de nosotros. Supone y supondrá una revolución en todos los aspectos y todos seremos parte de ese gran crecimientos de datos.

La inflación: un motivo para invertir

Diario
La inflación, un motivo para invertir

¿Para qué invertir nuestros ahorros? Es la principal pregunta que debemos hacernos cuando por fin logramos ahorrar parte del dinero del que disponemos. Las inversiones siempre tienen un propósito personal, como pagar una buena educación a tus hijos o jubilarse con comodidad. Sin embargo, aunque no tengas ningún motivo para invertir tu dinero, dejar tus ahorros estancados en tu banco es un gran error.

Continuar leyendo «La inflación: un motivo para invertir»

¿Qué es un paraíso fiscal?

Diario
Qué es un paraíso fiscal

Recientemente el Ecofin, tras dos años de negociaciones, ha publicado una lista negra de “jurisdicciones no cooperativas en materia fiscal”. Esta lista ha levantado ampollas, ya que no incluye a Suiza, Andorra, Gibraltar, ni las islas del Canal de la Mancha. Los parámetros que se utilizan para calificar a un Estado como un paraíso fiscal son varios, pero intentemos simplificar lo que es un paraíso fiscal.

Los paraísos fiscales son territorios en los que la tributación fiscal es especialmente favorable y de la que se aprovechan personas y empresas no residentes, pero a efectos legales domiciliados allí. Estamos hablando de exenciones fiscales desorbitadas, nada que ver con la traspasabilidad de los fondos de inversión. Los paraísos fiscales permiten que personas físicas y privadas tributen en territorios en los que no se encuentran su centro de actividades, pero sí su domicilio social. Burlando, de este modo, sus obligaciones tributarias en el país en el que realmente centran su actividad económica.

A modo de ejemplo, imaginemos una empresa de limpieza cuya sede social esté en Gibraltar, pero que los servicios los presta en las localidades contiguas al Peñón y en suelo español. Este empresa pagará el impuesto de sociedades en Gibraltar (10%) en lugar de pagar el de España (25%), que sería el que le correspondiese debido a que su centro de operaciones se encuentra en territorio español.

Del mismo modo ocurre con las personas físicas. Se compran un inmueble en un paraíso fiscal y establecen allí su residencia habitual. Con tal de que residan un determinado número de días al año (varía en función de cada país), pueden tributar allí aunque su trabajo y su residencia el resto del año se encuentre en un país con mayores cargas fiscales.

No existe una lista cerrada de paraísos fiscales. Hay mucho dinero e intereses en juego. Dependiendo de cada país, se reconocen unos y se protegen otros. Al tratarse de un tema de cargas fiscales es complicado clasificarlos, ya que cada Estado es soberano de establecer las tasas fiscales que crea conveniente. Los paraísos fiscales existen y, aunque públicamente se condenen, son muy difíciles de controlar.