Elecciones en India: elecciones y agenda de reformas

Gestoras

Se avecinan elecciones generales en la India. Los mercados han experimentado el impacto de las fluctuaciones en las encuestas en los apoyos para el primer ministro reformista Narendra Modi. ¿Deberían los inversores tomar nota?

A principios de este año, mientras que otros mercados asiáticos subían, el MSCI India se enfrentaba a ciertas dificultades para avanzar debido a que los inversores temían un resultado electoral decepcionante. Sin embargo, estos miedos se han reducido algo en las últimas semanas. La reciente disputa con Pakistán ha favorecido al actual presidente Modi, que sigue presentándose como la opción del «hombre fuerte». Las recientes alzas en los mercados reflejan el creciente optimismo de que Modi y su Partido Bharatiya Janata (BJP) volverán al gobierno con un mandato lo suficientemente fuerte como para continuar con su agenda de reformas.

Por supuesto, los acontecimientos políticos como estos no son fáciles de predecir. En nuestra opinión, incluso aunque se produzca un cambio de gobierno, el programa de reformas no tendría por qué frustrarse. Los cambios que se han producido bajo el mandato de Modi, como el código de insolvencia y quiebras o el impuesto sobre bienes y ventas, no han hecho más que empezar a apreciarse. Si bien es incuestionable qué se puede hacer más, es probable que la economía de la India vea durante algún tiempo los beneficios de las reformas que ya están en marcha.

Dicho esto, preferimos que nuestra cartera no se vea afectada por los acontecimientos políticos. Nuestro objetivo es encontrar empresas que lo hagan bien a pesar de las políticas del gobierno y no por ellas. De esta manera, la acción del gobierno se convierte en algo deseable, pero no en una necesidad para el crecimiento.

Aunque la economía india ha crecido a un ritmo razonable (+7%) durante varios años, la suerte ha sido diversa entre las empresas. En nuestra opinión, está claro que el crecimiento más atractivo es el de las compañías centradas en el crecimiento de la economía doméstica y, en particular, en el gasto del consumidor. Este aumento se sustenta en una población joven y en una clase media en expansión. Se espera que el gasto total de los consumidores en la India alcance 3,1 billones de dólares en 2030, desde 1,4 billones de dólares de 2017, según un estudio del Foro Económico Mundial. Casi el 60% de este incremento procederá de la nueva clase media del país.

Las empresas con poder de fijación de precios y balances fuertes estarán bien preparadas para prosperar en ese entorno. The India Fund, Inc (Aberdeen Standard Sicav I – India Equity Fund) es accionista de Hindustan Unilever, por ejemplo. La empresa ha aumentado sus volúmenes de ventas en los últimos años de manera consistente en línea con el crecimiento del gasto de los consumidores indios.

Creemos que los bancos también deberían beneficiarse de esta tendencia. En nuestro caso, sólo invertimos en entidades del sector privado bien capitalizadas que prestan a la creciente clase media y que están ganando cuota de mercado a expensas de bancos gubernamentales ineficientes y con restricciones de capital. A raíz de la quiebra de IL&FS, el endurecimiento de la regulación financiera y de liquidez también ha provocado una reducción de la competencia que ejercía la banca en la sombra. Por ejemplo, la inversión de crédito del HDFC Bank, que también forma parte del fondo, crece a un ritmo de más del 20%. Cuando el ambiente se complica, las entidades que tienen activos más fuertes brillan más.

El cemento es nuestra forma preferida para aproximarnos a la inversión en infraestructuras y los precios de este material aumentaron en febrero. Aunque todavía no se ha producido una recuperación generalizada, sí que existen focos de mejora de la demanda. A pesar de que puede parecer un sector poco interesante, se trata de una industria que está orientada hacia algunas de estas fuertes tendencias económicas y de consumo, como el desarrollo de infraestructuras y la vivienda asequible. Las empresas importantes, junto con los grupos inmobiliarios, también deberían beneficiarse de las reducciones de impuestos y de los tipos de interés. En nuestra cartera tenemos compañías como Ultratech Cement, Shree Cement y Asian Paints.

La reciente debilidad del mercado bursátil indio ha hecho que las valoraciones bajen hasta niveles más razonables. El país está bien aislado de los efectos negativos de las tensiones comerciales mundiales. Desde el punto de vista estructural, su gran economía, basada en el consumo interno, se encuentra en una buena posición para resistir los choques externos. El crecimiento sigue siendo convincente, respaldado por una población joven y una clase media en expansión. Los bajos y estables precios del petróleo también son favorables. Dado que es poco probable que las elecciones causen perturbaciones significativas, los inversores pueden concentrarse en el brillante futuro de la India.

Autor: Adrian Lim, Director de inversiones de Aberdeen Standard Investments

El avance imparable de la inversión socialmente responsable

Gestoras
inversión socialmente responsable

La inversión socialmente responsable no es una moda pasajera. Es un movimiento imparable que ha llegado para quedarse y que refuerza la necesidad de que el sector financiero dé un paso al frente a la hora de producir un impacto no financiero en la sociedad. El mercado español ha tardado en detectar la llegada de esta tendencia, pero notamos que cada vez hay más interés por parte de los inversores en que sus ahorros contribuyan a crear un mundo mejor para todos.

Los líderes de la industria tenemos que reforzar nuestro compromiso con la promoción de las mejores prácticas de gobierno corporativo y con hacer que el patrimonio que gestionamos tenga un impacto social cuantificable. De hecho, es en este último punto en el que tenemos que insistir, ya que las grandes firmas del sector tenemos que trabajar codo a codo con las entidades reguladoras para establecer un sistema que mida la sostenibilidad de los productos financieros.

Es necesario que se desarrolle un procedimiento de etiquetado que indique en qué medida contribuye un fondo concreto a construir un mundo mejor para todos. Esta etiqueta determinaría si el producto ayuda a fomentar las mejores prácticas de gobierno corporativo o si contribuye a crear un mundo más sostenible para las generaciones futuras. Es alentador ver que se están dando los primeros pasos para llegar a este punto, ya que la Unión Europea ya ha establecido comités de expertos en los que representantes destacados del sector financiero combinan sus capacidades para avanzar en este sistema de medición.

Países como Francia, Alemania o los nórdicos ya están demostrando un fuerte compromiso con la promoción de la inversión socialmente responsable. Las autoridades de estos países han establecido que los fondos que forman parte de los mandatos públicos de pensiones deben cumplir criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ESG, por las siglas en inglés de environmental, social y corporate governance).

Además, la aprobación de este sistema de etiquetado de sostenibilidad obligaría a las firmas del sector de gestión de activos que todavía no han abrazado esta tendencia a tener que adaptar sus estrategias para que sean más sostenibles. Este hecho respondería al mismo tiempo a la fuerte demanda que existe en la calle por estos productos: uno de nuestros estudios reflejaba recientemente que un 73% de los inversores finales quieren que su dinero se alinee con sus valores personales.

El problema reside en que muchos intermediarios financieros desconfían de esta tendencia y evitan que la oferta de productos sostenibles llegue a los inversores finales. La cooperación entre las firmas de la industria y las autoridades reguladoras es clave para solucionar este problema, ya que hará entender a muchas entidades implicadas que la inversión socialmente responsable no es una tendencia pasajera, al mismo tiempo que pondrá de manifiesto la huella sostenible de estas estrategias. De todos modos, los líderes de la industria no podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras se materializa este avance. Tenemos que seguir dedicándonos a encontrar las compañías que mejor lo hacen, tanto desde un punto de vista financiero como extrafinanciero.

La inversión socialmente responsable no es una moda. Es una realidad estructural y seguiremos abanderando esta revolución.

Seguiremos llevando los beneficios de la inversión socialmente responsable a todos los rincones de la industria y seguiremos respondiendo a la voluntad de los inversores de hacer que su dinero sea capaz de crear un mundo mejor para todos.

 

Autor: Sophie del Campo, directora general para Iberia, Latam y US Offshore en Natixis Investment Managers

En punto muerto

Gestoras
inversión

A pesar de la actual debilidad de las cifras económicas, especialmente en Europa, y de la aproximación a la inversión de la curva de tipos de EE.UU., es probable que el crecimiento mundial vuelva a la normalidad en el segundo semestre de 2019.

El crecimiento del crédito, un factor clave para el crecimiento económico chino, ya no se está ralentizando y debería contribuir a reactivar el comercio mundial en el segundo semestre del año. Europa se verá impulsada por esta tendencia y por la reciente y significativa relajación de las condiciones financieras.

Por su parte, el crecimiento en los Estados Unidos es resistente, impulsado por un sólido gasto de los consumidores, el repunte del mercado de la vivienda, así como por los recientes aumentos de la productividad, que han superado el crecimiento de los salarios reales. Las presiones inflacionarias han desaparecido y hay poco riesgo de recesión para 2019.

Sin embargo, los riesgos políticos no han desaparecido (el Brexit es el primero de ellos) y podrían socavar la recuperación económica. Pero, una vez más, se han realizado notables progresos y parece que se acerca un acuerdo sobre aranceles entre China y los Estados Unidos.

Tan pronto como el crecimiento global comience a recuperarse, probablemente a mediados de año, podría ser interesante reducir la exposición a la renta variable estadounidense y rotar de forma más agresiva hacia la renta variable internacional, especialmente hacia Europa y los mercados emergentes. Desde un punto de vista sectorial, hay quien considera que es hora de recoger las ganancias de los sectores defensivos, en particular los alimentos y las bebidas, cuyas valoraciones han alcanzado niveles estratosféricos, en favor de los valores más cíclicos.

Los valores financieros volverán a la normalidad, una vez que los rendimientos se recuperen y el crecimiento se haya acelerado. Esperemos pacientemente esta señal, que puede provenir de medidas más prudentes del BCE sobre el exceso de reservas, incluso si el impacto positivo se manifestara más en Alemania o Francia que en Italia. Además, los mercados de valores emergentes mantienen valoraciones relativas, gobernanza y diferencial de crecimiento del beneficio por acción, manteniendo así su atractivo económico.

Por el contrario, mantenemos nuestra infraponderación en la deuda pública durante los próximos nueve meses. Aunque los inversores han asumido el fin de la normalización de la política monetaria, siguen siendo demasiado complacientes con respecto a las posibles presiones inflacionistas de los Estados Unidos. Además, cuando se expresan en dólares, los rendimientos son actualmente más elevados en Alemania y Japón que en Estados Unidos.

En cuanto al crédito, seguimos siendo optimistas a medio plazo, ya que un efecto de exclusión debería garantizar una estabilización o compresión de los diferenciales. En el segundo semestre, es probable que las ganancias sean impulsadas más por el carry trade que que por la revalorización del capital

Además, es probable que el euro suba frente al dólar debido a la relativa mejora de la actividad económica mundial. Dejando de lado la posibilidad de una convergencia hacia su paridad de poder adquisitivo estimada en 1,30 dólares, es ciertamente posible un retorno a 1,15/1,20 dólares.

En lo que respecta a las materias primas, los precios se verán impulsados en el segundo semestre de 2019 por el debilitamiento del dólar y el fortalecimiento del crecimiento mundial. Es probable que el cobre y el petróleo se beneficien, así como que los precios del petróleo sigan subiendo, ya que el sesgo de la oferta y la demanda (debido a Venezuela, Irán y otras cuestiones) no puede ser reabsorbido rápidamente, a pesar del fuerte aumento de la producción de esquisto estadounidense.

Por estos motivos, sería recomendable mantenerse neutral con respecto a la renta variable mientras la nube del Brexit se cierne sobre nosotros. Las valoraciones han vuelto a sus niveles históricos y las acciones ya no se negocian con descuentos significativos. Dicho esto, podría decirse que no es necesario «reducir el riesgo» de las carteras, ya que las ganancias de mercado han sido impulsadas poco por el flujo de capital entrante, especialmente en renta variable. Si habría que considerar ciertos movimientos tras un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos o un resultado favorable del Brexit, que podrían dar un último impulso. Después de esto, los activos de riesgo entrarán en un período de calma.

Autor: Laurent Denize, Co-CIO global de Oddo BHF AM

El déficit de suministro de petróleo debido a las sanciones de Irán aumentan las diferencias de precio entre el diésel y la gasolina

Gestoras
petróleo

A corto plazo, el mercado de petróleo se contraerá y los precios aumentarán aún más debido a la reducción de exportaciones de petróleo iraníes.

No se espera ninguna acción rápida por parte de Arabia Saudita o de los productores de petróleo de esquisto de EE.UU.

Crecen las diferencias de precios entre el diésel y la gasolina

Preparados para pelear. El presidente estadounidense Donald Trump no extenderá las exenciones sobre las importaciones de petróleo iraní que vencen el 2 de mayo. A pesar de sus garantías de que Estados Unidos y otros miembros de la OPEP recuperarán el retraso, los precios del petróleo han subido bruscamente como consecuencia de un mercado, ya de por sí, subabastecido que pronto se enfrentará a una nueva caída de la oferta. Las exportaciones iraníes de crudo en el primer trimestre fueron de aproximadamente 1,2 millones de barriles al día, y esperamos que bajen a alrededor de 500.000 barrilles en mayo.

A corto plazo, el mercado seguirá estrechándose, ya que es probable que Arabia Saudí sólo actúe cuando la brecha de suministro de las exportaciones iraníes de petróleo perdidas se haga visible en el mercado. Además, los productores estadounidenses de petróleo de esquisto no podrán intervenir en un futuro cercano, ya que los bajos precios del petróleo a finales del año pasado han obstaculizado su costosa producción y las inversiones en infraestructuras.

Si bien esperamos que los precios del petróleo suban de forma generalizada, el déficit de barriles iraníes también tendrá un gran impacto en la variación de precios entre las diferentes calidades de los productos provenientes del crudo. Las exportaciones iraníes perdidas son predominantemente crudos agrios, mientras que las posibles exportaciones adicionales de Arabia Saudita y EE.UU. son principalmente crudos ligeros. Esta diferencia de calidad es problemática para las refinerías que tienden a sintonizar con ciertos tipos de petróleo.

El déficit iraní está exacerbando una situación global marcada por los desajustes entre la oferta y la demanda de crudo de diferentes calidades. Por un lado, Venezuela, uno de los mayores exportadores de crudo pesados ha estado lidiando con dificultades políticas durante bastante tiempo, lo que ha afectado severamente su capacidad de producción. En segundo lugar, la creciente producción de petróleo de los EE.UU. extrae crudo de calidad muy ligera. Además, las normas de la Organización Marítima Internacional (OMI) que entrarán en vigor a finales de este año impondrán nuevas restricciones al contenido de azufre de todos los combustibles para uso marítimo que se permite utilizar a los grandes buques. A medida que los cargueros pasen del combustible de caldera al combustible de mayor calidad, como el gasóleo, la demanda mundial de petróleo crudo en general y de productos de tipo destilado aumentará y la diferencia entre el gasóleo y la gasolina se ampliará en particular. Esperamos que la OMI aumente la demanda de destilados en aproximadamente 0,4 millones de barriles al día, lo que implica que habrá que refinar 1,6 millones de barriles adicionales de petróleo crudo. Por consiguiente, como la demanda adicional de petróleo crudo será igualada por (ultra) petróleo de esquisto bituminoso estadounidense, se producirán aproximadamente 0,8 millones de barriles de gasolina. Esto se debe a que la capacidad de refinado global existente podría tener dificultades para producir todo el destilado adicional necesario (al menos necesitan un incentivo de precio suficiente para hacerlo). En consecuencia, cabe esperar un déficit de oferta y demanda en los mercados de destilados, especialmente en el caso del gasóleo, mientras que la gasolina podría comerciar con un excedente de oferta y demanda.

Para los inversores activos en materias primas, esta situación les ofrece tres importantes ventajas: a) una posición a favor de una mayor rentabilidad del petróleo crudo, b) una posición en el tipo adecuado de calidades o productos (petróleo dulce, gasóleo, gasóleo), c) una posición a favor o en contra de un rendimiento inferior en otros productos, como la gasolina.This is the personal opinion of the author and does not necessarily reflect the opinion of Vontobel Asset Management.

Autor: Manne Rasmussen, Senior Portfolio Manager, Vontobel Asset Management