Se acabó el pánico, ¿y ahora qué?

Gestoras
Se acabó el pánico, y ahora qué

 

Después de que saltaran todas las alarmas en enero, los inversores han recuperado una cierta serenidad: la renta variable y la deuda pública han repuntado, mientras que los rendimientos de los bonos han subido y el índice de predisposición al riesgo ha salido de la zona de peligro. Podría decirse que el mercado simplemente estaba saturado y debía producirse un repunte, pero los factores macroeconómicos clave subyacentes de este repunte eran las medidas de los bancos centrales y unos datos económicos más sólidos, que han reducido los riesgos extremos a los que se enfrenta la economía global. Esto podría provocar que los activos suban aún más, pero para que se dé una mejora continuada es necesario que se registre un mayor crecimiento del PIB real y de los beneficios empresariales.

Llegados a este punto, es difícil apostar por una aceleración del crecimiento del PIB real. Nuestros indicadores apuntan a un crecimiento constante, pero no espectacular, coherente con el patrón de los últimos años, en los que la economía global a duras penas ha logrado que el crecimiento aumente por encima del 2,5%. No obstante, aún se espera que la Fed suba sus tipos —creemos que dos veces este año—, lo que refuerza la probabilidad de que el dólar se aprecie aún más y aumente la volatilidad en el mercado. Es posible que, tal y como hemos observado recientemente, las ventas masivas en los mercados contengan a la Fed y la lleven a mantenerse a la espera. Esto contribuiría a un nuevo repunte de los mercados. No obstante, esta hipótesis no es sostenible dado el nivel extraordinariamente bajo de los tipos de interés estadounidenses y la fase tardía del ciclo económico en la que nos encontramos.

¿Podríamos recibir una sorpresa positiva? Algunas hipótesis esgrimen la posibilidad de un crecimiento superior al esperado: una defiende que los efectos de la caída del precio del petróleo seguirían materializándose y apuntalando el consumo. No debemos olvidar que los plazos son largos y los consumidores tardan en identificar cuándo un cambio es permanente y no temporal. También nos hemos percatado de que la tasa de ahorro en EE. UU. sigue siendo elevada y, aunque podría ser una característica permanente del mundo heredado de la crisis, el aumento del poder adquisitivo sugiere que el consumo podría beneficiarse de un menor nivel de ahorro durante 2016.

Otra hipótesis sería el aumento de la productividad. En este momento, esta opción parece improbable, dada la debilidad de las inversiones en inmovilizado y, como consecuencia de ello, tal y como defendimos anteriormente, podríamos vernos obligados a esperar hasta que los gobiernos asuman que la política monetaria ha llegado a sus límites y que deben aplicarse otras medidas de estímulo.

Mercados emergentes: ¿es el momento de entrar?

La renta variable emergente ha registrado una sólida rentabilidad este año. La pregunta inevitable es si este hecho marca un punto de inflexión para los mercados emergentes o, por el contrario, resultará ser un espejismo.

El principal catalizador del reciente repunte parece haber sido la confianza La mejora en la predisposición al riesgo llega en un momento en el que las valoraciones de los mercados emergentes en su conjunto parecen atractivas y los inversores llevan tiempo esperando una oportunidad para entrar de nuevo en este segmento. No obstante, los fundamentales que respaldan esta clase de activo parecen ser débiles. Uno de los principales catalizadores de la renta variable emergente es la evolución de las exportaciones, y el comercio es anémico en términos estructurales y ya no supera al crecimiento del PIB global. No observamos catalizadores inmediatos o a corto plazo que puedan conllevar un cambio.

Por tanto, si se está preguntando si es conveniente invertir en los mercados emergentes en este momento, la respuesta es: sólo si es optimista acerca de la dirección que tomará la predisposición al riesgo. Llegados a este punto, es difícil apostar por una aceleración del crecimiento global más allá del actual repunte, y las crecientes expectativas sobre la subida de tipos por parte de la Fed este año fomentarán la apreciación del dólar, algo que tradicionalmente ha lastrado el comportamiento de los mercados emergentes.

Entonces ¿cuándo será un buen momento para iniciar posiciones en los mercados emergentes? La recuperación de las exportaciones de los mercados emergentes sería el único impulso determinante. No obstante, una recuperación de gran calado a largo plazo no nos parece probable en vista del cambio estructural del comercio. La menor beta del comercio en relación con el crecimiento significa que los volúmenes seguirán en niveles anémicos debido a este cambio estructural y a nuestras expectativas sobre el crecimiento global. El valor de los intercambios comerciales, por otro lado, debería protagonizar una leve recuperación en torno al segundo semestre del año, asumiendo un perfil plano en los precios de las materias primas, ya que los efectos de base salen de la ecuación. Si los precios de las materias primas subieran antes de entonces, asistiríamos a un rápido repunte en la rentabilidad de los mercados emergentes. De nuevo, dadas nuestras perspectivas sobre China, creemos que este panorama es bastante improbable. El momento para invertir llegará pronto, pero de momento lo descartamos.

Se acabó el pánico, ahora qué

 

A la caza de rendimientos en el sector inmobiliario

Gestoras
Sector Inmobiliario

 

El sector inmobiliario europeo vuelve a presentarse como una opción atractiva para los inversores. El compromiso de los bancos centrales de apoyar un crecimiento económico esquivo y mantener la deflación a raya y sus divisas débiles se mantiene firme. Recordemos que el Banco de Inglaterra descartó una subida de los tipos de interés en el corto plazo, mientras el Banco Central Europeo rebajó en su reunión de marzo los tres tipos de interés principales, expandió su programa de flexibilización cuantitativa – tanto en volumen como en la lista de activos, añadiendo los bonos corporativos – y lanzó una nueva oleada de TLTRO.

El sector inmobiliario cotizado europeo ha tenido de nuevo el mejor comportamiento sectorial en marzo 2016 respecto a un plano Stoxx Europe 600. La actividad corporativa en el sector inmobiliario europeo continua intensa con nuevas salidas a bolsa, fusiones y colocaciones. Para aprovechar esta ventaja, Degroof Petercam AM cuenta con el fondo Petercam Real Estate Europe Dividend, que bate al índice europeo de referencia FTSE EPRA con inferior volatilidad, a través de una gestión activa de la cartera, ofrece una exposición a los títulos más representativos del sector inmobiliario europeo. El objetivo principal del fondo es proporcionar al inversor una ‘renta’ con menor volatilidad con respecto al resto de la bolsa, procedente de los alquileres y revalorización de los inmuebles. Por regiones, la zona euro acapara la mayor parte de las inversiones de la cartera, especialmente Francia.

El rendimiento medio del 4,97% en los dividendos de Petercam Real Estate Europe Dividend todavía es relativamente atractivo, en comparación con otros activos como los bonos corporativos con grado de inversión. Aún vemos un buen interés en el mercado de inversión directa y ésta sería una de las métricas clave para ver si el volátil entorno macroeconómico afecta a los valores de los inmuebles. Hasta ahora, no lo ha hecho. La todavía importante brecha de rendimiento o prima de riesgo entre los rendimientos de propiedad y los costes de financiación es un amortiguador para absorber las posibles subidas de los tipos de interés por parte de los bancos centrales, que todavía están relativamente lejos.

Consideramos que actualmente las compañías están cotizando por debajo de sus NAV (Net Asset Value) estimados. Todavía encontramos huecos por debajo del crecimiento medio en el flujo de caja y el NAV y preferimos estas compañías, siempre y cuando confiemos en la gestión y veamos que la implementación de su estrategia va por el buen camino. En este contexto, continuamos buscando buenas proposiciones de retorno de riesgo.

En un entorno con tipos de interés cambiantes, seguimos convencidos de nuestro criterio principal de buscar compañías que generen un crecimiento saludable en flujo de caja por acción. Este criterio debería dar como resultado un retorno total atractivo para el inversor. También buscamos bonos adicionales de compañías inmobiliarias. Cuando compramos, somos disciplinados en el nivel de entrada para mantener un rendimiento por dividendo relativamente alto en el fondo.

 

Olivier Hertoghe y Damien Marichal, gestores de Petercam Real Estate Europe Dividend

La paradoja de los mercados frente a las decisiones de los bancos centrales

Gestoras
La paradoja de los mercados frente a las decisiones de los bancos centrales

Compras de deuda pública, los «covered-bonds», crédito «Investment Grade», tipos de interés a cero, los de depósitos en negativo, inyecciones masivas de liquidez ….. Los bancos centrales, y el BCE en particular, no cesan en su empeño de adoptar medidas de política monetaria no convencionales. Los mercados, de nuevo, han aplaudido los anuncios del Banco Central Europeo en su reunión del 10 de marzo de 2016.

Podemos, sin embargo, cuestionarnos sobre el significado y el alcance de estas medidas así como su acumulación en el tiempo. De hecho, es paradójico constatar que los inversores recibieron muy abiertamente cualquier nueva medida que viene a frustrar su «libre-arbitraje». ¿Han perdido el rumbo? ¿Cuáles son a corto y medio plazo las potenciales consecuencias?

La economía de mercado o el sistema capitalista se basan en un principio fundamental: la capacidad de los inversores para favorecer de forma permanente proyectos económicos que prometen los mejores rendimientos por unidad de riesgo consumido. Esto es lo que subyace de los ciclos de inversión – innovación – producción – empleo – consumo.

Ahora surge la pregunta de si dichos tipos de interés negativos, y en consecuencia el muy bajo coste de capital resultante, como «topes» establecidos por los bancos centrales sobre la volatilidad natural de un número cada vez más grande de clases de activos e instrumentos financieros, favorecerían verdaderamente este ciclo y, por tanto, el rápido retorno a un estado de crecimiento económico estable y sostenible.

En realidad, esta política produce al menos dos potenciales efectos generadores de inestabilidad. Ahora, junto con una regulación pro-cíclica, dirige a los inversores hacia activos poco o nada rentables, en los que los ahorradores racionales nunca habrían usado en tiempos «normales». También lleva, a menudo por defecto, parte del ahorro hacia proyectos innovadores y potencialmente rentables (nuevos modelos de negocio digitales, infraestructura, biotecnología …).

Pero estos proyectos son por definición más arriesgados y menos numerosos. Este movimiento provoca una inflación de los precios de estos activos y, potencialmente, la aparición de una nueva burbuja. Entonces, ¿cómo explicar la reacción de los inversores que ahora esperan cada trimestre a los bancos centrales en su juego que distorsiona las reglas de la buena asignación del capital?

Los inversores son, de hecho, perfectamente racionales. Los problemas económicos revelados por la crisis de 2008 son estructurales y relacionados con el endeudamiento global. Las opciones son por desgracia menores: la recuperación del crecimiento, junto con la inflación, aminorará con el paso del tiempo, esta deuda insostenible, pero también facilitará la necesaria reestructuración de las deudas que son una carga para las generaciones futuras.

¿Se van a mantener los tipos de interés eternamente bajos?

Gestoras

 

Hans Bevers – Chief Economist

Los tipos oficiales de los bancos centrales siguen fluctuando en torno a cero en el mundo occidental. Lo mismo ocurre con los tipos de interés efectivo sobre las obligaciones a más largo plazo. Al mismo tiempo, los indicadores de confianza permiten augurar una nueva desaceleración de la actividad económica mundial, tras una recuperación más bien tenue desde la Gran Recesión de 2008-2009. Y, entretanto, los bancos centrales, aunque han ampliado considerablemente sus balances, aguardan a la desesperada un aumento de la inflación.

Pese a que los tipos de interés están en mínimos históricos…

Tipos de interés en mínimos históricos

Es más, varios observadores critican cada vez más a las autoridades monetarias por agravar la situación en lugar de mejorarla. Y con razón afirman que soplan vientos adversos para el sector financiero, cuyos principales beneficios provienen de los diferenciales de los tipos de interés. No obstante, conviene precisar que son esos mismos observadores quienes, cuando estalló la crisis financiera mundial, advirtieron sobre las nefastas consecuencias de una inflación galopante, en un contexto de excepcionales medidas de estímulo de los bancos centrales. Los gobernadores de los bancos centrales no son superhéroes, pero un análisis contradictorio indica que merecen al menos un poco de credibilidad por haber contenido, siquiera parcialmente, las fuerzas deflacionistas mundiales surgidas tras la crisis de 2008. Además, las autoridades monetarias son las primeras en reconocer que su margen de actuación es limitado. Así pues, resulta sorprendente ver tantos observadores… sorprendidos. Y lo que proponen en concreto para mejorar las condiciones económicas tampoco está muy claro, puesto que no suelen ir más allá de las llamadas «reformas estructurales». Incluso llegan a considerar que la reducción del gasto público y la subida de los tipos de interés son respuestas adecuadas para la difícil coyuntura económica actual. Una minoría es partidaria de una marginación total del sector público, para que la destrucción creativa surta efecto.

…la actividad económica muestra signos de incertidumbre

la actividad económica muestra signos de incertidumbre

Ahora bien, lo que parece claro a estas alturas es que la economía mundial sufre ante todo un problema de demanda, no de oferta. Aunque los tipos de interés están en mínimos históricos, se ahorra más de lo que se invierte y las perspectivas económicas, poco halagüeñas, no dejan traslucir cambios en este punto, al menos en un futuro próximo. No obstante, no creemos que la economía mundial esté a punto de caer en una repentina recesión. Una de las razones radica en que los bajos precios de la energía y las materias primas deberían apuntalar la economía durante cierto tiempo más, incluso tras la atenuación de los efectos perturbadores sobre las inversiones y el comercio. Además, varios efectos básicos asociados a los precios de las materias primas indican que la inflación general tiene bastantes probabilidades de aumentar de aquí a finales de año. Pero eso no significa que todo vaya bien. Aunque la economía mundial logre evitar una desaceleración aún más acusada, es poco probable que las perspectivas estructurales mejoren de repente. Por otro lado, no vemos ninguna presión inflacionista en la zona euro, por ejemplo, y las previsiones a este respecto se mantienen a niveles increíblemente bajos. Por último, varios barómetros de la actividad económica sugieren asimismo que el BCE no alcanzará su objetivo de inflación, fijado en el 2%.

La inflación en la zona euro sigue siendo muy baja

la inflación de la zona euro sigue siendo muy baja

A medio y largo plazo, son altas las probabilidades de que asistamos a un período prolongado de crecimiento relativamente lento, asociado a los tipos de interés fluctuantes en torno a cero, en un contexto de adversas perspectivas demográficas y de reducción del margen de maniobra frente a la acumulación de la deuda futura. De hecho, los tipos de interés efectivo han caído durante los últimos 30 años, a pesar de una inmensa acumulación de deuda privada y pública, una situación demográfica todavía relativamente favorable y una afluencia masiva de capitales hacia los mercados emergentes. En resumen, parece claro que en las últimas décadas los tipos de interés naturales han disminuido sensiblemente en todo el mundo.

Se ha escrito mucho en los últimos años sobre la posibilidad de un escenario de estancamiento a largo plazo (incluso secular). Algunos observadores, como Laurence Summers, han abordado la problemática desde el punto de vista de la demanda, mientras que otros (como Robert Gordon) creen que la mayor parte de los avances tecnológicos que respaldaban el crecimiento han quedado atrás. Es pronto para saber si se va a materializar un escenario de estancamiento secular. El tiempo lo dirá. Entretanto, la economía parece acorralada en una trampa de liquidez.

No es recomendable concluir que las autoridades políticas han agotado sus municiones para combatir esta peliaguda situación. Las ciencias económicas nos enseñan que la política monetaria pierde su eficacia1 en situaciones como esta (la curva LM es plana) y que el gasto presupuestario resulta mucho más eficaz para estimular la actividad económica (la curva IS se desplaza hacia la derecha). Esta situación es coherente con un estudio del FMI en el que se indica que los multiplicadores presupuestarios son bastante elevados en este momento. ¿Cómo es posible que hayamos olvidado tan fácilmente estos conocimientos que se remontan a las teorías de Keynes y Hicks de los años treinta? ¿Por qué intranquiliza tanto a los observadores el nivel de endeudamiento, en una época en que los tipos de interés negativos representan un incentivo para que los gobiernos recurran al crédito e inviertan en infraestructuras?

Las autoridades políticas todavía no han agotado sus municiones

las autoridades políticas todavía no han agotado sus municiones

Así pues, la acción política podría influir de manera notable y, de hecho, el consenso sobre la necesidad de aumentar el gasto en infraestructuras aumenta de forma lenta pero firme. Aunque la OCDE se ha concentrado (erróneamente) en el equilibrio de los presupuestos públicos tras el inicio de la Gran Recesión, hoy parece dispuesta a reconocer que un aumento de las inversiones podría contribuir a respaldar el crecimiento. Como los recursos resultan improductivos en una trampa de liquidez, no hay motivos para temer un efecto desplazamiento por el eventual aumento de los tipos de interés, que incrementaría la eficacia de dicha política. Pero nadie sabe realmente si las autoridades políticas están dispuestas a adoptar este planteamiento. La cumbre del G20 celebrada en Shanghái la semana pasada arroja en este aspecto algunos resultados alentadores, aunque inciertos. A pesar de que los Estados miembros del G20 acordaron utilizar «todos los instrumentos políticos —monetarios, presupuestarios y estructurales— de manera individual y colectiva» para alcanzar los objetivos económicos del Grupo; todavía no existe ningún plan por el que se establezcan gastos de estímulo específicos y coordinados. Solo cabe esperar que se formule pronto, para reimpulsar así el crecimiento. Si se hace correctamente, aumentarán por fin las probabilidades de un aumento de tipos y la política monetaria podrá volver a desempeñar una función relevante en la próxima recesión.

¿Cabe confiar en que las autoridades presupuestarias elijan esta vía próximamente? La respuesta sucinta es «no». La oposición de Alemania a un crecimiento «financiado por la deuda» pone en relieve que los obstáculos siguen siendo considerables. Idealmente, las autoridades políticas deberían actuar con mayor eficacia para combatir la debilidad crónica de la demanda. Es evidente que las autoridades monetarias y presupuestarias nunca pueden quedarse sin munición. Si colaboraran de manera intensiva, conseguirían un aumento de la demanda y de la inflación. No obstante, nadie sabe realmente si están dispuestas a salirse de los caminos trillados. Las reformas estructurales se deben aplicar en este contexto y no de forma aislada. Si se adoptan este tipo de medidas, es más probable que aumenten por fin los tipos de interés. En caso contrario, los bajos tipos de interés seguirán siendo un indicador del entorno económico deprimido. Europa se encuentra en una situación mucho más complicada que la del resto del mundo. Como el euro sigue siendo una divisa sin país y no parece que avancemos hacia una mayor integración, cuesta imaginar cómo pueden colaborar más estrechamente las autoridades monetarias y presupuestarias.

 

Sobre Bank Degroof Petercam

Bank Degroof Petercam es una institución financiera independiente de referencia que ofrece sus servicios a inversores privados e institucionales, así como a organizaciones, desde 1871.

Con sede en Bruselas, emplea a 1.400 profesionales en las oficinas de Bélgica, Luxemburgo, Francia, España, Suiza, Países Bajos, Alemania, Italia y Hong Kong.

Nuestros clientes se benefician de la mejor oferta posible gracias a una combinación única de banca privada, gestión de activos institucional, banca de inversión (finanzas corporativas e intermediación financiera) y servicios de activos. Gestionamos activos por valor de 50.000 millones de euros para inversores privados e institucionales.

Gestión activa, un arma para para batir la volatilidad del mercado

Gestoras
volatilidad

 

Si algo ha caracterizado la evolución de los mercados en los últimos meses ha sido el notable incremento de la volatilidad en la práctica totalidad de los activos. La inestabilidad de las materias primas, las dudas sobre el crecimiento económico, la falta de liquidez de algunos mercados, el importante papel de los Bancos Centrales…Todos ellos han sido factores que han desencadenado uno de los períodos más volátiles desde los niveles de pánico alcanzados en la crisis subprime de 2008.

En nuestra opinión, la volatilidad debe ser aceptada como algo inherente a la evolución de los mercados financieros, especialmente ahora que las políticas monetarias laxas han traído la distorsión (y la correlación) a los precios de un gran número de activos financieros. La gestión activa no sólo es una buena herramienta para un entorno como éste, sino que nos atreveríamos a decir, es indispensable para un inversor que quiera vivir en un escenario de retornos bajos pero volátiles.

A la hora de enfrentarnos a estos períodos de volatilidad tenemos que entender que raramente son procesos puntuales, sino que su duración puede prolongarse semanas e incluso meses. Tiempo durante el cual la evolución de las inversiones va a fluctuar con una cierta violencia, incluso en los productos más conservadores.

La gestión activa, para nosotros, no consiste en intentar “clavar” los movimientos de mercado, puesto que se ha demostrado en la práctica como algo imposible. Más bien consiste en conocer cuál es el escenario de fondo en el que se mueven los mercados e intentar protegernos y aprovechar las oportunidades que nos ofrece la volatilidad.

Decimos esto porque si algo nos ofrece la volatilidad son oportunidades. Es sabido por todos el comportamiento no lineal de los mercados y que estas oscilaciones de los precios se suelen corresponder con variables exógenas que tienen incidencia en los mercados pero no tanta, o no tan significativa, en la realidad del día a día de las empresas que cotizan en estos.

En un mundo de retornos bajos como el que nos espera para los próximos años, estas distorsiones en el diferencial precio-valor de los activos deben ser considerados como oportunidades para maximizar la rentabilidad de nuestras inversiones. Es el momento para afrontar las inversiones con un horizonte temporal amplio e ir más allá de la incertidumbre que vivimos estos días.

Tema de la semana: Mercados

Gestoras

 

Los mercados continúan bajo el efecto del anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de la última semana. Como muestra el gráfico de esta semana, la inclusión de bonos corporativos no financieros en el programa de compras del BCE ha empujado los rendimientos de esta clase de activos por debajo del 1% -su nivel más bajo en un año-. Esto ha generado una oleada de emisiones de bonos corporativos, ya que las empresas buscan beneficiarse de estos bajos costes de financiación. La pregunta ahora es qué harán las empresas de la eurozona con estos nuevos fondos prestados. En teoría, esta nueva oleada de préstamos se traspasará a la economía real a través del aumento de inversiones empresariales. Sin embargo, también es probable que las empresas usen los fondos para potenciar su dividendo y programas de recompra de acciones; cualquier opción puede beneficiar tanto a empresas como a inversores.

jPmorgan

Día País Evento Periodo Encuesta Anterior
Lun Eurozona Confianza del consumidor Mar -6,6 -8,8
  EE.UU. Ventas viviendas existentes Feb 5,3m 5,5m
Mar Eurozona PMI manufacturero (Flash) Mar 51,0 51,2
  Alemania Encuesta ZEW Mar 0,0 1,0
  Alemania Encuesta IFO Mar 106,8 105,7
  R.U. IPC (a/a) Feb 0,3% 0,3%
Mié EE.UU. Ventas nuevas viviendas Feb 502k 494k
Jue Italia Ventas minoristas (a/a) Ene 1,7 0.6
  EE.UU. Pedidos bienes duraderos Feb -2,5% 4,7%
  EE.UU. Peticiones por desempleo Mar 268k 259k
  R.U. Ventas minoristas (a/a) Feb 3,4% 5,0%
Vie EE.UU. PIB (SAAR) 4T15 1,0% 1,0%

 

Estadísticas de los mercados

 

FTSE MIB -2,0 -13,1 -15,2
FTSE 100 0,9 0,2 -7,3
S&P 500 1,4 0,8 -0,2
TOPIX -1,0 -13,0 -13,4
MSCI EM 2,3 2,5 -6,8
MSCI China 3,0 -6,0 -16,8
MSCI Brazil 2,2 16,8 -1,2
MSCI AC World 0,8 -1,6 -5,4
   Energía 2,1 6,8 -11,2
   Materiales 1,9 3,9 -12,6
   Industria 2,0 1,1 -4,6
Cons. cíclico 1,2 -3,0 -3,9
Cons. básico 0,6 2,4 6,6
   Salud -2,7 -9,0 -11,0
   Finanzas 0,8 -5,7 -9,8
   Tecnología 2,1 -0,9 -1,3
Serv. telecom. 0,0 4,0 1,3
Serv. públicos 1,3 5,4 3,0
   Valor 0,8 -0,3 -5,8
   Crecimiento 0,8 -2,9 -5,0
Flujos de fondos

(miles mill. $)

w/e 11/03 w/e 04/03 4 wk ma
Renta variable 1,5 0,0 1,2
Renta fija 4,9 3,1 1,8
Mercado monetario -1,2 26,0 11,8

 

Nota: Todas las rentabilidades de los índices reflejan rentabilidades totales en divisa local. Los flujos de fondos corresponden solo a fondos domiciliados en EE.UU y no incluyen ETF. *Duración = duración del índice. Tasa anualizada del PIB intertrimestral con ajuste estacional.

 

 

  Nivel Variación (p.b.)    
Diferenciales de bonos 18/03 Semanal Acum 2015 12 m
Global IG 162 -5 3 37
EMBI+ (USD) 388 -6 -22 -48
Global High Yld 617 -9 -21 101
Tires bonos (10 a.)        
Reino Unido 1,45 -13 -51 -17
Alemania 0,21 -6 -42 5
EE. UU. 1,88 -11 -39 -4
Japón -0,10 -8 -36 -46
DME* (divisa local) 6,52 -8 -62 13
Materias primas   % variación    
Brent $/bbl 41 2,0 10,5 -26,3
Oro $/oz 1.252 -1,0 18,1 9,1
Cobre $/lb 2,28 1,8 7,2 -11,9
Divisa Nivel      
$ por € 1,13 1,12 1,09 1,06
£ por € 0,78 0,78 0,74 0,72
$ por £ 1,45 1,44 1,47 1,47
¥ por € 126 127 131 129
¥ por $ 111 114 120 121
CHF por € 1,09 1,10 1,09 1,06
Volatilidad (%)        
VIX 14 17 18 14

 

 

Macro PIB (%)† IPC (%) Valoración PER a 12 meses
Eurozona 1,1 -0,2 MSCI Europe 15,1
R.U. 1,9 0,3 FTSE 100 16,0
EE. UU. 1,0 1,0 S&P 500 16,5
Japón -1,1 -0,1 MSCI EM 11,9
China 6,6 2,3 MSCI World 15,8

 

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular. Diseñada como una herramienta para ayudar a los clientes a comprender mejor los mercados y servirles como apoyo en la toma de sus decisiones de inversión, el programa explora y sopesa las implicaciones de la información actual de la economía y las condiciones variables del mercado.

Este es un documento comercial y como tal las opiniones contenidas en el mismo no deben considerarse asesoramiento o recomendación de comprar o vender acciones. Queda a discreción del lector, basarse en información contenida en este material. Cualquier análisis contenido en este documento se ha realizado, y puede ser utilizado, por J.P. Morgan Asset Management para sus propios fines. Los resultados de estos análisis se utilizan como información adicional y no reflejan necesariamente las opiniones de J.P. Morgan Asset Management. Cualesquiera estimaciones, cifras, opiniones, estados de tendencias del mercado financiero o técnicas y estrategias de inversión que se mencionan, a menos que se indique otra cosa, son de J.P. Morgan Asset Management a fecha de este documento. Se consideran fiables en el momento en que se ha redactado el presente documento, pero pueden no ser necesariamente completas, y no se garantiza su exactitud. Pueden estar sujetas a cambios sin que se le comuniquen o notifiquen.

Debe señalarse que el valor de las inversiones y sus rendimientos pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado y los acuerdos fiscales, y los inversores pueden no recuperar el importe íntegro invertido. La inversión en los Fondos conlleva riesgos y puede no ser adecuada para usted. Los cambios en los tipos de cambio pueden tener un efecto desfavorable sobre el valor, precio o rendimiento de los fondos o de las inversiones subyacentes extranjeras. Los resultados y rentabilidades pasadas no constituyen una indicación fiable de los resultados futuros. No se garantiza que cualquier previsión realizada se materialice. Por otra parte, aunque nuestra intención consiste en lograr el objetivo de inversión del fondo de inversión, no podemos garantizar que dicho objetivo vaya a cumplirse.

J.P. Morgan Asset Management es el nombre comercial del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. Tenga en cuenta que si se pone en contacto con J.P. Morgan Asset Management por teléfono, la conversación puede ser grabada y monitorizada con fines de seguridad y formación. También debe tener en cuenta que la información y los datos de sus comunicaciones se recogerán, almacenarán y procesarán por J.P. Morgan Asset Management, de acuerdo con la Política de Privacidad de EMEA, que puede consultarse en el siguiente sitio web http://www.jpmorgan.com/pages/privacy.

Publicado en Europa Continental por JPMorgan Asset Management (Europe) Société à responsabilité limitée, European Bank & Business Centre, 6 route de Trèves, L-2633 Senningerberg, Gran Ducado de Luxemburgo, Inscrita en el Registro Mercantil de Luxemburgo bajo el número B27900, capital social 10.000.000 euros.

Publicado por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l. Sucursal en España con domicilio en Paseo de la Castellana 31. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

© 2015 JPMorgan Chase & Co

Salvo que se indique otra cosa, todos los datos son a 18/03/2016.

Noticias económicas: Bloomberg.

Renta variable: todos los datos representan rentabilidades totales para el período señalado.

Flujos de fondos: ICI.

Rentabilidades de los bonos: JPMorgan EMBI+ OAS over Treasuries ; Barclays Global Aggregate Corporate OAS; Barclays Global High Yield OAS y rentabilidades de la deuda pública. Fuente: Tullett Prebon Inflormation, UK Government Bonds 10 Year Note Generic Bid Yield; German Government Bonds 10 Year Debencher; Japan 10 Year Bond Benchmark; US Generic Government 10 Year Yield.

Materias primas: WTI y Brent reflejan el precio del crudo en $ por barril, el oro refleja el precio en $ por onza troy, el cobre refleja el precio en $ por libra.

Tipos: tipo de interés bancario oficial del Banco de Inglaterra; tipo mínimo de puja del BCE para subastas de refinanciación a 1 semana; tipo objetivo de los fondos federales; tipo objetivo del Banco de Japón para el tipo de interés oficial a un día sin garantía; mejor tipo de interés para préstamos a 1 año del Banco de China.

Macro: porcentaje de variación interanual del IPC general; tasa anualizada de crecimiento del PIB intertrimestral ajustada por estacionalidad.

No creemos que los recientes movimientos de las cotizaciones sean un reflejo de que la situación económica haya empeorado de forma significativa

Gestoras

 

Por Stuart Canning, especialista de inversión en el Equipo Multi-Activos de M&G

Es natural pensar que cuando los mercados se mueven mucho, es por algún motivo. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos esta premisa es correcta: quizá tenga lugar un anuncio de beneficios, se comunique una decisión de política monetariaǂ o se publique algún dato macroeconómicoǂ, y los mercados parecen responder a dicho desarrollo como era de esperar. En otras ocasiones, sin embargo, la evolución de los precios no está tan clara y la gente se afana por encontrar posibles explicaciones.

Pero muchas veces, desgraciadamente, estas explicaciones no cuadran. A menudo, tras haberse observado grandes movimientos de las cotizaciones, los inversores tratan de encontrar una historia que los justifique. En el pasado hemos visto a los mercados caer por la mañana y subir por la tarde, y los comentaristas han empleado el mismo dato para explicar ambas situaciones.

En los últimos meses hemos sido testigos de caídas bursátiles bastante extremas, y se han propuesto todo tipo de historias para justificar la estampida de los inversores.

En nuestra opinión, estas fluctuaciones se deben al sentimiento, y no a cambios en las condiciones económicas globales subyacentes. De hecho, lo que ha cambiado es la aparente disposición de los inversores a concentrarse en los riesgosǂ y a ignorar los desarrollos positivos.

Creemos que los inversores están pasando por alto los numerosos factores que deberían redundar positivamente en la economía global, como la fortaleza del mercado laboral en Estados Unidos y el efecto de los menores precios del petróleo sobre las compañías y países que son consumidores netos de energía. También cabe destacar que la actividad económica, medida por el crecimiento del producto interior bruto (PIB), está mejorando en el mundo desarrollado, incluidas la mayoría de las regiones europeas (gráfico 1).

PIB de las regiones de la eurozona desde el comienzo de la recesión

Pensamos que la reciente evolución de las cotizaciones de la renta variableǂ refleja un temor generalizado a la posibilidad de un colapso financiero, debido en gran medida a los ecos de la crisis financiera global que golpeó a los mercados en 2008. En los últimos meses hemos visto una caída generalizada de las acciones bancarias, desde Estados Unidos hasta Japón y Europa, y creemos que cualquier intento de explicar su retroceso más allá del pánico generalizado parece fútil.

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Inicialmente, el descenso de las acciones de los bancos se atribuyó a su exposición a las compañías de energía y de materias primas, que han acusado en gran medida el abaratamiento de sus productos. A continuación se echó la culpa al impacto de los tipos de interés negativos, antes de que los problemas europeos en torno a Deutsche Bank pasaran a un primer plano. Aunque todas estas explicaciones tienen un elemento de verdad, creemos que la envergadura y la rapidez de las caídas de los precios, unidas a la falta de una explicación coherente de por qué se están produciendo, sugieren que el miedo es su único motor.

Es indudable que el sistema financiero está muy interconectado, y los episodiosǂ de pánico pueden autocumplirse cuando se producen retiradas masivas de capitalǂ. Dicho esto, nos gustaría destacar lo improbable que es que los inversores no sean conscientes de estos riesgos, dada la experiencia de 2008 en adelante. Nosotros nos inclinamos a considerar que, tras las medidas regulatorias que se han implementado, los bancos están mejor posicionados actualmente –con más capital, liquidezǂ y mejores activosǂ– que antes de la crisis.

Esto no significa que no haya riesgos, pero no estamos convencidos de que los movimientos de los mercados de renta variable por sí mismos deban tomarse como un indicador de que los riesgos han aumentado.

Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

ǂGlosario:

Activo: Cualquier elemento con valor comercial o de intercambio, que es propiedad de una empresa, una institución o una persona.

Capital: Los activos financieros, o recursos, de los que dispone una empresa para financiar sus operaciones.

Episodio: Una fase durante la cual los inversores permiten que sus emociones tengan un efecto en su toma de decisiones, lo cual puede causar que los mercados financieros se comporten de manera irracional.

Liquidez: Se considera que una empresa cuenta con mucha liquidez si dispone de abundante efectivo. Se considera que las acciones de una compañía son muy líquidas si pueden comprarse o venderse con facilidad gracias a que su volumen de negociación es elevado y constante.

Macroeconomía: Hace referencia al comportamiento de una economía a nivel regional o nacional. Los factores macroeconómicos como la actividad económica, el desempleo, la inflación y la inversión representan indicadores clave del comportamiento de una economía. A veces se usa simplemente «macro» como forma abreviada.

Política monetaria: La estrategia adoptada por un banco central para regular la cantidad de dinero en circulación (la oferta monetaria) y los tipos de interés.

Renta variable: instrumento financiero cuya rentabilidad no está definida de antemano, sino que depende de distintos factores entre los que destacan los beneficios obtenidos y las expectativas de negocio de la sociedad emisora.

Riesgo: La posibilidad de que la rentabilidad de una inversión acabe siendo distinta de la esperada. El riesgo incluye la posibilidad de perder parte de la inversión original.

 

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en cualquiera de los fondos de M&G. Promoción financiera publicada por M&G International Investments Ltd. Domicilio social: Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido, autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido y su sucursal M&G International Investments Ltd., Sucursal en España con domicilio social en Plaza de Colón 2, Torre II, Planta 14, 28046, Madrid, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al Tomo 32.573, folio 30, hoja M-586297, inscripción 1ª con CIF W8264591B y con número de registro de la CNMV 79.

Oportunidades en tiempos de volatilidad: debemos centrarnos en lo predecible

Gestoras

 

Desde hace algún tiempo, los mercados se están enfrentando a fases de fuerte volatilidad, que generalmente son el resultado de acontecimientos externos e impredecibles. Lo mejor en un contexto de este tipo es intentar centrarse en lo predecible y no intentar medir el tiempo del mercado. En este sentido, hay dos tipos de inversores: los que intentan anticiparse al mercado y los que saben que no pueden hacerlo.

Los inversores están preocupados por muchos factores distintos: el frenazo de China y su impacto sobre los mercados emergentes, las señales de vacilación de la economía estadounidense, los bajos precios del petróleo y sus efectos, además de la incertidumbre ligada a las decisiones de los bancos centrales sobre sus políticas monetarias así como las dudas de estas medidas a la hora de impulsar la economía. No creemos que los responsables de los bancos centrales hayan gastado ya toda su munición pero, al mismo tiempo, tampoco está claro si están preparados para pensar de una manera menos convencional.

En este entorno de volatilidad en los mercados y dudas sobre las decisiones que afectarán a la economía, consideramos la renta variable de la zona euro como la mejor opción en términos geográficos. Las valoraciones en este mercado son más atractivas que en Estados Unidos y además el ciclo de ganancias para las empresas de la Eurozona es menos maduro que al otro lado del Atlántico.

Una de las propuestas de Degroof Petercam AM para 2016 es el Petercam Equities Euroland. Se trata de un fondo gestionado activamente, que busca batir a su índice de referencia, MSCI EMU Net Return. El fondo invierte en acciones de compañías cuyas sedes principales están en países miembros de la Eurozona. Las decisiones de inversión son el resultado de un enfoque combinado de análisis temático top-down y un análisis de stock picking bottom-up. La construcción de la cartera se basa en adquirir un menor riesgo de cola sin evitar ningún sector. Apuesta por compañías mediante un enfoque de convicción, empresas growth de calidad e inputs temáticos.

Tampoco podemos olvidar los bonos, que han funcionado extraordinariamente bien durante los últimos años gracias a la caída de los tipos de interés hasta mínimos históricos en Europa. Consideramos que los rendimientos deberían incrementarse gradualmente, apoyados por un crecimiento más fuerte y una mayor inflación hacia finales de año, aunque por debajo del objetivo del 2% del Banco Central Europeo. En el entorno de la deuda soberana, los bonos ligados a la inflación podrían ofrecer una oportunidad interesante, ya que probablemente se beneficiarán del fortalecimiento que se espera de la inflación.

En Degroof Petercam AM contamos con varios fondos orientados a la inversión en este tipo de activos, como Petercam L Bonds Higher Yield, una estrategia total return global sin restricciones que incluye divisas emergentes. También Petercam Bonds EUR Corporate High Yield, que selecciona las mejores emisiones globales en euros y bate la rentabilidad de su índice de referencia con una volatilidad inferior, y Petercam L Bonds EUR High Yield Short Term, que invierte en emisiones en euro en diferentes sectores y siempre en compañías con un flujo de caja libre positivo para los 2-3 años, excluyendo el sector financiero, todo ello con el objetivo de preservar el capital.

Oportunidades para los inversores orientados al valor

Gestoras

Giordano Lombardo, Director de inversiones del grupo Pioneer Investments, nos ofrece su opinión sobre varias cuestiones apremiantes para los inversores tras la reciente corrección experimentada por los activos de riesgo:

  • ¿Qué riesgo existe de que se produzca una nueva crisis financiera como la de 2008?
  • ¿Qué probabilidad hay de que la economía China se contraiga y cómo afectaría esta circunstancia a las tendencias deflacionistas mundiales?
  • ¿Qué grado de confianza se deposita actualmente en la economía de EE. UU?
  • ¿Las turbulencias que registra actualmente el mercado presentan oportunidades para los inversores a largo plazo?

Las actuales condiciones económicas y de mercado son extremadamente complejas. El crecimiento estructuralmente bajo, la alta deuda global y la baja inflación exponen la economía global a vulnerabilidades y riesgos de caídas. Los bancos centrales, aunque muy pendientes de la estabilidad financiera, pierden eficacia paulatinamente y pueden no ser capaces de contrarrestar con efectividad la volatilidad a medio plazo, como hicieron en la gran crisis financiera. Los mercados financieros han empezado a descontar un entorno muy negativo con una revisión de los diferenciales crediticios y una profunda corrección de los mercados de renta variable, que registran caídas entorno a un 8 % en lo que va de año. Sin embargo, si nuestra hipótesis de base se materializa —es decir, que el proceso de transición de China hacia un crecimiento más equilibrado no descarrile y que los mercados desarrollados resistan y eviten espirales deflacionistas—, creemos que la reacción excesiva del mercado puede presentar oportunidades de valor para los inversores a largo plazo. Sugerimos utilizar instrumentos de cobertura para contrarrestar el impacto asociado a la gran volatilidad y aumentar la exposición a clases de activos vendidos en exceso o que puedan aportar renta a una cartera diversificada, como mercados emergentesconcretos y bonos privados de EE.UU sobrevendidos, ya que creemos que pueden compensar a largo plazo.

¿Qué riesgo existe de que se produzca una nueva crisis financiera como la de 2008? En nuestra opinión, las condiciones de mercado son diferentes a las de 2008. El sector financiero ha registrado un profundo de desapalancamiento tanto en EE. UU. como en la zona euro. Instituciones como los bancos centrales y los supervisores han jugado un papel fundamental en la creación de una red segura para el sector financiero, en forma de recapitalización de los bancos y reducción de los riesgos sistémicos. Por lo tanto, consideramos poco probable que se produzca una crisis como la de 2008.

Al mercado le preocupa hoy más China y los efectos indirectos asociados a su proceso de transición. La evolución china de un modelo basado en la fabricación a uno basado en los servicios, de la exportación y la inversión al consumo, ya está afectando a los precios de las materias primas y a las economías integradas en la cadena de suministro de China, concretamente los mercados emergentes. Cualquierdesaceleración brusca de China alteraría el comercio y el crecimiento mundial, incluso en los mercados desarrollados, especialmente en un entorno como el actual, caracterizado por un crecimiento por debajo de la media, inflación baja, lenta evolución de la productividad y alta deuda. Una caída de la confianza en el éxito de la transición china también es un componente esencial de crisis.

La percepción de que el proceso se está gestionando de forma deficiente, la incertidumbre en la gestión de las expectativas de los inversores, la falta de claridad y las incoherencias políticas se han perfilado, sin lugar a dudas, como riesgos materiales en el entorno actual, capaces de desencadenar salidas de capital y de alterar los mercados cambiarios y los precios de los activos.

Hablando de China, ¿qué probabilidad existe de que una contracción de la economía china favorezca tendencias deflacionistas en todo el mundo? En esta fase, este no esta no es nuestra hipótesis fundamental. La transición económica de China hacia un modelo más equilibrado conlleva un índice decrecimiento más bajo a medio plazo, pero una economía más equilibrada y sostenible a largo plazo. No creemos que las autoridades chinas vayan a favorecer o aceptar una devaluación masiva del yuan mientras intentan liberalizar los mercados de capital ni mientras exista una enorme cantidad de deuda corporativa en dólares. Creemos que la devaluación de su moneda será moderada y observamos crecientesmuestras de que el Banco Popular de China se ha propuesto alejarse cautelosamente del índice ponderado por el comercio del dólar. Todavía disponen de recursos para intervenir, en forma de considerables reservas oficiales para contrarrestar las salidas de capitales y limitar la devaluación de su moneda, así como un buen superávit por cuenta corriente. Reconocemos que estos recursos no se utilizan siempre correctamente y que existe mucho ruido comunicativo en un proceso de aprendizaje práctico. Estas circunstancias generarán mucha volatilidad, pero creemos que los responsables políticos se han propuesto seriamente superar con éxito este momento vital del proceso de transición.

¿Qué perspectivas predominan actualmente con respecto a la economía de EE. UU.? Continuamos observando un crecimiento aceptable en EU. UU., especialmente en la economía interna. La actividad manufacturera se está ralentizando, influida por el debilitamiento del entorno exterior, pero la solidez del sector de los servicios y el consumo nacional equilibran esta tendencia. Los precios del petróleo están contribuyendo de forma positiva a la renta disponible de las familias y el mercado laboral sigue dando muestras de fortaleza. Es probable que la Reserva federal mantenga una postura incluso más acomodaticia de lo esperado. Por lo tanto, la perspectiva a corto plazo no ha empeorado radicalmente con respecto a los últimos meses. A largo plazo, la situación resulta más incierta, ya que no observamos mejoras materiales en el crecimiento de la productividad.

¿Las turbulencias que registra actualmente el mercado presentan oportunidades para los inversores a largo plazo? Los bancos centrales, a pesar de estar muy pendientes de la estabilidad financiera, pierden paulatinamente eficacia y cabe preguntarse si las herramientas a su disposición van a resultar tan eficaces para contrarrestar la volatilidad excesiva como lo han hecho a lo largo de los últimos cinco años. Por lo tanto, creemos que resultará esencial adoptar un horizonte de inversión más largo para sortear este entorno de volatilidad del mercado y centrarse en las oportunidades de valor. Si nuestra hipótesis anterior se confirma, creemos que los periodos de reacción excesiva del mercado, como los observados estos últimos días, deben verse como oportunidades para los inversores a largo plazo. Adoptando las medidas adecuadas de gestión de riesgo, creemos que la acumulación de clases de activos con valoraciones dignas de atención o capaces de ofrecer valor en términos de renta puede ofrecer una estrategia de inversión interesante para el futuro. Por ejemplo, observamos oportunidades en varias áreas del espacio del crédito, como las obligaciones a corto plazo en los mercados emergentes, nombres de alta calidad y en moneda fuerte; o en EE. UU., donde el mercado del crédito está descontando tasas de incumplimiento extremadamente altas, en particular en el sector de la energía. En el espacio de la renta variable, observamos amplias divergencias entre sectores y regiones, y favorecemos un enfoque altamente selectivo basado en las valoraciones y los fundamentales. Las valoraciones de la renta variable de los mercados emergentes son extremadamente baratas frente a los niveles históricos. Este hecho puede representar una proposición atractiva a largo plazo, con un enfoque selectivo.

 

 

Resumen de mercados

Gestoras

La idea de que un inversor esté dispuesto a invertir sabiendo que va a perder dinero parece ridícula, y sin embargo el entorno actual de aversión al riesgo, junto con las políticas monetarias cada vez más relajadas de los bancos centrales globales, han empujado a las tires de los bonos gubernamentales a mínimos históricos. Como se muestra en el gráfico de esta semana, el 26% de los bonos gubernamentales globales tienen una tir inferior al 0%, lo que garantiza una perdida de dinero (en términos nominales) para aquellos que inviertan ahora y lleven el bono a vencimiento. Además, el 64% de estos bonos cuentan con una tir inferior al 1%. ¿Continuará este entorno de tires bajas o incluso nulas? El Banco Central de Japón y el Banco Central Europeo parecen estar ahora explorando la opción de tipos de interés negativos, y esto podría presionar incluso más a la baja las tires de los bonos en un futuro cercano.
Continuar leyendo «Resumen de mercados»

Artículo Vontobel

Gestoras

A pesar de la volatilidad con la que hemos comenzado el año, creemos que es posible seguir encontrando oportunidades en el mercado de bonos pues la falta de liquidez y la situación de estrés que atraviesa generan ineficiencias. Esto es particularmente cierto para el crédito con beta alta que resulta atractivo tanto en términos macro como a nivel fundamental. El mercado está actualmente descontando una recesión y desde nuestro punto de vista esta postura es exagerada pues la combinación de bajo crecimiento junto con bajos tipos de interés debería ser positiva para el crédito. Sin embargo, el entorno seguirá siendo complejo y difícil de interpretar, por lo que la mejor opción pasa por decantarse por estrategias flexibles y globales en las que se delegue en un gestor profesional las decisiones de asignación de activos. Esta es la filosofía del fondo Vontobel Fund- Bond Global Aggregate en el que Hervé Hanoune, respaldado por un equipo de 19 gestores, implementa las mejores ideas que encuentra en cada momento en el universo de renta fija. Y para ello puede invertir tanto en renta fija corporativa, como pública, emergente e incluso divisas. En este momento, dentro del crédito, la mayor parte de la cartera se concentra en emisiones con grado de inversión, aunque también tiene un porcentaje en bonos de alto rendimiento. En cuanto a sectores, apuesta por la deuda financiera y subordinada financiera, mayoritariamente.

Si nos centramos en la deuda pública, la periferia de Europa, y en concreto Italia y Portugal, ofrecen un valor interesante. Los fundamentales están mejorando y el BCE ha incrementado las probabilidades de flexibilizar aún más su política monetaria, lo que debería crear de facto una mutualización de la deuda europea, llevando los diferenciales de la periferia europea hacia nuevos mínimos. En cuanto a los países centrales, tiene en cartera deuda alemana y francesa.

Por último, en lo que respecta a la rentabilidad, el fondo terminó 2015 con un 4,8% de rentabilidad frente al 0,7% de su índice de referencia lo que lo convierte en uno de los productos más destacados de su categoría.

 

Important Legal Information:

Past performance is not indicative of future results. Any companies described in this interview may or may not currently represent a position in our client portfolios. Also, any sector and industry weights described may or may not have changed since this interview. The information and methodology described in this interview should not be construed as a recommendation to purchase or sell securities.

Any projections, forecasts or estimates contained in this interview are based on a variety of estimates and assumptions. There can be no assurance that the estimates or assumptions made will prove accurate, and actual results may differ materially.

For information about how any contribution was calculated for any such securities, or to obtain a list showing the contribution of each holding to overall performance, please contact a Vontobel representative.

 

This interview is for information purposes only and is not intended as investment advice. It is directed only at recipients who are eligible counterparties or professional clients, as definedby Markets in Financial Instruments Directive 2004/39/EC (“MiFID”). Any investment or service to which this communication relates is only available to and will only be engaged in with such persons. Any other persons who receive this communication should not rely on or act upon this communication.

Please refer for more information on the Vontobel Fund, a regulated collective investment scheme under Luxemburg law, to the latest prospectus, annual and semi-annual reports as well as the key investor information documents (KIID). Interested parties may obtain these documents free of charge from the Vontobel Asset Management SA, Madrid Branch, Paseo de la Castellana, 95, Planta 18 – 28046 Madrid or electronically from ezcurra@vontobel.es

The Fund and its subfunds authorized for distribution, are recorded in the register of foreign collective investment companies maintained by the Spanish CNMV (under number 280).

Renta variable europea: 3 temáticas para 2016

Gestoras
  • Todo sobre el alfa

Empezamos 2016 en un modo diferente con respecto a los últimos años. La expansión de la relación precio-beneficio ha favorecido a los mercados de renta variable en un contexto en el que la política de los bancos centrales animaba a los inversores hacia clases de activos más arriesgados. Esta era de liquidez está llegando a su fin (aunque no en Europa) y los inversores deben esperar ciertos cambios en la dinámica del mercado. En nuestra opinión, la atención debe centrarse ahora más en los fundamentales y menos en la política, más en el rendimiento relativo y menos en el absoluto, y más en la rentabilidad ajustada al riesgo y menos en las rentabilidades totales. Las oportunidades irán disminuyendo a medida que avancemos en el ciclo y la necesidad de ser selectivo resultará más importante. Dada la caída de las expectativas generales de rentabilidad, creemos que los inversores avezados deben considerar inversiones diseñadas para generar alfa adicional.

  • ¿Toca un cambio de liderazgo?

No nos referimos únicamente al cambio en la dirección política que podría registrarse en muchos países europeos en 2016. Tras muchos años de «crecimiento defensivo», las mejores condiciones económicas en Europa, junto con una perspectiva de mayores rendimientos de los bonos globales, podrían traducirse en un cambio en el liderazgo del mercado. Las áreas de «valor» del mercado podrían verse más favorecidas.

Correlación de los sectores europeos con respecto al rendimiento de los bonos de EE. UU. (100 % = 1):

Renta variable

 

Fuente: JPMorgan, a 4 de enero de 2016

Dicho lo cual, creemos que ser demasiado simple podría resultar fatídico. En primer lugar, el término «valor» tiene muchas definiciones. En segundo lugar, el término «valor» está muy sesgado actualmente hacia las áreas del mercado relacionadas con las materias primas, que cabría considerar poco favorecidas. Desde nuestro punto de vista, para aprovechar este posible cambio, los inversores deben identificar «valor» con potencial de crecimiento de los beneficios. En pocas palabras, una buena selección de valores.

  • El crecimiento de los beneficios favorece la postura procíclica

En el contexto actual de apoyo continuado del BCE, devaluación del euro y evolución económica positiva en Europa y a escala global, creemos que puede darse por seguro el crecimiento de los beneficios en el mercado de la zona euro en 2016. Nuestra hipótesis de partida es un crecimiento de los beneficios por acción del 9 %, que permitirá al mercado avanzar en términos absolutos. En términos relativos, Europa podría superar a otros mercados desarrollados. De nuevo, sin embargo, este crecimiento pondría no extenderse a todo el mercado, con algunas empresas en mejor posición que otras para rendir. Desde nuestro punto de vista, creer en la historia de la renta variable exige creer en el crecimiento de los beneficios. Para aprovechar este crecimiento, los inversores tendrán que exponerse a las empresas cíclicas con más probabilidades de ofrecer rentabilidad. Sin embargo, es improbable que el mercado europeo pueda aislarse de los acontecimiento externos y las inquietudes asociadas al crecimiento global generarán volatilidad y dictarán el rumbo del mercado en diferentes puntos del camino. Desde nuestro punto de vista, los inversores auténticamente basados en los fundamentales buscarán exposición a áreas cíclicas del mercado capaces de aprovechar la perspectiva de mejores beneficios, pero identificarán empresas con balances sólidos, capaces de salvar en cierta medida la volatilidad del mercado.

 

Author: Fiona English. Client Portfolio Manager for European Equity and Commodities.

¿Cómo afecta la subida de los tipos en los mercados de renta variable?

Gestoras

Por Domingo Torres, Responsable de distribución de Lazard Frères Gestion

Nos adentramos en 2016, un año cargado de movimientos en lo que a política monetaria se refiere. El crecimiento sostenido y la continua reducción de la tasa de desempleo van a permitir a la Reserva Federal de Estados Unidos continuar con la subida de sus tipos de interés. Pero ¿qué efectos tiene la subida de los tipos en los mercados de renta variable? Conviene distinguir tres situaciones posibles y tener en cuenta que cada una de ellas puede tener consecuencias diferentes sobre la renta variable:

  1. Un alza de los tipos largos (en función de las anticipaciones del mercado respecto del crecimiento y la inflación);
  2. Un alza de los tipos cortos (dependerá en mayor medida de las decisiones de los bancos centrales);
  3. Un incremento en la pendiente de la curva (que representa la diferencia entre ambos tipos).

Los efectos de una subida de los tipos sobre la renta variable son de dos tipos: el efecto más inmediato es el impacto sobre la valoración, el segundo es el impacto sobre los resultados causado por la subida del coste de financiación. El impacto será más o menos importante dependiendo de la situación del balance de la empresa.

En el caso de los valores llamados “de crecimiento”, la tasa de descuento elegida es extremadamente importante para calcular el valor razonable de tal perfil. Por contra, el nivel de tipos de interés no tiene tanto peso a la hora de determinar el valor razonable de aquellas empresas consideradas “cíclicas”.
 Dado que las perspectivas son más cíclicas y sensibles a la coyuntura económica, las empresas de este tipo serán evaluadas más bien teniendo en cuenta su capacidad de generar tesorería en un horizonte cercano.

En resumen, en un periodo de alza de tipos, los títulos de las empresas cuya actividad se beneficia de una buena coyuntura son mucho mejor valoradas y tienen tendencia a comportarse mejor que los valores denominados “de crecimiento”.

¿Cómo se comportarán los valores de alto rendimiento ante un alza de tipos?

El periodo que atravesamos desde 2011
 ha dado lugar a una situación única en la historia reciente, donde los rendimientos de la renta variable han pasado a ser superiores a los de la renta fija pública. Los inversores, en busca de rentabilidad, han tendido a favorecer a las empresas que reparten dividendos regulares y generosos, como, por ejemplo, las de los sectores de las infraestructuras, los seguros o incluso el sector inmobiliario. En un contexto de tensión sobre los tipos, estos valores serán probablemente objeto de tomas de beneficios.

Para concluir, el mercado de renta variable adoptará, en el caso de una reanudación de la subida de tipos de interés, un comportamiento muy diferente del que conocimos en 2008. En algunos casos, estos efectos irán en el mismo sentido, doblemente positivos o doblemente penalizadores, pero en otros se contrapondrán. Es el papel del analista financiero medir su amplitud y sacar las conclusiones pertinentes sobre la evolución bursátil.

M&G Global Select Fund: Calidad al precio correcto

Gestoras

El M&G Global Select Fund aplica una estrategia de inversión en renta variableǂ global core con un horizonte de inversión a largo plazo y una baja rotación de posiciones, sin restricciones en términos de temáticas o tendencias. Invertimos en una cartera concentrada (por lo general de 30 a 40 valores) de compañías de calidad, con «fosos económicos» que protegen su rentabilidad y un elemento de cambio que ayuda a impulsar su valor. Sobre todo, invertimos en negocios en los que ha surgido una oportunidad de valoraciónǂ clara debido a algún trastorno a corto plazo, con lo que sus acciones han pasado a parecernos baratas.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

¿Qué son los «fosos económicos»?

IMAGE 1

De forma muy similar al foso de un castillo medieval, que ayudaba a protegerlo de posibles asedios, los «fosos económicos» ayudan a proteger a una compañía de la competencia y de la erosión de su rentabilidad: cuanto más ancho es el foso, más protección ofrece. Las compañías con «fosos económicos» suelen operar en industrias rentables y tienen ventajas competitivas a largo plazo respecto a sus rivales.

En el caso de compañías suficientemente protegidas, examinamos varios elementos fundamentalesǂ que nos ayudan a comprender su calidad. Estos elementos incluyen su transparencia, la fortaleza de su equipo directivo, su solidez financiera y factores medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés).

A lo largo de los años hemos ido compilando una lista de observación con cerca de 400 de estas compañías de calidad con «fosos económicos», en las que poder invertir en el momento y al precio adecuado. Nuestro profundo conocimiento de estas empresas, que en algunos casos hemos estudiado durante años, nos permite actuar con rapidez cuando surge una anomalía. En nuestra opinión, varios factores pueden conducir a una oportunidad de compra de este tipo, entre ellos un aumento repentino del riesgoǂ percibido, noticias transitorias negativas, o un par de malos trimestres en las cifras de beneficio de una compañía. Esperamos pacientemente a trastornos de este tipo, y podemos invertir en una acción cuando esta cotiza por debajo de lo que consideramos su valor intrínseco.

IMAGE 2

Pensamos que un enfoque concentrado en la calidad y en la valoración representa una combinación potente, al ofrecer el potencial de rentabilidad creciente a largo plazo de las compañías de calidad y el impulso que puede experimentar una acción cuando el trastorno que la afectaba se ha resuelto y su cotización vuelve a un nivel más apropiado. Dos aspectos clave a este respecto son la paciencia y la adopción de un horizonte a largo plazo, tanto a la hora de invertir como a la de liquidar posiciones.

También intentamos mantener una cartera capaz de registrar una buena evolución en distintas condiciones de mercado, invirtiendo en una combinación de compañías clasificadas en una de dos grandes «cestas», a las que denominados «crecimiento estable» y «oportunidades».

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Las compañías de crecimiento estable son aquellas con un historial demostrado de generación de beneficios estables. Por lo general, los inversores las perciben como «ganadoras» a largo plazo, y tienden a tener posiciones de mercado muy sólidas o marcas muy potentes. Las compañías de oportunidades operan en áreas del mercado que han perdido el favor de los inversores, en las que no se aprecian cambios o el riesgo percibido es exagerado. Estas acciones suelen ser menos predecibles, pero tienen un potencial de crecimiento significativo. El riesgo se diversifica entre estas dos cestas, que tienen de comportarse de forma distinta en función del entorno de mercado.

En general, nuestro objetivo no es reproducir la evolución del mercado, sino superarla. Pensamos que el mejor modo de hacerlo de forma consistente a lo largo del ciclo de mercado es a través de una cartera concentrada de acciones de calidad diversificadas, compradas a buen precio.

El valor de las inversiones fluctuará, por lo que el precio de los fondos puede subir o bajar, y es posible que no recupere la inversión inicial.

El fondo invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten en renta fija o liquidez.

Glosarioǂ:

Renta variable: instrumento financiero cuya rentabilidad no está definida de antemano, sino que depende de distintos factores entre los que destacan los beneficios obtenidos y las expectativas de negocio de la sociedad emisora.

Valoración: El valor o la valía de un activo o una compañía en un momento dado.

Fundamentales (compañía): Los principios básicos, normas, leyes, etc., que constituyen la base de un sistema. Los fundamentales de una empresa se refieren específicamente a esa empresa e incluyen aspectos como su modelo de negocio, los ingresos, el balance y la deuda.

Riesgo: La posibilidad de que la rentabilidad de una inversión acabe siendo distinta de la esperada. El riesgo incluye la posibilidad de perder parte de la inversión original.

————————————————————————————————————————–

M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G Investment Funds (1) nº de inscripción 390.

Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el inversor (KIID), el Informe de Inversión anual o provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al DCA: M&G Securities Limited, Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido o Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid.

Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto que incluye los riesgos de inversión relativos a estos fondos.

La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento independiente.

Promoción financiera publicada por M&G International Investments Ltd. Domicilio social: Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido, autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido y su sucursal M&G International Investments Ltd., Sucursal en España con domicilio social en Plaza de Colón 2, Torre II, Planta 14, 28046, Madrid, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al Tomo 32.573, folio 30, hoja M-586297, inscripción 1ª con CIF W8264591B y con número de registro de CNMV 79.

A la búsqueda del dividendo

Gestoras

A la hora de invertir en acciones, existen diferentes estrategias que el inversor puede llevar a cabo. Una de ellas es la inversión por dividendo, es decir, buscar compañías que ofrezcan una elevada remuneración al accionista. Se trata de un criterio de inversión enfocado a inversores de perfil conservador que buscan un complemento a su inversión y mayor estabilidad a la vez.

En Gesconsult, a la hora de gestionar nuestros fondos de inversión, también invertimos en compañías atendiendo a esta estrategia para la parte más conservadora de nuestras carteras sobre todo ante el entorno actual, en el que gracias a los banco centrales nos movemos en un entorno de tipos cercanos al 0%, lo que aumenta el atractivo de estas compañías que ofrecen un alto dividendo. Aquí consideramos clave analizar la sostenibilidad y estabilidad del dividendo, creemos que es importante estudiar la fortaleza financiera de la empresa, la solidez en generación de caja y su capacidad de mantener o incluso elevar el pago de estos dividendos en los próximos trimestres. Por otro lado, también resulta importante valorar si la compañía reparte dividendo en efectivo o si lo hace en forma de scrip dividend o dividendos flexibles, una forma alternativa de retribución que consiste en entregar a los accionistas el dividendo en forma de acciones, para lo que la empresa realiza una ampliación de capital liberada con derecho de suscripción preferente. De esta manera, la empresa evita distribuir beneficios y los accionistas, por otro lado, pueden vender los derechos y cobrar el efectivo correspondiente o utilizar los derechos para obtener acciones. Podríamos decir, que esta nueva modalidad de scrip dividend emergió entre las compañías cotizadas sobre todo a raíz de la crisis acontecida los últimos años; las empresas que se han acogido a este formato son casi todas compañías que han atravesado dificultades financieras y que han preferido conservar, al menos, este formato de retribución al accionista antes de tener que eliminar el pago de dividendo por completo, algo que sería mal acogido por el mercado y consecuentemente, les penalizaría. Sin embargo, no podemos obviar que un proceso de descapitalización para mantener un dividendo no nos parece la mejor opción para el accionista.

Por lo tanto, nos vamos a centrar en compañías con negocios y balances sostenibles, en las que no vemos peligrar la sostenibilidad de su rentabilidad por dividendo, obviando aquellas que lo reparten en forma de scrip dividend por su efecto dilutivo en el valor. Dentro de la primera categoría destacarían en el Ibex 35 compañías como Telefónica con una rentabilidad por dividendo del 6,99%, Endesa del 6,35%, Gas Natural del 5,10%, Enagás del 5,09% o Mediaset España del 4,76%.

En 2016 se estima se repartan cerca de 27.000 M€ en dividendos. Este año, algunas empresas han retomado el pago de dividendo (como Sacyr y Mediaset España) y otras han confirmado una subida sucesiva del mismo en los próximos ejercicios (como Gas Natural, Endesa o Red Eléctrica) todo ello apoyado en la recuperación de beneficios empresariales esperada, que a su vez se basa en una ligera aceleración global del crecimiento, los bajos precios del crudo, un euro debilitado frente al dólar y ante unas condiciones favorables propiciadas por la política económica expansiva del BCE.

Lo cierto es que en el entorno de tipos actual, ante las escasas oportunidades en renta fija por el escenario de tipos bajos en el que nos encontramos, son muchos los inversores conservadores o planes de pensiones que eligen invertir en valores con alta rentabilidad por dividendo como alternativa a la renta fija por los mayores retornos esperados.

Si nos fijamos en la bolsa europea, nuestros valores favoritos por rentabilidad por dividendo serían la francesa Vivendi con una rentabilidad por dividendo del 7,33%, la también francesa Engie del 6,21%, las italianas Eni del 5,82% e Intesa SanPaolo del 5,68% y la petrolera francesa Total del 5,39%.

Destacar, por último, que la bolsa española es una de las más rentables por dividendo del mundo, con un +4,5%, frente al CAC francés que ofrece una rentabilidad por dividendo del 3,22%, al Dax alemán del 2,76%, al EuroStoxx 50 que reparte un 3,58% y al S&P americano con un 2,18% de rentabilidad por dividendo.

En definitiva, si buscamos compañías en las que invertir por alta rentabilidad por dividendo en Gesconsult creemos importante elegir negocios con capacidad de generación de caja, para que la remuneración sea sostenible y que el pago sea en efectivo no en acciones. De la misma manera, buscaremos oportunidades en la bolsa española preferentemente, por ser la que mayor rentabilidad por dividendo ofrece, sin obviar oportunidades que encontramos dentro del EuroStoxx 50.

Silvia Merino

Analista de Renta Variable de Gesconsult, gestora de fondos de inversión

 

Fondos de inversión: ¿Qué nos deparará la renta variable europea?

Gestoras

Tras las Navidades y con toda la incertidumbre en el terreno político después de las elecciones generales, toca hablar de 2016. Se presenta un año apasionante, con muchos retos pero también con muchas oportunidades en todos los mercados. Echando la vista atrás, hace doce meses, lo cierto es que el escenario global no ha cambiado mucho. A principios de 2015 nos encontrábamos con una rentabilidad de la renta fija en mínimos históricos. Unos tipos de interés a nivel global cercanos a cero y los estímulos monetarios de los bancos centrales habían disparado los precios de los bonos, situando sus rentabilidades en niveles nunca vistos. Hoy, esa situación se ha incluso agudizado, con muchos bonos gubernamentales ofreciendo rentabilidades negativos en plazos de hasta dos años. Por ello, al igual que hace un año, el activo más atractivo para los inversores sigue siendo la renta variable, especialmente la europea.

En Invesco tenemos claro que la clave para obtener una atractiva rentabilidad a largo plazo son las valoraciones. Y las valoraciones más atractivas de todos los mercados desarrollados de renta variable se encuentran en Europa. Nuestro análisis fundamental a largo plazo nos dice que cotiza con un descuento superior al 30% respecto a sus medias históricas ajustadas al ciclo. Ningún otro mercado de ninguna región geográfica mantiene un descuento de esa magnitud, que además es aún más significativo si nos centramos en la renta variable de la zona euro.

Desde el punto de vista macroeconómico, las buenas noticias se mantienen. Desde el punto de vista de la demanda interna, la actividad económica europea sigue avanzando a buen ritmo, acelerándose progresivamente. Pero además varios factores externos apoyan esta tendencia: un precio del petróleo en mínimos, la debilidad del euro y el mantenimiento de los estímulos de política monetaria por parte del Banco Central Europeo. Todo esto tiene un impacto positivo en los resultados empresariales y, por ende, en las valoraciones de las compañías europeas. Por si esto fuera poco, en 2016 es muy probable que veamos nuevas subidas de tipos en Estados Unidos, e históricamente la bolsa europea y más concretamente los sectores cíclicos han subido en este escenario.

Por otro lado, la renta fija seguirá siendo un activo difícil, aunque al ser una parte imprescindible de cualquier cartera diversificada, seguimos recomendando lo mismo: hay que apostar por fondos de renta fija muy flexibles y activos con gestores muy experimentados en todos los ciclos de mercado.

Qué nos deparará el 2016

Gestoras

Una vez pasados todos los eventos importantes de este mes de diciembre (discurso de Dragui sobre el QE en Europa, primera subida de tipos en USA y elecciones españolas), el panorama macro, geopolítico y de mercados se presenta con un alto grado de incertidumbre para el año 2016.

De entrada, y aunque las autoridades (políticas y monetarias) han tratado de transmitir tranquilidad y normalidad en todo el proceso de reconstrucción de las economías después de la gran recesión sufrida en el 2008-2009, la verdad es que todos tenemos la sensación de que algo no acaba de encajar en este mensaje tranquilizador. No entraré en el hecho de que Estados unidos y Europa están en fases diferentes de esta recuperación…..simplemente los americanos cogieron el toro por los cuernos antes que nosotros (como siempre) y decidieron hacer los diferentes programas de QE casi 5 años antes que nosotros, probablemente porque la FED tiene un mandato más amplio que el BCE . En cualquier caso, ellos tienen el mismo problema que Europa, ya que aunque decidieran pegar una patada hacia delante al problema, se lo van a acabar encontrando más tarde o más temprano. Y este no es otro que el excesivo apalancamiento que tiene el sistema y que como consecuencia estaremos limpiando durante bastante más tiempo. Las burbujas financieras tardan mucho en limpiarse (la de 1929 no se acabó de limpiar hasta 1952, con una guerra de por medio y los japoneses todavía están intentando salir de la suya de 1989 todavía). Está muy bien tratar de ayudar al crecimiento mediante políticas fiscales y monetarias expansivas, pero cuando arrastras una deuda (a todos los niveles descomunal) tan grande, el crecimiento se hace mucho más difícil. Yo siempre he pensado que la manera de solucionar el problema es hacer una quita generalizada del sistema, pero claro esto sería a costa de los ahorradores y pensionistas de los países desarrollados y fondos soberanos. Mientras eso no pase, tendremos que acostumbrarnos a vivir en una situación de economía asistida permanentemente y esperar a que pase el tiempo mientras vamos repagando poco a poco la deuda.

Más a corto plazo, el año 2016 se presenta rodeado de nubarrones de todo tipo. Geopolíticos (ISIS, Rusia, Venezuela), Riesgos macro, en la forma de dudas respecto a la fortaleza del crecimiento del GDP mundial (con China como gran incógnita), el petróleo y además ahora y para rematar un año muy complicado en España, con un panorama político tremendamente complicado y de difícil solución.

Por lo cual, me temo que al menos en  la primera parte del año, los activos de riesgo tendrán un entorno tremendamente difícil.

Alvaro Llanza Figueroa

Fidentiis Gestion

Gestor del Tordesillas FIL y IBERIA

Las perspectivas de mercado de Pioneer Investments para 2016: Alzas cíclicas en un contexto de menor crecimiento estructural

Gestoras
  • Enfoque prudente en un entorno marcado por los riesgos geopolíticos
  • Moderadamente positivos con respecto a los activos de riesgo, en especial la renta variable, pero con un riesgo creciente de que se produzcan sucesos extremos (eventos de cola)
  • Para generar valor será fundamental contar con ideas de alta convicción en un marco de una sólida gestión del riesgo

Pioneer Investments presenta hoy sus perspectivas globales para 2016 con un resumen de su visión principal sobre la economía y los mercados. La firma anticipa un contexto desafiante para el próximo año con un crecimiento todavía incipiente e inquietudes asociadas a riesgos geopolíticos y errores políticos, pues muchas economías hacen frente a transiciones junto a escasa liquidez.

«A pesar de este escenario menos halagüeño, somos optimistas para 2016», comenta Giordano Lombardo, Consejero delegado y Director de inversiones del grupo Pioneer Investments. «El conjunto de las economías, tanto de los mercados desarrollados como de los emergentes, experimenta profundos cambios estructurales. Si bien esperamos que el crecimiento y la inflación se mantengan en niveles bajos, la economía mundial puede evitar un estancamiento generalizado siempre y cuando las economías más importantes continúen introduciendo reformas estructurales, que es nuestro escenario más probable.»

Desde una perspectiva macroeconómica, la perspectiva general de Pioneer se enmarca en un entorno caracterizado por varios procesos de transición. En nuestra opinión, en la ralentización del crecimiento económico se combinan cuatro factores estructurales:

  • Tensiones para el desapalancamiento, con un largo recorrido todavía por delante
  • Una caída global del crecimiento de la productividad que ha socavado los beneficios futuros, tanto de las economías maduras como de las emergentes.
  • Decisiones relativas al aumento de las inversiones, componente vital para una recuperación sostenida, que se echan en falta prácticamente en todas partes
  • Los riesgos asociados a los bajos niveles de inflación, que han pasado de ser un fenómeno cíclico a plantear un problema estructural.

En este complejo contexto, las condiciones monetarias laxas y las políticas fiscales menos restrictivas favorecerán una tendencia al alza cíclica a lo largo de 2016. Esperamos una evolución más sólida en EE. UU. y Europa, mientras mantenemos una perspectiva más moderada pero positiva con respecto a los mercados emergentes.

En EE. UU., la inflación debería repuntar como resultado de la mejora del mercado laboral y el sólido crecimiento del gasto de los consumidores, que acabará presionando al alza los salarios y los precios. Esperamos una progresiva normalización de la política monetaria en EE. UU., que creemos será gradual y se centrará en mantener la inflación próxima al objetivo del 2 %.

En Europa, la perspectiva es positiva incluso a pesar de los riesgos presentes, especialmente por el lado externo. Sin embargo, los esfuerzos de reforma de muchos países están tornando la recuperación cíclica en una recuperación estructural y aumentando la fortaleza de la zona euro contra las crisis con respecto al pasado. La recuperación actual es una oportunidad importante, pero finita, para que todas las economías aborden sus problemas estructurales y avancen hacia un crecimiento más equilibrado y sostenible.

En los mercados emergentes, el panorama sigue siendo variopinto. Se espera un modesto aumento del crecimiento, favorecido por un repunte de los mercados desarrollados y cierta estabilización de los países que más contracciones experimentaron en 2015. Sin embargo, siguen presentes importantes riesgos, incluido el próximo ciclo de ajustes de la Fed (incluso en un entorno más sólido que en el pasado), la persistencia de los bajos precios de las materias primas y las presiones de desapalancamiento.

Y finalmente, con respecto a China, no esperamos una contracción. La actividad económica del gigante asiático muestra signos adicionales de estabilización y los puntos débiles se concentran en el sector público y las exportaciones. Las divergencias entre los distintos sectores sugieren que está en marcha una profunda transición estructural, con una reducción dolorosa de la capacidad sobrante en los sectores industriales, pero con un sector privado, unos servicios y un consumo más fuertes.

Sin embargo, varios factores podrían hacer descarrilar los positivos procesos estructurales de transición y las modestas previsiones de crecimiento, Los riesgos geopolíticos, que pueden debilitar la confianza y reducir el potencial de crecimiento de muchos países y regiones, plantean preocupaciones acuciantes. El riesgo asociado a los errores políticos es especialmente alto en un contexto en el que los bancos centrales siguen jugando un papel fundamental en la solución de las dinámicas de depresión. Asimismo, la puesta en marca de reformas estructurales en China es un factor clave al que estar atento.

En este contexto de crecimiento global moderado, Pioneer Investments mantiene una visión positiva con respecto a los activos de riesgo, pero las valoraciones siguen ajustadas. Se espera que la rentabilidad de las distintas clases de activo se mantenga en niveles bajos en 2016 y que la volatilidad siga alta.

«Desde nuestro punto de vista, una selección de ideas de alta convicción, de enfoques flexibles y sin restricciones, y de técnicas de inversión dirigidas a preservar el capital serán clave para generar valor para los clientes en 2016», concluye Giordano Lombardo.

PMI en Europa

Gestoras

Europa va bien!!!!

La encuesta de sentimiento económico de la Comisión Europea se estabiliza en su nivel más alto tras 4 años!!

Tras la buena sorpresa de los índices PMI de hace unas semanas, el sentimiento económico de la Comisión Europea permaneció estable en Noviembre en 106.1; esta estabilización se produce después de cuatro aumentos mensuales consecutivos y deja el índice del clima de negocios en su nivel más alto desde mayo de 2011 (ver gráfico).

Zone Euro

Las encuestas confirman que la recuperación en la zona Euro continúa a pesar de las preocupaciones sobre el crecimiento mundial a través de los emergentes, que es coherente con el carácter más doméstico de la recuperación.

Zona Euro-PIB

Las implicaciones para el BCE: a pesar de la sorpresa positiva de las encuestas del PMI, eso no impedirá que el BCE actúe este próximo 3 de diciembre; la motivación del BCE de continuar con sus políticas acomodaticias viene esencialmente por 1) riesgos a la baja a medio plazo, a través de la desaceleración de los emergentes, y no de los datos del 4T, y 2) un entorno prolongado de baja inflación (el BCE revisará muy probablemente sus previsiones de inflación a la baja) que puede tener un impacto en las expectativas de inflación a largo plazo. Los comentarios de algunos miembros del Consejo Ejecutivo del BCE han sido unánimemente claros en las últimas semanas y días.

A tener en cuenta los siguientes puntos:

Por sectores, los indicadores relativos a la demanda doméstica han continuado mejorando (ver gráfico)

  • Continúa la subida en el sector servicios, gracias a las buenas perspectivas
  • Sensible mejoría de los consumidores, gracias a la mejora de las anticipaciones sobre la futura situación económica y la evolución del desempleo
  • Aceleración marcada en el sector de la construcción, que se sitúa por encima de su media a largo plazo por primera vez desde mediados del 2008; es una señal muy alentadora que confirma que la demanda doméstica se fortalece
  • Ligera contracción del comercio minorista, pero nada alarmante, el nivel sigue siendo históricamente alto
  • Deterioro del sector industrial, debido a las pobres perspectivas y la débil cartera de pedidos (sobre todo a la exportación) ; los riesgos bajistas persisten sobre el crecimiento mundial

Zona Euro-Indice

 

  • Resultados tranquilizadores sobre las expectativas de precios :  la percepción de la inflación a 12 meses por parte de los consumidores ha rebotado sensiblemente en noviembre (ver gráfico)

Zona euro-inflation

  • Resultados alentadores en las intenciones de contrataciones en todos los sectores

 

Por países (ver gráfico) : sigue el reequilibrio entre los países (ver gráfico)

  • Ligera caída en Francia y en Italia
    • Francia ha retrocedido ligeramente en noviembre (-0.6pts) tras un fuerte rebote el mes pasado ; sin cambios en el mensaje de las encuestas sobre una recuperación modesta
    • Italia registró una pequeña caída, pero tras un nivel récord alcanzado en octubre
  • España y Alemania se estabilizan en niveles confortables

Zona Euro-Indice de confiance

  • Grecia ha hecho una pausa en su recuperación tras la fuerte caída del verano (ver gráfico)

Grece

No obstante, y desgraciadamente, habrá que ver si estos datos se mantienen tras los atentados terroristas de París del pasado 13 de noviembre.

 

Envejecimiento: una tendencia inexorable que podemos aprovechar

Gestoras

Aunque con fuertes divergencias por regiones, el siglo XX ha sido escenario de una gran revolución demográfica. Por un lado, el progreso científico y médico ha reducido drásticamente la tasa de mortalidad infantil y ampliado la esperanza de vida en unos 35 años a nivel global. Por otro lado, la  tasa de natalidad cayó a la mitad en los últimos 50 años del siglo. Fenómenos ambos que implican un envejecimiento de la población con unas vertiginosas proyecciones futuras. La situación es alarmante en Japón, pero también en países europeos como Alemania o España, que se enfrentan ya a una disminución de la población. Más allá de las problemáticas generadas por este fenómeno (desequilibrios, sostenimiento de las pensiones, etc.), podemos aprovechar esta tendencia secular invirtiendo en compañías que ofrecen productos o servicios a esta población que se hace mayor. Así, cabe mencionar el sector de ocio y bienestar, o el de la gestión del ahorro, para la franja de “jóvenes pensionistas” (entre 65 y 80 años), quienes tienen más tiempo libre, quieren mantenerse en forma y saludables y buscan evitar ser una «carga » para sus familiares. Los mayores de 80 años por su parte demandan más seguridad y suelen ser más dependientes y necesitar mayores cuidados médicos. Tanto unos como otros son también grandes consumidores de productos farmacéuticos y equipamiento médico. Históricamente todos estos sectores registran además un crecimiento superior a la media tanto en volumen de ventas como en beneficios. El fondo CPR Silver Age puede ser un buen vehículo para jugar y aprovechar esta tendencia.

AHMADI Vafa 2

Vafa Ahmadi, Director de Renta Variable Temática de CPR AM y Gestor del CPR Silver Age (Grupo Amundi)