El desmarque estadounidense: ¿un desarrollo duradero?

Gestoras

Brendan Mulhern, estratega global en Newton, analiza la actual trayectoria de doble carril del crecimiento mundial. ¿Puede Estados Unidos continuar disparándose? ¿Y sufrirán nuevas caídas Europa y Asia?

En 2017, el mundo volvió a crecer de forma sincronizada por primera vez desde la crisis financiera, y las economías de todas las grandes regiones aceleraron su avance. También fue el primer año desde la crisis en que el mercado de renta variable estadounidense se rezagó frente a las acciones globales, como suele ocurrir en periodos de crecimiento mundial simultáneo.

La expectativa a comienzos de 2018 era que esta coyuntura se prolongaría, que las acciones globales prolongarían su fase alcista, y que la bolsa norteamericana continuaría rezagada, sobre todo frente a aquellos mercados que habían sufrido más tras la crisis. Sin embargo, transcurridos nueve meses del año, el mercado de renta variable estadounidense se ha anotado fuertes rentabilidades y vuelve a estar en cabeza, mientras que muchos otros mercados han perdido terreno.

De continuar su ritmo de avance, 2018 será su segundo mejor año en el calendario poscrisis (por detrás de 2011) en términos de rentabilidad excedente. ¿Qué desarrollos han beneficiado a Estados Unidos? ¿O acaso habría que preguntar qué ha perjudicado al resto del mundo?.

La economía estadounidense se ha beneficiado del impulso brindado por los recortes impositivos y el mayor gasto público a la renta de los hogares, que ha compensado con creces el impacto de las subidas de los tipos de interés implementadas por la Reserva Federal.

Por su parte, las acciones americanas también se han beneficiado del paquete de reformas fiscales, de forma tanto directa (a través de mayores márgenes de beneficio de las empresas) como indirecta (a través de recompras de acciones propias financiadas con beneficios extranjeros repatriados). Por consiguiente, ¿qué ha ido mal en el resto del mundo?

La combinación de política fiscal acomodaticia y política monetaria relativamente restrictiva en Estados Unidos se asemeja a la situación de comienzos de los años ochenta bajo el presidente Reagan.

Por aquel entonces, Henry Kaufman, economista jefe en Salomon Brothers, advirtió de que los déficits gubernamentales desplazarían a los prestatarios del sector privado. A diferencia de los años setenta –en que la Fed aplicaba una política de estímulo ampliando su balance y fomentando los déficits fiscales–, el gobierno estadounidense competía con los prestatarios privados por un capital financiero escaso, pero los primeros en verse desplazados fueron los prestatarios en dólares extranjeros.

La transferencia de capital financiero de Estados Unidos al sistema financiero extraterritorial en dólares se secó completamente, lo cual condujo a un endurecimiento de las condiciones financieras que perjudicó a los países que se habían financiado en el billete verde.

Hoy en día, Estados Unidos vuelve a aplicar políticas fiscales acomodaticias y políticas monetarias restrictivas, y los mercados financieros vuelven a enfrentarse a un endurecimiento de las condiciones financieras en el sistema financiero en dólares offshore, que está elevando el coste del capital y dañando a las economías con pasivos en dólares.

Esta presión no disminuirá hasta que la Fed deje de endurecer su política monetaria.

¿Una combinación tóxica?

Al mismo tiempo, 2018 ha sido escenario de una ralentización del crecimiento global, debido sobre todo a que las autoridades chinas redujeron sus medidas de estímulo en la segunda mitad de 2017. Esto ha supuesto un obstáculo especialmente para el gigante asiático y para aquellos mercados emergentes que dependen en gran medida de una fuerte demanda procedente de China. En nuestra opinión, la combinación de menor crecimiento global y coste creciente del capital es letal para los mercados emergentes.

China ya ha anunciado recientemente medidas para estimular a su economía, y los mercados están evaluando si esto bastará para encarrilarla nuevamente y brindar alivio al universo emergente.

En base a los datos disponibles a día de hoy, todo apunta a que la magnitud del estímulo no será ni mucho menos la de los paquetes de 2009/2011, 2012/2013 y 2015/2017, con lo que es poco probable que logre reflotar a la economía china, por no hablar de la economía global.

Si el entorno macroeconómico del gigante asiático se deteriora, es probable que sus autoridades opten por un esfuerzo de reflación más coordinado, pero con un superávit por cuenta corriente muy inferior, el desmesurado sistema financiero chino es cada vez más vulnerable a las condiciones financieras globales.

Hasta la fecha, la experiencia de 2015 quizá refleje la restricción cada vez más seria a la que se enfrentan los artífices de la política china. Cuando el Banco Popular de China comenzó a expandir su balance para proporcionar liquidez a los bancos comerciales del país, desencadenó salidas de capital y la depreciación del yuan, socavando con ello los esfuerzos para estimular la economía.

No fue hasta que la Fed dejó de endurecer su política que el gobierno de Beijing tuvo libertad para reflotar la economía china.

De momento, la Fed tiene todos los ases. A no ser que se ralentice el crecimiento global y que las condiciones financieras más duras a nivel mundial empiecen a hacer mella en los mercados financieros y la economía estadounidenses, es poco probable que la Fed interrumpa su programa de endurecimiento monetario.

A este respecto, el aparente “desmarque” de Estados Unidos no podrá sostenerse para siempre, y el resto del mundo representa una proporción de los ingresos y beneficios de las empresas estadounidenses que a comienzos de los ochenta.

Tarde o temprano, la deflación de la economía extranjera en dólares que está provocando la actual política estadounidense acabará infectando a los mercados y la economía estadounidenses, pero de momento parecen imperturbables. Nuestra expectativa es que la Fed continuará endureciendo su política monetaria, y que las cosas van a empeorar antes de mejorar para los mercados emergentes.

 


 

BNY Mellon Investment Management es una organización de gestión de activos, e incluye a las gestoras de inversiones, de patrimonios y distribuidoras globales afiliadas a BNY Mellon. BNY Mellon es la marca corporativa de The Bank of New York Mellon Corporation y sus filiales. La información proporcionada va dirigida exclusivamente a Clientes Profesionales, no está destinada para su ulterior distribución y los Clientes Particulares no deben utilizarla como base para tomar sus decisiones. Únicamente para fines de marketing. Los pareceres y opiniones expresados son vigentes en la fecha de publicación de la información, son susceptibles de sufrir cambios en función de las condiciones económicas y bursátiles, y no representan necesariamente los puntos de vista de BNY Mellon o de cualquiera de sus afiliadas. La información se proporciona solamente como comentario general sobre el mercado y no constituye asesoramiento o consejo jurídico, fiscal, contable, de inversión o de otro tipo; tampoco representa predicción alguna de rendimientos futuros, y no debería interpretarse como una oferta o incitación a vender o a comprar valor alguno en jurisdicciones donde no esté permitido hacerlo. La información se proporciona sin tener en cuenta los objetivos de inversión, la situación financiera o las necesidades de ninguna persona en particular. BNY Mellon y sus afiliadas no se hacen responsables de ningún consejo de inversión basado en la información proporcionada. Esta información no representa análisis de inversión ni es una recomendación basada en dicho análisis a efectos regulatorios, al no constituir análisis o investigación significativos. En la medida en que este material contenga aseveraciones sobre rentabilidades futuras, dichas aseveraciones son predicciones y están sujetas a varios riesgos e incertidumbres. La información y las opiniones presentadas se han obtenido o derivado de fuentes que BNY Mellon consideraba fiables, pero BNY Mellon no se pronuncia sobre su precisión o completitud. BNY Mellon no asume responsabilidad alguna por pérdidas resultantes del uso de este material. A no ser que se indique lo contrario, todas las cifras están sin auditar. Las rentabilidades obtenidas en el pasado no son indicación alguna de rentabilidades futuras. El valor de una inversión puede tanto subir como bajar, con lo que al venderla cabe la posibilidad de que el inversor obtenga una suma inferior a la invertida originalmente. Esta información no está destinada para su distribución a, o empleo por, ninguna persona o entidad en cualquier jurisdicción o país en el que tal distribución o empleo no esté permitida por la regulación o legislación locales. La información no podrá ser distribuida o utilizada para realizar ofertas o incitaciones a adquirir títulos en ninguna jurisdicción ni en ninguna circunstancia en la que dicha oferta o incitación sea ilegal o no esté autorizada, o allí donde tal distribución conlleve requisitos nuevos o adicionales de registro. Las personas que reciban esta información deberán informarse sobre cualquier restricción aplicable a la distribución de la misma en su jurisdicción, y adherirse a ella. Queda prohibida la publicación de esta información en formato impreso, electrónico, a través de internet o de cualquier otro medio accesible por el público sin la autorización de BNY Mellon Investment Management. Entidades emisoras Esta información ha sido aprobada para su distribución global y es emitida en las siguientes jurisdicciones por las siguientes entidades o divisiones locales: Europa, Oriente Medio, África y América Latina (excluidos Suiza, Brasil y Dubái): BNY Mellon Investment Management EMEA Limited (BNYMIM EMEA), BNY Mellon Centre, 160 Queen Victoria Street, Londres EC4V 4LA, registrada en Inglaterra bajo el nº 1118580. Autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido (FCA). Las entidades emisoras mencionadas son propiedad de The Bank of New York Mellon Corporation. Información sobre BNY Mellon BNY Mellon Cash Investment Strategies es una división de The Dreyfus Corporation. • Los servicios de asesoramiento de inversiones en Norteamérica se prestan a través de cuatro asesoras de inversiones distintos registradas con la SEC bajo la marca Insight Investment: Cutwater Asset Management Corp y Cutwater Investor Services Corp. The Insight Investment Group engloba a Insight Investment Management (Global) Limited, Insight Investment Funds Management Limited, Cutwater Asset Management Corp y Cutwater Investor Services Corp. Esta información no constituye ninguna oferta para vender, ni una oferta o incitación a comprar, ningún fondo o servicio de la firma a inversores estadounidenses, o en jurisdicciones donde esté prohibido hacerlo. • BNY Mellon es propietaria de la mayor parte del capital de BNY Mellon Asset Management North America Corporation, y el resto se halla en manos de empleados de la firma. • The Newton Group (“Newton”) se compone de las siguientes empresas afiliadas: Newton Investment Management Limited, Newton Capital Management Limited (NCM Ltd) y Newton Capital Management LLC (NCM LLC). El personal de NCM LLC es supervisado por NCM Ltd y NCM LLC no proporciona asesoramiento de inversión, el cual es llevado a cabo íntegramente por NCM Ltd. Solamente NCM LLC y NCM Ltd ofrecen servicios en los Estados Unidos. • BNY Mellon tiene una participación del 20% en Siguler Guff & Company, LP y ciertas entidades relacionadas (incluida Siguler Guff Advisers LLC). INV01436. Exp. 21 de diciembre de 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *