Finanzas personales: activo libre de riesgo

Diario, Finanzas personales
Finanzas personales
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

 

En finanzas personales, los activos libres de riesgo son aquellos que nos aseguran una rentabilidad cierta ya que la probabilidad de incumplimiento de pago es sumamente baja y que consideramos que están libres de riesgo de insolvencia de su emisor y su riesgo (medido por su varianza y desviación típica) es cero.

Se trata de un activo que fluctúa de manera diferente que otros activos financieros, por lo que es un título interesante para diversificar el riesgo. Los activos libres de riesgo son uno de los componentes de los principales modelos de valoración de activos, como la teoría de valoración por arbitraje (APT) y el modelo de valoración de activos financieros (CAPM). Un tema esencial en el mundo de las finanzas es la relación entre rentabilidad y riesgo, especialmente a la hora de construir una cartera, por lo que los activos libres de riesgo son unos títulos estupendos para diversificar la inversión y reducir el riesgo de la cartera.

El ejemplo por excelencia de un activo libre de riesgo es la deuda pública de un país solvente. No obstante, la reciente crisis financiera ha supuesto un varapalo para este tipo de activos y, hoy en día, ha quedado muy reducido el número de países que pueden llamar a su deuda activo libre de riesgo. En la actualidad, la mayoría de inversores europeos están usando como activo libre de riesgo el bono alemán, lo que ha supuesto que la rentabilidad de este activo baje hasta cotas negativas. Lo nunca visto: en el actual entorno económico se paga por prestar dinero.

Destacar que hay que saber distinguir entre los activos libres de riesgo y los activos “refugio”, los cuales suelen presentar volatilidades bajas pero no nulas. Además, pueden incluso llegar a ser anticíclicos con respecto a la coyuntura económica, como ocurre con el oro, cuyo valor aumenta cuando la economía decrece y viceversa.

Con todo esto, es difícil afirmar la existencia real de activos libres de riesgo sin generar fuertes controversias. Ningún activo está libre de riesgo en su totalidad y la historia nos demuestra que la mejor manera para reducir el riesgo es diversificar.

2 opiniones en “Finanzas personales: activo libre de riesgo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *