Fintech: China apunta al futuro financiero tecnológico

Gestoras
Fintech, China apunta al futuro financiero tecnológico

La tecnología financiera está siendo ampliamente adoptada en China. La industria de gestión de patrimonios está creciendo rápidamente a través de las fintech y los sectores bancario, asegurador e inmobiliario se enfrentan a una disrupción. La tecnología de la información china se va a expandir tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Siempre que voy a Pekín, me fijo en los vendedores callejeros que venden sus utensilios en las afueras de la Ciudad Prohibida. La comida normalmente cuesta dos yuanes, pero la última vez que estuve, me di cuenta de que las vendedoras estaban encantadas de cobrar a los clientes con sus teléfonos a través de la aplicación Alipay.

No sé qué hacen con las ganancias. Pero cada vez es más probable que los fondos hayan sido depositados en fondos del mercado monetario o en otros productos de gestión de patrimonios –todo ello con unos pocos toques en un smartphone-. Hoy en día, la mayor parte de la población de China recurre a la tecnología financiera (fintech).

La industria fintech de China ha llegado muy rápidamente. El pago online ofrece el mejor ejemplo. Estos días, si se quiere pedir algo de comer, se puede hacer el pedido y pagar desde el teléfono móvil, aparecer por el restaurante a la hora indicada y disfrutar de la cena, sin ni siquiera tocar dinero físico o un menú.

La industria china de pagos online ya representa a cerca del 50% (la mitad) de las transacciones globales. Alipay, operado por la división financiera de Alibaba, es el líder del mercado. Pero Tenpay de Tencent se ha puesto al día muy rápidamente. La genialidad de Tenpay fue permitir a los usuarios enviar hongbao electrónicos (los hongbao son los tradicionales sobres rojos que se entregan como regalo de Año Nuevo). En 2014 se enviaron cerca de 16 millones de hongbao online, alcanzando los mil millones en 2015. Esto ayudó a que la cuota de mercado de pagos online de Tenpay alcanzara el 40% en tan solo tres años. El veloz auge de Tenpay muestra que no deberíamos infravalorar a agentes de pagos más pequeños, por lo que podríamos encontrarnos con sorpresas en 2018.

Pero dentro de las fintech hay mucho más que pagos online. Los consumidores chinos usan el teléfono móvil cada vez más para pedir préstamos e invertir. Y junto a los préstamos entre particulares, están aterrizando ahora las finanzas entre empresas, con firmas fintech ofreciendo efectivo y gestión de liquidez para compañías y rellenando así la brecha dejadas por los precavidos bancos estatales. La integración entre los sistemas de pago online y los productos de gestión de patrimonios está aumentando, lo que explica que los vendedores ambulantes puedan transformar sus ganancias en inversiones a través del teléfono móvil.

Los productos de gestión de patrimonios deberían crecer rápidamente en 2018. El abanico de opciones de inversión online se está expandiendo y los consumidores están respondiendo con entusiasmo. Una quinta parte de los adultos de China todavía no tienen cuenta en el banco; con los rendimientos de los depósitos bancarios tan bajos y con un mercado de acciones A* notoriamente volátil, es muy probable que muchos se salten este paso y vayan directamente a la gestión de patrimonios.

Un factor que ha ayudado al veloz ascenso de las fintech en China es la amplitud de la penetración de los smartphones. Cerca de un 60% de la población de China tiene un smartphone: no necesariamente un Apple o un producto Android, pero sí modelos locales como Huawei, Xiaomi u Oppo. Pero aunque la posesión de smartphones en China está a la par con la de Alemania y es más elevada que la de Japón o Francia, todavía se encuentra por detrás de la surcoreana por un amplio margen. Mientras la posesión de smartphones sigue creciendo, lo seguirá haciendo el mercado para productos fintech.

Y en 2018, estos productos cubrirán una gama más amplia de servicios financieros. Las firmas fintech están buscando ahora no solo la disrupción de la banca, sino que también buscan competir con aseguradoras y compañías inmobiliarias. Alibaba se está expandiendo hacia el alquiler residencial, permitiendo a los consumidores realizar cada paso del proceso a través de las aplicaciones de la compañía. Mientras tanto, Tencent ha recibido la licencia para iniciar una compañía aseguradora.

La actitud de los consumidores está contribuyendo al ‘boom’ de las fintech. Las encuestas reflejan que los consumidores de China están más relajados con respecto al uso de información personal que sus pares occidentales. Esto facilita la monetización de información por compañías fintech, haciendo sus modelos de negocio más viables, especialmente cuando la fuerte competencia mantiene bajas las comisiones por transacciones.

Otro aspecto favorable es la capacidad disponible de crédito para nuevas firmas fintech. Una gran cantidad de compañías de capital riesgo están preparadas y dispuestas para invertir y la abundancia de liquidez implica que las startups pueden prosperar. Esto ha intensificado la competencia que dejará a los vencedores finales en gran estado de forma.

Esperamos que el entorno regulatorio siga siendo positivo en 2018. Aunque ha habido cierta intervención para acabar con las malas prácticas en los préstamos entre particulares, las autoridades chinas generalmente parecen contentas con permitir que se desarrolle la competencia en fintech, una actitud positiva que puede reflejar el liderazgo global de China en este campo.

Parece que el liderazgo global va a continuar. Los gigantes chinos de fintech ya se están expandiendo más allá de sus fronteras. Alibaba ha establecido ‘joint ventures’ en Hong Kong e Indonesia y está invirtiendo en India, Corea del Sur y Estados Unidos. También está estableciendo una academia de análisis global con laboratorios en Pekín, Hangzhou, Estados Unidos, Rusia, Israel y Singapur. Mientras tanto, Tencent ha invertido en comercio virtual de India y ha establecido acuerdos en Tailandia, Sudáfrica y Europa.

En el transcurso de 2018, vamos a asociar cada vez más las fintech a Pekín, Shenzhen o Hangzhou, y no tanto a Silicon Valley.

Brett Diment, director de Deuda Global de Mercados Emergente en Aberdeen Standard Investments

* Las acciones A son acciones de compañías con sede en China continental y se negocian en las bolsas de China, Shanghái y Shenzhen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *