Fondos de inversión: ¿capitalización o distribución?

Diario
Fondos de inversión

En los fondos de inversión existen distintas clases y, aunque estas clases compartirán la misma cartera, entrar en una de las clases del fondo u otra podrá afectar a nuestra rentabilidad. Uno de los motivos, entre otros, por el que hay que diferenciar un fondo entre distintas clases es que este podrá ser de capitalización o de distribución.

La diferencia entre ambos es bien sencilla. Por un lado, mientras que los fondos de distribución reparten de forma periódica una cantidad en forma de dividendo entre los partícipes del fondo (mensual, trimestral, anual…); por el otro, los fondos de capitalización acumulan esas ganancias en el propio fondo, haciendo cada vez más grande su valor liquidativo. Actualmente, los más comercializados en España son los de acumulación. En este post veremos algunos de los motivos por los que los inversores se decantan por una clase de fondo u otra.

En cuanto a los fondos que reinvierten sus beneficios, su mayor fuerte es aprovechar el interés compuesto. Ya hemos hablado alguna vez de la importancia del interés compuesto y sus implicaciones. En el siguiente ejemplo veremos más clara su importancia.

Si vamos a llevar a cabo una inversión inicial de 100.000€ a 10 años en un fondo de capitalización, suponiendo una rentabilidad anual del 3%, tenemos que al cabo de 10 años obtendremos 134.391,64 €. Si hubiésemos optado por quedarnos con los dividendos, al final de periodo tendríamos 130.000€, lo que supone una diferencia de 4.391,64€. Si alargamos esta inversión en el tiempo la diferencia cada vez será mayor.

Si vemos los argumentos a favor de optar por un fondo que distribuya dividendos, destacamos que favorece la liquidez de los partícipes, dado que se dispondrá de una renta fija periódica que podremos destinar a gastos personales. Además, estos fondos podrán amortiguar posibles caídas en bolsa.

En Feelcapital solo asesoramos fondos que reinviertan sus beneficios, básicamente porque es la mejor forma de aprovechar al máximo tu inversión gracias, como hemos explicado anteriormente, al interés compuesto. Una inversión a largo plazo, generalmente, ocasionará grandes diferencias en el rendimiento si optamos por un fondo de capitalización a uno de distribución. En nuestro ejemplo, la diferencia entre entrar en un fondo de acumulación a uno de distribución es del 3,27%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *