Lo que se espera de nosotros los universitarios

Fondos de inversiónEtiquetas
fondos
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

Uno de los mayores desafíos de un universitario es lanzarse al mercado laboral, comprender la importancia de empezar ese camino vital que, después de mucho meditarlo, nos decidimos a emprender. Es importante definir tu personalidad frente a este comienzo, ya que para mi significó lanzarme a la piscina con los ojos cerrados, puesto que nos armamos de valor y entregados a la causa, con tan solo nuestro conocimiento y buena actitud, uno se propone vencer ese “miedo“ al empezar y, por qué no decirlo, a tener éxito.

Pero ¿qué se espera de un estudiante universitario? Se espera que seamos personas con un sólido desarrollo intelectual y amplios conocimientos, que estemos dispuestos a aprender de todo y de todos, que tengamos capacidad para no perder los nervios y hacer frente a lo inesperado.

A saber equivocarnos, saber rectificar y, por supuesto, aprender de ello, tomarlo como algo positivo, a estar en constante reciclaje y lo que es más importante, a ser una persona fiel a unos valores, esos que nos diferencian y nos hacen destacar frente a otras personas ya sea para bien o para mal. Pongamos que hablo sobre mí, he aprendido que la actitud puede diferenciarte de otras personas de forma muy positiva. Aspectos como tener iniciativa e ideas pueden hacer que tu equipo te vea con muy buenos ojos y otra cosa muy valorada: compartir, tanto conocimiento como colaboración, transmitir optimismo y que todo puede hacerse con ganas y voluntad.

Al final, todo está en nuestras manos. Otro aspecto importante es estar preparado para los cambios de esta sociedad. Hablo de los cambios culturales, económicos y sociales a los que vamos a tener que enfrentarnos y estar preparados para ellos.

Por tanto, nuestro desafío consiste en estar preparado para lo que venga y poner en práctica lo aprendido durante toda nuestra vida académica.Para mi esto significa valorar y aprender del pasado, vivir con pasión e ilusión el presente y esperar lo mejor del futuro. En definitiva, estar en constante evolución y aprendizaje, porque hasta de las oportunidades menos atractivas o inesperadas se pueden sacar lecciones que van hacer de nosotros mejores profesionales. Y vosotros, ¿qué opináis? Nos encantaría saber…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *