Los sectores industriales en la inversión

Diario
Los sectores industriales en la inversión
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

 

En la teoría económica clásica es habitual encontrarse con la hipótesis de los tres sectores, desarrollada por Alan Fisher, Colin Clark y Jean Fourastié, que divide los sectores industriales en tres categorías: La extracción de materias primas y agricultura (sector primario), la manufactura (sector secundario) y los servicios (sector terciario).

En los mercados financieros, no obstante, los sectores industriales son considerados diferentes y se podrían definir de manera sencilla como grupos de empresas de negocios similares los cuales tienden a experimentar los mismos estados dentro de los ciclos de mercado a lo largo del tiempo.

La categorización más habitual se conoce como GICS (Global Industry Classification Standard), o en castellano: Estándar global de clasificación y fue desarrollada en 1991 por MSCI y Standard & Poor’s, y consta de las siguientes diez categorías (puedes encontrar las definiciones oficiales aquí):

Energía, Materiales, Industria, Consumo discrecional, Consumo básico, Sanitario, Financiero, Tecnologías de la información, Servicios de telecomunicaciones y Servicios.

Sectores industriales en la inversión

Este tipo de de clasificación permite hacer un análisis mucho más pormenorizado de los distintos tipos de negocios durante un ciclo económico que el que nos permite la literatura académica y sus tres sectores básicos, permitiendo centrar la inversión en aquellos grupos de empresas que más se beneficiarán en determinados momentos del ciclo económico.

En las primeras fases de una recuperación económica, la mayoría de los sectores tienden a crecer, aunque puede haber excepciones como las compañías del sector de los servicios (utilities). Estas compañías, que suelen considerarse como defensivas, suelen comportarse peor en las últimas etapas de una contracción; mientras que en los primeros momentos de esta, tienden, históricamente, a superar al resto ya que los inversores suelen buscar empresas con perfiles de ingresos más estables.

Este sería en el caso de un escenario económico considerado como normal, pero nunca hay dos ciclos económicos iguales y las circunstancias económicas y de inversión varían con cada ciclo económico; así como el comportamiento, tanto positivo como negativo, de cada uno de los sectores dentro del ciclo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *