Gestoras

Mercado de capitales – Agosto 2015

Desapalancamiento, ¿qué desapalancamiento?

Hay muchas probabilidades de que por lo menos nos estemos encaminando hacia el fin de un periodo de caída de los rendimientos de los bonos de los países industrializados que dura ya 30 años, aunque esto no significa ni mucho menos que la situación volverá rápidamente a la normalidad. Mientras que los mercados de deuda pública de EE. UU. comienzan a prepararse de cara a una subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal, los rendimientos de gran parte del mercado de la deuda pública de la zona del euro y otros países se han mantenido en territorio negativo.

La tragedia es que ha continuado la tendencia mundial al endeudamiento, a pesar de que las condiciones de refinanciación casi nunca han sido tan buenas, por lo que existe margen para reducir la deuda. En la zona del euro, por ejemplo, los tipos de interés implícitos de la deuda pública ascienden solo a alrededor de la mitad del nivel que registraban al comienzo del milenio. Por lo que respecta al mercado alemán y su función de índice de referencia, actualmente apenas superan el 2 %. Las ratios mundiales de endeudamiento (es decir, la deuda de los sectores público y privado en relación con el producto interior bruto) han seguido aumentado, una tendencia a la que han contribuido especialmente los países emergentes en los últimos años. En algunos países, no solo en los mercados emergentes pero sobre todo en ellos, la deuda del sector privado en relación con el producto interior bruto se sitúa ya muy por encima de

la tendencia de los últimos 35 años. Por otra parte, sorprende que en los países industrializados el sector privado haya logrado un desapalancamiento considerable, aunque el proceso probablemente no ha concluido, o al menos no desde el punto de vista histórico.

Los países que han registrado una subida más pronunciada de sus ratios de endeudamiento en los últimos años han soportado también, en muchos casos, una fuerte subida de los precios inmobiliarios reales como, por ejemplo, Singapur, Brasil y

Hong Kong.

En este sentido, desde el punto de vista de los inversores, cabe tener en cuenta dos aspectos principales:

  1. En el pasado, las altas ratios mundiales de endeudamiento han indicado frecuentemente una tendencia futura de menor Se trata de un supuesto básico que llevamos incluyendo en nuestras previsiones de crecimiento desde hace tiempo.
  2. Los inversores en bonos del Estado de emisores con buenas calificaciones crediticias se han convertido hasta cierto punto en benefactores, especialmente en los países del mundo con tipos de interés

Por tanto, no hay otra opción: en su búsqueda de primas de riesgo, los inversores deben seguir subiendo por la escalera del riesgo.

Hans-Jörg Naumer.

Imagen1

 

 

 

 

Imagen11

Imagen32

Imagen4

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *