Gestoras

El riesgo ha vuelto: la oportunidad para invertir en deuda corporativa high yield

El riesgo ha vuelto: la oportunidad para invertir en deuda corporativa high yield

 

La recuperación de los precios de las materias primas y el optimismo que muestran los últimos datos económicos de la zona euro han animado a los inversores a asumir más riesgo. A esto se suma el arranque de las compras de deuda corporativa por parte del Banco Central Europeo (BCE) en este mes de junio. La presentación de la extensión del programa de compras fue bien recibida y la elegibilidad para los seguros y el automóvil fue claramente positiva para ambos sectores.

Como resultado de este renovado apetito por el riesgo, el mercado europeo de high yield ha ganado puntos de cara a los inversores. Para aprovechar las oportunidades que presentan este tipo de activos, Degroof Petercam AM cuenta con Petercam L Bonds EUR Corporate High Yield.

Recordemos que el mercado de high yield experimentó un rally bastante bueno después de que el BCE anunciara la inclusión de la deuda corporativa en el programa de compra de activos. Ya que los mercados financieros prefieren centrarse en un solo asunto en vez de prestar atención a varias cuestiones al mismo tiempo, creemos que habrá una pausa o incluso cierta debilidad hasta que se revelen los resultados del referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, que se celebrará el 23 de junio.

Consideramos que, en el entorno actual, es esencial contar con un credit-picking juicioso, ya que cualquier rentabilidad adicional procederá de la prima de riesgo de crédito. De esta manera, Petercam L Bonds EUR Corporate High Yield posee una cartera concentrada. Asimismo, concedemos un mayor peso a los activos con rating BB (57,6%) y un peso algo menor a la categoría B (34,5%), mientras que otorgamos un bajo peso a los bonos con calificación CCC (6,9%). En comparación con el índice de referencia, la duración es ligeramente más elevada (3,98 frente a 3,78).

La expansión del programa de flexibilización cuantitativa (QE) significa también que los rendimientos de la deuda soberana se mantendrán extremadamente bajos. De hecho, los diferenciales descendieron en mayo, especialmente en los primeros días del mes, cuando los movimientos en bolsa fueron algo más turbulentos y los inversores se refugiaron en la deuda soberana. Mientras tanto, las compañías esperan beneficiarse de los bajos tipos de interés y el apetito de los inversores en la búsqueda de una rentabilidad más elevada que la ofrecida por los bonos gubernamentales.

El crédito high yield es un activo relativamente atractivo en el contexto actual. Como se ha dicho en numerosas ocasiones, el ciclo de crédito europeo todavía resulta alentador: los impagos son bajos, las políticas monetarias seguirán siendo laxas y tanto los resultados como la generación flujo de caja de las compañías son buenos. Aunque no excluimos cierta debilidad en el corto plazo, el carry que ofrecen los bonos high yield hace que este tipo de activo sea especialmente interesante en un horizonte a medio plazo, teniendo en cuenta el contexto de una flexibilización adicional del BCE. El fondo Petercam L Bonds EUR Corporate High Yield B, gestionado por Bernard Lalière, acumula una rentabilidad en el año del 5,53%, un 4,50% en 2015 y un 8,96% en 2014, siendo uno de los fondos más eficientes riesgo-retorno de su categoría.

 

Bernard Lalière, Portfolio Manager de Petercam L Bonds EUR Corporate High Yield

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *