Robo Advisor

Robo Advisor: Consejos para invertir de un “millenial”

Hace unos días aparecía en Bloomberg una entrevista a Ethan Bloch, uno de los fundadores de Digit, un Robo Adivsor estadounidense que, a través de un algoritmo, analiza los gastos e ingresos recurrentes y el dinero sobrante se traspasa automáticamente a una cuenta de ahorro.

Este joven, creador de un Robo Advisor con tan sólo 30 años, daba una serie de recomendaciones para invertir. Aunque podamos pensar que va a diferir mucho de alguien con un pensamiento más tradicional, al final demuestra que no es así. Sus consejos se pueden resumir en cinco ideas.

Consejos para invertir de un millenial:

1) Empieza a invertir desde que acabes los estudios y consigas un trabajo

Desde que consigues un empleo, una pequeña parte del capital hay que destinarlo a invertir, a no ser que tus aspiraciones sean vivir el presente y no preocuparse por el futuro. Ethan también recomienda perder un poco el miedo a los pagos de los préstamos que se puedan adquirir, pues tener uno no significa vivir por y para él.

2) “Tener una tarjeta de crédito puede ser peligroso

El hecho de tener una tarjeta de forma previa a trabajar nos puede ayudar a valorar y gestionar el dinero de una forma más eficiente, para cuando tengamos ingresos recurrentes fruto del sueldo que se percibe. También para evitar tentaciones se pueden usar tarjetas de débito, o incluso siendo de crédito, limitarlas a una cuantía razonable.

3) El sueño americano implica adquirir una vivienda

Este concepto también puede trasladarse a la sociedad española donde las generaciones pasadas trabajaban para al final de su vida laboral haber adquirido una vivienda, las más próximas a los jóvenes para una segunda residencia. En cambio, la situación económica, la movilidad laboral y otra serie de factores como el bajo nivel de ingresos que se destina a otras necesidades más cortoplacistas hacen que este paradigma haya cambiado haciendo que la gente revise sus prioridades.

4) Desde que acabes los estudios constituye un colchón para imprevistos

Este “colchón” puede ser un plan de pensiones. Haz pequeñas aportaciones al mismo y asume más riesgo con el resto del dinero, pues cuando se es más joven más plazo hay para recuperar una posible pérdida y de mayor volumen.

5) Invertir es difícil y los mercados son atractivos

Lo más sencillo es contratar productos que se revalorizan por el mero hecho de que las tendencias económicas a largo plazo son alcistas. De todas formas, eso no quita dejarse asesorar en esta materia para hacerlo más productivo y evitarnos así riesgos innecesarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *