Un enfoque global de renta fija sin restricciones en el actual entorno de mercado con Degroof Petercam

Gestoras

Los mercados de renta fija han registrado altos niveles de volatilidad debido a la incertidumbre generada por el futuro de la política monetaria y el crecimiento global, especialmente el crecimiento de los mercados emergentes. En un mundo dominado por unos tipos de interés bajos, no solamente en los bonos soberanos sino también en los diferenciales de los bonos corporativos, los inversores buscan gestores capaces de generar valor dentro de un perfil de riesgo controlado. Más que nunca, un fondo de renta fija global que invierta en todos los segmentos, nos permitirá obtener una sólida rentabilidad ajustada al riesgo.

El fondo Petercam L Bond Universalis tiene un mandato claro: generar rentabilidad total a través de múltiples sectores de renta fija alrededor del mundo. El rendimiento total se extrae a través de los ingresos recurrentes de los cupones y la apreciación del capital. El objetivo principal es generar valor consistentemente y superar a los competidores a través de una exposición global y equilibrada en todos los segmentos de renta fija.

Petercam L Bonds Universalis se basa en el análisis fundamental y cuantitativo para identificar, controlar y adaptar el perfil de riesgo del fondo. Su nivel de volatilidad se compara frente al índice de referencia, el Barclays Aggregate Global Credit 50% Euro Total Return Index (Unhedged EUR).

El fondo no tiene restricciones, su objetivo es ofrecer valor en todos los segmento de renta fija, pero siempre con un riesgo controlado. Más concretamente, a diferencia a los fondos de retorno absoluto, el fondo nunca neutraliza completamente los cuatro factores de riesgo principales (divisa, riesgo de curva, spread IG y spread EM).

Las principales convicciones de inversión del gestor en este momento son tres: en primer lugar, los bonos corporativos estadounidenses con grado de inversión, en sectores tales como tecnología, telecomunicaciones, sector sanitario y cable, ya que los diferenciales de los bonos corporativos estadounidenses BBB frente al bono soberano a 10 años, están cotizando a sus máximos en tres años. En segundo lugar, los bonos corporativos europeos con grado de inversión de compañías no financieras, que sean parcial o totalmente propiedad de gobiernos de la eurozona. Además, también invertimos en determinados bonos híbridos. Por último, el gestor tiene en este momento un sesgo hacia el dólar frente al euro, ya que la previsión de Bank Degroof Petercam para los próximos 12 meses sobre el Euro/dólar, está en un rango entre 1 y 1,05. Esta previsión se basa principalmente en el aumento de la divergencia en lo respectivo a la política monetaria. El BCE necesita actuar antes de que tenga lugar una revisión a la baja.

Los inversores que sean capaces de mirar más allá de la volatilidad actual y adopten una visión más a largo plazo todavía pueden encontrar oportunidades con un fondo global sin restricciones como el que figura entre la oferta de Bank Degroof Petercam.

 

Megatendencias – Gesconsult

Gestoras

En Gesconsult de un tiempo a esta parte estamos centrándonos en comprender las Megatendencias que darán forma al futuro y en ofrecer las mejores ideas a nuestros clientes.

Pensamos que destinar parte de nuestra fuerza de análisis en identificar este tipo de compañías es importante ya que está demostrado que históricamente las empresas fuertes en este tipo de  sectores suelen batir a sus índices de referencia.

Las seis Megatendencias que tenemos identificadas son:

Aumento de la esperanza de Vida: Uno de los grandes desafíos para el Mundo Desarrollado es el envejecimiento de la población. Opinamos que analizar el futuro de la evolución demográfica y el impacto que tendrá en el consumo a largo plazo puede ofrecer oportunidades de inversión. El objetivo es identificar ventajas competitivas en dos áreas:

  1. Compañías (ocio, tiempo libre…) que puedan verse beneficiadas del consumo generado por jubilados con buena salud, tiempo libre y alto poder adquisitivo.
  2. Empresas enfocadas en Productos y Servicios que estén centrados en ofrecer soluciones al segmento de las personas mayores

Incremento de la Clase Media en Asia y África: La evolución socioeconómica en estas partes del planeta va a ser vital ya que  las altas densidades demográficas unido al aumento paulatino de su poder adquisitivo tendrá impacto en el mundo de la inversión.

Identificar compañías de consumo con presencia en los mercados emergentes, que se puedan beneficiar de un aumento del gasto ocasionado por el crecimiento de una incipiente clase media  es muy interesante y tremendamente rentable en el largo plazo. 

Lujo: Este sector ha sido históricamente muy atractivo para el inversor y ha perdurando en el tiempo durante siglos de manera estable. Aunque sea una tendencia que no es nueva, opinamos que seguirá siendo un sector en el que invertir mirando a futuro, ya que se verá beneficiado por los cambios  demográficos de los países desarrollados  y por los cambios socioeconómicos de aquellos países emergentes que sean capaces de generar una clase media estable y creciente.

Robótica y Tecnología: No hay que ser Einstein para darnos cuenta que la Tecnología ha llegado para quedarse y que además su crecimiento es exponencial. La ley de Moore (1965) expresa que aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores en un microprocesador y aunque siempre se ha dicho que la Ley de Moore llegará a un fin, los ingenieros siguen trabajando para atrasarlo, de este modo los consumidores se han acostumbrado a las novedades tecnológicas constantes. Saber Identificar aquellas compañías que sean capaces de ofrecer valor a sus clientes a largo plazo es un reto pero también una gran oportunidad en caso de ser identificadas.

Lo mismo sucede con la Robótica… que está saliendo del ámbito industrial para conquistar el ámbito doméstico. De hecho  según la Comisión Europea, este mercado global alcanzará un valor de 60.000 millones de euros en 2020. 

Seguridad Física y Cibernética:

La inversión en este segmento también puede resultar una buena oportunidad de inversión, especialmente en aquellas empresas que sean capaces de adelantarse a las necesidades de la población, adaptarse y rentabilizar su buen posicionamiento, tal y como pasa con las compañías que ofrecen Ciberseguridad.

Agua y Energía limpia: Otro de los grandes desafíos que afronta la humanidad es combatir el cambio climático. De este modo aquellas empresas que sepan adaptase a los nuevos requisitos  medioambientales y  ofrecer soluciones a este problema para desarrollar ventajas competitivas puede que salgan reforzadas en el futuro.

El agua es otra de las megatendencias de inversión para el siglo XXI debido a que se trata de un elemento vital y escaso. La gestión acertada de este bien es y será cada vez más  importante para los Gobiernos ya que su buena gestión será estratégica para el buen el desarrollo socioeconómico de ciertas partes del Planeta, generando para determinadas empresas buenas oportunidades de negocio.

Turismo global

La creación de una nueva clase media en el mundo y por lo tanto más consumidores está teniendo un impacto directo en el Turismo Global, de hecho ya  lo estamos viendo en ciertos países asiáticos que se están convirtiendo en los principales emisores de nuevos turistas y que tienen una enorme proyección a modo de dato sólo el 5% de la población china tiene pasaporte, y por lo tanto su crecimiento también será exponencial.

En definitiva nos estamos esforzando en analizar megatendencias para de este modo descubrir sectores y compañías se verán beneficiadas de su evolución ascendente en los próximos años. Estamos convencidos de que complementamos las carteras tradicionales de nuestros clientes, pensando en el futuro y con un horizonte de inversión a muy largo plazo  ya que estas oportunidades no tienen tanta exposición al ciclo económico y lograrán añadir valor al patrimonio de  los inversores.

 

Perspectivas económicas y financieras – Lazard

Gestoras

El contexto económico mundial augura buenas perspectivas para los activos de riesgo, aunque con algunas salvedades

Los mercados llevan varias semanas sometidos a una fuerte volatilidad. El motivo de la inquietud de los inversores se debe a los interrogantes que planean sobre el crecimiento mundial, y en particular sobre el de China, así como sobre la política monetaria estadounidense. En nuestra opinión, este clima de incertidumbre se explica por los cambios en la economía mundial a los cuales los mercados deben adaptarse. En un contexto marcado por el descenso del precio del petróleo y de otras materias primas, el crecimiento mundial debería volver a acelerarse progresivamente después de un primer semestre ambiguo. La mejora afectará principalmente a los países desarrollados y a los países emergentes consumidores de materias primas. Los tipos de interés deberían subir progresivamente, influenciados por la descontada subida de tipos de la Reserva Federal, pero esto no representa una amenaza para los mercados de renta variable. El contexto económico favorable en la zona euro debería continuar sosteniendo la rentabilidad de la renta variable de esta zona.

Un entorno propicio para la renta variable de la zona euro

La reaceleración del crecimiento mundial y el contexto de abundante liquidez deberían sostener los mercados de renta variable, ya que presentan una mayor perspectiva de rentabilidad respecto de otras clases de activos. La subida de los tipos no representa una amenaza para el mercado de renta variable estadounidense, que históricamente se ha apreciado en los ciclos anteriores de subidas de tipos de la Reserva Federal. Pero el elevado nivel del margen de las empresas estadounidenses reduce el potencial de sorpresas positivas. El contexto económico propicio de la zona euro debería continuar sosteniendo la rentabilidad de la renta variable de esa zona. El euro debería depreciarse marginalmente algo más frente al dólar y el apalancamiento operativo debería permitir asegurar un buen nivel de crecimiento de los beneficios. El mercado japonés ha acusado el alza del yen pero se beneficia todavía de una dinámica favorable. Hay que mantener cierta cautela respecto de los mercados emergentes, dado el contexto de bajada de precios de las materias primas y de subida de los tipos de interés en Estados Unidos.

 

Aprovechando para comprar

Gestoras

Los activos de riesgo en Europa se dejan las buenas rentabilidades obtenidas en la primera mitad del año en dos meses. Cartesio Y baja un 3,1% en Septiembre y acumula una rentabilidad positiva del 3,4% en el año mientras que el Cartesio X baja un 1,7% en el mes y lleva una rentabilidad positiva del 1,2% en 2015.

Desde su inicio (31 de Marzo 2004), el Cartesio Y ha obtenido una rentabilidad anual del 6,2% (99,8% acumulada) con una volatilidad del 9,9% mientras que el Cartesio ha obtenido una rentabilidad anual del 5% (76% acumulada) con una volatilidad del 3,2%.

Un Septiembre que confirma la tendencia negativa en los activos de riesgo a nivel global.

Los datos y los temores sobre la economía china y su impacto sobre el crecimiento global se han agudizado. La corrección en bolsa ha sido mayor de la que esperábamos y creemos el mercado puede estar exagerando el impacto negativo en beneficios y actividad económica en las economías desarrolladas proveniente de la crisis en emergentes.

Es probable que el crecimiento global sea menor de los esperado hace unos meses, pero gran parte del impacto se concentra en sectores y economías específicas donde es razonable pensar algo esté ya descontado en el precio de los activos. El buen comportamiento de los mercados hasta finales de Julio y una valoración que considerábamos ajustada han sido las principales razones para reducir riesgo en la primera parte del año y para no aumentarlo durante el verano.

Tras las caídas recientes creemos que el panorama empieza a ser más propicio para aumentar riesgo, algo que ya hemos comenzado. La tendencia será la de seguir aumentando riesgo en la medida que el mercado siga corrigiendo. La posición de liquidez y el buen comportamiento de la cartera han permitido al fondo amortiguar bastante las fuertes pérdidas de la renta variable en estos dos últimos meses.