Finanzas personales: Cambios demográficos y oportunidades de inversión

GestorasEtiquetas , ,

Por Steven Andrew, gestor del fondo M&G Income Allocation

Desde mediados del siglo pasado, se ha producido un profundo cambio demográfico en términos de franjas de edad en la sociedad europea. Una población que envejece conlleva la presencia de más jubilados, que viven más tiempo y cuentan con el apoyo financiero de una población activa cada vez menor. Esto ha ejercido una presión potencialmente inviable en la sostenibilidad de los sistemas de pensiones tradicionales y ha aumentado la necesidad de que los individuos y sus familias autofinancien su jubilación mediante otros tipos de ahorros e inversiones.

Por ello, cada vez más personas comienzan a abrir los ojos ante la necesidad de buscar un nivel adecuado de rentas para un futuro financiero más prolongado y difícil. No obstante, esto ha resultado ser todo un desafío durante los últimos años, ya que muchas fuentes tradicionales de ingresos—como los instrumentos monetarios y la deuda pública europea— ofrecen ahora una rentabilidad muy baja de forma generalizada, tal y como ilustra el siguiente gráfico.

Fuentes tradicionales de rentas periódicas en Europa

Gráfico

Fuente: Bloomberg, a 12 de marzo 2015.

En mi opinión, la solución podría residir en las numerosas fuentes alternativas de rentas interesantes a escala mundial. Combinar las diferentes ventajas de los activos que distribuyen rentas periódicas en todo el mundo no sólo puede ofrecer a los inversores el potencial de generar unos niveles superiores de ingresos, sino también reducir los riesgos de invertir en una única clase de activo.

En busca de rentas periódicas sostenibles y crecientes en el tiempo

Fundamentalmente, creo que existen dos elementos clave para conseguir rentas periódicas sostenibles y disfrutar de un futuro financiero cómodo. El primero es la intención de revalorizar el capital. Si el capital crece, la cuantía de las rentas que se perciben también aumentará. Éste es un elemento de suma importancia para los inversores que buscan rentas periódicas, en especial aquellos que quieran ahorrar para la jubilación. Mientras estamos en activo, las subidas salariales anuales nos pueden ayudar a proteger nuestros ingresos de la inflación. En cambio, los jubilados se enfrentan al riesgo de que su poder adquisitivo se vea mermado debido al aumento del coste de los bienes y servicios con el paso del tiempo.

Es importante que los inversores eviten imputar esas rentas a su capital e intenten revalorizarlo y generar unos ingresos «naturales» invirtiendo en activos que brinden rentas periódicas (como acciones que distribuyan dividendos o bonos que paguen cupones).

El segundo elemento es buscar unos ingresos regulares deliberadamente modestos que sean sostenibles. Creo que los inversores que tienen como objetivo obtener rentabilidades altas podrían verse obligados a invertir en áreas con mayor riesgo, que podrían ser muy volátiles y perjudicar al capital y, por ende, a las rentas, especialmente en el actual contexto de bajas rentabilidades.

Así, es mejor estar posicionados en activos con fundamentales sólidos a medio plazo, que harán que la volatilidad futura sea mucho más fácil de tolerar, en vez de simplemente buscar rentabilidades altas en activos con un riesgo excesivo. Esto se debe a que los activos a los que todo el mundo recurre sólo porque nos encontramos en un contexto de tipos bajos tienen más posibilidades de ser los más perjudicados cuando esa coyuntura cambie.

Por tanto, una cartera diversificada que cuente con un enfoque flexible en términos de asignación para asegurar que invertimos en la combinación correcta de activos en el momento adecuado es, en mi opinión, la mejor manera de buscar, en el contexto actual, una fuente sostenible de rentas periódicas y que éstas aumenten con el tiempo.

Fondos de Inversión: Petercam Real Estate Europe Dividend

GestorasEtiquetas , , , ,
fondos-de-inversión-petercam

 

Invertir en el sector inmobiliario a través de un fondo de REITS dividendo
Después de unos años donde parecía que el sector inmobiliario había desaparecido de las carteras de inversión, poco a poco va recuperando protagonismo. Cada vez son más el número de inversores que vuelven a poner este tipo de activo bajo el foco, ya sea a través de sociedades cotizadas, mediante la inversión en inmuebles físicos, o en fondos de inversión, que proporcionan la oportunidad de tener exposición al sector y minimizar los riesgos debido a la diversificación de sus carteras con un tratamiento fiscal favorable.

En suma, invertir en un fondo de REITS permite al inversor exponerse al mercado inmobiliario con la ventaja de no tener que gestionar por si mismo los riesgos de solvencia de los inquilinos, la duración y calidad de los alquileres o una vacante imprevista, así como evitar el riesgo de quedarse atrapado en activos ilíquidos. Además, de media las compañías inmobiliarias cotizadas poseen activos de mayor calidad. Esto ha permitido que durante los últimos 20 años, el inmobiliario global cotizado haya superado en rentabilidad al inmobiliario directo en más de un 4% cada año, lo que se debe en parte a que la base de costes es alrededor de dos veces menores que la inversión directa.

Tras el éxito del Petercam Securities Real Estate, la gestora belga decidió lanzar hacer 5 años, otra novedosa idea en la que aunaba las ventajas que ofrecen los Reits y la de los dividendos, produciendo un binomio casi perfecto, como el que se da en el fondo Petercam Real Estate Europe Dividend. Este fondo gestionado por Olivier Hertoghe y Damien Marichal, invierte en valores que ofrecen un crecimiento sostenible del dividendo por encima de la media del sector, pudiendo incluir, si conviniera, hasta con una exposición máxima del 25% en crédito de REITS. Este fondo cuenta con una beta de 0.38 respecto al MSCI Europe y una rentabilidad por dividendo cercana al 5%. Petercam Real Estate Europe Dividend consiste en una cartera diversificada, expuesta a segmentos como el consumo minorista, oficinas, logística o residencial, entre otros. Para seleccionar estos subsectores, el equipo de análisis lleva a cabo un análisis top-down de las tendencias de los bienes inmuebles en Europa con el objetivo de identificar los principales catalizadores de cada país y cada tipo de inmueble. (Oficinas en Londres, residencial alemán, centros comerciales en París o Milán, logística en Holanda, etc…).

La selección de los valores individuales se basa tanto en un análisis cualitativo, que tiene en cuenta aspectos como la duración de los arrendamientos, los riesgos de concentración del inquilino, la estrategia y la gestión de la empresa, como en un modelo cuantitativo enfocado en los dividendos, el flujo de efectivo y el valor de los activos netos. Como resultado, el fondo cuenta con una cartera diversificada, de entre 30 y 60 compañías con una reconocida trayectoria, una política de dividendos sostenible y un crecimiento de los flujos de caja predecible. Además, el fondo suele favorecer las compañías de pequeña y mediana capitalización, conocidas por los gestores y no tan seguidas por el mercado. La sólida construcción de la cartera ha permitido al fondo batir al índice de referencia, el EPRA Europe Net Return Index, desde su lanzamiento en 2010, con una volatilidad inferior. Por lo tanto, ofreciendo a los inversores un rentabilidad ajustada al riesgo muy atractiva.

Olivier Hertoghe y Damien Marichal, gestores de Petercam Real Estate Europe Dividend