Fondos de inversión: China vs EEUU

Diario
fondos de inversión

La relación entre dos de las mayores superpotencias mundiales es de gran interés para clientes y gestores de fondos de inversión ya que de ella depende mucho el devenir de las inversiones que estos últimos hagan.

En el último cuarto de siglo la relación entre EEUU y China ha sido definida por The Economist como convergente. La integración económica y política no solo haría a China más rica sino también más liberal, plural y democrática, lo que beneficiaría los intereses de EEUU. Esta relación tuvo sus idas y sus venidas como bien recordarán algunos gestores de fondos de inversión, pero EEUU siempre tuvo la visión de que con los incentivos adecuados China se uniría al orden mundial como un actor responsable más.

A tenor de los últimos acontecimientos, vemos que esa convergencia que mencionábamos antes a día de hoy no existe. La actitud de EEUU ha cambiado completamente y en la actualidad ve a China más como un rival estratégico. La Administración estadounidense ha acusado en repetidas ocasiones al país asiático de interferir en la política, de robar propiedad intelectual, de comerciar de manera injusta y de buscar, no solo el liderazgo en Asia, sino también el dominio global.

Al mismo tiempo, China también está cambiando su visión de EEUU. Los estrategas chinos llevan tiempo sospechando que los estadounidenses quieren bloquear la ascensión de su país. Esta es una de las razones por las que China ha buscado minimizar la confrontación con la idea de esconder sus fortalezas y esperar su momento. Para muchos chinos la crisis de 2008 eliminó la necesidad de seguir siendo humildes ya que frenó a EEUU mientras que su país prosperó. Desde ese momento, el presidente Xi Jinping ha promocionado su “Sueño Chino” de una nación que se erige fuerte en el mundo. Se acabó la estrategia de esconderse y esperar.

Esta confrontación es profundamente alarmante ya que la historia nos ha enseñado cómo hegemonías como la estadounidense y potencias crecientes como la china pueden quedar atrapadas en un ciclo de rivalidad beligerante, lo que no solo pondría en riesgo a los fondos de inversión sino también al mundo en general.

EEUU siente que el tiempo favorece a China. La economía china crece el doble de rápido que la estadounidense y el Gobierno de Pekín está invirtiendo grandes cantidades de dinero en tecnología avanzada como la Inteligencia Artificial (IA), computación cuántica y biotecnología. Sin embargo, EEUU cuenta todavía al menos con alianzas estratégicas con la Unión Europea, Australia y Japón, y está en mejor posición para negociar otras con países del sureste asiático como India o Vietnam.

Nos guste o no, las reglas de cómo se van a tratar estas dos superpotencias se están estableciendo ahora y, por el bien de los fondos de inversión y de la humanidad, China y EEUU deben llegar a un entendimiento pacífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *