Inversión inmobiliaria: REITs y SOCIMIs

Diario
REITs y SOCIMIs
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

Los REITs (Real Estate Investment Trust) nacieron en EEUU durante la década de los 60 y, años después, se trasladaron a Europa para canalizar las inversiones inmobiliarias a través de las sociedades que cotizan en bolsa. En España, esta figura es conocida como SOCIMI (Sociedad Cotizada Anónima de Inversión en el Mercado Inmobiliario). El objetivo principal de este tipo de sociedad es la compra, promoción y rehabilitación de activos inmobiliarios bien para después, generalmente, ser alquilado.

Aunque no son exactamente iguales, porque existen pequeñas diferencias entre un REIT y una SOCIMI, los objetivos de ambas sociedades son muy similares. En España, la legislación que afecta a las SOCIMIs es la Ley 16/2012. Dicha Ley, marca los requisitos que se deben cumplir para ser una SOCIMI. Entre otras, destacamos:

  1. Su cotización debe ser en un mercado regulado como el español o el europeo.
  2. Debe estar invertido, al menos, un 80% de su activo en inmuebles urbanos, ofrecidos en alquileres o acciones conjuntas con otras SOCIMIs.
  3. El capital mínimo debe ser superior a 5 millones de euros.
  4. Deben presentar informes de cuentas de los resultados de la compañía cada 6 meses.
  5. Antes de poder proceder a la venta, debió haber estado un mínimo 3 años de explotación en arrendamiento y 7 años para desarrollos propios.

Además, entre sus ventajas sobresale el régimen fiscal del que gozan este tipo de sociedades anónimas. Entre otras, tributa por el Impuesto de Sociedades a un 18%, pueden recibir bonificaciones por pisos en alquiler y están exentos de impuestos municipales y plusvalías.

Por otra parte, una persona física puede invertir en SOCIMIs o REITs ya sea comprando sus acciones directamente o invirtiendo en un fondo de inversión. Recomendable para pequeños inversores que estén interesados en sacar partido de las oportunidades que puede ofrecer el mercado inmobiliario.

Se trata de fondos a muy largo plazo que, aunque recuerden a ellos, nada tienen que ver con los antiguos fondos inmobiliarios quebrados, como el Santander Banif Inmobiliario. La gestora Degroof Petercam Asset Management habló sobre este tipo de fondos: “Inmobiliario cotizado: diversificación y calidad”. En definitiva, si estamos interesados en el mundo de la inversión inmobiliaria, una opción interesante para introducirnos es invertir en este tipo de sociedades o en fondos compuestos por estas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *