Inversión: ¿Qué ocurre con las SICAVs?

Asesoramiento en Inversiones, Diario
Inversión, qué ocurre con las SICAV
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

 

Sociedades de Inversión de Capital Variable

La SICAV (sociedad de inversión de capital variable) es un híbrido de inversión a caballo entre una sociedad anónima y un fondo de inversión. Son una figura de inversión colectiva que tiene por objeto exclusivo la adquisición, tenencia, disfrute, administración en general y enajenación de valores mobiliarios y otros activos financieros.

Las SICAV sirven para que distintos patrimonios se unan en una misma sociedad e inviertan su dinero conjuntamente. Otorgan las mismas ventajas fiscales que los fondos de inversión, dado que gozan del régimen de instituciones de inversión colectiva. Pero entonces, ¿por qué hay ciertas personas que piensan que son un chollo fiscal para los ricos?

Es verdad que estas sociedades se crearon en los años 80 para favorecer a las grandes fortunas. Se reglamentaron con el deseo de traer y retener en España los grandes capitales. Como ocurre con muchos productos de inversión, la legislación confiere a las SICAV una serie de ventajas fiscales, como dilatar el pago de impuestos, además de algunas exenciones. Pero su fiscalidad es prácticamente la misma que la de un fondo de inversión. Solo tributan al 1% hasta que los accionistas sacan el dinero o perciben dividendos, a partir de ese momento tributan al 21% las plusvalías inferiores a 6,000€; al 25% las que se encuentren entre los 6,000€ y los 24,000€; y al 27% las superiores a 24,000€. Y como cualquier fondo, cuando tiene mas de 500 socios, no tributa por los traspasos.

Inversión conjunta o truco

El problema lo encontramos cuando la SICAV, que requiere de 100 partícipes para su constitución, pertenece a una sola persona, y las 99 restantes son de paja. Y es aquí donde las grandes fortunas hacen la trampa para obtener beneficios fiscales. Y es por este motivo por el que se pide que se eliminen las SICAVs. Pero aquí empieza y acaba el problema de las SICAVs, que por supuesto se debería legislar o crear medidas para su control, pero no eliminarlas.

Las SICAVs son el único modelo de Instituciones de Inversión Colectiva de carácter financiero que adopta una forma societaria. Es por este motivo que las SICAVs son el mecanismo previsto para gestionar adecuadamente inversiones colectivas en mercados financieros, y como tal están diseñadas. Y es por esto que no debemos eliminar uno de los pocos vehículos de inversión colectiva que tenemos.

Por poner un ejemplo, si no existieran las SICAVs sería imposible para cualquier español medio comprar un fondo extranjero. Las gestoras extranjeras tendrían que crear una gestora en España (con todo los costes que esto conlleva) para poder comercializar sus fondos.

Las finanzas no son solo para los ricos y a veces esto se olvida. Ponerle freno a las evasiones fiscales de los grandes patrimonios parece correcto, pero no a cambio de ponerle el freno a nuestra economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *