Diario

La mala gestión activa en fondos de inversión (II)

En la primera parte de este post pudimos ver una pequeña introducción de qué es la “mala gestión activa” y dimos unas pequeñas pinceladas para saber por qué existen este tipo de fondos de inversión en el sector.

En este post vamos a continuar hablando de la mala gestión activa y vamos a ver un ejemplo para poder comparar y diferenciarla de la verdadera gestión activa.

Así, si en un mercado existen 5 gestores buenos que gestionan 5 fondos de inversión que baten a sus índices de manera sistemática a lo largo del tiempo y el mercado da cabida a otros 95 gestores que gestionan 95 fondos de inversión cuya misión es crear un producto que no se separe mucho del índice, ni para arriba ni para abajo; pero eso sí, que te cobre un 2,5% de comisión de gestión, la estadística nos dirá que el 95% de los fondos de inversión activa no bate al mercado, cuando realmente esa no es una imagen que refleje la realidad.

La solución a esto es diferenciar la verdadera gestión activa de la gestión pasiva encubierta en activa.

¿Cómo podríamos diferenciar ambos tipos de fondos?

Desde nuestra forma de verlo, podemos diferenciar este tipo de fondos haciendo una relación entre el tracking error y los gastos corrientes, es decir, sacar un ratio entre estas dos variables. Cuanto más bajo sea este ratio más se asemejará esta gestión a la gestión pasiva. Por ejemplo, si tenemos un fondo que tiene un tracking error del 2,5% y unos gastos corrientes del 2,5%, en la mejor de las situaciones, como mucho podrás igualar al índice y, en el peor de los casos, perderás un 5% respecto al índice.

Según nuestro criterio hay 3 tipos de fondos en los mercados financieros:

  • Gestión Pasiva (o Indexada): Fondos con un tracking error muy bajo (menor de 1%) y comisiones de gestión muy muy bajas (menores del 0.30%)
  • Gestión Activa: Fondos con un tracking error alto o muy alto (mayor del 7%) y comisiones de gestión altas, pero no desorbitadas (entre el 1,25% – 2,00%)
  • Gestión Pasiva encubierta en gestión Activa: Fondos con un tracking error moderado (entre el 1,00% – 5,00%) y con comisiones de gestión que rozan la usura en este tipo de productos (más del 2,00%)

Realmente un fondo que aun teniendo un Tracking Error un poco alejado del índice (entorno a niveles del 2 – 5%), sí tienen unas comisiones de gestión muy altas (entre el 2% – 3%), no se le puede considerar un fondo de gestión activa puro. Realmente es un producto semi-pasivo que prácticamente nunca batirá al índice.

Para ver mejor este tipo de fondos considerados activos, aunque realmente son productos semi-pasivos, os dejamos un gráfico con un ejemplo claro de cómo está el sector:

Viendo el siguiente gráfico podemos ver el lamentable performance de estos fondos considerados activos y cómo prácticamente no se separan de su índice de referencia. Como mucho la rentabilidad máxima que podremos obtener es la diferencia entre el tracking error y sus gastos corrientes mientras que, en el peor de los casos, la rentabilidad mínima a obtener será la suma de ambos datos.

De esta manera, llegamos a la conclusión de que este tipo de fondos va a tener prácticamente imposible ofrecer buenos resultados a sus partícipes. Ejemplos como este hay muchos dentro de la industria de fondos de inversión en España.

Si vamos más allá, el tipo de gestoras que gestionan estos fondos son de entidades bancarias que suelen colocarlos en su red comercial buscando al inversor incauto y desinformado.  

Conclusiones

Como podemos ver, en el mercado existen una gran mayoría de fondos de gestión pasiva encubierta como gestión activa que generan unas rentabilidades paupérrimas y que, a su vez, proyectan una malísima fama a la gestión activa. La industria de la gestión pasiva o indexada está cimentando su argumento para vender sus vehículos de inversión en esta mala fama que generan estos fondos semi pasivos sobre la gestión activa.

Debemos tener muy clara una cosa. La gestión activa no es mala, de hecho hay muchos fondos de gestión activa que baten consistentemente a sus índices dentro de sus políticas y horizontes temporales de inversión. Simplemente hay que encontrarlos entre la maraña de fondos de gestión pasiva disfrazada de activa que hay en el mercado. Una buena manera de identificarlos es, como hemos podido comprobar anteriormente, descartando los fondos de entidades bancarias, los cuales, como norma general tienen unas comisiones de gestión abusivas que no se corresponden con el riesgo asumido en la gestión.

Estamos convencidos de que, con este panorama descrito en este post, si se volviera a hacer un estudio descartando este tipo de fondos y centrándonos en la gestión activa pura, la foto resultante sería mucho mejor. Y aunque seguirían existiendo fondos de gestión activa que no batirían a su índice, la cantidad se reduciría bastante. Es muy perjudicial para el sector de fondos de inversión que este tipo de gestoras, que saben sobradamente que estos productos son una porquería, los sigan comercializando indiscriminadamente por sus jugosas comisiones a inversores inexpertos.

Por suerte, la gestión indexada y su bajada de costes está ejerciendo una presión a la baja en los costes de gestión que está llevando a la mala gestión activa a replantearse su papel dentro de la industria. Quedando así los fondos de gestión activa que realmente sí que tienen una gestión profesional detrás y que son el tipo de fondos a los que queremos dar visibilidad desde Feelcapital.

Por último, creemos que estudios como el de Pablo Fernández, utilizado como argumento por el gremio de la gestión pasiva / indexada para justificar sus números, no ayudan al inversor porque dan una versión sesgada de la situación de los fondos de inversión en España que no se corresponde con la realidad.

Esperamos que este post os pueda servir a la hora de seleccionar fondos para vuestra cartera y os dé una imagen más clara de lo que es realmente un fondo de verdadera gestión activa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *