Diario

¿Merece la pena rescatar el plan de pensiones en estos momentos?

plan de pensiones

Desde hace unas semanas el Gobierno dio la posibilidad a todo aquel que se haya visto afectado por la crisis provocada por el COVID- 19 de poder rescatar su plan de pensiones. Para ello el beneficiario del plan de pensiones debería cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar afectado por un ERTE
  • Cese de actividad de un negocio o suspensión de apertura al público.

Posteriormente, el Gobierno, en un acto de improvisación se vio obligado a incluir un tercer supuesto. Concretamente, permitirá rescatar parte de su plan de pensiones a aquellos autónomos que pierdan un 75% de ingresos a causa de la pandemia aunque no hayan cerrado su negocio.

Esto no significa que el partícipe pueda rescatar todo el dinero ahorrado dado que el Ejecutivo ha puesto unos límites que detallamos a continuación.

El periodo en el que el plan de pensiones podrá ser rescatado será efectivo durante 6 meses por un importe que no podrá superar el salario dejado de percibir mientras se mantenga la vigencia del ERTE o los ingresos que el autónomo haya dejado de percibir por el cese de su actividad o la suspensión de apertura al público, pero nunca superando los 1.613€ .

Este importe máximo viene determinado de prorratear:

  • El periodo de duración del ERTE en el caso de los trabajadores por cuenta ajena
  • O la suspensión de actividad del IPREM anual para 12 pagas vigente (lo que supone un importe de 6.454€ para este 2020) multiplicado por 3.

De esta manera, solo se podría rescatar del plan de pensiones, como mencionábamos anteriormente, un máximo de 1.613€.

El Gobierno pretende de alguna manera aliviar las necesidades de liquidez de
las familias afectadas por la crisis del COVID-19, pero ¿realmente es bueno para el partícipe rescatar el plan de pensiones en estas circunstancias?

Pues desde el punto de vista de la rentabilidad no creemos que sea muy conveniente. Afirmamos esto porque, a no ser que tengamos unas necesidades de liquidez extremas, actualmente
es uno de los peores momentos para poder rescatar el ahorro que tengamos invertidos
en los planes de pensiones debido a que la rentabilidad ha caído en picado en los dos últimos
meses hasta niveles negativos en todos los tipos de planes, tanto en los de Renta variable, como en los de Renta fija y Monetarios.

Además, a esta rentabilidad negativa hay que sumarle que, aunque el Ejecutivo haya flexibilizado el rescate de estos productos, vamos a tener que tributar por ello. Por tanto, si a la rentabilidad negativa le sumamos el peaje fiscal, el daño es mayor debido a que de esta manera se acrecienta y se acelera la pérdida de patrimonio de un vehículo que está pensado para el ahorro y la protección del capital.

De modo que, si nos encontramos en esta situación, puede ser más interesante priorizar otras vías de liquidez antes que recurrir a la del plan de pensiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *