Diario

Optimización fiscal en los fondos de inversión

fondos de inversión

Una vez repasados los temas más básicos sobre las imputaciones fiscales que pueden afectar a los fondos de inversión, en esta entrada vamos a tratar la optimización fiscal aplicada a estos vehículos de inversión. De esta manera buscaremos la forma de aflorar pérdidas para compensar las ganancias y que nuestro peaje fiscal sea el menor posible, siempre dentro del marco legal.

Compensar ganancias aflorando pérdidas en los fondos de inversión

Supongamos que estamos en una situación en la que tenemos unas ciertas necesidades para retirar una parte de nuestra cartera de fondos de inversión. En dicha cartera sabemos de antemano que tenemos fondos con pérdidas y fondos con ganancias. 

Ante esta circunstancia, como deberíamos de hacer esa retirada de fondos de tal manera que el impacto fiscal sea el menor posible, siempre dentro de los parámetros legales obviamente, pues dependerá de cada situación personal. En el caso de que queramos el nivel de impuestos que queremos pagar en el ejercicio fiscal, debemos en la medida de lo posible compensar las ganancias de unas participaciones con las pérdidas de las otras. (Nota: repasa este párrafo porque no me queda muy claro).

La mejor manera de verlo y analizarlo es como siempre con un ejemplo.

Si tenemos tres fondos en cartera que presentan las siguientes rentabilidades acumuladas:


Si necesitamos retirar la cantidad de 1.000€ para cubrir un imprevisto y no pagar o pagar en la menor medida posible a Hacienda por las plusvalías (y dando por supuesto que hemos adquirido las participaciones del fondo a la vez), deberíamos de retirar las siguientes cantidades:

Como vemos en este ejemplo, la mejor combinación sería realizando la retirada del Fondo 1 y del Fondo 3 para que las minusvalías y las plusvalías se igualen y obtengamos el resultado fiscal de 0€. Es decir, debemos buscar cuál sería la combinación que haga que las minusvalías compensen las plusvalías.

Otra de las cosas que podríamos llevar a cabo si no queremos desprendernos de participaciones del fondo que nos están dando las plusvalías, sería vender únicamente las participaciones del fondo que tengamos en negativo, pero no podríamos compensar las pérdidas en ese momento, sino que tendríamos que hacerlo durante 4 años, como explicamos en este post.

Doble fondo

Como norma general, a medida que va pasando el tiempo, las participaciones más antiguas normalmente son las participaciones que más rentabilidad tienen dentro de una cartera de fondos de inversión, pero en el caso de que necesitemos vender, según el criterio FIFO, que vimos en esta otra entrada, estamos obligados a vender las primeras participaciones que suscribimos en el fondo. Pero claro, vender las primeras participaciones del fondo no es lo que fiscalmente hablando más nos interesa, por eso mediante esta estrategia podemos conseguir quitarnos de encima las participaciones más recientes en vez de las más antiguas y de manera legal.

La siguiente estrategia consiste en utilizar dos fondos monetarios, o dos fondos con muy baja volatilidad, para vender las participaciones más nuevas en lugar de las participaciones más antiguas.

La ejecutamos de la siguiente manera:

Tenemos un fondo de inversión de nuestra cartera del cual queremos vender unas participaciones:

  • Traspasamos las participaciones más antiguas (y de las cuales no nos queremos desprender) hacia el fondo monetario “A”
  • Traspasamos las participaciones más nuevas (de las cuales sí nos queremos desprender) hacia el fondo monetario “B”
  • Venderíamos las participaciones que han sido traspasadas al fondo monetario “B”, y traspasaríamos de nuevo las participaciones del monetario “A” al fondo de inversión de origen.

Mediante esta forma, conseguiríamos quitarnos las participaciones más nuevas y que menos plusvalías tendrían y nos mantendríamos con las más antiguas, que nos seguirían capitalizando en mayor medida la inversión, logrando así un impacto fiscal mucho menor que si nos deshiciéramos de las participaciones más antiguas.

Esperemos que os pueda ser de utilidad a la hora de gestionar fiscalmente vuestras carteras de inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *