Diario

Préstamos preconcedidos: qué son y cómo funcionan

Préstamos preconcedidos

Desde hace ya un tiempo, son muchas las personas a las que su banco le envía un mensaje al móvil en el que les informan que tienen un crédito o préstamos preconcedidos. Veamos cómo funcionan estos créditos y la conveniencia, o no, de solicitarlos.

¿Qué son los préstamos preconcedidos?

Los préstamos preconcedidos son una herramienta muy utilizada últimamente por los bancos con el fin de conceder más créditos. Debido a la desaceleración económica y al entorno de bajos tipos de interés, el negocio de las entidades bancarias se ha visto afectado gravemente y el empuje de las fintech no ayudan a su recuperación. Un entorno de tipos como el actual perjudica enormemente sus balances, ya que los márgenes de su negocio principal (prestar dinero) se reducen drásticamente.

La metodología que utilizan para seleccionar a los clientes a los que pueden bombardear con este tipo de créditos es sencilla. Las entidades financieras disponen de toda la información necesaria para realizar un estudio sobre la viabilidad del crédito: nómina, ahorros que poseen sus clientes, carteras de activos, etc. Por lo cual, con toda esta información, agilizan mucho los procesos para la concesión de crédito. Sin embargo, que nos lo hayan preconcedido no significa que nos lo hayan concedido. Para ello, tendremos que solicitarlo y que el banco revise nuestros datos para dar el visto bueno definitivo.

¿Qué implican los préstamos preconcedidos?

Los préstamos preconcedidos no dejan de ser un crédito que tendremos que devolver más los intereses que conlleven. Dependiendo del perfil financiero de cada persona y de la entidad financiera en cuestión, podrá variar este porcentaje. Por ello, no debemos aceptarlo sin realizar antes un estudio sobre las distintas entidades de crédito, para cerciorarnos de que elegimos el producto que mejor encaje con nuestras necesidades.

Tampoco debemos olvidar que un crédito debe usarse para generar patrimonio. Así, antes de aceptarlo debemos preguntarnos la conveniencia que tiene para nosotros mismos, si realmente lo necesitamos y con qué fin lo estamos solicitando. No deja de ser una deuda que estamos contrayendo y que deberemos liquidar cuando corresponda.

¡Ojo con los créditos preconcedidos! Ningún banco da duros a cuatro pesetas. Debemos estudiar bien todas nuestras posibilidades antes de lanzarnos a contratar cualquier producto financiero para evitar sorpresas desagradables.

2 opiniones en “Préstamos preconcedidos: qué son y cómo funcionan”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *