¿Qué es una SICAV?

Diario
Qué es una SICAV
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

Una SICAV es lo que se conoce como una Sociedad de Inversión de Capital Variable. Se incluyen dentro de las Instituciones de Inversión Colectiva, también conocidas por sus siglas: IIC.

Dentro de este grupo encontramos no solo las SICAV, sino también otros como por ejemplo los fondos de inversión o las inversiones inmobiliarias. La regulación jurídica de estas se remite a la Ley 35/2003 de 4 de noviembre, en la que se incluyen puntos como el número mínimo de accionistas. Fue modificada por la Ley 31/2011. De forma supletoria se le aplica también lo dispuesto en el Real Decreto Legislativo 1/2010 de 2 de julio, que regula las sociedades de capital.

¿Qué caracteriza a una SICAV?

Las ganancias patrimoniales que se derivan de la transmisión o reembolso de acciones se integran en la base imponible del ahorro. Tienen personalidad jurídica y se les aplica el Impuesto de Sociedades del 1%, si bien es cierto que, sobre las ganancias patrimoniales, la persona física tendrá que pagar del 19 al 21%. En relación a la fusión, constitución o aumento de capital, están exentos del impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos siempre que estos estén documentados.

¿Qué diferencia a una SICAV de un fondo de inversión?

El importe mínimo de constitución de una SICAV es de 2.400.000 €, mientras que un fondo puede empezar a operar desde los 300.000 €. La SICAV, como ya hemos mencionado, tiene personalidad jurídica mientras que un fondo no. El inversor en una SICAV es un accionista, en cambio en un fondo de inversión es un partícipe.

Uso fraudulento de las SICAVs

En numerosas ocasiones se ha dado el caso de SICAVs en las cuales, si bien en la práctica hay más de 100 accionistas, uno de ellos posee el 99% del capital. Los otros 99 accionistas son lo que se conoce como “mariachis”. Esto se produce al existir una laguna normativa: en la Ley 35/2003 se detalla el número de accionistas, pero no se especifica nada acerca del capital mínimo aportado. A raíz de esto, la Ley general Tributaria habla de lo que se conoce como Principio de calificación que, aplicado a las SICAV, dice que aunque tenga más de 100 accionistas puede que estos no sean reales (“mariachis”), lo que imposibilitaría tributar al 1% y estaríamos ante un fraude fiscal, puesto que el accionista que posee el 99% estaría intentando tributar menos de lo que le corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *