Diario

Robo advisor: la disrupción digital llega a los bancos

robo advisor

Durante las últimas dos décadas las personas han visto cómo los servicios digitales han transformado la economía y sus vidas. Taxis, películas, novelas, alimentación y otros tantos productos y servicios están disponibles con un toque en la pantalla de un teléfono u ordenador.

Las grandes empresas de venta al por menor, fabricantes de automóviles y medios de comunicación se han visto “atacadas” por nuevos competidores con menores costes y, por lo tanto, mejores precios para los clientes. Pero aún con todo, una industria ha resistido a los avances de la digitalización: la Banca.

En cualquier país desarrollado es perfectamente normal hacer cola en una sucursal, recibir las comunicaciones de tu banco por correo postal e ir a ver cada cierto tiempo a tu gestor personal/asistente comercial. Pese a que pioneros como los Robo Advisor y las plataformas de medios de pagos llevan varios años presentes en el sector, no ha calado entre los usuarios debido principalmente a una falta de cultura económica y a retrasos en la regulación.

Las implicaciones de agitar el sector bancario son importantes. Una cosa es que una cadena de videoclubs desaparezca por el streaming online y otra que el Banco Santander sea la víctima. No solo porque los bancos tengan más de 100 billones de dólares en activos a nivel global, sino porque mediante la recepción de depósitos para la emisión de préstamos a largo plazo permite a los ahorradores diferir el consumo y la inversión y a los prestatarios obtener dinero por adelantado. Los bancos son tan vitales que la economía se tambalea cuando ellos tropiezan, como se vio en la crisis de 2008-2009.

Por ello, pese a que sea tentador no trastocar el sector para evitar problemas, los beneficios que se pueden obtener superan con creces los riesgos: un sistema financiero más abierto, transparente, sencillo y fácil de usar para los clientes.

¿Por qué ha tardado tanto en llegar la digitalización a la banca?

La principal razón es que los emprendedores se las han tenido que ver con la regulación, que en este sector es bastante farragosa y los bancos, desde la crisis, se han preocupado más por reparar sus balances y recortar costes a la antigua usanza.

Pero a los pioneros que antes comentábamos (Robo Advisor y sistemas de medios de pago), en este sector se les están uniendo desde distintos frentes. En Asia, las aplicaciones de pagos forman parte del día a día de más de 1.000 millones de usuarios. En Europa y EEUU, la banca móvil está alcanzando masa crítica y los gigantes tecnológicos se están animando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *