Antonio Banda: “Los fondos garantizados deberían dejar de tener el nombre de fondos”

Fondos de inversiónEtiquetas ,
fondos-de-inversión

¿Hay algún fondo garantizado en los fondos de inversión?

Antonio Banda: Ni uno

CI: ¿Por qué?

AB: Fundamentalmente porque los llamamos timo-fondos… Como sabes, los fondos garantizados son fondos porque lo tienen en el nombre pero ni se gestionan y, además, tienen otro problema, no tienen valor liquidativo diario porque tienen exclusivamente ventanas de liquidez. Es decir, sí que tienen valor liquidativo pero si se hace fuera de las ventanas, tienen un coste de comisión del 5%, o sea que los fondos garantizados deberían dejar de tener el nombre de fondos.

CI: ¿Existe algún fondo garantizado que se salve, que merezca la pena?

AB: En realidad, lo más fácil para una persona que le gusta tener garantía de no perder dinero sería comprar un bono del Estado, porque al final le está dando la misma ventaja. Es decir, al final del periodo de vencimiento, recibes el importe que has invertido, que es lo que te está garantizando el fondo. Normalmente tienen añadida una opción que es un derivado que cumple con los requisitos añadidos por la garantía, que por lo general está relacionado con un índice o con un activo de renta fija. Entonces yo como inversor creo que un fondo garantizado no tiene ningún sentido fundamentalmente porque están metiendo una comisión del 1,5% de media sobre la gestión, cuando no tiene ni siquiera gestión.

CI: ¿Qué alternativas habría en el mercado para aquellos ahorradores que quieran un poquito de rentabilidad asumiendo el mínimo riesgo con fondos de inversión?

AB: En nuestro modelo, la parte que menos riesgo tiene que es tolerancia al riesgo 0, tendría invertido un 95% en fondos monetarios y luego ese 5% restante lo tiene en renta fija a corto plazo, que añade algo más de rentabilidad y es fácil conseguir una rentabilidad pequeña pero con muy poco riesgo, prácticamente inexistente.

CI: Muy bien, Antonio Banda de Feelcapital, muchas gracias por estas recomendaciones y advertencias, un abrazo, muchas gracias.

Fondos de inversión con objetivo de rentabilidad

Fondos de inversiónEtiquetas ,
fondos-de-inversión-feelcapital

Fondos de inversión Feelcapital

En el mercado español de los fondos de inversión, las principales entidades bancarias (Santander, BBVA o La Caixa, entre otras) crearon en los últimos tres años un sinfín de fondos de rentabilidad objetivo. Estos instrumentos financieros venían a sustituir, en buena medida, a los fondos garantizados que paulatinamente iban venciendo.

Pero, ¿qué son los fondos de rentabilidad objetivo? Son vehículos de inversión que ofrecen un rendimiento fijo en el momento de su vencimiento. Sin embargo, no existe garantía formal en forma de aval externo.

La gestora compra principalmente activos de renta fija -sobre todo bonos soberanos- a un plazo determinado y la rentabilidad objetivo es la Tasa Interna de Retorno (TIR) de estos activos menos las comisiones de depósito y gestión. Además, si el gestor lo contempla, los fondos pueden tener posiciones de renta variable en cartera.

Los fondos con objetivo de rentabilidad, al igual que los fondos garantizados, castigan con cuantiosas comisiones por reembolso anticipado (se aplica hasta un 5%), con el fin de mantener cautivo al partícipe hasta el vencimiento. Por otra parte, la comisión de gestión de estos fondos ronda la comisión máxima anual, que es de 2,25%. Demasiado excesiva para un producto que no exige apenas gestión.

Por otra parte, desde el punto de vista de las entidades bancarias estos productos son muy beneficiosos: el periodo de comercialización es limitado y no es necesario realizar gestiones suplementarias hasta el vencimiento de la garantía.

Finalmente, desde principios de este año hasta finales de marzo, esta categoría de activo registró reembolsos netos importantes (1.833 millones de euros), según Inverco.

En Feelcapital queremos que el mundo de los fondos sea un lugar mejor para invertir.

@Feelcapital es una plataforma web que analiza de forma personal el perfil de sus usuarios optimizando su dinero en Fondos de Inversión.

Firma Feelcapital

Sayonara, Fondos Garantizados

PostEtiquetas , , ,
Fondos-inversion-garantizados-feel-capital

A la hora de invertir es vital hacerlo con conocimiento. Los inversores necesitan recibir mensajes adecuados a través de una información clara e inequívoca. Desgraciadamente, esto no es así. Impulsados por la inercia (campañas bancarias para la suscripción de fondos que alentan sustituir la contratación de depósitos con bajas rentabilidades), aumenta el número de inversores con nula o poca cultura financiera.

La falta de conocimiento provoca que los inversores confundan términos e incluso que no acaben de comprender el tándem riesgo/rentabilidad. Las entidades financieras han comercializado productos bajo el lema”invierta sin riesgo pero con más rentabilidad”. Un claro ejemplo lo encontramos con los Fondos Garantizados. ¡Cuidado!

Te ofrecen unos rendimientos maravillosos conservando el capital pero, al final, llegada una fecha determinada, sólo te garantizan la inversión inicial  y, además, te cobran comisiones. Y ojo a la letra pequeña, la “garantía” no es válida en caso de que la emisora de la deuda que compre el fondo sea insolvente.

Es un error optar por Fondos Garantizados cuando se descubre la realidad. Los márgenes entre las estructuras, las comisiones y las rentabilidades que obtiene el inversor son demasiado pequeñas. Si realmente uno quiere dormir tranquilo, debe conocer bien en qué está invirtiendo.  El mayor riesgo lo toma el inversor  cuando se deja llevar por el producto de campaña, porque es más que probable que no se adapte a su horizonte de inversión, solo beneficie a la entidad bancaria y no tenga en cuenta que cada partícipe y sus necesidades son diferentes.

Los Fondos Garantizados no han sido rentables ni cuando los tipos de interés eran altos y  estos eran los fondos más vendidos.¿Por qué los inversores siguen cayendo en la trampa?

En el 2015 empiezan a implementarse medidas ante los cambios regulatorios MIFID 2 y su consecuente reestructuración por la nueva Directiva europea. Mayor oferta de productos y menor número de canales de distribución obligan a las gestoras a especializarse y diferenciarse ¿Cómo lo harán?

Proporcionar información está bien, pero es conveniente ofrecerla completa para poder fomentar el conocimiento y el aprendizaje. Los inversores, a la hora de optimizar sus inversiones y, sobre todo, en Fondos de Inversión, deben conocer bien los riesgos, las comisiones, (el diferimiento fiscal) las ventajas fiscales, los traspasos, las rentabilidades históricas (las curvas de rentabilidad), etc. Con una información incompleta, lo único que se fomenta es la aparición de malas prácticas en las que la Banca sale beneficiada y los inversores perjudicados. Dada esta situación, los inversores quedan indefensos, vulnerables, y toman decisiones infundadas y manipuladas por las entidades bancarias. Estas toman posición y ¡pam!, resultan ser las más beneficiadas por colocar productos sin valor como los Fondos Garantizados.

Resulta evidente la necesidad de crear herramientas que ayuden a los inversores a comparar productos entre los distintos Fondos de Inversión disponibles. Y más importante, es necesario fomentar su educación financiera ya que aún queda mucho camino por recorrer. Por ejemplo, a día de hoy, hay partícipes que piensan que hay productos fiscalmente más ventajosos, como los depósitos. Grave error.

Podemos augurar el fin de los

Fondos de Inversión: Sayonara, fondos garantizados

PostEtiquetas , , ,
Fondos-inversion-garantizados-feel-capital

Gestión de fondos de inversión Feel Capital

A la hora de invertir es vital hacerlo con conocimiento. Los inversores necesitan recibir mensajes adecuados a través de una información clara e inequívoca. Desgraciadamente, esto no es así. Impulsados por la inercia (campañas bancarias para la suscripción de fondos que alentan sustituir la contratación de depósitos con bajas rentabilidades), aumenta el número de inversores con nula o poca cultura financiera.

La falta de conocimiento provoca que los inversores confundan términos e incluso que no acaben de comprender el tándem riesgo/rentabilidad. Las entidades financieras han comercializado productos bajo el lema”invierta sin riesgo pero con más rentabilidad”. Un claro ejemplo lo encontramos con los Fondos Garantizados. ¡Cuidado!

Te ofrecen unos rendimientos maravillosos conservando el capital pero, al final, llegada una fecha determinada, sólo te garantizan la inversión inicial  y, además, te cobran comisiones. Y ojo a la letra pequeña, la “garantía” no es válida en caso de que la emisora de la deuda que compre el fondo sea insolvente.

Es un error optar por Fondos Garantizados cuando se descubre la realidad. Los márgenes entre las estructuras, las comisiones y las rentabilidades que obtiene el inversor son demasiado pequeñas. Si realmente uno quiere dormir tranquilo, debe conocer bien en qué está invirtiendo.  El mayor riesgo lo toma el inversor  cuando se deja llevar por el producto de campaña, porque es más que probable que no se adapte a su horizonte de inversión, solo beneficie a la entidad bancaria y no tenga en cuenta que cada partícipe y sus necesidades son diferentes.

Los Fondos Garantizados no han sido rentables ni cuando los tipos de interés eran altos y  estos eran los fondos más vendidos.¿Por qué los inversores siguen cayendo en la trampa?

En el 2015 empiezan a implementarse medidas ante los cambios regulatorios MIFID 2 y su consecuente reestructuración por la nueva Directiva europea. Mayor oferta de productos y menor número de canales de distribución obligan a las gestoras a especializarse y diferenciarse ¿Cómo lo harán?

Proporcionar información está bien, pero es conveniente ofrecerla completa para poder fomentar el conocimiento y el aprendizaje. Los inversores, a la hora de optimizar sus inversiones y, sobre todo, en Fondos de Inversión, deben conocer bien los riesgos, las comisiones, las ventajas fiscales, los traspasos, las rentabilidades históricas, etc. Con una información incompleta, lo único que se fomenta es la aparición de malas prácticas en las que la Banca sale beneficiada y los inversores perjudicados. Dada esta situación, los inversores quedan indefensos, vulnerables, y toman decisiones infundadas y manipuladas por las entidades bancarias. Estas toman posición y ¡pam!, resultan ser las más beneficiadas por colocar productos sin valor como los Fondos Garantizados.

Resulta evidente la necesidad de crear herramientas que ayuden a los inversores a comparar productos entre los distintos Fondos de Inversión disponibles. Y más importante, es necesario fomentar su educación financiera ya que aún queda mucho camino por recorrer. Por ejemplo, a día de hoy, hay partícipes que piensan que hay productos fiscalmente más ventajosos, como los depósitos. Grave error.

Podemos augurar el fin de los Fondos Garantizados, su Edad de Oro tiene los días contados. Sayonara a su evolución y a sus escasas perspectivas de futuro. Seguirán “sobreviviendo” mientras haya partícipes que se dejen embaucar por las malas prácticas y consejos de sus entidades. Asesores y partícipes deben tomar conciencia de la importancia de la formación y el aprendizaje, necesarios para conseguir una mayor satisfacción de los inversores. Resulta básica y necesaria, aunque supone aún un reto, la transición desde la ignorancia financiera (que hasta ahora se ha fomentado) a la generalización de cultura financiera.

Es tiempo de cambios, es tiempo de tomar las riendas de tu vida financiera ¿Estás dispuesto?

Feelcapital

Fondos Garantizados: La Gran Estafa Española

Finanzas personales, PostEtiquetas , , ,
fondos-garantizados-feelcapital

Desde que se lanzaron en 1995, los Fondos Garantizados han sido uno de los instrumentos más vendidos al inversor español. Estos productos financieros aseguran a una fecha futura, como mínimo, la conservación del desembolso inicial y en algunos casos, una rentabilidad adicional. En los Fondos Garantizados, el horizonte recomendado de inversión coincide con el periodo de la garantía, por ello, si el inversor decide suscribir el fondo después del periodo de comercialización o venderlo antes del vencimiento de la garantía, es posible que no alcance la rentabilidad ansiada o incluso la inversión realizada.

¿Por qué es interesante este instrumento para los bancos y no para los inversores?

Para la entidad financiera es un producto muy cómodo desde el punto de vista comercial: el periodo de comercialización es limitado y no es necesario realizar gestiones adicionales hasta el vencimiento de la garantía.

Sin embargo, desde el punto de vista del inversor cabe destacar ciertos aspectos:

  • Numerosas comisiones: el partícipe puede llegar a pagar hasta cinco tipos de comisiones distintas (suscripción, depósito, gestión, distribución y reembolso). En el cuadro adjunto aparecen las comisiones de 10 Fondos Garantizados, con comisiones que varían desde el 0,49 hasta el 1,5%. Estas comisiones parecen exageradas para unos fondos que no tienen gestión.
  • No existe una garantía real de rentabilidad: en algunos fondos no está garantizada la rentabilidad sobre el 100% de la inversión inicial y dicha garantía no es válida en caso de que la emisora de la deuda que compre el fondo sea insolvente.
  • Tienen valoración diaria: pero si el partícipe sale del fondo en días que no existe ventana de liquidez sufre una comisión de reembolso que llega a ser de hasta el 5%.

En relación al número de partícipes, los Fondos Garantizados y los pertenecientes a la categoría gestión pasiva representaron a cierre de 2014 casi un tercio (29,87%) del total de fondos de inversión (6.382.746 partícipes).

Como se puede apreciar en el gráfico inferior, el fondo FonCaixa Rentas Octubre 2018 lidera la clasificación de fondos por tamaño con 1.543 millones de euros de patrimonio gestionado, mientras que en segunda y tercera posición se encuentran, respectivamente, el fondo Foncaixa Bienvenida FI (1.227 millones de euros) y el fondo FonCaixa Rentas Enero 2018 (890 millones de euros).

 

fondos-de-inversion-garantizados

                                                                                                                                          Fuente: Morningstar y elaboración propia

¿Por qué considero que estamos ante la Gran Estafa Española? Porque es lamentable que las grandes instituciones financieras obtengan de más de 1.906.211 de partícipes una comisión de gestión media del 1,5% – lo que traducido a euros suma 832,37 millones, por unos fondos de inversión que no tienen gestión.

También es lamentable que se considere a los Fondos Garantizados como fondos cuando, aunque tienen un valor liquidativo diario, es imposible que el inversor pueda reembolsar su dinero sin que le apliquen una comisión del 5%.
Y por último, muy lamentable me parece que la mayor rentabilidad del producto la obtenga la entidad financiera que los crea y no el partícipe, que al fin y al cabo es el dueño del dinero.

Feelcapital-AntonioBanda

Fondos de inversión: en Navidad no seas Pavo

PostEtiquetas , , , ,
fondos-inversion-feelcapital

Gestión de fondos de Inversión FeelCapital

Es pensar en la Navidad y multitud de elementos nos vienen a la mente: árbol, calcetines, muérdago, bastones de caramelo, villancicos, chimenea, pavo, frío e incluso nieve. Quizá no vivimos o disfrutamos de todos ellos pero son asociaciones con la Navidad que creamos de forma inconsciente, bien por películas, series o libros, pero ahí están y nos asaltan cada vez que pensamos en la dulce Navidad. Ni siquiera se libran los anuncios en esta época de tener bien presente alguno de estos elementos, sobre todo la nieve.

El pavo es un clásico de la Navidad y si nos fijamos en él nos damos cuenta de que es cuidado, mimado y alimentado durante toda la vida por su dueño y nada le hace presagiar que ese magnífico cuidador, que tanto amor le ha dado, lo degollará en Navidad. Pensemos durante unos minutos que ese pavo podría ser perfectamente un inversor; sí, un inversor.

Como si de una granja se tratara, las entidades bancarias despliegan todo un alarde de servicios para tener bien contentos a los inversores. Les cuidan, les miman, les aconsejan… no se preocupan de nada porque todo parecía sencillo y seguro al oír “¡firme aquí y aquí y ya nos ocupamos nosotros de su dinero! “. Es en ese momento, en su inicio de vida bancaria o en momentos de cambios de vida, cuando el inversor, como si de un pavo se tratara, se va tranquilo y confiado en estar bien cuidado en el corral durante muchos años.

En caso de que los bancos “asesoren” al inversor un Fondo de Rentabilidad Objetivo o  Fondo Garantizado, el pavo estará feliz con su vida al ver que está rodeado de pavos en su misma situación, cada uno engordado por un dueño diferente quizás, pero todos bien cuidados y aparentemente a falta de nada, además ” ¡han sido los fondos más vendidos!“, sabiendo esto, ¿qué inversor no va a pensar que es imposible que exista peligro si van todos en el mismo barco? Ese tipo de Fondos de inversión prometen una alta rentabilidad con bajos tipos de interés y una garantía, durante su vida no se le exige al pavo gran esfuerzo y, sin embargo, vive en opulencia de cuidados mientras, además, ve como otros animales siguen en la granja y se hacen mayores, “¡qué dueño más bueno, cómo nos cuida!”.

La realidad es bien distinta, hay intereses y comisiones ocultas y esa vida supuestamente tan rentable que vive el pavo es inferior a la que saca el dueño debido a los gastos que ceban al pavo sin tener éste conocimiento de ello. Esa garantía que promete el fondo sólo sería útil en caso de que España entrara en quiebra o impagos, es decir, las posibilidades de que cierre la granja son súper remotas, pero, y si pasara ¡en menuda situación dejaría al pavo!

Hay otros pavos que invierten en Bolsa y cuando están más obesos y lujuriosos, es decir, cuando sus acciones estén más sobrevaloradas, tendrán también su particular día de Navidad, será una situación insostenible en el tiempo y las pérdidas serán irrecuperables.

Hay que sospechar de aquel que pretenda vender únicamente productos propios, ya que obtiene incentivos por su venta, y dejarse asesorar por quienes aconsejan desde una lente objetiva  seleccionando los productos que sean más adecuados a cada inversor de entre todos los disponibles. Para ser un buen inversor no hay que correr por los mercados como un pavo sin cabeza, no se debe perder de vista el dinero a invertir, la rentabilidad esperada y el horizonte temporal. Ante todo, hay que contar con sentido común y conocimientos de mercado para no ver pronto al dueño con el cuchillo preparado para el día de Navidad.