Diario

¿Qué pasa con las Opciones?

El mercado de opciones está experimentando un crecimiento significativo en los últimos tiempos. De media en 2020 se negociaron 30 millones de opciones sobre acciones cada día en las bolsas estadounidenses, un crecimiento de más del 50% respecto a 2019 según datos de OCC, la mayor cámara de compensación de opciones del mundo. Con la polémica relacionada con el grupo WallStreetBets de Reddit y la subida del precio de las acciones de GameStop el volumen se incrementó hasta los 40 millones diarios. 

Es habitual que se hablase de las opciones como un seguro o una forma de cobertura, de hecho, su precio se conoce como “prima”. La necesidad de buscar un seguro o cobertura para las inversiones ha sido lo que ha marcado el crecimiento del mercado de opciones hasta que su demanda se ha visto alterada por pequeños “inversores” que las han usado como apuestas si de apuestas deportivas con pronósticos en contra se tratase. 

Para ponernos en contexto debemos saber que las opciones son derechos sin obligaciones. Una opción financiera es el derecho de comprar o vender un activo a un precio determinado (el strike price o precio de ejercicio) antes de una determinada fecha. Las opciones de tipo Call llevan derechos de compra y son rentables si el precio del subyacente supera el strike price. Las opciones tipo Put llevan derechos de venta y dan beneficios cuando el precio del subyacente cae. El dueño no tiene obligación de ejercer el derecho de la opción, lo ejecutará sólo cuando la opción esté en lo que los anglosajones llaman, in the money, que es cuando se rompe el strike price y se obtienen beneficios. 

Lo que determinará la prima de una opción será la diferencia entre el precio actual del subyacente y el strike price de la opción, así como la volatilidad esperada de este. Obviamente una diferencia pequeña hará que la opción sea más fácil de rentabilizar y de estar in the money por lo que su precio será mayor que una con una diferencia más grande. De igual manera las opciones con una mayor fecha de ejecución serán más caras ya que tendrán más posibilidades de estar in the money. La clave está en la volatilidad del precio del subyacente, cuanto más fluctúe el precio del subyacente más probabilidades de que se rompa el strike price. Cuando tienes opciones, la volatilidad juega a tu favor. 

Existen un tipo de opciones tipo Call, de compra, que están muy lejos de su strike price y cuya fecha de expiración está próxima en el tiempo que muchos pequeños inversores, especialmente en EE. UU. pero también en otras partes del mundo, están comprando. Por una pequeña cantidad de dinero una de estas opciones puede pagar una cantidad nada desdeñable si el precio del subyacente se dispara. Si no se da el caso, la opción caduca y sólo se pierde una cantidad pequeña, vendrían a funcionar como una apuesta deportiva combinada. 

En el mercado de derivados siempre hay una contraparte. Los brókers, hedge funds y otros actores especializados suelen aceptar las primas de los compradores de opciones y gestionar el riesgo de grandes pérdidas ocasionales si la apuesta le funciona al comprador. Una cobertura habitual para una opción tipo Call es simplemente comprar el activo subyacente. Con el acceso de los inversores retail a los mercados de opciones gracias a las nuevas plataformas tecnológicas los inversores institucionales están actuando casi como corredores de apuestas lo que está haciendo de este mercado un lugar cada vez más complejo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *