Con las pilas cargadas: la industria del automóvil en un mundo sin gasolina

Gestoras
industria del automóvil

Los gobiernos de todo el mundo, salvo un puñado de excepciones, están buscando limitar los efectos del cambio climático causados por el uso de combustibles fósiles. A principios de este año, cerca de 200 países firmaron el Acuerdo de París, que les comprometía a ayudar a reducir el aumento de la temperatura global.

Parte de la solución reside en combustibles que producen menos emisiones dañinas causantes del calentamiento global. Por ejemplo, el coche del futuro debe alimentarse de electricidad, biomasa o hidrógeno en función de los requisitos de carga y distancia.

Nadie sabe con certeza cómo serán los coches en 2050, pero podemos hacer algunas suposiciones sensatas basadas en el análisis y desarrollos que las compañías están realizando hoy en día. Además de la reducción de los motores de combustión interna, el coche del futuro debe ser de conducción autónoma, mientras que la propiedad del coche en sí puede convertirse en un anacronismo histórico si los vehículos compartidos se vuelven tan populares como mucha gente aventura.

Para viajes cortos dentro de un entorno urbano, como los traslados diarios, probablemente predominen los coches eléctricos de pequeño tamaño. Los vehículos eléctricos ya se están produciendo comercialmente aunque están lejos de ser una de las grandes tendencias, en parte por su elevado coste inicial.

Pero si estos diseños permiten mirar al futuro, la verdadera naturaleza de la fabricación de automóviles se transformará, mientras un ecosistema completo de industrias evolucionará para desempeñar un papel de apoyo.

Para empezar, el número de componentes eléctricos en los coches del futuro aumentará significativamente. Por ejemplo, se necesitan semiconductores en todo, desde unidades de control a sistemas avanzados de asistencia a la conducción, motores eléctricos o baterías recargables de próxima generación.

El desarrollo de las baterías es crítico porque las baterías representan uno de los mayores costes unitarios en un vehículo eléctrico. El desafío consiste en reducir el coste, ya sea reduciendo el precio de los componentes o eliminando márgenes. Ambas soluciones sugieren una mayor escala e integración de los proveedores. Solo así los fabricantes podrán reducir el coste de un coche eléctrico por debajo de los modelos propulsados por gasolina.

China, inevitablemente, será central en cualquier revolución de vehículos eléctricos. El país ya es el mercado más grande del mundo para estos vehículos y la urbanización está progresando a un ritmo muy acelerado –el Banco Mundial estima que 1.000 millones de personas, o el 70% de la población, vivirá en ciudades en 2030-.

Las autoridades están considerando una eventual prohibición de la producción de coches propulsados por gasolina y diésel. China ofrece subvenciones a los fabricantes nacionales de baterías recargables (BYD es ahora el mayor fabricante del mundo de baterías generales) en un esfuerzo por crear campeones nacionales que dejen al margen a los competidores extranjeros.

¿Qué significa todo esto para los inversores? Es claramente un escenario que está en constante evolución. Sin embargo, hemos identificado cuatro grupos de potenciales beneficiarios.

Están los innovadores, como los controlados por Elon Musk o Tesla, fabricante de vehículos eléctricos con sede en Palo Alto, que están en la vanguardia para dirigir el proceso de electrificación y entre sus seguidores más animados.

También están los manufactureros de vehículos tradicionales, como la marca japonesa Toyota, que está invirtiendo en esta nueva tecnología para cambiar su modelo de negocio más allá de los motores de combustión interna.

También hay compañías que consideran que han encontrado una ventaja competitiva a través de la escala y la integración vertical. Entre estos se incluye la china BYD, en la que Berkshire Hathaway, de Warren Buffett, posee una participación del 24,6%, así como los fabricantes de baterías coreanos LG Chem y Samsung SDI. El fabricante de vehículos eléctricos BYD, por ejemplo, fabrica sus propias baterías e incluso invierte en fuentes de materias primas clave como el litio.

Finalmente, están los proveedores de componentes. Compañías como Infineon, Denso, Renesas y Nidec han estado reproduciendo durante años semiconductores simples pero esenciales, partes de vehículos, microcontroladores flash y motores eléctricos. Estas firmas deberían estar entre los principales beneficiarios de cualquier aumento en la demanda de sus productos cuando los vehículos eléctricos se conviertan en una tendencia principal.

Es una industria que todavía está dando sus primeros pasos y muchas compañías fallaran a la hora de cumplir las primeras expectativas. Simplemente porque un tema de inversión capture la imaginación, no significa que las compañías tengan que tener éxito. Después de todo, ¿cuántas compañías de la era punto.com siguen hoy en día? De esta forma, el sentido común demanda un enfoque diversificado.

Los combustibles fósiles se crearon durante cientos de millones de años de los restos de antiguos animales y plantas. Han alimentado a las economías más dinámicas del mundo desde la Revolución Industrial. Y sin embargo, durante nuestras propias vidas, su utilidad puede muy bien seguir …. el camino de los dinosaurios.

Hugh Young, director general de Aberdeen Standard Investments

 

 

Sumergirse en un mar de datos

Gestoras
Sumergirse en un mar de datos_Edmond De Rothschild

La inteligencia artificial, los objetos conectados, el aprendizaje automático y los logaritmos son noticias de primera línea hoy en día. Y todos tienen una cosa en común: big data. Este concepto describe el gran aumento en el volumen de datos de las tecnologías de la información durante los últimos años. Sin embargo, los incesantes flujos de datos no implican nada salvo que puedan ser analizados y empleados. Algunos participantes, independientemente del sector, están encontrado que el big data es una mina de oro para la creación de valor.

UN DESARROLLO QUE NO PUEDE IGNORARSE

El 90% de los datos actuales se crearon en los dos últimos años y Gartner, una firma estadounidense de análisis en tecnología de la información, ve que la generación de datos va a aumentar un 800% en los próximos cinco años. Las fuentes de datos nos rodean por todas partes, como por ejemplo, en los mensajes que enviamos, los videos que compartimos en Internet, la información del tiempo, las señales de GPS o las transacciones online. Entre 50.000 y 100.000 millones de objetos estarán conectados en 2020*.

El big data es un gran desafío para las compañías, un desarrollo que no puede dejarse escapar que es al menos tan importante como lo fue la llegada del Internet en su día. Tanto las firmas del sector de la tecnología de la información como las compañías más tradicionales pueden lograr ventajas estratégicas al digitalizar sus negocios. Esto puede implicar tener en cuenta a muchos más parámetros para optimizar el proceso de toma de decisiones, mejorando áreas como la reducción de costes y la productividad de las ganancias, creando nuevos productos y potenciando las relaciones con los clientes y el conocimiento de estrategias de comercialización mucho más orientadas a los objetivos.

Los primeros en sumergirse en el mar de datos fueron, de manera poco sorprendente, las firmas de tecnología de la información. Desde hace ya algún tiempo, los grupos punteros como IBM, Cisco y Microsoft han estado estableciendo centros de datos y soluciones dedicadas de análisis de tecnologías de la información. Sectores como el de los seguros o el de los automóviles también están realizando grandes esfuerzos para recolectar tantos datos como puedan sobre el comportamiento de los consumidores para optimizar el análisis de riesgos e identificar nuevos mercados.

La explosión de datos también representa una oportunidad sin precedentes para la innovación en el sector sanitario al identificar factores de riesgo, mejorar la asistencia en el diagnóstico, seleccionar tratamientos y supervisar su efectividad, y ayudar en áreas como la farmacovigilancia y la epidemiología , etc. Gracias al big data, las conocidas “4p” o enfoque predictivo, preventivo, personalizado y participativo al sector sanitario, están emergiendo.

* Fuente: IBM y Oliver Wyman.

EL BIG DATA PROPULSARÁ A LOS COCHES DEL FUTURO

Los sensores llevan tiempo estando presentes en nuestros coches, por ejemplo, para medir la presión de los neumáticos o los niveles de gasolina y aceite. Pero la llegada del big data ha transformado completamente el sector, haciendo la conducción más segura, responsable y ecológica. Los nuevos coches de hoy en día salen de fábrica equipados con, de media, 100 sensores, incluyendo radares, cámaras de alta definición y sensores térmicos y ópticos. Ahora ofrecen aplicaciones que ayudan a la conducción, como el control de trayectoria, frenos de emergencia, cambios de marcha para reducir el consumo de gasolina y soluciones de detección de fatiga para animar a los conductores a que descansen.

Un precursor de la industria automovilística como la muniquesa BMW Group está tratando de aprovechar al máximo la revolución de datos al construir un universo digital para mejorar la experiencia del usuario. La firma ha situado la innovación en el corazón de su estrategia de crecimiento durante más de cien años. Y para celebrar su primer siglo de existencia en 2016, el equipo directivo desveló su “Visión de los próximos 100” para imaginar cómo serán los coches del mañana. Gracias al big data, el coche conectado –como las series 5 y 7 lanzadas recientemente por BMW- ya es una realidad para los consumidores del grupo, pero BMW no tiene la intención de dormirse en los laureles.

UN TEMA DE INVERSIÓN POR DERECHO PROPIO

Los agentes económicos están hoy en día en medio de una profunda e inevitable transformación que nadie puede ignorar. Algunas firmas demostrarán ser mejores que otras al beneficiarse de la revolución de datos. Esto hace que el big data sea un tema de inversión por derecho propio, un tema capaz de crear un valor verdaderamente sólido. Aprovecharlo exitosamente implica seleccionar las compañías que se verán directamente impactadas o las que cuenten con la capacidad de transformar su modelo de negocio.

Creemos que el enfoque correcto es adoptar una visión pragmática y selectiva al valorar estas compañías y evaluar los productos y soluciones que ofrecen. Nuestro objetivo es identificar proveedores o usuarios que se beneficiarán de estas oportunidades. Nuestras habilidades de stock picking son nuestra principal fuente de valor añadido.

Lanzado en agosto de 2015 y gestionado con un enfoque innovador y pionero, el Edmond de Rothschild Fund Big Data capacita a los inversores a obtener exposición a un tema de inversión en todo el sentido de la palabra capaz de ofrecer un considerable valor añadido. Desde el lanzamiento (31/08/2015), el fondo ha obtenido un retorno del 34% a 29 de septiembre de 2017, superando la rentabilidad de su índice de referencia, el MSCI World (NR), en un 13%1.

1 Rentabilidades pasadas no son guía de resultados futuros y no son constantes en el tiempo. Fuente: Edmond de Rothschild Asset Management (France). Rentabilidad de la clase A-EUR de 31/08/2015 a 29/09/2017. Rentabilidad del MSCI World del 31/08/2015 al 29/09/2017: +20,12%. Edmond de Rothschild Fund Big Data es un su subfondo de la SICAV regulada en Luxemburgo aprobada por la CSSF y su comercialización está aprobada en Francia, Bélgica, Alemania, Reino Unido, Italia, Luxemburgo, Suiza y España.


 

The risks described below are not exhaustive: it is the responsibility of investors to analyse each investment’s risk and to come to their own opinion. Equity risk: share prices may move in line with factors specific to the issuing company but they may also react to external political and economic factors. Equity market fluctuations may entail changes in the sub fund’s net asset value and might have a significantly negative impact on its performance. The fund’s performance will depend on the companies selected by the asset management company. Risk from investing in small and mid-caps: These stocks have smaller free floats. Market moves are consequently more pronounced both on the upside and the downside and faster than with large cap stocks. The Subfund’s net asset value may as a result see faster and wider swings. Exchange rate risk: this may exist when stocks or investments are denominated in a different currency than that of the sub fund. If the currency of portfolio holdings falls against the sub fund’s reference currency, the euro, the fund’s NAV could also fall. Interest rate risk: funds holding debt securities and money market instruments are exposed to fluctuations in interest rates. The risk is as follows: rising interest rates cause bond valuations to fall and thus a decline in the sub fund’s net asset valuation. Credit risk: valuations of debt securities and other financial instruments are influenced by the issuing company’s credit rating. As a result, their capital value fluctuates according to the market’s perception of the financial health of their issuers and this may entail a fall in the sub fund’s NAV if the outlook turns negative. Credit risk corresponds to the risk that an issuer of bonds or money market instruments might not be able to honour his commitments. Risk of concentration: the investments in certain specific sectors of the economy can have negative consequences in case of devaluation of the concerned sectors.

Captura de pantalla 2017-11-10 a las 10.58.08

Los mercados emergentes cotizan con un descuento histórico frente a los desarrollados

Gestoras
Los mercados emergentes cotizan con un descuento histórico frente a los desarrollados

Los mercados emergentes cotizan con un descuento del 30% frente a los mercados desarrollados, un porcentaje superior al descuento del 25% promedio de los últimos 15 años. Esto hace que veamos oportunidades de valoración atractivas en renta variable emergente en un momento en que muchos países emergentes han mejorado su situación económica y muchas empresas están realizando cambios significativos y positivos en sus modelos operativos.

La renta variable de mercados emergentes ha subido durante seis trimestres consecutivos debido a las perspectivas de crecimiento global y la recuperación de los precios de las materias primas. Con un ratio de 12,6 veces beneficio, creemos que las acciones de mercados emergentes siguen ofreciendo una atractiva valoración frente a las empresas de mercados desarrollados, especialmente si las expectativas de beneficios continúan mejorando de manera sostenible.

Después de cinco años de crecimiento pobre o negativo del beneficio por acción, el BPA de mercados emergentes hizo suelo en 2015 y se prevé que crezca aproximadamente un 20% este año. Gran parte de la mejora de los beneficios viene por el sector de tecnología de la información, el sector con mejores resultados en los mercados emergentes este año y el mayor contribuyente a los retornos del índice MSCI EM.

Además, se espera que los ingresos crezcan más de un 20% a cierre de este año, aunque este crecimiento no puede distribuirse uniformemente en todos los países, sectores y compañías de los mercados emergentes. La mayoría de los beneficios provienen de empresas del sector de la información, tecnología, energía, materias primas y finanzas, y de Corea, China y Brasil. Las empresas asiáticas ofrecen los mayores retornos sobre capital, con un promedio del 11,4%, comparado con el 10,5% de las compañías en Latinoamérica y EMEA.

Los gastos de las empresas han disminuido principalmente debido a la finalización de proyectos considerables y la bajada de los precios de muchas materias primas. Esto, combinado con la recuperación económica mundial, ha impulsado el flujo de caja libre, lo que permite a las compañías pagar deudas, desapalancar sus balances y abonar mayores dividendos a los accionistas, un componente importante del rendimiento total a largo plazo.

Por último, el crecimiento mundial se está acelerando y supone un viento de cola para las empresas de mercados emergentes, ya que podría favorecer el aumento de la demanda de sus bienes y servicios. Según el FMI, las economías emergentes crecerán entre un 4% y un 5% anual en los próximos cinco años. Esto es aproximadamente un 3% más que las economías de los mercados desarrollados.

Captura de pantalla 2017-11-03 a las 11.16.46

James Donald, gestor de renta variable emergente de Lazard Asset Management


 

Sobre Lazard Asset Management:

Lazard Asset Management (LAM), con sede en Nueva York, es una filial indirecta de Lazard Ltd (NYSE: LAZ). LAM ofrece una gama de productos de renta variable, de renta fija y de inversión alternativa en todo el mundo. Al 30 de junio de 2017, LAM y las compañías de administración de activos afiliadas en el Grupo Lazard, incluyendo LFG, gestionaron $ 226 mil millones en activos de clientes.

Lazard_about

 

 

Tu plan de hoy, tu futuro asegurado mañana

Gestoras
Gesconsult

En un mundo cambiante, uno de los mayores retos a los que deben enfrentarse los Estados desarrollados es el de establecer un sistema público de pensiones que sea capaz de asegurar su sostenibilidad a largo plazo. Según datos del INE, el porcentaje de la población mayor de 67 años pasará del 17% que tenemos actualmente a superar el 30 % de la población para 2050. Frente a estos datos, cada vez está más claro que para tener una jubilación tranquila no bastará con percibir las prestaciones del sistema de pensiones público sino que deberemos complementarlo con otros instrumentos de ahorro.

Los sistemas de pensiones privados son una alternativa de inversión bastante desconocida en España, ya que según los últimos datos de la Encuesta Financiera de las Familias realizada por el Banco de España, de la riqueza neta de una familia media, que consiste en 119.400 euros aproximadamente solo 10.000 euros se destinan a planes de pensiones o seguros de vida. Su atractiva fiscalidad, que permite el traspaso entre planes de pensiones exento de tributación, la completa flexibilidad a la hora de elegir el sistema de aportaciones o la posibilidad de desgravarse las aportaciones anuales en la declaración del IRPF hacen de este instrumento financiero uno de los más interesantes cuando se trata de ahorrar a largo plazo.

El catálogo de planes de pensiones permite una flexibilidad a la hora de decidir la estrategia de inversión que se quiere llevar a cabo, desde los planes de pensiones más orientados al largo plazo, que invierten todo su patrimonio en renta variable hasta los más conservadores y orientados a conseguir simplemente una rentabilidad ligeramente adicional a la que aportaría un depósito. Incluso si queremos seguir la estrategia de un fondo de inversión podemos encontrar planes de pensiones que simplemente replican a otros fondos con el objetivo de obtener sus rentabilidades con la fiscalidad favorable de los planes.

Ese es el caso de Gesconsult que tiene dos planes de pensiones que toman como referencia la estrategia sus dos fondos mixtos que cuentan con un largo historial de rentabilidad consistente gestionados de forma flexible buscando adaptase a los diferentes entornos de mercado y sacar el máximo partido de cada escenario.

Faltaríamos a la verdad si no explicamos que uno de los principales problemas a los que se enfrentan los planes de pensiones privados son sus pobres rentabilidades, en la última década el rendimiento anual medio ha sido del 2,24%, lo que no habría bastado para compensar el aumento de los precios. Pero esto no justifica el rechazo que estos vehículos de ahorro han tenido, como ocurre con los fondos de inversión, el estudio de las diversas alternativas existentes, valorando las diferentes estrategias de inversión que siguen los equipos gestores o su comportamiento en el pasado consiguen encontrar un plan por encima de esa media y obtener unos retornos bastante interesantes de manera sostenida en el tiempo  e incluso superiores a los que se pueden derivar de otros instrumentos de ahorro.

Por tanto, como ocurre con todo lo relacionado con la inversión de los ahorros personales la clave está en un adecuado asesoramiento financiero que permita encontrar planes de pensiones que se salgan de la media, con un adecuado control del riesgo así como con una visión orientada al largo plazo. La confianza en el equipo gestor es lo más importante, se deben buscar equipos con una filosofía adecuada y basada siempre en un estudio fundamental de las compañías, que puede complementarse con una visión macro del entorno de los países en los que operan.

Es casi seguro, que si se hace una gestión activa de los ahorros a través de planes de pensiones, la rentabilidad que se puede obtener es exponencialmente superior a la que obtendríamos si mantuviéramos el dinero en depósitos. Esta afirmación choca con la realidad cuando según una encuesta reciente de Blackrock, la gente mantiene el 62% de sus ahorros en liquidez.

En definitiva, los españoles deben tener presente que si quieren disfrutar de una jubilación tranquila deben utilizar alternativas complementarias a las pensiones públicas. La regulación favorable de los planes de pensiones así como la flexibilidad de productos en el mercado permiten disfrutar de esa renta adicional asegurando un futuro incierto por la problemática de los sistemas de pensiones públicos.

Ignacio Marín.

 

Más información en: www.gesconsult.com

Degroof Petercam AM: un pionero en las estrategias de Behavioral Value desde 2002

Gestoras
Degroof Petercam AM, un pionero en las estrategias de Behavioral Value desde 2002

Richard H. Thaler, uno de los fundadores de la economía conductual y las finanzas conductuales, fue galardonado con el Premio Nobel de Economía por explicar cómo la toma de decisiones irracionales afecta a la economía y los mercados financieros.

Desde 2001, Degroof Petercam AM – la división de gestión de activos institucional de Degroof Petercam – ha estado capitalizando la investigación académica de Thaler. El primer fondo de Behavioral Value fue lanzado en 2002. Actualmente, las estrategias de Behavioral Value de Degroof Petercam AM suman 2.500 millones de euros en activos bajo gestión.

El enfoque de Behavioral Value de Degroof Petercam AM está en gran medida basado en el estudio publicado en Journal of Finance “Does the Stock Market Overreact?”, de Werber F.M. De Bondt y Richard Thaler (1985).

De acuerdo con sus observaciones empíricas, los mercados tienden a extrapolar de manera excesiva tanto las buenas como las malas noticias, llevando a la sobrevaloración de títulos más atractivos y a la infravaloración de títulos caídos en desgracia. Cuando la “reversión media” finalmente empieza a hacer efecto, las acciones más atractivas tienen un peor rendimiento y los ‘ángeles caídos’ tienen un mejor rendimiento.

A comienzos del 2000, Jan Longeval, co-CEO de la división de Institutional Asset Management, y Philippe Denef, CIO de Quantitative Equity, argumentaron que la capitalización de estas teorías podría producir estrategias de inversión innovadoras y con buenos rendimientos. El reto fue convertir las ideas académicas relacionadas con el comportamiento en un proceso de inversión claro.

Jan Longeval: “Las finanzas conductuales demuestran que muchos participantes del mercado tienen a cometer errores sistemáticamente. Nuestro objetivo fue explotar esos errores en nuestro beneficio a través de un proceso de inversión consistente, que básicamente se ha mantenido estable durante quince años, creando un valor añadido significativo para nuestros inversores”.

Philippe Denef: “Desde el lanzamiento de nuestro primer fondo de Behavioral Value, DPAM Capital B Equities EMU Behavioral Value, los activos bajo gestión de Degroof Petercam AM en este tipo de estrategias se han incrementado hasta 2.500 millones de euros. El track record está ahí: por ejemplo, un rendimiento superior frente al MSCI Index (neto de comisiones hasta septiembre de 2017) del 65% y del 80% frente al índice MSCI EMU Value Index. Esto demuestra que utilizar la investigación académica puede convertirse en una estrategia de inversión ganadora, siempre y cuando se aplique un proceso de inversión consistente y riguroso”.

Richard H. Thaler – algunas referencias
Hasta los años setenta, el pensamiento económico fue principalmente dirigido por las matemáticas. Fundamentalmente tenían una visión normativa sobre el mundo e intentaron presentar la economía como debería ser. Normalmente, esto implicaba que sus teorías económicas estaban sujetas a un conjunto de supuestos iniciales. La doctrina era que los actores económicos en general y los inversores en particular piensan y se comportan de una manera racional, siempre buscando el objetivo óptimo.

A finales de los años setenta, esta visión cambió. Varios psicólogos conductuales comenzaron a enfocar la teoría económica de una forma distinta: no desde un enfoque normativo sino basándose en observaciones del comportamiento humano. Observaron que la mayoría de los inversores son incapaces de cumplir con el principio de toma de decisiones perfectamente racional. Dos ejemplos son pertinentes a este respecto:

1) el comportamiento irracional es el resultado del hecho de que, cuando toman decisiones, la gente tiende a tomar atajos mentales, es decir, ante la complejidad, tienden a recurrir a las reglas del juego, muchas de las cuales son incorrectas o están incompletas.

2) marco: no sólo el contenido objetivo de información determina la toma de decisiones sino también la forma en que se presenta.

Activos bajo gestión (AUM) de las estrategias Behavioural Value de Degroof Petercam AM

DPAM - gráfico behavioral value

About Degroof Petercam AM

Degroof Petercam AM is a leading and independent Brussels based asset management firm with a long-standing reputation. It is wholly owned by the independent and renowned Degroof Petercam Group, whose history dates back to 1871. Degroof Petercam AM manages funds and mandates on behalf of institutional end investors across Europe, and offers its expertise through a network of over 400 distribution partners.

Degroof Petercam AM is exclusively dedicated to long-only asset management and specialised solutions. Domains of expertise include European assets, small and mid-cap equities, behavioural finance, global fixed income and Responsible Investment. It caters to the needs of corporate and public pension funds, insurance companies, not-for profit organisations and private banks. The entity currently manages over €37bn and employs close to 140 professionals.

Informe de los mercados en el tercer trimestre de 2017

Gestoras
Informe de los mercados en el tercer trimestre de 2017

El trimestre ha sido bueno para los mercados de renta variable internacionales, y los datos continúan subrayando el buen estado de salud de la economía mundial. En EE. UU., los niveles de empleo alcanzaron su máximo nivel desde 2000. En Japón, hay ahora más puestos disponibles por solicitante que en ningún momento desde 1974. En el Reino Unido, la tasa de desempleo es la mínima desde 1975, y la confianza de los consumidores en la zona euro ha alcanzado su cota máxima desde 2001.

Ante este entorno económico positivo, los bancos centrales han continuado indicando su disposición a reducir gradualmente el actual nivel de estímulo monetario. De hecho, la Reserva Federal estadounidense (la Fed) ha anunciado ya la inminente puesta en marcha del proceso de “ajuste cuantitativo”. Esta reducción en el volumen de su balance tendrá por objeto revertir parte de la expansión cuantitativa (QE) que tanto apoyo ha prestado a los precios de los bonos en los últimos años. Asimismo, la Fed continúa sugiriendo la posibilidad de otro incremento en los tipos de interés en el mes de diciembre. Entretanto, el Banco Central Europeo (BCE) parece decidido a anunciar una reducción adicional en el ritmo de su programa de QE y, a fin de no quedarse rezagado, incluso el Banco de Inglaterra (BoE) ha manifestado con rotundidad su intención de aumentar los tipos de interés antes del cierre del ejercicio.

Rentabilidad por clase de activo y estilo

En lo que va de año, los mercados de renta variable estadounidense han disfrutado de una calma extraordinaria, y en este sentido el último trimestre no ha sido distinto. Aquellos que consideraron que lo de sell in May and go away (vender en mayo y marcharse a otro lado) era una decisión acertada, se han perdido las sólidas rentabilidades obtenidas por las bolsas durante el verano. En su implacable trayectoria ascendente, el mayor obstáculo con el que la renta variable estadounidense se ha topado en este ejercicio ha sido un retroceso inferior al 3%. En este clima, tanto las sólidas ganancias de las bolsas de EE. UU. como los bajos niveles de volatilidad se apoyan en el hecho de que los inversores están observando cómo los valores corporativos proporcionan ahora un buen crecimiento de las ganancias con escasos signos de riesgo de recesión a corto plazo. La confianza de los consumidores sigue siendo positiva, las intenciones de inversión por parte de las empresas van en aumento y desde Washington se ha retomado el tema de la reforma fiscal. No obstante, independientemente de que el Gobierno pueda proporcionar algún estímulo, la clave reside en que las expectativas de los mercados en relación con este continúan siendo escasas. Las previsiones de ganancias corporativas para finales de 2018 son en la actualidad inferiores de lo que eran antes de las elecciones presidenciales estadounidenses. Desde estos comicios, los mercados han repuntado principalmente debido al mayor crecimiento de Estados Unidos y el resto de regiones durante este ejercicio, y en ningún caso por las expectativas de estímulo fiscal.

Rentabilidad de los mercados

Una consecuencia de la reducción en las expectativas de estímulo fiscal en Estados Unidos y la mejora del crecimiento fuera de dicho país ha sido la caída del dólar a lo largo de este año, tendencia que se ha prolongado durante este trimestre. La debilidad del dólar, el repunte de las ganancias y el mayor crecimiento de los mercados emergentes han contribuido en todos los casos a que la renta variable de estos últimos obtenga excelentes resultados tanto en el año como en el trimestre (Gráfico 2).

En Japón, las bolsas disfrutaron de un buen trimestre gracias a que la aceleración en el crecimiento mundial ayudó a ampliar el crecimiento interanual de las exportaciones en un 18%. Con esto, la renta variable nipona está demostrando que no solo depende de un yen débil, que se mantuvo sin variaciones frente al dólar a lo largo del trimestre. La decisión del primer ministro Abe de convocar elecciones plantea un riesgo relativamente limitado sobre el altamente flexible panorama de la política monetaria japonesa, lo que explica su incapacidad para prestar apoyo a las bolsas locales.

En Europa, la mejora continuada del crecimiento ha dibujado un telón de fondo positivo para el sólido crecimiento de los beneficios corporativos, derivado del incremento en las ventas que, a su vez, ha impulsado una ampliación de los márgenes. Además, hemos sido testigos de un repunte en el consumo derivado del hecho de que la mejora del mercado laboral ha respaldado la confianza de los consumidores. Ejemplo de ello son las ventas de automóviles en España e Italia, que han experimentado una excelente recuperación. En respuesta a la mejoría generalizada en el crecimiento y la reducción de los riesgos de deflación, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha hecho intuir a los mercados que en el mes de octubre se anunciará una reducción adicional en el ritmo de las compras en el marco del programa de QE, probablemente a partir de enero. Si bien la reducción en el programa de QE del BCE y el ajuste del balance de la Fed podrían ejercer presión alcista adicional sobre las tires de la renta fija, también podrían resultar beneficiosos para los valores financieros.

En el Reino Unido, las negociaciones sobre el brexit continúan copando los titulares. Durante su paso por Florencia, Theresa May apuntó su intención de alcanzar un acuerdo de transición, pero no se mostró clara sobre el punto final que el país desea alcanzar una vez finalizado dicho periodo. Así, mientras que el panorama político británico continúa siendo altamente incierto, las previsiones económicas no son mucho más claras. Aunque las bajísimas tasas de desempleo son un factor claramente positivo y el lastre sobre los salarios reales podría encontrarse próximo a su punto culmen, la confianza de los consumidores continúa siendo débil y afloran también signos de retroceso en el mercado inmobiliario londinense. Pese a la gran incertidumbre de este clima, el Banco de Inglaterra ha dejado claro que incrementar los tipos durante este ejercicio, y quizá continuar haciéndolo durante el próximo, está ya justificado. Si bien los máximos responsables del organismo monetario británico se han convencido de la necesidad de subidas en las tasas durante este año, el ritmo en el que estas se aplicarán durante el próximo ejercicio dependerá muy probablemente de si el crecimiento salarial comienza a responder positivamente a los bajos índices de desocupación. Las expectativas crecientes de incrementos en los tipos y la posibilidad de que se alcance un acuerdo de transición respaldaron a la libra durante el trimestre, hecho que explica el rendimiento relativamente deficiente de la renta variable británica en comparación con otras bolsas en términos de divisa local. Esto se debe a que la mayoría de los ingresos de las empresas que cotizan en las bolsas británicas proceden de fuera del país. Otra de las consecuencias de la fortaleza de la libra será una reducción de las rentabilidades sobre las inversiones extranjeras para los inversores sin cobertura del Reino Unido.

Rentabilidad de la renta fija gubernamental

Tras un sólido repunte a comienzos del trimestre, los bonos gubernamentales fueron objeto de ventas masivas en septiembre debido a que los mercados comenzaron a tomarse más en serio los anuncios de ajuste procedentes de los bancos centrales, dejando a esta clase de activos sin prácticamente variaciones a lo largo del trimestre (Gráficos 3 y 4). La predisposición al riesgo que impulsó la renta variable al alza durante el trimestre también se hizo visible en los mercados de renta fija, donde el crédito se comportó mejor que la deuda pública. Las tasas de impago continúan siendo bajas, incluso en los bonos basura del espacio del high-yield. También siguieron circulando abundantes flujos de capitales hacia bonos de mercados emergentes en un intento continuado de los inversores por obtener tires reales más elevadas que las disponibles dentro de la deuda pública de mercados desarrollados.

Rentabilidad de la renta fija por sectores

En general, pese al ruido político, los mercados continuaron centrados en la mejora de los fundamentales económicos: así, mientras el mundo entero se preocupaba por Corea del Norte, los mercados celebraban el aumento de los beneficios corporativos y la mejora del crecimiento global, y a escala europea, la prioridad de los titulares en el ascenso de la extrema derecha en Alemania contrastaba con la atención de las bolsas al regreso de la canciller Merkel y el buen estado de la economía alemana. Aunque la política tiene un peso indudable, los inversores deben ser capaces de filtrar el ruido y mantenerse profundamente centrados en las previsiones sobre los beneficios de las empresas.

Cuando damos un paso atrás para silenciar la a menudo ensordecedora estridencia de la crónica política en los medios, vemos un mundo en el que los riesgos que penden sobre el crecimiento de las ganancias económicas y corporativas hacia finales del ejercicio son en realidad escasos. No obstante, aunque los mercados tendrán que lidiar con la retirada gradual de parte del estímulo monetario en el que vienen apoyándose desde hace tiempo, la razón de su eliminación en Estados Unidos y Europa es la solidez del crecimiento, y este hecho ha sido correctamente recalcado.

A medio plazo –a medida que esta expansión económica madure y se ajuste la política monetaria– es indudable que el riesgo de recesión aumentará, pero a día de hoy ninguno de los signos que históricamente han alertado de este fenómeno a escala mundial es inminente ni alarmante. Por tanto, nos mantenemos optimistas en cuanto a la evolución de los mercados de renta variable global, si bien con una visión más neutra sobre la renta variable británica a la vista de la incertidumbre sobre el futuro del país. Prevemos que el incremento gradual en la inflación subyacente que podría tener lugar en EE. UU. y la retirada gradual del estímulo monetario harán que los bonos gubernamentales obtengan resultados inferiores a los de la renta variable. Además, los ajustados diferenciales de crédito y el todavía bajo riesgo de impago invitan a pensar que, aun superando a la deuda pública, la evolución del préstamo será peor que el desempeño de la renta variable.

Es hasta cierto punto habitual que los rendimientos de la renta variable sean altamente positivos en las fases finales de los ciclos de expansión económica, y si bien estos no son eternos, creemos que a este aún le queda recorrido y que los inversores deberían disfrutar de él mientras dure. Sin embargo, estos deberán estar particularmente atentos a cualquier signo que indique que el actualmente prometedor panorama de crecimiento mundial comienza a deteriorarse.

Rentabilidades de los índices en septiembre

 

Autor: Michael Bell

Global Market Strategist

 

Más Información en: www.jpmorganassetmanagement.es


 

El programa Market Insights proporciona datos completos y comentarios sobre los mercados mundiales sin hacer referencia a productos concretos. Diseñado como una herramienta para ayudar a los clientes a entender los mercados y de apoyo a las decisiones de inversión, el programa analiza las consecuencias de los datos económicos actuales y los cambios en las condiciones del mercado.

El presente documento es una publicación con carácter general y fines exclusivamente informativos. Su naturaleza es divulgativa y no ha sido diseñado para servir como asesoramiento o recomendación sobre ningún producto o estrategia de inversión específico ni sobre características de planes concretos u otro material en ninguna jurisdicción. Por tanto, ni J.P. Morgan Asset Management ni ninguna de sus filiales poseen compromiso alguno de participar en ninguna de las transacciones mencionadas en este documento. Cualquier ejemplo utilizado en el documento tiene carácter genérico e hipotético y fines exclusivamente informativos. Dado que esta publicación no contiene información suficiente para respaldar una eventual decisión de inversión, no deberá basarse en ella para evaluar las ventajas de invertir en ninguno de los valores o productos mencionados en ella. Además, los usuarios deberán obtener asesoramiento independiente sobre las implicaciones jurídicas, normativas, fiscales, de crédito y contabilidad, y determinar junto con sus propios asesores profesionales si cualquiera de las inversiones mencionadas en el presente documento pueden considerarse adecuadas para sus propios objetivos personales. Los inversores deberán asegurarse de que obtienen toda la información relevante disponible antes de realizar cualquier inversión. Cualesquiera previsiones, cifras, opiniones o técnicas y estrategias de inversión se ofrecen exclusivamente con fines informativos, se basan en determinados supuestos y en las condiciones de mercado actuales y están sujetas a cambios sin previo aviso. Toda la información aquí incluida se considera exacta en el momento en que se ha elaborado, pero no se ofrece ninguna garantía de exactitud y no se acepta ninguna responsabilidad en relación con cualquier error u omisión. Deberá tenerse en cuenta que la inversión entraña riesgos y que el valor de las inversiones y los ingresos derivados de ellas pueden variar según las condiciones del mercado y los acuerdos tributarios, y es posible que los inversores no recuperen la cantidad total invertida. Ni el rendimiento histórico ni la tir son indicadores fiables de los resultados actuales y futuros.

J.P. Morgan Asset Management es la marca de la empresa de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. Este documento ha sido emitido por las siguientes entidades: en el Reino Unido, por JPMorgan Asset Management (UK) Limited, que está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera (Financial Conduct Authority); en otras jurisdicciones del EEE, por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l.; en Hong Kong, por JF Asset Management Limited, JPMorgan Funds (Asia) Limited o JPMorgan Asset Management Real Assets (Asia) Limited; en Singapur, por JPMorgan Asset Management (Singapore) Limited (n.o de registro de sociedad 197601586K) o JPMorgan Asset Management Real Assets (Singapore) Pte Ltd (n.o de registro de sociedad 201120355E); en Taiwán, por JPMorgan Asset Management (Taiwan) Limited; en Japón, por JPMorgan Asset Management (Japan) Limited, que es miembro de la Asociación de Sociedades de Inversión de Japón, la Asociación de Asesores de Inversión de Japón, la Asociación de Firmas de Instrumentos Financieros de Tipo II y la Asociación de Corredores de Valores de Japón, y está regulada por la Agencia de Servicios Financieros (número de registro “Oficina de Finanzas Local Kanto (Sociedad de Instrumentos Financieros) 330”); en Corea, por JPMorgan Asset Management (Korea) Company Limited; en Australia, a clientes mayoristas exclusivamente según la definición de los apartados 761A y 761G de la Ley de Sociedades de 2001 (Cth), por JPMorgan Asset Management (Australia) Limited (ABN 55143832080) (AFSL 376919); en Brasil, por Banco J.P. Morgan S.A.; en Canadá, a clientes institucionales exclusivamente, por JPMorgan Asset Management (Canada) Inc.; y en los Estados Unidos, por JPMorgan Distribution Services Inc. y J.P. Morgan Institutional Investments, Inc., miembros de FINRA SIPC, y J.P. Morgan Investment Management Inc.

En la región APAC, el documento se distribuye en Hong Kong, Taiwán, Japón y Singapur. Para el resto de países de Asia Pacífico, la distribución solo va dirigida a los destinatarios previstos. Copyright 2017 JPMorgan Chase & Co. Todos los derechos reservados.

ID de cumplimiento: 002cc0a0-a9e4-11e7-9842-005056960c8a

LV–JPM50542 | 10/17

Ante la solidez de los fundamentales y el aumento de las valoraciones, los aspectos técnicos siguen siendo un importante factor impulsor de los mercados de bonos globales

Gestoras
JPMorgan

Fundamentales

El índice global de directores de compras (PMI) del sector manufacturero de agosto fue el más sólido en más de seis años al situarse en 53,1 y, ante las subidas en los índices PMIs adelantados de Estados Unidos, Europa y Japón en septiembre, es probable que el dato global de dicho mes sea incluso más elevado. La moderada caída del dólar durante el pasado año debería permitir que este crecimiento global estimule en mayor medida la demanda interna en Estados Unidos. La solidez del crecimiento no es una excepción en el mundo desarrollado: en más del 80% de los países, el alza del PIB es mayor hoy que hace un año. Los mercados emergentes siguen registrando un crecimiento sincronizado y los datos macroeconómicos podrían seguir sorprendiendo al alza. Se prevé que las economías emergentes y en desarrollo asistan a un repunte sostenido de la actividad y que su crecimiento pase del 4,3% de 2016 al 4,6% en 2017 y al 4,8% en 2018, según las Perspectivas de la Economía Mundial del FMI.

Valoraciones cuantitativas

La mejora de los fundamentales y el continuado apetito por el riesgo quedan patentes en las valoraciones de la renta fija privada, en efecto menos atractivas. En el ámbito de deuda corporativainvestment grade, el mercado en euros se comportó mejor —los diferenciales han cedido en 25 pb hasta el 0,97% desde comienzos de año— y los mercados de activos denominados en dólares estadounidenses y libras esterlinas vieron reducidos sus diferenciales en 16 pb, hasta el 1,05% y el 1,24%, respectivamente. Sin embargo, los desequilibrios globales se han reducido, la volatilidad económica es baja y apenas existen indicios de que vaya a producirse una recesión de forma inminente. En el ámbito del high yield europeo, los diferenciales están regresando a sus mínimos posteriores a la crisis financiera (265 pb), si bien el mercado cuenta con el respaldo en este nivel de la mejora de los fundamentales, una mayor proporción en el índice de bonos con una calificación de BB y el descenso de la duración. (Todos los datos son a 26 de septiembre de 2017.).

El programa de compras de bonos corporativos del BCE recobró el vigor tras la pausa estival

Captura de pantalla 2017-10-09 a las 11.05.13

Factores técnicos

Seguimos asistiendo a significativas entradas de capitales en el mercado de renta fija, concretamente, en el segmento de renta fija privada. La dinámica de la demanda en Estados Unidos ha seguido siendo sólida y los flujos del comercio minorista han permanecido en terreno positivo (3.500 millones de USD en la semana finalizada el 22 de septiembre de 2017); además, el respaldo que ofrecen las rentabilidades en el ámbito de los tipos despertó el interés de inversores extranjeros. En Europa, la entrada semanal de capitales en el sector de comercio minorista también fue sólida y el programa de compras de bonos corporativos del Banco Central Europeo (BCE) recobró el vigor tras la pausa estival, con compras semanales de 1.900 millones de EUR de media durante las tres últimas semanas. El bajo nivel de las tires domésticas de Japón también sigue resultando positivo para los flujos extranjeros y son cada vez más fondos de pensiones japoneses los que tienen previsto incrementar sus compras de bonos. En cuanto a la oferta, la perspectiva para Estados Unidos es positiva de cara al cuarto trimestre. Aunque avanzamos hacia máximos de emisión bruta, se prevé que la oferta neta cierre el año por debajo de sus niveles de 2016.

¿Qué significa esto para los inversores en renta fija?

El dinamismo de los factores técnicos sigue impulsando los mercados de bonos; los flujos son sólidos en los diferentes sectores de renta fija, concretamente en el de renta fija privada. La continuidad en la expansión de los balances de los bancos centrales mantiene los tipos de los activos sin riesgo en franjas delimitadas y los diferenciales de los activos de riesgo en niveles bajos. Se prevé que esta expansión continúe hasta mediados de 2018, pues la contracción del balance de la Reserva Federal se verá compensada en un primer momento por las compras del BCE y el Banco de Japón. Seguimos mostrándonos optimistas en torno al riesgo en el ámbito de la renta fija. Dado que los tipos reales son bajos y las diferentes clases de activos presentan valoraciones ajustadas, consideramos que esta situación favorece las oportunidades de valor relativo. Nos decantamos con prudencia por aumentar el carry hasta que los indicadores principales nos indiquen que la inflación aumenta mucho más rápidamente o que el crecimiento se está ralentizando.


 

Cualesquiera estimaciones, cifras, opiniones o técnicas y estrategias de inversión que se mencionan, a menos que se indique otra cosa, son de J.P. Morgan Asset Management en la fecha de publicación. Se consideran exactas en el momento en que se ha redactado el documento, pero no se garantiza su exactitud y no se asume ninguna responsabilidad por error u omisión. Pueden estar sujetas a cambios sin que se le comuniquen o notifiquen. Este documento tiene carácter meramente informativo. Las opiniones contenidas en el presente documento no deben considerarse asesoramiento o recomendación de comprar o vender acciones y no deberá entenderse que la documentación contiene información suficiente para apoyar una decisión de inversión. Se ha de indicar que el valor de las inversiones y sus rendimientos pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado y los acuerdos fiscales, y cabe que los inversores no recuperen el importe íntegro invertido. La inversión en los Fondos conlleva riesgos y puede no ser adecuada para usted. Los resultados y rentabilidades pasadas no constituyen una indicación fiable de los resultados futuros. Tenga en cuenta que si se pone en contacto con J.P. Morgan Asset Management por teléfono, la conversación puede ser grabada con fines de seguridad y formación. J.P. Morgan Asset Management es el nombre comercial del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo.

Publicado por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l. Sucursal en España con domicilio en Paseo de la Castellana, 31 Edificio Pirámide, 28046 Madrid. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Información proporcionada por jpmorgan.com

Creando valor más allá de las etiquetas

Gestoras
Gestión de inversiones

En todas las facetas de la vida tendemos a posicionarnos. La gestión de inversiones, y más en los últimos tiempos, no es una excepción.

¿Value o growth? Esta era la pregunta a la que te tenías que enfrentar hace unos años cuando tratabas de explicar la gestión de un fondo de renta variable. Ahora la cuestión es si eres un gestor value o no. Sin más. Fuera de lo primero… el abismo.

Bajo nuestro punto de vista existe una paleta de colores, más allá del blanco o negro, en la que también se genera valor para el partícipe y que no necesariamente tiene que pasar por una gestión estrictamente “value” o “growth”.

En primer lugar, definamos qué es la gestión value y growth.

En el caso de la primera, se trata de buscar compañías que están cotizando por debajo de su valor real, que el mercado, por la razón que sea, tiene infravaloradas. Básicamente y simplificando mucho, la inversión value consiste en comprar barato (conociendo bien el negocio, el equipo gestor) y tener paciencia ya que tarde o temprano el mercado acabará reconociendo el valor intrínseco de la compañía.

Añadiría una característica más de los gestores más “deep value”: dicen que no tienen en cuenta la macroeconomía a la hora de gestionar.

Como pueden ustedes comprender, en la línea de comprar empresas baratas andamos la gran mayoría de gestoras del mercado. En Gesconsult desde hace más de 30 años.

La gestión growth se caracteriza por invertir en negocios que crecen por encima de la media, sin importar tanto el precio al que coticen. Podrán comprobar ustedes, que en la mayoría de páginas especializadas en el sector de la inversión, a la inversión growth ni siquiera se le presupone, erróneamente, un buen conocimiento del negocio o del equipo gestor.

Como hemos anticipado anteriormente, creemos que es posible generar valor a los inversores (al final, más allá de todo el ruido, se trata de eso) descubriendo empresas que cotizan a ratios atractivos y que gran parte del mercado todavía no ha deparado en ellas, partiendo, y aquí está la clave, de un conocimiento profundo del entorno macroeconómico en el que nos encontramos.

Creemos que, inexorablemente, la situación macroeconómica se acaba filtrando, en la mayoría de las empresas, a la cuenta de resultados y a los balances. Para jugar una partida es imprescindible conocer el tablero de juego donde esta se desarrolla, máxime si este es cambiante.

Y dentro de todo este movimiento, la variable política está, por desgracia, muchas veces unida al devenir macroeconómico.

¿Creen ustedes que, como inversores, hubiera dado lo mismo que ganara las elecciones presidenciales en Francia Macron o Le Pen? ¿Da lo mismo tener inversiones en Reino Unido y que se produzca el Brexit? (Una pista: muchos grandes bancos de inversión y empresas están moviendo sus sedes de Londres a otras ciudades del resto de Europa). ¿Da lo mismo que gane Trump con el programa económico/político que llevaba su candidatura y su implicación no sólo para los propios EE.UU sino también para todos los países de su entorno, léase, por ejemplo, México?. ¿Le daría igual a un inversor que Grecia o España en su momento hubieran salido de la zona euro?

Compañías como Telefónica, BBVA, Santander, Gas Natural, Repsol (antes YPF) u otras, saben de la importancia de sus inversiones en países cuyas políticas económicas han sido, por decirlo suavemente, erráticas. Han tenido que hacer frente a provisiones a lo largo de las últimas décadas y tanto ellas como  sus accionistas saben de la relevancia de los acontecimientos políticos en el devenir de las empresas.

Otro ejemplo, creemos que bastante tangible, es el de la política de tipos de interés de los Bancos Centrales. Su impacto en los costes financieros de las empresas, en los resultados del sector bancario/asegurador, en la divisa, es innegable.

En un mundo en el que el apalancamiento sigue creciendo desmesuradamente, en el que cada vez se necesita más deuda para generar el mismo crecimiento. ¿No es necesario entender la evolución de la economía y los tipos de interés? ¿No se ven afectadas las empresas por los cambios de estas variables? Quizás la avalancha de nuevas emisiones y refinanciaciones a las que hemos asistido en estos últimos años nos dé la respuesta a estas preguntas.

Tampoco debemos olvidar que la inclusión de variables macreconómicas es la base a la hora de realizar la valoración de una empresa: coste del equity (Ke) o de los fondos propios donde el activo libre de riesgo (bono emitido a 10 años) es una parte clave o el coste de la deuda (Kd).

En un entorno de bajos tipos de interés y de mejora en el entorno macroeconómico y de mayor confianza de los inversores (importante el grado de confianza política/económica que se transmita) el número de fusiones y adquisiciones aumenta.

Bajo nuestro punto de vista, a la hora de invertir en empresas de perfil cíclico es primordial tratar de anticipar o saber en qué momento del ciclo económico nos encontramos. Lo mismo se puede decir a la hora de invertir en empresas reguladas: es vital conocer el entorno regulatorio/político. También es Importante dentro del ciclo económico la tasa de paro para tratar de vislumbrar posibles movimientos inflacionarios salariales y su posible repercusión en los márgenes.

Con todo y más allá de las etiquetas, el objetivo final de todo inversor debería ser comprar activos por debajo de lo que realmente valen y en la determinación de ese valor las variables macroeconómicas son una parte importante, al igual que lo es la capacidad de generar beneficios (principal argumento de la gestión growth), en el desarrollo de la vida de una compañía y, por lo tanto, en su valor.

Alfonso de Gregorio, Director de Gestión de Gesconsult

A favor de Europa

Gestoras
A favor de Europa_Janus Henderson

Europa parece haber alcanzado cierto grado de estabilidad política y económica tras casi una década de incertidumbre, pero esto no parece haberse reflejado en el precio de las acciones de las empresas de la región. Este artículo, el primero de tres, aborda algunas de las principales preguntas que los inversores pueden tener, ofreciendo algunas ideas sobre la mejoría del estado de la economía de la región y por qué Europa puede seguir ofreciendo un valor atractivo.

A favor de Europa: ¿estabilidad política y económica?

Europa cuenta con mercados financieros bien regulados en todos los sectores principales, desde la minería al sector manufacturero, pasando por el sector minorista, la banca y la tecnología. La profundidad y amplitud de los mercados europeos, con sus variaciones entre los diferentes países, proporcionan a los inversores una gran variedad de potenciales oportunidades de inversión.

Europa ha hecho frente a desafíos tanto políticos como económicos desde la crisis financiera mundial, que comenzó con el colapso del mercado de hipotecas de alto riesgo de EE. UU. (un mercado para prestamistas y prestatarios con historiales de crédito no ideales) en 2007. La crisis se extendió rápidamente a Europa, afectando a gran parte de la región, especialmente a países más pequeños con sus propios problemas con la deuda, y de forma destacada a Grecia. Han cambiado muchas cosas desde entonces y los líderes europeos han emprendido acciones decisivas para mejorar las finanzas gubernamentales y aprobar reformas profundas, especialmente en el sector bancario, para reducir la probabilidad de futuras crisis. Una década más tarde, ¿se ha convertido Europa finalmente en una fuente de estabilidad en el mundo desarrollado?

Europa deja atrás a EE. UU.

El progreso económico en Europa sigue estando bien sustentado, con el crecimiento económico en mejoría en la región y con una postura del Banco Central Europeo (BCE) que sigue siendo favorable, tras un período continuado de mínimos históricos de los tipos de interés. En la primera mitad de 2017, Europa creció más rápido que Estados Unidos, superando así a la mayor economía del mundo en 2016. En términos de mercados de renta variable, las valoraciones de valores (el precio de las acciones en una empresa) no son excesivas, ni con respecto al historial de la región ni con respecto a Estados Unidos. La renta variable europea también sigue manteniendo unos precios atractivos (dado el nivel de ingresos potenciales) en relación con los bonos (préstamos a gobiernos o empresas).

Tras las elecciones en Países Bajos y Francia a comienzos de 2017, parece ahora mucho menos probable que Europa experimente el mismo giro hacia el populismo político de extrema derecha que hemos visto en EE. UU. y Reino Unido. Esto supone un fuerte contraste con el inicio del año, cuando se consideraba el contagio político de los partidos de la extrema derecha antieuropea como una amenaza real para el futuro del proyecto de la Unión Europea (UE). Siguen existiendo riesgos y la votación del Reino Unido en junio de 2016 a favor de abandonar la UE (brexit) desvía la atención de las mejoras en la economía. Sin embargo, las negociaciones entre la UE y el Reino Unido se encuentran en una fase temprana y nada ha cambiado todavía. La situación política en Italia cambia constantemente y es impredecible.

 Apoyo sostenido del BCE

El BCE, dirigido por el presidente Mario Draghi, sigue comprometido con una actuación decisiva para estimular el crecimiento económico y la estabilidad en la región, inyectando cantidades de dinero significativas en la economía desde 2007, tal y como muestra el gráfico 1.

Captura de pantalla 2017-09-24 a las 10.29.13

La intervención se ha centrado en utilizar medidas políticas extraordinarias, tales como el actual programa de expansión cuantitativa[1], actualmente de 60 000 millones de euros al mes, que está previsto que finalice o al menos comience a reducirse a comienzos de 2018. La expansión cuantitativa, unida a unos bajos tipos de interés y a los préstamos directos a los bancos ha contribuido a estimular la economía europea, aunque el crecimiento sigue siendo contenido.

La economía no es el mercado de valores

Si bien no hay buenas razones para ser optimista sobre las perspectivas a largo plazo de las empresas europeas, existen riesgos que los inversores deberían tener en mente, incluida la incertidumbre en torno al efecto que el brexit podría tener sobre la economía europea.

El BCE también se enfrenta a desafíos significativos, a medida que busca terminar sus medidas de estímulo y aumentar los tipos de interés sin socavar la confianza en la región. Los mercados de valores en Europa sufrieron un bache temporal en junio de 2017, después de que Draghi insinuase que el BCE estaba considerando finalizar la expansión cuantitativa. Cualquier actuación para que Europa deje de depender de las actuales medidas de estímulo deberá planificarse con cuidado y es probable que sea lenta y prolongada.

Ocurra lo que ocurra, es importante tener en mente que la economía no es el mercado de valores. Encontrar las mejores empresas de las que tener participaciones sigue siendo el principal impulsor de las rentabilidades a largo plazo para los inversores. Europa alberga un diverso abanico de empresas, muchas de las cuales no son bien comprendidas o están poco estudiadas y se usan para operar con cierto contexto político incierto. Muchos negocios europeos que cotizan en Bolsa también obtienen una proporción significativa de sus beneficios de un mercado mundial, lo que quiere decir que dependen menos de la salud de las economías nacionales europeas para tener éxito.


 

Información importante

Las rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros. Las inversiones internacionales entrañan cierto riesgo y mayor volatilidad, a diferencia de invertir en el mercado nacional. Estos riesgos incluyen fluctuaciones de divisas, inestabilidad económica o financiera, ausencia de información financiera puntual o fiable o acontecimientos políticos o jurídicos desfavorables. El valor de las inversiones y las rentas derivadas de las mismas puede disminuir o aumentar y es posible que los inversores no recuperen la cantidad invertida inicialmente. Henderson Global Investors es la denominación bajo la que Janus Capital International Limited (número de registro: 3594615), Henderson Global Investors Limited (número de registro: 906355), Henderson Investment Funds Limited (número de registro: 2678531), Henderson Investment Management Limited (número de registro: 1795354), AlphaGen Capital Limited (número de registro: 962757), Henderson Equity Partners Limited (número de registro: 2606646), Gartmore Investment Limited (número de registro: 1508030), (entidades constituidas y registradas en Inglaterra y Gales con domicilio social en 201 Bishopsgate, Londres EC2M 3AE) están autorizadas y reguladas por la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido para comercializar productos y servicios de inversión. Las llamadas telefónicas pueden ser grabadas y supervisadas. © 2017, Janus Henderson Investors. La denominación “Janus Henderson Investors” incluye a HGI Group Limited, Henderson Global Investors (Brand Management) Sarl y Janus International Holding LLC.

 

https://www.janushenderson.com/espi

 

[1] Expansión cuantitativa : medida mediante la cual el banco central crea grandes sumas de dinero para comprar bonos del gobierno u otras formas de deuda, con el fin de estimular la economía.

 

La estrategia del pararrayos

Gestoras
Carmignac_Mercados financieros

Septiembre de 2017

por Didier SAINT-GEORGES – Managing Director y Miembro del Comité de Inversiones

El verano de 2017 no ha asestado a los mercados financieros ningún gran golpe capaz de poner a prueba su fortaleza. Nada de crisis financiera, nada de invasión militar (únicamente algunas provocaciones de Corea del Norte), un contexto económico tranquilo en líneas generales y, por último, una reunión de los bancos centrales, con motivo de su famoso encuentro de Jackson Hole durante el mes de agosto, que destacó por el silencio conjunto con que se despacharon las cuestiones relacionadas con la política monetaria. En suma, nada importante que reseñar.

En los meses de julio y agosto, el Eurostoxx se dejó un 1 %, el índice S&P 500 ganó un 1,8 % y el índice MSCI World avanzó un 2,3 % gracias a la buena marcha de los mercados emergentes. Sin embargo, bajo la superficie de este periodo de tranquilidad, ha continuado la deriva de los grandes equilibrios mundiales (véase nuestra nota de julio, titulada «¿Exuberancia racional?»). De ello da fe la evolución de dos grandes variables: el dólar ha acentuado la caída que inició a comienzos de año, sobre todo frente al euro (la moneda única se revalorizó cerca de un 5 % frente al dólar) y los tipos libres de riesgo han seguido descendiendo. Conviene comprender estos dos comportamientos singulares, ya que han dado cuerpo a los temores de los inversores y, al mismo tiempo, han desempeñado el papel de pararrayos, lo que por el momento ha permitido a los mercados de renta variable y deuda corporativa beneficiarse de los buenos resultados de las empresas y aceptar sus niveles de valoración.

El comportamiento anómalo de la renta fija es cada vez más insostenible

«El Banco Central Europeo ya no podrá justificar durante mucho más tiempo la continuidad de una política monetaria de emergencia»

Desde principios de año, el contraste entre el avance de la economía mundial —sobre todo en Europa— y la evolución de los tipos de interés es impactante.

Durante los primeros meses del año, la incertidumbre política en torno al resultado de las elecciones presidenciales en Francia, la recuperación dubitativa de la economía europea, probablemente afectada ella también por este riesgo político, y las compras mensuales del BCE explicaban que la deuda pública alemana se arrogase una prima excepcional. Los niveles de sus rendimientos anuales, entre el 0,20 % y el 0,50 %, ya eran excesivamente bajos, incluso con una inflación instalada obstinadamente por debajo del 2 %, pero la anomalía podía mantenerse si no cambiaban las circunstancias. Desde este verano, el contexto ha comenzado a cambiar.

Políticamente, Angela Merkel ha consolidado su ventaja en las intenciones de voto de cara a las elecciones generales alemanas de septiembre, lo que refuerza la perspectiva de una nueva dinámica europea, impulsada por un eje francoalemán profundamente reforzado. Entre los posibles beneficiarios de este impulso político figura Italia, a pesar de los últimos sobresaltos mediáticos protagonizados por el viejo líder Berlusconi. El país parece estar dejando atrás progresivamente la decepción provocada por el rechazo de las reformas de Matteo Renzi en el referéndum de diciembre de 2016; así, el índice de confianza económica de las empresas italianas volvió a subir en agosto y alcanzó su nivel más alto desde 2008.

Económicamente, el conjunto de la zona del euro confirma ya la mejora de los indicadores económicos adelantados constatada a comienzos de año: el índice de ventas minoristas subió cerca de un 2 % en agosto con respecto a enero, después de acumular dieciocho meses de descensos. La misma tendencia se observó en la producción industrial.

Además, aunque la expansión de la economía europea sigue siendo modesta en términos absolutos y la tasa de inflación se mantiene por debajo de los objetivos oficiales, el Banco Central Europeo ya no podrá justificar durante mucho más tiempo la continuidad de una política monetaria de emergencia. Por lo tanto, nos parece inevitable que el BCE anuncie en breve una reducción del programa de compra de activos, toda vez que el depósito de activos admisibles para las compras está agotándose rápidamente (observación esta última especialmente cierta en el caso de la deuda pública alemana). Según nuestros cálculos, el rendimiento «normal» de la deuda alemana a diez años debería situarse actualmente por lo menos en el 1 %, algo que el mercado no descuenta en absoluto en estos momentos. Por lo tanto, Mario Draghi podría tener que enfrentarse a esta realidad durante los próximos meses. Se trata de uno de los principales riesgos de mercado y es preciso gestionarlo de forma muy activa, para protegerse también de su efecto sobre las demás clases de activos.

La fortaleza del euro está justificada y es duradera

«La evolución de la moneda estadounidense, la europea y la china encarna el comienzo de un profundo cambio de roles»

El euro se beneficia de su situación en la confluencia de varias grandes tendencias, tanto económicas como políticas. En primer lugar, justo en el momento en el que las perspectivas económicas europeas por fin mejoran, el ciclo económico confirma sus síntomas de agotamiento en EE. UU. El índice PMI adelantado de la actividad industrial estadounidense está cayendo desde comienzos de año y, aunque el consumo aguanta todavía, lo está haciendo a expensas de un importante descenso de la tasa de ahorro de los hogares (ha pasado de un 5,4 % a un 3,6 % en un año) y de un uso cada vez mayor de los créditos al consumo, que están en máximos históricos y están llevando a los bancos a endurecer sus condiciones de financiación.

En este sentido, la evolución del tipo de cambio euro-dólar en 2017 es la inversa de su comportamiento en 2014, cuando las perspectivas económicas de EE. UU. eran ostensiblemente mejores que las de la zona del euro. Además, también es patente en estos momentos que las especulaciones populistas de Donald Trump no han cuajado y han quebrado las esperanzas que albergaba el mercado sobre una gran reforma fiscal. Como mucho, el Congreso controlado por los republicanos tal vez consiga durante el segundo semestre alumbrar un presupuesto 2018 con algunas reducciones de impuestos, bienvenidas pero claramente insuficientes para contrarrestar las fuerzas de la ralentización del ciclo.

En un plano más profundo, Donald Trump está dilapidando de forma duradera el crédito geopolítico de EE. UU. frente al resto de potencias. Al abandonar el Acuerdo Transpacífico (TPP), al sembrar dudas sobre el mantenimiento de la protección del paraguas nuclear estadounidense en beneficio de los miembros europeos de la OTAN, al instalar la improvisación y las contradicciones en el corazón de las decisiones estratégicas, EE. UU. está erosionando su liderazgo mundial y está dando a Europa y a China la ocasión de potenciar el suyo. La respectiva evolución de la moneda estadounidense, la europea y la china encarna en parte el comienzo de este profundo cambio en los roles.

Huelga decir que el precio del oro, última moneda de reserva, se beneficia también de este fenómeno desde comienzos de año. En estos momentos, tiene todo el sentido que los responsables de asignación de activos revisen el peso estructural que desean dar al dólar en sus carteras.

Captura de pantalla 2017-09-15 a las 12.32.22

Las distorsiones de los precios de la deuda pública y el cambio de paradigma del cruce euro-dólar generan importantes perturbaciones en los mercados. La normalización de los tipos de la renta fija, que Mario Draghi no podrá eludir por mucho más tiempo, pondrá en dificultades a los inversores que no se hayan anticipado a esta próxima fase. También afectará invariablemente a la prima de riesgo de las bolsas. El euro podría revalorizarse mucho más allá de la cota de los 1,20 dólares, que apenas refleja su valor teórico en paridad de poder adquisitivo, lo que sería perturbador para los resultados de las empresas de la zona euro. De media, estos resultados deberán revisarse a la baja entre un 5 % y un 8 % por cada subida del 10 % del euro. Pero la cuestión más decisiva es la perspectiva de un choque entre estos dos movimientos: un euro fuerte que endurece las condiciones financieras en la zona del euro y el fin ineludible de una política monetaria excepcionalmente expansiva por parte del BCE. Disponer de pararrayos no exime de consultar el barómetro.

Redactado el 31/08/2017

 

Estrategia de inversión

 

 Renta variable 

Después de tomarse un respiro en julio, la volatilidad rebotó de nuevo en agosto en las bolsas en un contexto marcado por las tensiones geopolíticas. La bolsa estadounidense registró una corrección real durante el mes, mientras que los mercados emergentes aguantaron y cerraron con una marcada subida, sobre todo Brasil, que avanzó más de un 5 %.

La inestabilidad política en EE. UU. suscita dudas sobre la capacidad del presidente Trump para sacar adelante un programa de inversión en infraestructuras y unas rebajas de impuestos capaces de sostener un ciclo económico que envejece. Eso nos lleva a iniciar una reducción gradual de la ponderación de los valores cíclicos en nuestra estrategia en renta variable.

Por consiguiente, hemos reducido nuestras posiciones en compañías aéreas estadounidenses, hemos liquidado nuestra exposición a valores financieros japoneses y hemos recogido una parte importante de nuestros beneficios en los valores bancarios europeos. Estas ventas se han realizado sin reinversión posterior, de manera que la exposición a la renta variable en nuestra estrategia global ha descendido ligeramente.

Renta fija

Aunque los diferenciales de deuda corporativa se mantuvieron estables en líneas generales durante el verano, los tipos de la deuda pública de los países núcleo cerraron por debajo de sus máximos de finales de junio. Así ocurrió especialmente con la deuda pública alemana, cuya valoración está cada vez más desconectada de los fundamentales.

En este contexto, nuestra estrategia en renta fija pública no experimentó cambios. Seguimos buscando rendimientos de forma selectiva en segmentos como la deuda emergente denominada en divisa local (sobre todo en Brasil y Rusia) o la deuda pública italiana (cuyo diferencial frente a la deuda pública alemana alcanzó durante el primer semestre de 2017 su nivel más alto de los últimos tres años). Por otro lado, seguimos muy atentos a la liquidez de nuestros títulos de deuda corporativa, donde hemos reforzado nuestra exposición a los bonos de alta calidad y los vencimientos cortos.

De este modo, nos preparamos para los efectos negativos que podría generar la progresiva normalización de la política monetaria del BCE. Los moderados niveles de inflación fomentan cierta complacencia en los inversores en lo que respecta al mantenimiento de políticas monetarias expansivas en un momento en el que los bancos centrales mundiales se verán cada vez más forzados a normalizarlas. Por último, nos protegemos frente al choque que podría provocar una subida acusada de los rendimientos del Bund manteniendo nuestras posiciones vendedores en deuda pública alemana.

Divisas

La escalada del euro desde finales del primer trimestre continuó durante el mes de agosto. Esta evolución responde principalmente a la debilidad del dólar estadounidense, que incluso está perdiendo su estatus de valor refugio, como atestigua la subida de la moneda europea durante las tensiones geopolíticas vinculadas a Corea del Norte.

Por lo tanto, nuestra estrategia en divisas ha seguido priorizando la moneda única manteniendo la posición vendedora en la libra esterlina. Esta última ha contribuido considerablemente al buen comportamiento de los tipos de cambio en nuestros fondos, ya que durante el mes de julio y agosto se aceleraron las caídas de la divisa británica.

Fuente: Bloomberg, a 31/08/2017

 

Artículo promocional. Este documento no puede reproducirse ni total ni parcialmente sin la autorización previa de la sociedad gestora. No constituye ni una oferta de suscripción ni un asesoramiento en materia de inversión. La información aquí contenida puede ser parcial y es susceptible de modificación sin previo aviso. La mención a determinados valores o instrumentos financieros se realiza a efectos ilustrativos, para destacar determinados títulos presentes o que han figurado en las carteras de los Fondos de la gama Carmignac. Ésta no busca promover la inversión directa en dichos instrumentos ni constituye un asesoramiento de inversión. La Gestora no está sujeta a la prohibición de efectuar transacciones con estos instrumentos antes de la difusión de la información. Las carteras de los Fondos Carmignac podrían sufrir modificaciones en todo momento.

CARMIGNAC GESTION 24, place Vendôme – 75001 París Tel.: (+33) 01 42 86 53 35 – Fax: (+33) 01 42 86 52 10, Sociedad de gestión de carteras (con autorización de la Autoridad de los Mercados Financieros de Francia n° GP 97-08, del 13/03/1997). SA con un capital de 15.000.000 euros – Registro Mercantil de París n.º B 349 501 676 – CARMIGNAC GESTION Luxembourg City Link – 7, rue de la Chapelle – L-1325 Luxemburgo Tel.: (+352) 46 70 60 1 – Fax: (+352) 46 70 60 30 Filial de Carmignac Gestion. Sociedad de gestión de OICVM (autorizada por la Comisión de Supervisión del Sector Financiero de Luxemburgo el 10/06/2013); Sociedad anónima con un capital de 23.000.000 euros – Registro mercantil de Luxemburgo n.º B67549

 

En busca de riesgo infravalorado en un universo global

Gestoras
En busca de riesgo infravalorado en un universo global

Por favor, consulte nuestro glosario si desea obtener información sobre cualquiera de los términos que aparecen en el artículo.

El M&G Global Recovery Fund aplica la probada filosofía de inversión en compañías en «situaciones especiales» (recovery) de M&G a un universo global. El fondo invierte en compañías que están pasando apuros, pero con potencial para autosanearse. Se trata de un enfoque sencillo que llevamos implementando casi 50 años.

Buscamos compañías que estén experimentando dificultades operativas o financieras, y cuya recuperación en el largo plazo apenas tenga valor a ojos del mercado. En pocas palabras, nuestro enfoque busca compañías infravaloradas.

La inversión en «situaciones especiales» es una experiencia emocionalmente difícil, ya que implica hacer lo que otros inversores no hacen o no pueden hacer. Las compañías siempre están en proceso de evolución y adaptación, con lo que incluso las mejores pueden flaquear en algún momento de su desarrollo y requerir un cambio de rumbo o de estrategia.

En el mundo cada vez más acelerado en que vivimos, la enorme cantidad de información disponible puede llevar a los inversores a adoptar una visión cortoplacista, a expensas de un planteamiento paciente y de futuro. El enfoque a largo plazo del M&G Global Recovery Fund nos permite construir posiciones en compañías que se hallan en las fases iniciales de su recuperación, en las que gracias a los comentarios de mercado y a la opinión pública, presentan un punto de entrada atractivo debido a unas valoraciones y cotizaciones deprimidas.

Nuestro enfoque largoplacista se basa en tres componentes críticos: personas, estrategia y flujo de caja. Queremos respaldar a gente capaz y fomentar con ello el éxito de una estrategia sólida. Además, ponemos énfasis en el flujo de caja porque sabemos que cuando una compañía experimenta problemas pero todavía genera liquidez, esta es importante por partida doble: no solo demuestra la fortaleza del negocio subyacente, sino que aporta al equipo directivo flexibilidad a la hora de implementar su estrategia de recuperación.

Captura de pantalla 2017-09-11 a las 13.07.25

También evaluamos el potencial estratégico a largo plazo de un negocio. Invertimos en equipos directivos con estrategias sólidas para mejorar sus compañías, dirigidas a generar un fuerte crecimiento futuro de sus flujos de caja. De lograrlo, ello debería verse reflejado en subidas de sus cotizaciones.

La simplicidad y la naturaleza repetitiva de este estilo ponen de relieve por qué el enfoque de inversión en «situaciones especiales» de M&G ha preservado su identidad única durante tanto tiempo. En el caso del M&G Global Recovery Fund, la capacidad de aplicar esta filosofía en distintas regiones para explotar un amplio abanico de ineficiencias en distintos mercados y sectores específicos es muy atractiva.

La inversión en «recovery» es significativamente distinta a la inversión convencional. Con todo, queremos proporcionar a los inversores una cartera bien diversificada en la que el riesgo en acciones específicas sea el motor de su rentabilidad futura.

El fondo invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten en renta fija o liquidez.

No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

El valor de las inversiones y los ingresos que se derivan de ellos provocará subidas y bajadas del precio del fondo. No existe garantía de que se alcance el objetivo del fondo, lo que puede ocasionar que no recupere la cantidad invertida en un principio.


 

M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G Investment Funds (12) nº de inscripción 1415. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el inversor (KIID), el Informe de Inversión anual o provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al DCA: M&G Securities Limited, Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido; o Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid. Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto que incluye los riesgos de inversión relativos a estos fondos. La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento independiente. Promoción financiera publicada por M&G International Investments Ltd. Domicilio social: Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido, autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido y su sucursal M&G International Investments Ltd., Sucursal en España con domicilio social en Plaza de Colón 2, Torre II, Planta 14, 28046, Madrid, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al Tomo 32.573, folio 30, hoja M-586297, inscripción 1ª con CIF W8264591B y con número de registro de la CNMV 79.

Lecciones de una crisis financiera: las normas por sí solas no son suficiente

Gestoras
Lecciones de una crisis financiera, las normas por sí solas no son suficiente

Diez años después de la crisis financiera, el peso de la regulación está dificultando el control de los bancos

Por estas fechas de 2007 se empezaba a hacer evidente que algo muy malo estaba pasando en los bancos norteamericanos. El mercado de la vivienda estadounidense estallaba y los bancos nacionales, los proveedores de hipotecas y los intermediaros inmobiliarios se llevaban la peor parte.

Uno de los prestamistas subprime más grandes en Estados Unidos, New Century Financial, se había declarado ya en quiebra. Bear Stearns acababa de rescatar uno de sus hedge funds que estaban expuestos al mercado inmobiliario estadounidense por la cantidad de 3.200 millones de dólares. El banco se vio obligado a liquidarlo hace ya cerca de diez años. Tal y como sabemos ahora, lo que empezó en Estados Unidos se extendería por el resto del mundo.

Parte de la respuesta a la crisis ha sido volver a escribir el reglamento de la banca global. Gran parte de esto ha sido sensible. Esto ha hecho a los bancos más seguros para la clase de fuga de capitales que sufrieron durante la crisis. Las grandes reservas de capital implican que los bancos más grandes no necesitarán recurrir a los contribuyentes si se repiten las condiciones de la crisis financiera.

La regulación también ha obligado a un cambio cultural sobre los bancos. Quienes dirigían los bancos en el camino hacia la crisis eran personas arriesgados por naturaleza. Dick Fuld, que llegó a lo más alto de Lehman Brothers hace cerca de 40 años, representaba la cultura bancaria en la medida en que era un producto de la misma. Ahora, toda la cultura gira en torno a la responsabilidad.

El interés de los reguladores y accionistas está generalmente alineado con lo anterior: interesa a todo el mundo evitar que se repita la crisis financiera. Y está claro que los accionistas generalmente no hicieron un gran trabajo actuando en favor del mejor de sus intereses a largo plazo antes de la crisis. Pero lo que es bueno para los reguladores –la minimización del riesgo a cualquier coste- no siempre va a ser del interés de los accionistas. Por el momento, la voz de los reguladores parece anteponerse a la de todos los demás.

Esto no es un argumento a favor de menos regulación. Pero la regulación tiene que tener sentido. Por ejemplo, los requisitos de transparencia de los bancos crean enormes cantidades de trabajo y material pero no obtienen necesariamente el resultado deseado. Proceden de Pilar III de los acuerdos de Basilea y obligan a los bancos a dar detalles exhaustivos sobre los instrumentos que poseen. La idea es que poniendo toda esta información en el dominio público se mejorará la vigilancia. Pilar III se basa en la suposición de que el escrutinio del mercado ayudará aplicar más disciplina en la toma de riesgos de los bancos. Pero no parece ser lo que está pasando.

Estas divulgaciones son en realidad enormes conjuntos de datos que pueden llegar a las 150 páginas, generalmente publicadas a la vez pero separadas del informe anual. El trabajo de bucear entre los datos es muy complicado. Pero no está claro quién está haciendo este análisis. Que los datos simplemente estén ahí no quiere decir que alguien se esté fijando en ellos.

Los bancos, los inversores, las agencias de calificación, los reguladores y los bancos centrales se culparon entre ellos durante la crisis financiera. Esto se debió en parte a que cada uno de ellos pensó que era responsabilidad de los demás entender los riesgos del sistema.

Tanto si se miran los datos como si no, el puro peso de la publicación también hace que sea más difícil detectar los problemas, que habitualmente quedan escondidos a la simple vista. Las publicaciones bancarias son ahora como una librería en incesante crecimiento en la que cada vez es más complicado encontrar qué libro está fuera de su sitio.

También hay una cuestión más amplia sobre cómo las partes interesadas de los bancos son escuchadas. En términos absolutos, los reguladores tienen una influencia mucho mayor sobre lo que hacen los bancos que sobre lo que hacen los accionistas. De nuevo, parte de esto es cierto. Los bancos, como todas las compañías, necesitan rendir cuentas más allá que a sus accionistas. Pero para los bancos, hay una parte interesada preeminente: la pura presión de la adherencia regulatoria está expulsando a todas las demás voces.

La voz de los reguladores no solo se escucha en los consejos. Cada vez más, están físicamente presentes en los consejos y dejan claro lo que quieren escuchar cuando están allí. Son activos en el diálogo a todos los niveles de las organizaciones, especialmente con aquellos individuos sujetos a responsabilidad personal. En comparación, la voz de los accionistas está silenciada. Aunque los inversores de los bancos también necesiten ser capaces de dialogar con los equipos directivos y ser capaces de impulsar el cambio cuando consideran que favorece los intereses de sus clientes.

Siempre se pueden burlar las reglas y generalmente tienen consecuencias inesperadas. Esto se debe en parte a que las normas son por definición muy estáticas: algo se permite o no se permite. En cambio, el discurso de los accionistas se puede adaptar mucho más fácilmente a condiciones cambiantes. Las reglas de una industria tampoco discriminan entre compañías. Los accionistas impulsarán el cambio en los bancos por las características particulares de un banco. Su voz no debería ser silenciada.

Los bancos están en mejor forma que hace diez años. Pero la crisis se debió a errores colectivos. Fueron errores de los bancos, los inversores, los reguladores y los bancos centrales. Los inversores, como los reguladores, aprendieron importantes lecciones. Nadie debería ejercer una influencia desproporcionada sobre cómo se gestionan actualmente los bancos. La voz de los accionistas debería ser escuchada.

 

Paul Lee, Director de Gobierno Corporativo en Aberdeen Asset Management

 

 

Cómo aprovechar las oportunidades que ofrecen las bolsas europeas

Gestoras
Cómo aprovechar las oportunidades que ofrecen las bolsas europeas

La renta variable global sigue registrando nuevos máximos, liderada por Estados Unidos y los mercados emergentes. Sin embargo, la bolsa estadounidense produjo un retorno negativo en euros, ya que la divisa europea se fortaleció significativamente. Las bolsas europeas registraron resultados mixtos, a pesar de que los indicadores de confianza económica alcanzaron sus niveles máximos en una década. Obviamente, el fuerte incremento en el euro está comenzando a tener un impacto en los mercados europeos, especialmente en los mayores exportadores.

Por su parte, el BCE se ha vuelto un poco más contundente en sus comunicaciones, alimentando la incertidumbre respecto a un posible tapering en las compras de activos hacia el final del año. En el lado político, las negociaciones del Brexit comenzaron con mal pie, mientras en Estados Unidos el presidente Trump sigue atascado en peleas políticas internas y no logró sacar adelante su reforma del sistema sanitario. En la renta fija, el rendimiento del bono alemán siguió aumentando y los diferenciales de la deuda periférica siguieron estrechándose, con un mejor resultado para los mercados español e italiano. El mes también estuvo marcado por el fuerte rebote del precio del petróleo.

A nivel sectorial, los materiales se beneficiaron de la estabilización en los precios de las materias primas y la recuperación en las acciones de compañías del acero y la minería, mientras el sector financiero contó con el apoyo del incremento de los rendimientos de los bonos. Los servicios de telecomunicaciones y la energía también estuvieron entre los mejores. Los sectores defensivos, como el consumo básico, la sanidad y los exportadores en general sufrieron. Los estilos cíclicos y factores como valor, alto riesgo y small-caps tuvieron un mejor rendimiento, mientras las acciones con alto rendimiento por dividendos tuvieron un momento más difícil debido al aumento de los rendimientos de los bonos y las grandes compañías de consumo básico y sanidad sufrieron con la fortaleza del euro.

En este contexto, el fondo DPAM Equities L Europe Behavioral Value tuvo otro mes fuerte en julio y superó al índice de referencia, MSCI Europe Net Return Index. También superó el índice equivalente value gracias a su mejor asignación por sectores y selección de compañías. El fondo se benefició principalmente de su selección de acciones en consumo básico, industria y el sector financiero. En general, la selección de acciones en cada sector contribuyó positivamente excepto para nuestras posiciones en servicios de telecomunicaciones, un segmento que tuvo un rendimiento relativamente plano para nosotros.

El objetivo de DPAM Equities L Europe Behavioral Value es el crecimiento del capital a largo plazo, invirtiendo en renta variable europea. La política de inversión se adhiere a los principios de las finanzas conductuales (Behavioral Finance), un campo académico basado en la psicología para el análisis de los mercados financieros. El fondo invierte en acciones que se consideran infravaloradas y muestran un buen precio.

La estrategia de inversión está guiada por la implementación estricta y disciplinada de una valoración propia y el momentum de los beneficios empresariales en cada grupo sectorial. El objetivo es estar completamente invertido (máximo 3% de efectivo), diversificado en cada sector e industria y respetar la disciplina de compra y venta del proceso. En lo que respecta al factor value, las evoluciones recientes de los mercados han empujado la dispersión en las valoraciones (esto es, el diferencial en la valoración entre la acción más cara y la más barata de cada sector) a niveles históricamente atractivos.

Philippe Denef, gestor de Degroof Petercam Asset Management

Resumen mensual de mercados

Gestoras
Informe de los mercados en julio de 2017

Informe de los mercados en julio de 2017

Conforme avanzábamos hacia la mitad del verano, nos hemos encontrado con rentabilidades generales tan agradables como las temperaturas de los meses veraniegos. Aunque la Reserva Federal estadounidense (la Fed), el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BdJ) no variaron sus respectivos tipos de interés en julio, ello no implica que la retórica de los máximos organismos monetarios vaya a dejar de ser uno de los principales temas en los mercados en lo que resta de ejercicio. A lo largo del mes, tanto la renta variable como la renta fija proporcionaron resultados positivos con avances del 1,5% en las bolsas de los mercados desarrollados y del 1,7% en los mercados de bonos mundiales. Mientras los inversores digerían los acontecimientos de la escena política y mundial a ambos lados del Atlántico, el S&P 500 registraba cifras récord (superiores a los 2.400 puntos) y obtenía una rentabilidad de más del 2% en el mes. En lo que respecta al espacio de la renta fija, el crédito corporativo evolucionó más favorablemente que la deuda pública a lo largo de julio.

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 18.19.19

MERCADOS DESARROLLADOS

En Europa, el tema macro prosiguió con su impulso positivo. Los índices de directores de compras (PMI) del sector de la fabricación en la región se mantuvieron en su mayoría en niveles elevados y alcanzaron cotas del 58,1 y el 54,9 en los casos de Alemania y Francia, respectivamente. Por su parte, los indicadores de confianza empresarial del Ifo alemán registraron máximos históricos.

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 18.23.48

Dentro de la zona euro, la inflación se mantuvo por debajo del objetivo del 2% fijado por el Banco Central Europeo al marcar un 1,3% interanual. Pese a que el incremento de los tipos de interés por parte del máximo organismo monetario europeo se encuentra aún lejos, prevemos que el BCE anunciará reducciones en su plan de expansión cuantitativa (QE) durante el otoño. A lo largo del mes las tires de la renta fija en el bloque de la moneda única experimentaron un ajuste, y pese a los riesgos euroescépticos que las elecciones del próximo año plantean en Italia, los bonos soberanos del país reportaron la mayor rentabilidad del conjunto de la renta fija europea. Dentro del G4, el euro fue la divisa que se apuntó la mejor evolución al apreciarse un 1,9% frente al dólar y cerrar el mes en 1,18. Sin embargo, esta fortaleza de la moneda europea podría constituir un problema futuro para algunos valores de renta variable del viejo continente en términos de divisa local. El MSCI Europe ex-UK Index, por su parte, tuvo un comportamiento favorable en términos de USD al avanzar un 3,2%, porcentaje que contrasta con el 0,5% alcanzado por el índice en términos de divisa local.

En EE. UU., los temas representados por la expansión en el sector de la fabricación y la solidez del empleo prosiguieron a lo largo del mes y, en el caso de este último, el informe sobre solicitudes iniciales de prestación por desempleo más reciente confirmó el buen estado continuado del mercado laboral nacional. La encuesta del ISM al sector de la fabricación estadounidense continuó arrojando buenas cifras y el IPC general se situó en un 1,6% (interanual), cifra inferior al objetivo del 2% establecido por la Fed. En su comparecencia ante el Congreso, Janet Yellen esbozó que la debilidad en la inflación se debía a una “serie de reducciones poco habituales”, pero se mostró optimista acerca de la evolución del mercado laboral. Según nuestras previsiones, la Fed anunciará el comienzo de la reducción de su balance en el mes de septiembre. En julio, el Banco de Canadá se convirtió en la primera autoridad monetaria del G10 en incrementar los tipos de interés tras la Reserva Federal estadounidense.

Dentro de la renta variable, la temporada de ganancias arrancó sólidamente tanto en EE. UU. como en Europa y, en el momento de redactarse este informe, cerca del 60% de las empresas ya habían declarado sus beneficios para el 2T. El crecimiento de las ganancias ha sido positivo hasta la fecha, siendo la expansión del BPA interanual del 9% en el S&P 500 y del 13% en Europa e incluyendo en ambos casos a las empresas del sector de la energía.

En el Reino Unido, la cifra de inflación del 2,6% fue más suave de lo previsto y proporcionó un cierto alivio de la acendente tendencia del IPC que se venía observando desde el último ejercicio. Actualmente, las expectativas de los mercados de que el Banco de Inglaterra incremente los tipos de interés durante este año son inferiores al 50%. Tras las elecciones generales de junio y las oscilaciones en la libra esterlina, julio trajo consigo un moderado repunte del 1,5% en la moneda británica frente al dólar estadounidense. Pese a la fortaleza de la libra, que en ocasiones ha supuesto un obstáculo para el índice debido a su amplia proporción de ingresos procedentes del extranjero, el FTSE 100 obtuvo una rentabilidad del 0,9% durante el mes.

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 18.25.49

En Japón, la reunión del BdJ finalizó sin que resultase de ella ningún dato con repercusión sobre los mercados. Sin embargo, el organismo realizó un cambio sustancial en su retórica al retrasar de 2018 a 2019 el año en el que espera que la inflación del país alcance su objetivo del 2%. En julio, el yen cedió un 1,7% frente al dólar, lo cual contribuyó a que el TOPIX registrase un muy ligero avance del 0,4%. Actualmente, los datos económicos en Japón están siguiendo una tendencia favorable, y la publicación más destacada de julio fue la relación entre el número de solicitantes de empleo y los puestos de trabajo disponibles. La cifra, que alcanzó el 1,51 durante el mes, marcó así su cuarto mes consecutivo de tendencia alcista y constituye un indicador del ajustado mercado laboral del que disfruta el país.

MERCADOS EMERGENTES

Durante julio, China publicó cifras de crecimiento sorprendentemente sólidas en las que el PIB se situó ligeramente por encima de las previsiones al registrar un 6,9% (interanual). Las ventas minoristas y la producción industrial también se adelantaron a las estimaciones marcando un 11% y un 7,6%, respectivamente. El MSCI Emerging Markets Index fue el mejor índice de renta variable del mes en términos globales al anotarse un resultado del 5,0%, al cual siguió muy de cerca el 4,7% obtenido por el MSCI Asia ex Japan Index. Por su parte, las materias primas cerraron julio con un avance del 2,3%. El petróleo ha retrocedido hasta una cota superior a los 50 USD/ barril, y las fluctuaciones en los precios han estado muy ligadas a los niveles de oferta. De hecho, el mínimo registrado por el crudo Brent en julio fue ligeramente superior a los 46 USD/barril, si bien los precios volvieron a incrementarse debido a que las cifras de producción de petróleo de esquisto estadounidense descendieron y los inventarios se redujeron en 10,2 millones de barriles. Otro factor que influyó notablemente sobre la oferta fue el hecho de que la OPEP reiteró su compromiso de controlar los suministros limitando sus exportaciones a EE. UU.

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 18.27.06

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 18.27.20

Captura de pantalla 2017-08-12 a las 18.27.45

Inflación: Global, no local

Gestoras
Inflación, global no local

Ante la constante acumulación de capacidad instalada, la inflación permanecerá baja durante algún tiempo. ¿Qué significa este entorno de inflación persistentemente baja para la política de los bancos centrales y las valoraciones de los bonos?

Fundamentales

La evidencia del fenómeno mundial de la “desaparición de la inflación” quedó reforzada a lo largo de la semana, ya que los datos de inflación en el Reino Unido sorprendieron a la baja; el índice de precios al consumo (IPC) subyacente subió un 2,4 % interanual en comparación con las expectativas de aumento del 2,6 %. Los indicadores de inflación en Estados Unidos y la zona euro también continúan su tendencia descendente: el IPC subyacente estadounidense cedió por cuarto mes consecutivo y se situó en el 1,7 % interanual, mientras que el IPC subyacente de la zona euro se mantuvo en torno al 1 %. ¿Cuál es la explicación de este entorno persistente de bajos niveles de inflación? Los datos pueden desglosarse en subcomponentes, que muestran debilidad en los sectores de ocio y transporte en el Reino Unido e inflación de los costes inmobiliarios atendiendo a los precios del alquiler en Estados Unidos, aunque creemos que el motor subyacente es la cantidad de capacidad instalada todavía presente en el sistema. Si bien nuestros principales indicadores económicos sugieren que la economía global está (y ha estado) creciendo por encima de la tendencia, el retroceso de la capacidad instalada global ha quedado limitado por los mercados emergentes. La inflación es cada vez más un proceso global; el conjunto de capacidad instalada en los mercados emergentes y el rápido ritmo de innovación tecnológica están suprimiendo la inflación de bienes y servicios. Podría ser bien entrado 2018 cuando comience la disminución de la capacidad instalada de la crisis financiera de 2008.

Los mercados emergentes han limitado el retroceso de la capacidad instalada global

Captura de pantalla 2017-07-26 a las 11.16.20

Valoraciones cuantitativas

Incluso con la inflación atascada en niveles bajos, todavía es necesario que los inversores consideren el universo de inversión dentro del contexto de la inflación. En cuanto a la deuda pública en Europa, el bajo nivel de inflación todavía supera con creces las tires de la deuda pública: en comparación con el IPC subyacente, situado en el 1,1 %, la tir de los títulos alemanes a 10 años es del 0,55 % e incluso la tir de los títulos franceses a 10 años es solo del 0,82 % (a 18 de julio). Mientras tanto, el crédito investment grade estadounidense casi duplica a la inflación, con el IPC subyacente en el 1,7 % y una tir sobre el índice del 3,1 %. Si bien existe una dispersión significativa entre los países de mercados emergentes, Brasil, que tiene una tasa de inflación del 3 % y una tir de la deuda pública a 10 años del 10,1 %, ofrece a los inversores una tir real superior al 7 %.

 

Factores técnicos

Las nuevas tendencias de emisión de deuda han sido ampliamente favorables en todos los sectores de renta fija, con disminución de la oferta bruta y neta en el momento central del verano. En relación con la deuda corporativa estadounidense investment grade, parece que los valores financieros han concentrado la emisión en la primera mitad del año, y la financiación de adquisiciones ha disminuido un 40 % interanual. Aunque la actividad de fusiones y adquisiciones ha repuntado en Europa, está subiendo desde un nivel extremadamente bajo, y la emisión general de investment grade ha bajado un 12 % en comparación con 2016. La deuda pública europea sigue estando respaldada por niveles negativos de emisión nueva neta, ya que el programa de compra del Banco Central Europeo (BCE) absorbe cualquier oferta. Si bien las expectativas de consenso apuntan a que el BCE comience a disminuir estas compras en algún momento de los próximos seis meses, continuará apoyando al mercado a medida que amplíe su balance.

 

¿Qué significa esto para los inversores en renta fija?

Estimamos que la capacidad instalada en el sistema hará que la dinámica de baja inflación persista durante algún tiempo, lo que debería reforzar el tema de “más bajos por más tiempo”. Aunque creemos que la Reserva Federal puede seguir aumentando los tipos al medido ritmo actual, dado que no se trata de combatir los niveles elevados de inflación, sino más bien de normalizar los tipos, es posible que el tipo cuando finalice el ciclo de subidas sea menor que en el pasado. Además, cabe afirmar que es más importante centrarse en el nivel absoluto de las medidas de relajación de los bancos centrales, más que en la dirección de las mismas: aunque es posible que los bancos centrales sean menos flexibles en conjunto, están pasando de niveles de emergencia a niveles de relajación moderados de política monetaria, por lo que es poco probable que los tipos de interés se muevan al alza drásticamente. En este entorno, vamos a seguir el tema del crecimiento y a centrarnos en las partes del mercado que ofrecen altos rendimientos reales, como la renta fija privada y los mercados emergentes.

La situación financiera ya no es un motivo de preocupación para Europa

Gestoras
La situación financiera ya no es un motivo de preocupación para Europa

Con Reino Unido preparándose para abandonar la UE, la necesidad de relanzar el proyecto europeo nunca ha sido tan importante. Y, a pesar de los profetas de la condenación, el Brexit parece haber galvanizado la opinión pública y forjado una notable unidad de propósito entre los 27 países miembros de la UE sobre qué principios y prioridades destacar en las discusiones que se están llevando a cabo con Londres. Al mismo tiempo, la elección de Donald Trump y las subsecuentes incertidumbres geopolíticas, han enfriado en general el fervor atlanticista en Europa y han propiciado llamamientos para que vuelvan a mirar a esa noción siempre recurrente, la iniciativa de defensa europea. Además, las condiciones políticas y económicas no han sido favorables en 10 años.

Sin embargo actualmente, la situación económica está cambiando. La eurozona creció un 1,9% en 2015 y un 1,7% en 2016. Nuestro departamento de análisis económico espera que crezca un 1,7% este año y un 1,8% en 2018. Las ventas de automóviles, la construcción, la inversión y los indicadores avanzados se han recuperado. La UE es el mayor exportador mundial y se está beneficiando en gran medida de la mejora que se está produciendo en los países emergentes.

Todavía persisten las dudas sobre Grecia e Italia, pero países como Irlanda, España y Portugal, que se vieron gravemente afectados por la crisis europea, han hecho progresos estructurales. La política presupuestaria ha eliminado gran parte del sesgo de austeridad observado en años anteriores y los presupuestos en algunos países como los Países Bajos incluso han contribuido al crecimiento. Incluso Alemania está ahora abogando por un enfoque más flexible y el aumento del gasto público (aunque se niega a abordar la cuestión de su superávit presupuestario).

Mientras tanto, la política monetaria sigue fuertemente sesgada hacia el aprovechamiento de la liquidez y los bajos tipos de interés para apoyar el crecimiento. Aunque el BCE ha reducido sus compras de bonos gubernamentales y corporativos de 80 a 60.000 millones de euros al mes, ha ampliado el programa a 2018, por lo menos. Y como resultado de sus esfuerzos en los últimos cinco años, las tensiones financieras prácticamente se han evaporado y los tipos de interés han caído. Los bancos comerciales han registrado la evolución más destacable: aunque todavía tienen elevados niveles de créditos morosos, han limpiado en gran medida los balances y han vuelto a su papel tradicional de financiar la economía. Después de la alerta de 2016, incluso los problemas bancarios de Italia ahora se ven bajo control.

En conclusión, la UE está disfrutando de un período de confianza. Es cierto que el desempleo sigue siendo elevado, pero ha pasado de unos máximos del 11% al 8% y, para la zona del euro, del 12% al 9,5%. Y en un signo de una lenta recuperación, los niveles de confianza de los hogares están flirteando con los máximos previos a la crisis y los niveles de confianza de las empresas también se han recuperado. En cualquier caso, la situación económica y financiera ya no es motivo de preocupación, lo que constituye un obstáculo menos en el camino de las reformas europeas.

Philippe Uzan, director de inversiones en Edmond de Rothschild Asset Management


 

December 2016. Non-binding document. This document is for information only.Edmond de Rothschild Fund Global Healthcare is a sub fund of the Luxembourg-regulated SICAV which is approved by the CSSF and approved for marketing in Austria, Belgium, Switzerland,Germany, Spain, France, UK, Italia and Luxembourg.

The fund managers may change during the product’s life. Edmond de Rothschild Fund SICAV CNMV number is n.229. For further details and information about the fund, consult the fund prospectus, bylaws and financial reports, all of which are available from any authorised distributor or from the CNMV.

The sub fund is a category 6 (over a scale from 1 to 7) or high risk/return fund profile which reflects its ability to be up to 110% exposed to equity markets. The risks described below are not exhaustive: it is the responsibility of investors to analyse each investment’s risk and to come to their own opinion: capital loss risk, equity risk, discretionary management risk, risk associated to small and mid-capitalizations, currency risk, interest rate risk, credit risk, risks associatedwith financial contract exposure and counterparty risk, risk linked to derivative products, risk associated with investments in the healthcare sector, risks associated with investing in emerging markets.

Disclaimer: Information on stocks may not in any way whatsoever be construed as an opinion of Edmond de Rothschild Asset Management (France) on future price trends in the said companies, nor, where applicable, on the likely price trend of the financial instruments that these companies might issue. Any information herein cannot be interpreted as a solicitation to buy or sell these stocks.

The data, comments and analysis in this bulletin reflect the opinion of Edmond de Rothschild Asset Management (France) and its affiliates with respect to the markets and their trends, their regulation and tax treatment, on the basis of its own expertise, economic analysis and information currently known to it. However, they shall not under any circumstances be construed as comprising any sort of undertaking or guarantee whatsoever on the part of Edmond de Rothschild Asset Management (France). Potential investors should consult their service provider or advisor and exercise their own judgement independently of Edmond de Rothschild Asset Management (France) on the risks inherent to each investment and its suitability to their own personal and financial circumstances. To this end, investors must acquaint themselves with the key investor information document (KIID) that is provided before any subscription and available at http://funds.edram.com or on request from the head offices of Edmond de Rothschild Asset Management (France) and Edmond de Rothschild Asset Management (Luxembourg).

 

GLOBAL DISTRIBUTOR

 

EDMOND DE ROTHSCHILD ASSET MANAGEMENT (FRANCE)

 

47, rue du Faubourg Saint-Honoré, 75401 Paris Cedex 08

 

Société anonyme governed by an executive board

 

and a supervisory board with capital of 11,033,769 euros

 

AMF Registration No. GP 04000015 – 332.652.536 R.C.S. Paris

 

MANAGEMENT COMPANY

 

EDMOND DE ROTHSCHILD ASSET MANAGEMENT (LUXEMBOURG)

 

20, Boulevard Emmanuel Servais, L – 2535 Luxembourg

 

SUB INVESTMENT MANAGER

 

EDMOND DE ROTHSCHILD ASSET MANAGEMENT (FRANCE)

 

47, rue du Faubourg Saint-Honoré, 75401 Paris Cedex 08

 

EDMOND DE ROTHSCHILD ASSET MANAGEMENT (FRANCE),

 

SUCURSAL EN ESPAÑA

 

Paseo de la Castellana 55 – 28046 Madrid – Spain

 

T + 34 91 789 32 21 – contact-am-es@edr.com

 

es.edram.com

Los mercados emergentes presentan buenas perspectivas

Gestoras
Los mercados emergentes presentan buens perspectivas

Le remitimos al glosario para una explicación de los términos de inversión empleados en este artículo.

Tras proporcionar rentabilidades decentes durante gran parte de 2016, los activos de mercados emergentes (EM) perdieron el favor de los inversores nada más anunciarse el resultado de las elecciones en Estados Unidos en noviembre. No obstante, fue alentador constatar que los bonos y las acciones del universo emergente repuntaron y registraron máximos de rentabilidad durante el primer trimestre de este año.

Las rentabilidades pasadas no son un indicativo de las rentabilidades futuras.

Los comicios en Estados Unidos centraron la atención en los riesgos potenciales de una presidencia de Donald Trump para el universo emergente, como por ejemplo un mayor proteccionismo comercial y su efecto potencialmente adverso sobre la exportación de los EM, medidas contra la inmigración, mayores niveles de endeudamiento de Estados Unidos e incertidumbre en torno a la política exterior del nuevo gabinete. Además, la Reserva Federal ha comenzado a subir los tipos de interés estadounidenses.

Aunque los inversores hacen bien en considerar las repercusiones de estos factores, los movimientos repentinos y pronunciados de los mercados financieros pueden crear oportunidades de compra a precios más atractivos. Cabe destacar, por ejemplo, que pese a la venta generalizada de activos en los EM tras la victoria de Trump, algunas economías emergentes tienen vínculos comerciales o de inmigración relativamente débiles con Estados Unidos, como la India y Brasil. De igual modo, países de Europa del Este como la República Checa, Hungría y Rumanía dependen mucho más de Europa que de Estados Unidos a nivel de exportación y mercados financieros. Al mismo tiempo, por supuesto, se prestará mucha atención a las relaciones entre Estados Unidos y China, un ámbito en el que la posible imposición de aranceles comerciales ha sido una de las cuestiones clave para los inversores.

Un enfoque flexible de inversión en deuda de EM

A la hora de invertir en bonos de los mercados emergentes, elegir la combinación adecuada de emisiones soberanas y corporativas denominadas en moneda local y en divisa «fuerte» (como por ejemplo el dólar) y efectuar una selección cuidadosa de países y valores individuales son factores clave para maximizar la rentabilidad. A este respecto, el fondo M&G Emerging Markets Bond se ha beneficiado de su flexibilidad para invertir sin restricción alguna en todas estas subclases de activos, mediante un proceso que combina consideraciones macroeconómicas con un análisis en profundidad de emisiones individuales.

El fondo permite el extenso empleo de instrumentos derivados.

Al mismo tiempo, el gestor trata de construir una cartera concentrada en sus mejores ideas de inversión, asignando capital en aquellas áreas que en su opinión ofrecen el mayor valor relativo, y evitando la exposición a bonos y divisas de los EM cuyas perspectivas considera menos favorables. Además, la posibilidad de invertir en deuda corporativa de los EM aumenta de forma significativa el conjunto de oportunidades para los inversores en la clase de activos, pues esta área ha experimentado un fuerte crecimiento en la última década. Actualmente, los bonos corporativos de los mercados emergentes ofrecen una gran variedad de emisiones tanto a nivel regional, sectorial, de calidad y vencimiento. El gráfico 1 muestra esta diversidad por regiones e industrias.

Captura de pantalla 2017-07-11 a las 11.09.48

Oportunidades atractivas para los inversores selectivos

La gama de oportunidades para los inversores en acciones de los EM también es muy amplia. El universo de inversión es grande y variado por países y sectores. Aunque existen compañías de los EM de talla mundial, extremadamente dinámicas y muy competitivas, también existen compañías mal gestionadas. Esta disparidad pone de manifiesto la importancia de aplicar un enfoque de inversión activo y selectivo para identificar las oportunidades más prometedoras.

El fondo M&G Global Emerging Markets se concentra en los méritos subyacentes de cada compañía para evaluar su potencial a largo plazo. El gestor cree que la cotización de una acción acaba por reflejar el desempeño de la compañía en cuestión, y en particular la rentabilidad de su negocio. Así, se centra en encontrar empresas cuya rentabilidad futura está infravalorada por el mercado, así como compañías gestionadas con los intereses de todos sus inversores en mente, por líderes concentrados en maximizar la rentabilidad para los accionistas.

El fondo invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten en renta fija o liquidez.

Aunque la transformación a largo plazo de los países emergentes en economías desarrolladas y orientadas al consumidor ha atraído mucha atención, el gestor cree que la tendencia de mejora de la cultura corporativa tiene un potencial significativo para los inversores. A medida que las compañías se gestionan mejor, emplean el capital con mayor eficiencia y potencian su rentabilidad, las cotizaciones de sus acciones deberían subir. De este modo, cabe afirmar que los mercados emergentes representan una fuente atractiva de oportunidades para inversores pacientes y con enfoques de selección disciplinados.

Los fondos invertirán en mercados emergentes que tienden a sufrir mayores aumentos y caídas de los precios que los mercados más desarrollados. Los mercados emergentes generalmente son más pequeños, con inversiones que son más complicadas de comprar y vender y son más sensibles a los cambios económicos y políticos. Las condiciones políticas y de mercado adversas en un país emergente podrían extenderse a otros países de la región. En circunstancias inusuales, los fondos pueden encontrar dificultades al comprar y vender estas inversiones, incluyendo transferir el producto o cualquier ingreso obtenido, y/o al valorar las inversiones. Tales dificultades pueden dar lugar a una suspensión temporal de las negociaciones en las acciones de los fondos.

No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

El valor de las inversiones y los ingresos que se derivan de ellos provocará subidas y bajadas del precio del fondo. No existe garantía de que se alcance el objetivo del fondo, lo que puede ocasionar que no recupere la cantidad invertida en un principio.


 

M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G Investment Funds (3) nº de inscripción 391 y M&G Investment Funds (7) nº de inscripción 541. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el inversor (KIID), el Informe de Inversión anual o provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al DCA: M&G Securities Limited, Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido; o Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid. Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto que incluye los riesgos de inversión relativos a estos fondos. La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento independiente. Promoción financiera publicada por M&G International Investments Ltd. Domicilio social: Laurence Pountney Hill, Londres, EC4R 0HH, Reino Unido, autorizado y regulado por la Autoridad de Conducta Financiera en el Reino Unido y su sucursal M&G International Investments Ltd., Sucursal en España con domicilio social en Plaza de Colón 2, Torre II, Planta 14, 28046, Madrid, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid al Tomo 32.573, folio 30, hoja M-586297, inscripción 1ª con CIF W8264591B y con número de registro de la CNMV 79.

 

 

Un buen momento para las compañías europeas

Gestoras
Un buen momento para las compañías europeas

La mayoría de los mercados europeos de renta variable finalizaron mayo al alza, tomándose un respiro después de varios meses de fuertes ganancias. Los inversores habían anticipado ampliamente la victoria de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas. Al mismo tiempo, los indicadores económicos se han mantenido en modo expansionista en Europa. En el lado corporativo, la temporada de publicación de resultados del primer trimestre cerró con buena nota, con 10 de 11 sectores publicando más resultados por encima de las previsiones del consenso que por debajo.

Con las elecciones en Francia y Países Bajos ya pasadas, los obstáculos políticos importantes han sido superados en la zona euro. Además, la posibilidad de un resultado sorpresa en las elecciones de Alemania, previstas para otoño, cada vez es más baja.

Fuera de Europa, el impulso está reduciéndose en Estados Unidos y China. El presidente estadounidense, Donald Trump, se está enfrentando a retrasos en la aprobación de sus reformas, lo que está haciendo retroceder la agenda reflacionaria. Por su parte, las autoridades chinas mantuvieron el endurecimiento de la política monetaria, mientras el gasto fiscal ha dejado de acelerar. A nivel global, se espera que la inflación retroceda ya que los precios de las materias primas están dándose la vuelta.

En este contexto, nos centramos en compañías que tengan previsiones de beneficios superiores gracias a los vientos de cola temáticos o a través de posibles fusiones y adquisiciones o reestructuraciones. Siguiendo esta línea, Degroof Petercam AM cuenta con DPAM Invest B Equities Euroland. El fondo aplica una estrategia activa, seleccionando y combinando valores de calidad, tanto por su estabilidad en resultados, su gestión y su ventaja corporativa.

En mayo, la clase F del fondo avanzó un 2,89% frente al 1,56% del índice de referencia (MSCI EMU Net Return) y acumula un 14,08% desde el comienzo del año hasta cierre de mayo frente al 11,26% del índice. La asignación por sectores realizó una contribución positiva, principalmente debido a nuestra sobreponderación al sector tecnológico y al menor peso de los materiales. Junto con el efecto positivo de esta asignación por sectores, tuvimos una gran contribución de nuestro stock-picking.

Creemos que la recuperación de los beneficios empresariales continuará para las compañías europeas, con volúmenes más elevados que a su vez se traducirán en un mejor apalancamiento operativo. Sin embargo, un frenazo en el resto del mundo claramente no será de ayuda.

 

Guy Lerminiaux, gestor de Degroof Petercam AM

Los inversores en bonos extranjeros y Estados Unidos siguen siendo muy buenos amigos

Gestoras
inversores en bonos extranjeros

Si analizamos las entradas de dinero en deuda corporativa este año, resulta evidente que el crédito sigue siendo una clase de activo muy popular. En particular, el mercado americano ocupa la primera posición acaparando la mayor parte de los activos globalmente. Una pregunta que a menudo recibimos es, ¿quién es el dueño de este mercado inmenso y cuáles son los motores detrás de esta globalización en la asignación de activos?

Se estima que el tamaño total del mercado de bonos corporativos a nivel mundial asciende a más de 20 billones de dólares, y el mercado de bonos corporativos estadounidenses supone más de la mitad de dicha cantidad. El mercado de crédito corporativo norteamericano ha crecido de forma significativa en la última década, alimentado por el interés de inversores no americanos, cuya cuota de mercado ha crecido desde el 12% en 1990 hasta el 30% en 2016, según Morgan Stanley Research. El segundo gran propietario en el mercado corporativo estadounidense (y que anteriormente ocupaban el primer puesto del ranking) son las compañías de seguro con un porcentaje de cerca del 22%, seguido por los fondos de inversión (15%) y fondos de pensiones (11%).

El crecimiento experimentado en el porcentaje de inversores no norteamericanos es el fenómeno más interesante. Dentro de este grupo de inversores el principal interés procede de países europeos como Reino Unido, Alemania y Suiza. El otro gran grupo de inversores corresponde a clientes asiáticos, en particular de Japón y Taiwán. En concreto en este último caso, algunas grandes compañías de seguros de vida taiwanesas han aumenta de forma consistente su exposición tras un impulso regulatorio que alentaba las asignaciones en bonos extranjeros. Por su parte en Japón, los gestores de activos, como el Fondo de Pensiones del Gobierno, han anunciado un aumento en las asignaciones a bonos internacionales, incluyendo los bonos corporativos norteamericanos.

Ahora la principal duda radica en si estos flujos pueden continuar. En nuestra opinión este crecimiento está motivado por tendencias tanto seculares como cíclicas. Las tendencias seculares se ven impactadas por la naturaleza cada vez más global de la base de inversores a lo que se suman las tendencias demográficas a largo plazo. Esto debería seguir atrayendo fondos hacia los mercados corporativos globales, en especial al mercado estadounidense, ya que este es considerado como el mercado de bonos corporativos más amplio y líquido.

El motor más cíclico se encuentra en la falta de rendimiento a nivel general en los mercados desarrollados, lo que ha empujado a los inversores hacia el mercado americano. Tradicionalmente el tipo de cambio y los niveles de los rendimientos relativos han sido factores clave en la determinación de la dirección y la fortaleza de la demanda de los inversores no americanos. El diferencial de rentabilidad en los rendimientos estadounidense frente a otros mercados como el japonés o el europeo debería mantenerse en el futuro cercano y, por tanto, debería respaldar la actual demanda por bonos corporativos estadounidenses. Tras un largo período de estabilidad en los tipos de cambio, la volatilidad está aumentando y por ello es probable que más inversores cubran sus posiciones en divisa extranjera. Sin embargo, incluso aunque los elevados costes de las coberturas podrían reducir la demanda de crédito estadounidense, los flujos actuales siguen siendo sólidos. De hecho, en lo que llevamos de año, los flujos han sido importantes, situándose en 119.000 millones de dólares (Well Fargo).

Por tanto no caben dudas de que Estados Unidos tiene unos amigos muy poderosos dispuestos a comprar bonos estadounidenses. Esto ha dado lugar a inmensos flujos de capital y a un cambio en la estructura de propiedad del mercado de bonos corporativos estadounidense. En nuestra opinión, no se trata de un fenómeno temporal. Por el contrario, es un cambio estructural en el que los inversores están buscando liquidez y rendimientos a nivel global y, en este sentido, el mercado de crédito corporativo estadounidense seguirá siendo uno de los principales beneficiarios.

Christian Hantel, gestor del fondo Vontobel Fund- Global Corporate Bond Mid Yield en Vontobel AM

Zona euro: el despertar de la inversión

Gestoras
Zona euro, el despertar de la inversión

Julien-Pierre Nouen, jefe economista-estratega de Lazard Frères Gestion

Los datos macro que se van conociendo muestran un nuevo buen trimestre para la inversión. El crecimiento anual de la inversión es ahora de un 6%, lo que supone el mayor nivel desde 2007 y un nivel históricamente elevado.

Captura de pantalla 2017-06-23 a las 10.59.31

Tras haberse apoyado principalmente en el consumo, la recuperación económica en la zona euro ahora también se ve impulsada por la inversión. Se trata de una evolución importante, ya que la inversión contribuye a incrementar el PIB potencial de la economía, lo que genera círculos virtuosos. De hecho, el crecimiento del PIB de la zona euro del primer trimestre se revisó al alza situándose en 2,3% frente al 1,8% anualizado.

Por otro lado, los indicadores de negocios siguen mejorando y son consistentes con un alto nivel de actividad. Según los últimos datos de PMI adelantado, la actividad del sector privado de la eurozona se mantuvo en mayo en máximos de los últimos seis años, situándose por segundo mes consecutivo en 56,8 puntos, lo que sugiere una expansión del PIB de la región de entre el 0,6% y el 0,7% en el segundo trimestre.

Captura de pantalla 2017-06-23 a las 10.59.49

Las buenas perspectivas de crecimiento y un incremento de los beneficios de las empresas deberían permitir que continúe esta tendencia.

Además, con este impulso en la inversión y el consumo algunos sectores que todavía se habían quedado retrasados por la crisis, ahora están mejorando, como es el caso de la construcción. Esta ampliación de la recuperación es importante para mejorar la calidad de este ciclo de crecimiento.

Confiamos en una próxima normalización de la política monetaria europea, que debería conllevar una apreciación duradera del euro. Tras haber pasado ligeramente por debajo de los 1,05 USD a finales del año 2016, el EUR osciló entre 1,06 y 1,08 antes de subir a partir de mediados de abril hasta estabilizarse alrededor del 1,12 desde hace algunas semanas. De este modo, el EURUSD se sitúa en la parte alta de la senda en la que evoluciona desde hace cerca de dos años.

Captura de pantalla 2017-06-23 a las 11.00.00

La esperanza de nuevas medidas de relanzamiento tras la elección de Donald Trump llevó a los inversores a prever un endurecimiento más rápido de la política monetaria de la Fed y, por lo tanto, unos tipos a corto plazo más elevados. Sin embargo, el cambio de esta perspectiva, las cifras de inflación inferiores en Estados Unidos y una convicción algo mayor sobre la cercanía de la normalización de la política monetaria en la zona euro, han terminado por debilitar el dólar frente al euro.


 

Acerca de Lazard Frères Gestion (a 31/12/2013) 

 

Lazard Frères Gestion es una entidad de gestión de activos francesa que pertenece al grupo Lazard fundado en 1848 en Nueva Orleans (representa en diciembre de 2013, 187.000 millones de dólares de activos gestionados en el mundo). La entidad cuenta con los medios y el alcance de un gran grupo internacional: cubre todo el espectro de activos, tiene presencia en las principales zonas geográficas y cuenta con un equipo de investigación a nivel mundial compuesto por más de 100 analistas especializados en la gestión de activos. Con más de un centenar de colaboradores, Lazard Frères Gestion gestiona en Paris 14.100 millones de euros por cuenta de inversores institucionales y privados. La gestión financiera y el asesoramiento sobre inversiones constituyen el corazón de su expertise.

 

Lazard_about