Razones para estar más positivos en Europa

Gestoras
Europa

Existe un creciente escepticismo sobre las perspectivas de la economía europea y sus empresas, debido en gran medida a las tensiones comerciales; sin embargo, parte de esta falta de confianza está fuera de lugar, a juzgar por el papel que el consumidor europeo está jugando. Repasemos algunos indicadores para argumentar nuestra posición:

Si tenemos en cuenta el gasto de los hogares, en Europa supone en torno al 45-50%- dependiendo del país- Aunque este peso es inferior al 70% que representa en el caso de la economía estadounidense. Aún así, sigue siendo una proporción muy importante y, por primera vez en una década, el consumidor europeo se encuentra en una situación mucho mejor.

Por otro lado, los salarios van en aumento en Europa. En mis más de 300 reuniones con compañías, he notado un importante cambio respecto a los salarios. Cuando hace dos años les preguntábamos por subidas salariales, en general estaban de acuerdo en que un 1-2% era la subida estándar. Ahora están hablando de un 3-4%. En áreas que requieren habilidades específicas, estos incrementos salariales son considerablemente superiores, en torno al 8-10%. En conjunto, estamos viendo aumentos salariales mucho mejores en Europa. Además, parte de esta subida puede atribuirse a los aumentos del salario mínimo, como ha ocurrido en Reino Unido, donde el salario mínimo aumentó para los mayores de 25 años en un 4,9%, o en España donde se produjo una subida histórica de un 22%.

Mientras tanto, la inflación está teniendo un comportamiento relativamente bueno (la inflación anualizada en la zona euro era del 1,2% en mayo de 2019) lo que significa que los consumidores tienen más dinero en sus bolsillos.

Por primera vez en varios años, los gobiernos europeos están gastando un poco más. Este gasto representa entre el 40 y el 50% de la economía media europea, por lo que un impulso del 0,5%, por ejemplo, es un gran estímulo para la economía en su conjunto, que sólo está creciendo entre el 1 y el 1,5%. Esto podría ser muy importante en términos de aceleración de la demanda interna en Europa.

Por qué seguir apostando por los valores europeos

Sin embargo, la desaceleración sigue siendo preocupante. Las tensiones comerciales continúan a pesar de la aparente tregua de los últimos días, y es que China sigue siendo el mercado de exportación más importante de Europa.

Además, muchas empresas industriales tienen que gastar más para aumentar la capacidad, reducida tras la crisis financiera, ya que la demanda se ha ido recuperando lentamente. Esto reduce sus márgenes de beneficio y es una de las razones por las que no vemos a las empresas cíclicas como un grupo particularmente atractivo en este momento.

Otra razón por la que este tipo de empresas no resultan atractivas puede deberse a que las valoraciones en esta parte del mercado se han recuperado en gran medida después de caer a finales del año pasado.

Un área que puede verse beneficiada es el de las finanzas. Los tipos de interés se mantienen en niveles muy bajos en Europa, y esto ha disuadido a los inversores; pero, no diría que los tipos de interés tienen que subir para que los bancos demuestren ser una inversión que valga la pena. En muchos países de Europa existen bancos bien gestionados y fuertemente capitalizados que ofrecen atractivas rentabilidades de dividendos.

De manera que, aunque Europa en su conjunto no esté bien vista por los inversores, desde Schroders, pensamos que la oportunidad reside en adoptar una postura contraria y buscar las partes del mercado que se han quedado atrás, pero en las que hay margen de mejora. Sin embargo, como siempre, es crucial ser selectivo y buscar los valores individuales con el perfil de riesgo-recompensa más atractivo.

 

Autor: James Sym, European Equities

No subestimemos a los bancos centrales

Gestoras
bancos centrales

Al precipitarse los tipos a 10 años de EE. UU. al 2%, por debajo de los tipos monetarios, los inversores han expresado claramente su preocupación por un riesgo geopolítico renovado, ya que los motores del crecimiento mundial parecen deteriorarse.

A principios de año, las perspectivas eran más optimistas por múltiples motivos: los indicadores avanzados (PMI, ISM, etc.) se habían estabilizado; la tasa de desempleo había descendido; se puso fin a las revisiones a la baja de los beneficios por acción; la guerra comercial estaba en tregua, y se flexibilizaron las políticas monetarias.

Sin embargo, pese a haber resistido realmente bien, los índices PMI de los servicios han caído a sus niveles más bajos en tres años y no han logrado contrarrestar la caída libre del sector manufacturero provocada por la disminución de los intercambios comerciales. A nivel mundial, el índice PMI manufacturero pasó de 50,4 a 49,8 puntos, un nivel preocupante muy similar al de principios de 2016 y finales de 2012.

Igualmente, el último informe de empleo ha confirmado una importante ralentización de los planes de contratación en EE. UU. En cuanto al contexto geopolítico, la situación se ha deteriorado por las tensiones relacionadas con Irán y Corea del Norte, por no hablar ya de México.

Por si eso fuera poco, la posibilidad de que Boris Johnson acceda al número 10 de Downing Street aumenta los riesgos de un Brexit sin acuerdo (no deal) el próximo otoño. En resumen, el equilibrio de riesgos se ha inclinado claramente a la baja y confirma el comportamiento de los inversores que tratan de proteger el capital a cualquier precio.

Todo esto es cierto, pero no debería eclipsar el reciente cambio de los bancos centrales, que han cedido a la presión del mercado al adoptar un tono cada vez más moderado. Con la estabilidad financiera como excusa, una vez más están suministrando las drogas duras a las que los mercados parecen ser adictos.

En definitiva, parece que la expansión económica se mantendrá gracias a la solidez de la economía, las maniobras de los bancos centrales y una relajación de las tensiones comerciales en los próximos meses. Tras la caída de los tipos y la corrección de los mercados bursátiles, las primas de riesgo han vuelto prácticamente a sus máximos de diciembre. ¿Debemos aprovechar ahora? No es tan sencillo…

El mercado está siendo arrastrado en direcciones opuestas, con un equilibrio incierto y una visibilidad débil. Salvo en caso de acontecimiento externo, la renta variable global probablemente generará rentabilidades anuales moderadas en los próximos seis meses, en su mayor parte procedentes de dividendos y rescates de acciones. Tras haber sido revisado fuertemente a la baja, el crecimiento de los beneficios debería estabilizarse en torno al 4% en los mercados desarrollados. Mientras los rendimientos después de impuestos se mantengan muy por encima del coste del capital, vale la pena seguir invirtiendo en renta variable.

Es probable que el efecto de expulsión provocado por los bancos centrales se extienda a los rendimientos soberanos (tipo francés a 10 años al 0,10%) a los bonos investment grade, luego a los bonos high yield y, finalmente, a las acciones.

En este contexto, sería recomendable una sobreponderación de los activos de renta fija investment grade, cuyas primas de riesgo podrían reducirse entre 30 y 40 puntos básicox. Aunque es demasiado pronto para endurecer la asignación desde una posición neutral en la renta variable, no se debería subestimar la potencia de fuego de los bancos centrales. En conclusión, mantenga su inversión.

 

Autor: Laurent Denize, director adjunto global de Inversiones de ODDO BHF AM.

El petróleo crudo está en alza

Gestoras
petróleo

La OPEP no tiene otra opción que extender el recorte de la producción de crudo en su próxima reunión del 1 (OPEP) y el 2 de julio (OPEC+). Se trata de una medida necesaria para conseguir una subida en el precio del petróleo que consiga paliar las bajadas que ha experimentado debido a la presión y a los nervios originados ante el temor de que se produzca una recesión a nivel mundial y a la incertidumbre que despierta la guerra comercial.

Sin embargo, las expectativas de que los recortes se van a profundizar están fuera de lugar. Sólo si se cree que la demanda de petróleo se debilitará de forma extrema, por ejemplo, por una guerra comercial total entre EE.UU. y China, la OPEP se vería en la obligación de aumentar estos recortes. Lo más probable es que la organización se centre en el cumplimiento de las cuotas de producción. Esto significa que se ejercerá más presión sobre Iraq y sobre algunos otros países que presentan desajustes en el cumplimiento cuotas para que las respeten plenamente en el segundo semestre del año.

A más largo plazo, ahora que ha surgido en el horizonte una reunión amistosa de Trump-Xi, los temores de un empeoramiento de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China podrían disiparse y dar un impulso al precio del petróleo, que podría alcanzar los máximos anteriores de 75 USD por barril en un período de tiempo relativamente corto. En el segundo semestre de 2019, el precio del petróleo podría subir aún más como resultado de tres indicadores principales:

– Resolución de la disputa comercial entre EE.UU. y China

– La reglamentación de la Organización Marítima Internacional (OMI) que obliga a las compañías navieras a utilizar combustible de mayor calidad

– Posibles interrupciones del suministro en Oriente Medio debido al empeoramiento de las relaciones entre Estados Unidos e Irán

Dicho esto, es poco probable que Arabia Saudí permita que el precio del petróleo se acerque a la marca de los 100 dólares y que aumente la producción para poner fin a nuevas subidas de precios.

Irán

Si bien es probable que la OPEP+ apoye los precios del petróleo, Irán podría hacer que se dispare. Mucho depende de cómo EEUU e Irán resuelvan su disputa. Donald Trump tiene dos opciones principales para responder a los presuntos ataques de petroleros y aviones teledirigidos iraníes en el área del Estrecho de Ormuz: un ataque militar, o más sanciones económicas. Sin embargo, ambas opciones son problemáticas para Trump, pero alcistas para el precio del petróleo.

También podría optar por una respuesta militar. Sin embargo, esto significaría romper su promesa electoral de «America First». Además, es poco probable que una escalada militar lleve a Irán a la mesa de negociaciones.

El mal menor de las dos opciones y la alternativa más probable es la imposición de sanciones económicas adicionales a Irán. Sin embargo, la eficacia de esta medida es cuestionable, ya que la presión económica sobre Irán a través de las sanciones de los Estados Unidos casi ha llegado a máximos. Sin embargo, en comparación con un conflicto militar abierto, esta estrategia da al menos una oportunidad para que Irán reanude las negociaciones, aunque sea pequeña. Como resultado, el escenario más probable es que veamos más eventos perturbadores alrededor del Estrecho de Ormuz, lo que eventualmente forzará una respuesta militar de los Estados Unidos. Entre todos estos callejones sin salida, el mejor resultado que Irán puede esperar es que las interrupciones de los flujos de petróleo se vuelvan demasiado costosas para el mundo, ya sea forzando a EEUU a retroceder o, alternativamente (y más probablemente), empujando a China, Europa y otros países a eludir las sanciones de EEUU mediante el aumento de sus importaciones de petróleo iraní. En este contexto, hay que tener en cuenta algunas fechas clave, que influirán en gran medida en el próximo paso de Irán:

– 28 y 29 de junio, cumbre del G20: Irán ha acumulado una cantidad significativa reservas de petróleo en China que podría venderse si China opta por eludir las sanciones de EE.UU. (y con ello el sistema de pago Eurodólar/SWIFT). La probabilidad de que esto ocurra depende del resultado de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Una escalada de la guerra comercial aumentaría sin duda la probabilidad de que los chinos eludieran el sistema de pagos Eurodólar/SWIFT mediante el establecimiento de un mecanismo de transacción alternativo. Sin embargo, nuestras expectativas son que en la cumbre del G20 se produzca un encuentro amistoso entre Trump-Xi que haga improbable una escalada de la guerra comercial, por ahora.

– 7 de julio, fecha límite para Irán: Irán fijó un plazo para que la UE responda a la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán. En caso de que la UE guarde silencio, Irán podría sentirse tentado a perturbar aún más el transporte marítimo de petróleo a través del Estrecho de Ormuz. Incluso con una fórmula para eludir el sistema de pago Eurodólar/SWIFT, es poco probable que la UE pueda proporcionar suficiente apoyo económico a Irán. Si los ataques en el Estrecho de Ormuz continuaran en julio, se estaría enviando una clara señal a los cargadores petroleros de que no se puede garantizar la seguridad al cruzar el Estrecho de Ormuz mientras las exportaciones iraníes estén limitadas.


Esta es la opinión del autor y no refleja necesariamente la opinión de Vontobel Asset Management.

Autor: Jon Andersson, Director de Productos Básicos de Vontobel Asset Management.

Visión de la renta fija global

Gestoras
renta fija

La decisión de la Reserva Federal de EE.UU., en enero, de hacer una pausa prolongada en el ciclo de tipos de interés, ha deprimido la volatilidad implícita y realizada en los mercados de crédito y en los tipos de interés durante el primer trimestre de 2019. No vemos muchos catalizadores en el horizonte que puedan cambiar esta condición.

En los próximos seis meses, la agenda del BCE se completará con una comunicación detallada sobre las operaciones de financiación a largo plazo, TLTRO (siglas de targeted longer-term refinancing operations) y el potencial de la subida paulatina del tipo de interés de los depósitos, con el fin de proteger el frágil sistema bancario de la UE. Minimizarán el bajo crecimiento y señalarán una mejora de las perspectivas de crecimiento global (China y EE.UU.).

Las expectativas inflacionistas de la UE basadas en el mercado han sido desancladas. Esto nos confronta con la incómoda verdad de que el BCE nunca alcanzará su objetivo de inflación obligatorio durante la próxima década. La autoridad monetaria ha perdido muchas batallas contra la inflación, pero se le exige que luche continuamente prometiendo una victoria con una inflación del 2%.

Por un lado, las sorpresas modestas de la inflación al alza se traducirán en una mera consolidación de los tipos de interés y de los diferenciales de crédito en torno a los niveles actuales. La fijación de precios en los tipos sólo apunta a una normalización al alza suave en los tipos a largo.

Por otra parte, las sorpresas a la baja podrían proporcionar más oxígeno al impulso positivo de los bonos que estimuló a los mercados mundiales de bonos al comienzo del cuarto trimestre de 2018.

En este contexto, ¿cómo se valorarían y comportarían los mercados mundiales de bonos en condiciones en las que la desglobalización se extendiera al margen? La respuesta corta es estable, con interesantes inversiones de renta fija en todos los ámbitos.

Que no cunda el pánico, no seremos catapultados a niveles del comercio de hace 20 años. La creación de la Unión Monetaria Europea y la entrada de China en la OMC en 2001, pusieron en marcha la globalización. Sin embargo, los datos del FMI y el Banco Mundial revelan que el comercio mundial (importaciones/exportaciones) como porcentaje del PIB comenzó a estancarse en 2010-2011. Esta ruptura fue acompañada de un crecimiento tibio de la productividad que osciló entre el 0,00% y el 1,00%.

La revolución tecnológica que atravesamos aún no se ha convertido en un impulso de crecimiento de la productividad. La reparación requerirá cooperación y confianza entre los motores del crecimiento económico mundial: China, EE.UU. y la UE. Ahí es donde aparecen muchos interrogantes.

Los políticos que sitúan el tema del estado-nación y la identidad en el centro de sus estrategias están ganando las elecciones. La creciente desigualdad está destruyendo el atractivo de los partidos políticos principales. En los últimos tres años, los resultados de las elecciones en todo el mundo, confirman el potencial de las estrategias políticas que buscan y ponen a prueba las fronteras morales. La receta de «America First» se está extendiendo por todo el mundo.

Esto distorsiona claramente la balanza del riesgo hacia la disminución del comercio y la inversión. Un ajuste a la baja a largo plazo en el potencial de crecimiento mundial no se ha valorado en todos los rincones de los mercados financieros.

Es justo decir que el paradigma del estancamiento secular (que dura un siglo) está cobrando impulso. Los inversores de renta fija deben prestar atención. El estancamiento secular se caracteriza por tipos de interés deprimidos (tipos reales negativas) como resultado de una demografía desfavorable, políticas monetarias extremadamente acomodaticias, un exceso de generación de ahorros sobre ciclos de inversión inciertos y una demanda interna deficiente. La desigualdad es una realidad y hace persistente el debilitamiento de la demanda interna. Para desbloquear el estancamiento secular y encaminarse hacia un crecimiento inclusivo se necesita una generación.

Además del comercio, observamos una disminución de la interdependencia en el mercado financiero. ¿Puede la desglobalización afectar también a las corrientes de capital? Las pruebas van en aumento. Los inversores domésticos de EE.UU. han aumentado la compra de bonos del Tesoro de estadounidense, los mercados interbancarios de la UE siguen siendo disfuncionales, los tenedores extranjeros de bonos del Estado italianos siguen cayendo y algunos mercados emergentes se están volviendo a dolarizar.

Deberíamos prepararnos para una caída continuada de los rendimientos esperados en todos los sectores de bonos, desde el gobierno hasta el crédito de con grado de inversión y de alto rendimiento. El impulso positivo de los bonos volvió a los mercados hace unos 6 meses y tiene mucho margen de maniobra.

La desglobalización podría dar lugar a una continuación de la tendencia de apreciación del dólar. El índice DXY se tornó decididamente bajista entre 2001 y 2007, un episodio caracterizado por una rápida globalización y desregulación. Una señal de reversión de la tendencia falsa aparece cuando impacta la Gran Crisis Financiera. La verdadera reversión se mantiene durante 2011. No podemos discernir sobre los elementos que podrían cambiar esta tendencia de apoyo al dólar.

Los bancos centrales siguen compitiendo a nivel del tamaño de sus balances en lugar de a nivel de los tipos de interés oficiales.

Es por eso que la valoración de la divisa está menos impulsada por los diferenciales de los tipos de interés y más influenciada por una estrategia de política no convencional. Lo no convencional se vuelve convencional.

Somos firmes respecto a la diversificación en todos los sectores de bonos globales. Apreciar el valor de los bonos del Estado de la UEM y el potencial presente en los mercados europeos con grado de inversión y de alto rendimiento en proceso de maduración. La exposición multidivisa debe tomarse con prudencia pero con confianza. Los bonos globales sin restricciones y los bonos gubernamentales de mercados emergentes en divisa local son soluciones que convierten al componente de renta fija de una cartera en un motor clave de la rentabilidad total.

Por: Peter De Coensel, CIO de renta fija de Degroof Petercam Asset Management (DPAM)

En busca de oportunidades en los mercados emergentes

Gestoras
mercados emergentes

Le remitimos al glosario para una explicación de los términos de inversión empleados en este artículo.

El enfoque activo de M&G a la hora de invertir en mercados emergentes pone énfasis en un análisis experto y en profundidad para identificar las acciones y bonos que ofrecen más valor. Invertimos en base a nuestras convicciones con estrategias diferenciadas, en lugar de imitar al mercado, y nuestros equipos altamente experimentados gozan de libertad para explotar oportunidades en todos los segmentos de la clase de activos.

Ofrecemos un abanico de estrategias concentradas en el universo emergente, diseñadas para satisfacer las distintas necesidades de nuestros clientes, y cuyas principales características resumimos a continuación.

El M&G (Lux) Global Emerging Markets Fund busca oportunidades atractivas en renta variable emergente. Su gestor, Michael Bourke, cree que la cotización a largo plazo de una compañía refleja su desempeño operativo y financiero, en lugar de factores macroeconómicos. Por consiguiente, selecciona inversiones en base a un análisis exhaustivo de empresas individuales. Su enfoque distintivo se concentra en la rentabilidad de las compañías (la cual mide mediante su rendimiento del capital), sus estándares de buen gobierno y su valoración con objeto de encontrar acciones cuyas perspectivas a largo plazo están siendo infravaloradas por los inversores.

Dada la incertidumbre asociada con la inversión en los mercados emergentes, Michael selecciona acciones con distintas características de riesgo/rentabilidad. Esto le ayuda a construir una cartera diversificada, con potencial de generar rentabilidad en distintas condiciones de mercado.

Como inversores con una visión contraria y orientada al valor, creemos que las turbulencias bursátiles pueden proporcionar oportunidades para invertir en acciones con cotizaciones anómalas. Esto nos parece especialmente cierto cuando el entorno reinante preocupa a los inversores, ya que este temor puede provocar caídas de las cotizaciones incluso cuando el desempeño operativo de las compañías permanece inalterado.

A lo largo del pasado año, la guerra comercial entre Estados Unidos y China dominó el sentimiento inversor y las acciones del gigante asiático mostraron debilidad. Hemos aprovechado esta situación para comprar acciones de empresas chinas cuyas caídas de precio consideramos excesivas.

México es otro ejemplo de un mercado en el que la preocupación en torno a la política y la economía ha afectado a las cotizaciones. El año pasado, las acciones sufrieron debido a cambios potenciales en la relación comercial del país con Estados Unidos y a las medidas del nuevo gobierno. Ante tal incertidumbre, invertimos en compañías cuyas cotizaciones habían caído por motivos que en nuestra opinión no guardaban relación alguna con su rendimiento subyacente.

Los mercados emergentes suelen ser escenario de turbulencias, y el panorama económico puede afectar en gran medida al sentimiento de los inversores. Pero en lugar de considerar este hecho como un problema, nosotros creemos que presenta una verdadera oportunidad a los inversores pacientes y selectivos.

A largo plazo, los factores relacionados con una compañía —y no el entorno económico— son los que determinan en última instancia su cotización. Por consiguiente, pensamos que los mercados emergentes ofrecen a menudo inversiones atractivas que otros inversores han pasado por alto.

El universo emergente también es interesante para los inversores que desean recibir renta. El M&G (Lux) Emerging Markets Income Opportunities Fund trata de proporcionar una renta anual del 4% al 6% y lograr el crecimiento del capital (en cualquier periodo de cinco años) invirtiendo en una combinación de acciones y bonos de compañías ubicadas en los mercados emergentes.

Este fondo también es gestionado por Michael Bourke, que emplea un enfoque flexible de tipo bottom-up para seleccionar las mejores ideas de inversión en ambas clases de activos. A continuación, compara los méritos relativos de todas ellas y elige las inversiones que en su opinión ofrecen la mejor rentabilidad total a largo plazo. Cada una de estas dos clases de activos representará como mínimo un 25% del patrimonio del fondo en todo momento.

Michael cree que los bonos y las acciones son activos complementarios, capaces de proporcionar un resultado de inversión atractivo: los primeros ofrecen una renta relativamente alta y estable, y las segundas brindan potencial de crecimiento del capital y del dividendo.

Otra opción es el M&G (Lux) Emerging Markets Bond Fund, gestionado por Claudia Calich, una gestora con más de 20 años de experiencia en los mercados emergentes. Un componente clave del enfoque flexible de este fondo es la gestión activa de sus exposiciones a la deuda soberana y al crédito de este universo de inversión. Estos bonos están denominados en divisas locales y en divisas «fuertes» como el dólar estadounidense y el euro.

Claudia también gestiona el M&G (Lux) Emerging Market Hard Currency Bond Fund, que invierte principalmente en deuda soberana emergente denominada en dólares. El fondo suele tener una cartera globalmente diversificada de estos activos y su rentabilidad depende sobre todo de dos factores: su sobreponderación o infraponderación de países individuales y su selección de valores.

Pensamos que con una gestión cuidadosa y exhaustiva de los riesgos es posible encontrar valor relativo en los mercados de renta fija emergentes, a la luz de factores como la TIR superior que ofrecen respecto a sus homólogos desarrollados. Además, las tasas de incumplimiento de los emisores emergentes son bajas, y tanto la deuda soberana como el crédito ofrecen una gran diversidad de oportunidades de inversión.

Últimamente, nuestras inversiones favoritas han incluido emisores relacionados con la energía, en el marco del aumento de los precios del petróleo. Esta actividad incluyó la compra de bonos de la petrolera estatal mexicana Pemex, cuyas valoraciones nos parecieron atractivas tras un periodo de rezagamiento. También compramos bonos de Credit Bank of Moscow al gustarnos su valoración y en base a nuestra creencia de que el trasfondo macroeconómico ruso es favorable. Por ejemplo, Moody’s revisó al alza la nota del gobierno ruso a grado de inversión, un sello de calidad que ya le habían adjudicado las otras dos grandes agencias calificadoras, Standard & Poor’s y Fitch.

En los mercados de deuda soberana, elevamos la asignación en Egipto en el primer trimestre del año a través de una nueva emisión de bonos denominados en dólares. Ya llevamos tiempo inclinándonos por la exposición a este país, que nos parece un ejemplo interesante de un ciclo económico en situación de mejora. Durante el periodo también participamos en una nueva emisión de bonos en dólares del gobierno de Uzbekistán, la primera de ámbito internacional que realiza el país. Consideramos que estos títulos se emitieron a un precio atractivo, y la emisión estuvo muy sobresuscrita entre los inversores. En los mercados de deuda soberana denominada en divisa local añadimos exposición a Nigeria tras la reelección del presidente Buhari, que en nuestra opinión reduce el riesgo de un cambio abrupto de política.

Un aspecto importante de este fondo es su flexibilidad, que nos permite invertir solamente en las áreas que nos gustan y evitar aquellas cuyo panorama es menos alentador. Al mismo tiempo, tratamos de gestionar carteras en todo el espectro global de la renta fija emergente para generar rentabilidad en todo tipo de entornos de mercado.

La inversión en mercados emergentes entraña un mayor riesgo de pérdida debido a la intensificación de los riesgos políticos, fiscales, económicos, cambiarios, normativos y de liquidez, entre otros. Por tanto, podrían presentarse dificultades a la hora de comprar, vender, custodiar o valorar las inversiones en tales países. Los movimientos en las tasas de cambio de moneda pueden afectar negativamente el valor de su inversión.

Tenga en cuenta que el M&G (Lux) Global Emerging Markets Fund y el M&G (Lux) Emerging Markets Income Opportunities Fund pueden invertir en acciones A de China. Las inversiones en activos de la República Popular China están sujetas a condiciones políticas, regulatorias y económicas cambiantes, lo cual podría dificultar el cobro de rentas o la venta de estos activos. Además, tales inversiones se realizan a través de los sistemas Stock Connect, que podrían ser más susceptibles a riesgos de compensación, de liquidación y de contraparte. Estos factores podrían ocasionar pérdidas a los fondos.

El valor y los ingresos de los activos del fondo podrían tanto aumentar como disminuir, lo cual provocará que el valor de su inversión se reduzca o se incremente. No puede garantizarse que el fondo alcance su objetivo, y es posible que no recupere la cantidad invertida inicialmente. No podemos ofrecerle asesoramiento financiero. Si no está seguro de que su inversión sea apropiada, consúltelo con su asesor financiero. Los puntos de vista expresados en este documento no deben considerarse como una recomendación, asesoramiento o previsión.

El M&G (Lux) Global Emerging Markets Fund invierte principalmente en acciones de compañías, con lo que es probable que experimente mayores fluctuaciones de precio que aquellos fondos que invierten en renta fija o liquidez. Los fondos M&G (Lux) Emerging Markets Income Opportunities Fund, M&G (Lux) Emerging Markets Bond Fund y M&G (Lux) Emerging Market Hard Currency Bond Fund permiten el extenso empleo de instrumentos derivados.

 


M&G Investment Funds están inscritos para su distribución pública en virtud del art. 15 de la Ley 35/2003 sobre instituciones de inversión colectiva del siguiente modo: M&G (Lux) Investment Funds 1 nº de inscripción 1551. Esta información no constituye una oferta ni un ofrecimiento para la adquisición de acciones de inversión en alguno de los fondos mencionados en la presente. Las adquisiciones de un fondo deben basarse en el Folleto actual. La Escritura de Constitución, el Folleto, el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (KIID), el Informe de Inversión Anual o Provisional y los Estados Financieros se pueden solicitar gratuitamente al Allfunds Bank, Calle Estafeta, nº 6, Complejo Plaza de la Fuente, La Moraleja, 28109, Alcobendas, Madrid. Antes de efectuar su suscripción, debe leer el Folleto, que incluye una descripción de los riesgos de inversión relativos a estos fondos. La información que aquí se incluye no sustituye al asesoramiento financiero independiente. Promoción financiera publicada por M&G International Investments S.A. Domicilio social: 16, boulevard Royal, L 2449, Luxembourg

Lo tomas o lo dejas

Gestoras
guerra comercial

En los últimos días, la amenaza de Donald Trump de una ruptura de las negociaciones con China y el despliegue del aumento de los derechos de aduana han puesto en tela de juicio la tendencia al alza del crecimiento económico que comenzó a principios de año. La escalada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China constituye una seria amenaza para los mercados.

Hasta ahora, aparte de este importante riesgo, el contexto macroeconómico estaba evolucionando favorablemente. Así, desde el principio de año hemos observado, en primer lugar, un crecimiento mundial más sólido que debería confirmarse a medida que se reduzca la debilidad del sector manufacturero. Por otro lado, los intentos de la Fed por evitar la desaparición de la liquidez y limitar los costes de financiación en dólares han favorecido a las operaciones de carry y a los activos de riesgo, como suele suceder generalmente. En última instancia también se ha registrado una menor desaceleración de las exportaciones mundiales, fundamentales para la economía mundial y los beneficios.

Aunque todavía quedan posibilidades de acuerdo, es hora de mantener una posición neutral con los activos de riesgo adaptándonos a la vez al repunte de volatilidad actual. Para ello, se pueden llevar a cabo distintas acciones como la recogida de beneficios de acciones y bonos emergentes, dada su sensibilidad al comercio mundial. Otra opción sería ajustar la ponderación de las acciones europeas de pequeña capitalización a neutral, reduciendo su riesgo político a corto plazo, consecuencia del aplazamiento de la fecha límite del Brexit y el riesgo limitado relacionado con las elecciones europeas. Asimismo, también se podría reforzar el componente de renta fija para aprovechar el carry todavía atractivo y su duración ante una posible rebaja de los tipos. No se trata de eliminar el riesgo de las carteras de momento, sino de preparar los ajustes en función de los escenarios.

ODDO BHF Asset Management trabaja con dos escenarios principales. Por un lado, un escenario de abandono de las negociaciones e intensificación de la guerra comercial. En este caso, se llevaría a cabo una venta total de las posiciones emergentes, una fuerte reducción de la exposición a los activos de riesgo de renta variable como máximo del 25%-30%, así como a los de renta fija high yield, además de la compra de yenes japoneses y deuda pública alemana.

Por otro lado, si se materializa el acuerdo comercial entre China y EEUU, la estrategia sería muy diferente, ya que se procedería a la compra de acciones europeas cíclicas y de estilo value, de acciones emergentes, sobre todo asiáticas, y de carteras de alto rendimiento, con sobre ponderación de los sectores cíclicos, que están más expuestos a la calificación B. Asimismo, llevaríamos a cabo mayores ventas de USD/EUR.

Aunque los mercados de renta variable ya no ofrecen descuentos respecto a sus niveles históricos, siguen existiendo estímulos al alza tales como la revisión al alza de los beneficios por acción, que han registrado mínimos, 3,5% en EE. UU. y 4,5% en Europa para 2019, en un contexto de variables constantes. Otro estímulo podría ser la importante rotación hacia las empresas value, que podrían beneficiarse de la fuerte reducción de los múltiplos. En cualquier caso, habrá que ser pacientes, en un sentido u otro, ya que las prisas casi nunca han generado valor.

Autor: Laurent Denize, co-CIO global de ODDO BHF Asset Management.

Estancamiento salarial: el elefante en la sala

Gestoras
estancamiento salarial

¿A qué obedece la tensión reinante hoy en día en la arena política? Desde los chalecos amarillos en Francia hasta la Alternative für Deutschland alemana, pasando por el brexit en el Reino Unido y la manera en que Trump falta a la verdad… a veces da la sensación de que nos adentramos en una nueva era de la apatía.

¿Podría brindar una explicación el gráfico siguiente? Esta curva, conocida popularmente como la “curva del elefante” debido a su forma, vio la luz por primera vez en un documento de trabajo del Banco Mundial escrito por el economista Branko Milanović, especialista en desarrollo y desigualdad. La curva describe cómo, entre 1988 y 2008, aumentaron las rentas reales de las personas más ricas del mundo (a la derecha del eje X) y las de muchas de las más pobres (a la izquierda del mismo). En cambio, la población mundial con rentas medias (básicamente entre los percentiles 75o y 85o), y en especial la gente con menor renta de los países desarrollados, vio su riqueza estancarse o disminuir durante dicho periodo.

Cambio en la renta real entre 1988 y 2008 en varios percentiles de distribución de la renta mundial (calculada en dólares internacionales de 2005)

En los años siguientes —particularmente durante la crisis financiera mundial y sus secuelas— esa curva no hizo más que acentuarse cuando la renta real del trabajador medio de gran parte del mundo desarrollado sufrió un bache.

En el Reino Unido, por ejemplo, el crecimiento salarial tardó más de una década en recuperarse hasta los niveles de 2008 (1), pero incluso entonces, el Instituto de Estudios Fiscales estima que el trabajador británico medio cobraba 760 libras menos que antes de que estallara la crisis.(2)

En un mundo post-Trump de opiniones divididas y un consenso político cada vez menor, la curva del elefante plantea una pregunta importante: ¿ha contribuido ese estancamiento de las rentas al nuevo sentimiento de desarticulación en la política del mundo desarrollado? Por citar la descripción sucinta que utilizó Harvard University Press, la editorial del estudio original de Milanović: “Cue xenophobia. Cue Donald Trump. Cue nationalism. Cue Brexit.” [De ahí la actual oleada de xenofobia, Donald Trump, el nacionalismo y el brexit.]3

El economista cree que la innovación tecnológica también podría haber contribuido a socavar el poder adquisitivo de los trabajadores menos cualificados en las economías desarrolladas. No se trata de un fenómeno nuevo, sino de una historia que lleva décadas gestándose. Basta pensar, por ejemplo, en cómo los cajeros automáticos han sustituido al personal bancario a lo largo de las décadas transcurridas desde su aparición en 1967. Pero también podría aducirse que la velocidad del cambio tecnológico y la sustitución de empleados humanos por mano de obra electrónica está arreciando, especialmente en el sector manufacturero. Así lo ilustra el siguiente gráfico, proveniente del World Robotics Report 2018 [Informe de Robótica Mundial 2018] de la Federación Internacional de Robótica (IFR), que muestra lo rápida que ha sido la llegada de la automatización industrial.

Estancamiento salarial: el elefante en la sala

Para vislumbrar las ramificaciones que podría tener esta tendencia en la vida real, cabe considerar el análisis llevado a cabo por el popular blog de política FiveThirtyEight sobre la correlación entre las intenciones de voto y la economía en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. En un estudio realizado condado por condado, los investigadores del blog detectaron una preferencia por Donald Trump frente a Hilary Clinton en aquellos lugares donde los puestos de trabajo se veían más amenazados por la tecnología o la globalización. En concreto, los condados con los trabajos más “rutinarios” – en fábricas, ventas, oficinas y ocupaciones afines, que son más fáciles de automatizar o deslocalizar – eran mucho más proclives a votar a Trump.(4)

Suministro anual mundial estimado de robots industriales 2009-2017 y 2018*-2021*

(1) Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido, 16 de octubre de 2018.

(2Instituto de Estudios Fiscales, “10 years on – have we recovered from the financial crisis?”, 12 de septiembre de 2018.

(3)Harvard University Press: “The Elephant Chart in the EU Room”, 30 de junio de 2016.

(4) FiveThirtyEight: “Trump Was Stronger Where The Economy Is Weaker”, 10 de noviembre de 2016.


Información importante

Dirigido exclusivamente a Clientes Profesionales. Esto es una promoción financiera y no constituye consejo o asesoramiento de inversión. Las tenencias de las carteras pueden sufrir cambios en cualquier momento, se proporcionan únicamente a efectos informativos y no constituyen recomendaciones de inversión. De no indicarse otra cosa, todos los pareceres y opiniones expresados corresponden al gestor de inversiones. Esta información no representa análisis de inversión ni es una recomendación basada en dicho análisis a efectos regulatorios.

Si desea información adicional, visite el sitio web de BNY Mellon Investment Management. INV01624 – 003 Expira el 12 de octubre de 2019. T7878 05/19.

Elecciones en India: elecciones y agenda de reformas

Gestoras

Se avecinan elecciones generales en la India. Los mercados han experimentado el impacto de las fluctuaciones en las encuestas en los apoyos para el primer ministro reformista Narendra Modi. ¿Deberían los inversores tomar nota?

A principios de este año, mientras que otros mercados asiáticos subían, el MSCI India se enfrentaba a ciertas dificultades para avanzar debido a que los inversores temían un resultado electoral decepcionante. Sin embargo, estos miedos se han reducido algo en las últimas semanas. La reciente disputa con Pakistán ha favorecido al actual presidente Modi, que sigue presentándose como la opción del «hombre fuerte». Las recientes alzas en los mercados reflejan el creciente optimismo de que Modi y su Partido Bharatiya Janata (BJP) volverán al gobierno con un mandato lo suficientemente fuerte como para continuar con su agenda de reformas.

Por supuesto, los acontecimientos políticos como estos no son fáciles de predecir. En nuestra opinión, incluso aunque se produzca un cambio de gobierno, el programa de reformas no tendría por qué frustrarse. Los cambios que se han producido bajo el mandato de Modi, como el código de insolvencia y quiebras o el impuesto sobre bienes y ventas, no han hecho más que empezar a apreciarse. Si bien es incuestionable qué se puede hacer más, es probable que la economía de la India vea durante algún tiempo los beneficios de las reformas que ya están en marcha.

Dicho esto, preferimos que nuestra cartera no se vea afectada por los acontecimientos políticos. Nuestro objetivo es encontrar empresas que lo hagan bien a pesar de las políticas del gobierno y no por ellas. De esta manera, la acción del gobierno se convierte en algo deseable, pero no en una necesidad para el crecimiento.

Aunque la economía india ha crecido a un ritmo razonable (+7%) durante varios años, la suerte ha sido diversa entre las empresas. En nuestra opinión, está claro que el crecimiento más atractivo es el de las compañías centradas en el crecimiento de la economía doméstica y, en particular, en el gasto del consumidor. Este aumento se sustenta en una población joven y en una clase media en expansión. Se espera que el gasto total de los consumidores en la India alcance 3,1 billones de dólares en 2030, desde 1,4 billones de dólares de 2017, según un estudio del Foro Económico Mundial. Casi el 60% de este incremento procederá de la nueva clase media del país.

Las empresas con poder de fijación de precios y balances fuertes estarán bien preparadas para prosperar en ese entorno. The India Fund, Inc (Aberdeen Standard Sicav I – India Equity Fund) es accionista de Hindustan Unilever, por ejemplo. La empresa ha aumentado sus volúmenes de ventas en los últimos años de manera consistente en línea con el crecimiento del gasto de los consumidores indios.

Creemos que los bancos también deberían beneficiarse de esta tendencia. En nuestro caso, sólo invertimos en entidades del sector privado bien capitalizadas que prestan a la creciente clase media y que están ganando cuota de mercado a expensas de bancos gubernamentales ineficientes y con restricciones de capital. A raíz de la quiebra de IL&FS, el endurecimiento de la regulación financiera y de liquidez también ha provocado una reducción de la competencia que ejercía la banca en la sombra. Por ejemplo, la inversión de crédito del HDFC Bank, que también forma parte del fondo, crece a un ritmo de más del 20%. Cuando el ambiente se complica, las entidades que tienen activos más fuertes brillan más.

El cemento es nuestra forma preferida para aproximarnos a la inversión en infraestructuras y los precios de este material aumentaron en febrero. Aunque todavía no se ha producido una recuperación generalizada, sí que existen focos de mejora de la demanda. A pesar de que puede parecer un sector poco interesante, se trata de una industria que está orientada hacia algunas de estas fuertes tendencias económicas y de consumo, como el desarrollo de infraestructuras y la vivienda asequible. Las empresas importantes, junto con los grupos inmobiliarios, también deberían beneficiarse de las reducciones de impuestos y de los tipos de interés. En nuestra cartera tenemos compañías como Ultratech Cement, Shree Cement y Asian Paints.

La reciente debilidad del mercado bursátil indio ha hecho que las valoraciones bajen hasta niveles más razonables. El país está bien aislado de los efectos negativos de las tensiones comerciales mundiales. Desde el punto de vista estructural, su gran economía, basada en el consumo interno, se encuentra en una buena posición para resistir los choques externos. El crecimiento sigue siendo convincente, respaldado por una población joven y una clase media en expansión. Los bajos y estables precios del petróleo también son favorables. Dado que es poco probable que las elecciones causen perturbaciones significativas, los inversores pueden concentrarse en el brillante futuro de la India.

Autor: Adrian Lim, Director de inversiones de Aberdeen Standard Investments

El avance imparable de la inversión socialmente responsable

Gestoras
inversión socialmente responsable

La inversión socialmente responsable no es una moda pasajera. Es un movimiento imparable que ha llegado para quedarse y que refuerza la necesidad de que el sector financiero dé un paso al frente a la hora de producir un impacto no financiero en la sociedad. El mercado español ha tardado en detectar la llegada de esta tendencia, pero notamos que cada vez hay más interés por parte de los inversores en que sus ahorros contribuyan a crear un mundo mejor para todos.

Los líderes de la industria tenemos que reforzar nuestro compromiso con la promoción de las mejores prácticas de gobierno corporativo y con hacer que el patrimonio que gestionamos tenga un impacto social cuantificable. De hecho, es en este último punto en el que tenemos que insistir, ya que las grandes firmas del sector tenemos que trabajar codo a codo con las entidades reguladoras para establecer un sistema que mida la sostenibilidad de los productos financieros.

Es necesario que se desarrolle un procedimiento de etiquetado que indique en qué medida contribuye un fondo concreto a construir un mundo mejor para todos. Esta etiqueta determinaría si el producto ayuda a fomentar las mejores prácticas de gobierno corporativo o si contribuye a crear un mundo más sostenible para las generaciones futuras. Es alentador ver que se están dando los primeros pasos para llegar a este punto, ya que la Unión Europea ya ha establecido comités de expertos en los que representantes destacados del sector financiero combinan sus capacidades para avanzar en este sistema de medición.

Países como Francia, Alemania o los nórdicos ya están demostrando un fuerte compromiso con la promoción de la inversión socialmente responsable. Las autoridades de estos países han establecido que los fondos que forman parte de los mandatos públicos de pensiones deben cumplir criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ESG, por las siglas en inglés de environmental, social y corporate governance).

Además, la aprobación de este sistema de etiquetado de sostenibilidad obligaría a las firmas del sector de gestión de activos que todavía no han abrazado esta tendencia a tener que adaptar sus estrategias para que sean más sostenibles. Este hecho respondería al mismo tiempo a la fuerte demanda que existe en la calle por estos productos: uno de nuestros estudios reflejaba recientemente que un 73% de los inversores finales quieren que su dinero se alinee con sus valores personales.

El problema reside en que muchos intermediarios financieros desconfían de esta tendencia y evitan que la oferta de productos sostenibles llegue a los inversores finales. La cooperación entre las firmas de la industria y las autoridades reguladoras es clave para solucionar este problema, ya que hará entender a muchas entidades implicadas que la inversión socialmente responsable no es una tendencia pasajera, al mismo tiempo que pondrá de manifiesto la huella sostenible de estas estrategias. De todos modos, los líderes de la industria no podemos quedarnos con los brazos cruzados mientras se materializa este avance. Tenemos que seguir dedicándonos a encontrar las compañías que mejor lo hacen, tanto desde un punto de vista financiero como extrafinanciero.

La inversión socialmente responsable no es una moda. Es una realidad estructural y seguiremos abanderando esta revolución.

Seguiremos llevando los beneficios de la inversión socialmente responsable a todos los rincones de la industria y seguiremos respondiendo a la voluntad de los inversores de hacer que su dinero sea capaz de crear un mundo mejor para todos.

 

Autor: Sophie del Campo, directora general para Iberia, Latam y US Offshore en Natixis Investment Managers

En punto muerto

Gestoras
inversión

A pesar de la actual debilidad de las cifras económicas, especialmente en Europa, y de la aproximación a la inversión de la curva de tipos de EE.UU., es probable que el crecimiento mundial vuelva a la normalidad en el segundo semestre de 2019.

El crecimiento del crédito, un factor clave para el crecimiento económico chino, ya no se está ralentizando y debería contribuir a reactivar el comercio mundial en el segundo semestre del año. Europa se verá impulsada por esta tendencia y por la reciente y significativa relajación de las condiciones financieras.

Por su parte, el crecimiento en los Estados Unidos es resistente, impulsado por un sólido gasto de los consumidores, el repunte del mercado de la vivienda, así como por los recientes aumentos de la productividad, que han superado el crecimiento de los salarios reales. Las presiones inflacionarias han desaparecido y hay poco riesgo de recesión para 2019.

Sin embargo, los riesgos políticos no han desaparecido (el Brexit es el primero de ellos) y podrían socavar la recuperación económica. Pero, una vez más, se han realizado notables progresos y parece que se acerca un acuerdo sobre aranceles entre China y los Estados Unidos.

Tan pronto como el crecimiento global comience a recuperarse, probablemente a mediados de año, podría ser interesante reducir la exposición a la renta variable estadounidense y rotar de forma más agresiva hacia la renta variable internacional, especialmente hacia Europa y los mercados emergentes. Desde un punto de vista sectorial, hay quien considera que es hora de recoger las ganancias de los sectores defensivos, en particular los alimentos y las bebidas, cuyas valoraciones han alcanzado niveles estratosféricos, en favor de los valores más cíclicos.

Los valores financieros volverán a la normalidad, una vez que los rendimientos se recuperen y el crecimiento se haya acelerado. Esperemos pacientemente esta señal, que puede provenir de medidas más prudentes del BCE sobre el exceso de reservas, incluso si el impacto positivo se manifestara más en Alemania o Francia que en Italia. Además, los mercados de valores emergentes mantienen valoraciones relativas, gobernanza y diferencial de crecimiento del beneficio por acción, manteniendo así su atractivo económico.

Por el contrario, mantenemos nuestra infraponderación en la deuda pública durante los próximos nueve meses. Aunque los inversores han asumido el fin de la normalización de la política monetaria, siguen siendo demasiado complacientes con respecto a las posibles presiones inflacionistas de los Estados Unidos. Además, cuando se expresan en dólares, los rendimientos son actualmente más elevados en Alemania y Japón que en Estados Unidos.

En cuanto al crédito, seguimos siendo optimistas a medio plazo, ya que un efecto de exclusión debería garantizar una estabilización o compresión de los diferenciales. En el segundo semestre, es probable que las ganancias sean impulsadas más por el carry trade que que por la revalorización del capital

Además, es probable que el euro suba frente al dólar debido a la relativa mejora de la actividad económica mundial. Dejando de lado la posibilidad de una convergencia hacia su paridad de poder adquisitivo estimada en 1,30 dólares, es ciertamente posible un retorno a 1,15/1,20 dólares.

En lo que respecta a las materias primas, los precios se verán impulsados en el segundo semestre de 2019 por el debilitamiento del dólar y el fortalecimiento del crecimiento mundial. Es probable que el cobre y el petróleo se beneficien, así como que los precios del petróleo sigan subiendo, ya que el sesgo de la oferta y la demanda (debido a Venezuela, Irán y otras cuestiones) no puede ser reabsorbido rápidamente, a pesar del fuerte aumento de la producción de esquisto estadounidense.

Por estos motivos, sería recomendable mantenerse neutral con respecto a la renta variable mientras la nube del Brexit se cierne sobre nosotros. Las valoraciones han vuelto a sus niveles históricos y las acciones ya no se negocian con descuentos significativos. Dicho esto, podría decirse que no es necesario «reducir el riesgo» de las carteras, ya que las ganancias de mercado han sido impulsadas poco por el flujo de capital entrante, especialmente en renta variable. Si habría que considerar ciertos movimientos tras un acuerdo comercial entre China y Estados Unidos o un resultado favorable del Brexit, que podrían dar un último impulso. Después de esto, los activos de riesgo entrarán en un período de calma.

Autor: Laurent Denize, Co-CIO global de Oddo BHF AM

El déficit de suministro de petróleo debido a las sanciones de Irán aumentan las diferencias de precio entre el diésel y la gasolina

Gestoras
petróleo

A corto plazo, el mercado de petróleo se contraerá y los precios aumentarán aún más debido a la reducción de exportaciones de petróleo iraníes.

No se espera ninguna acción rápida por parte de Arabia Saudita o de los productores de petróleo de esquisto de EE.UU.

Crecen las diferencias de precios entre el diésel y la gasolina

Preparados para pelear. El presidente estadounidense Donald Trump no extenderá las exenciones sobre las importaciones de petróleo iraní que vencen el 2 de mayo. A pesar de sus garantías de que Estados Unidos y otros miembros de la OPEP recuperarán el retraso, los precios del petróleo han subido bruscamente como consecuencia de un mercado, ya de por sí, subabastecido que pronto se enfrentará a una nueva caída de la oferta. Las exportaciones iraníes de crudo en el primer trimestre fueron de aproximadamente 1,2 millones de barriles al día, y esperamos que bajen a alrededor de 500.000 barrilles en mayo.

A corto plazo, el mercado seguirá estrechándose, ya que es probable que Arabia Saudí sólo actúe cuando la brecha de suministro de las exportaciones iraníes de petróleo perdidas se haga visible en el mercado. Además, los productores estadounidenses de petróleo de esquisto no podrán intervenir en un futuro cercano, ya que los bajos precios del petróleo a finales del año pasado han obstaculizado su costosa producción y las inversiones en infraestructuras.

Si bien esperamos que los precios del petróleo suban de forma generalizada, el déficit de barriles iraníes también tendrá un gran impacto en la variación de precios entre las diferentes calidades de los productos provenientes del crudo. Las exportaciones iraníes perdidas son predominantemente crudos agrios, mientras que las posibles exportaciones adicionales de Arabia Saudita y EE.UU. son principalmente crudos ligeros. Esta diferencia de calidad es problemática para las refinerías que tienden a sintonizar con ciertos tipos de petróleo.

El déficit iraní está exacerbando una situación global marcada por los desajustes entre la oferta y la demanda de crudo de diferentes calidades. Por un lado, Venezuela, uno de los mayores exportadores de crudo pesados ha estado lidiando con dificultades políticas durante bastante tiempo, lo que ha afectado severamente su capacidad de producción. En segundo lugar, la creciente producción de petróleo de los EE.UU. extrae crudo de calidad muy ligera. Además, las normas de la Organización Marítima Internacional (OMI) que entrarán en vigor a finales de este año impondrán nuevas restricciones al contenido de azufre de todos los combustibles para uso marítimo que se permite utilizar a los grandes buques. A medida que los cargueros pasen del combustible de caldera al combustible de mayor calidad, como el gasóleo, la demanda mundial de petróleo crudo en general y de productos de tipo destilado aumentará y la diferencia entre el gasóleo y la gasolina se ampliará en particular. Esperamos que la OMI aumente la demanda de destilados en aproximadamente 0,4 millones de barriles al día, lo que implica que habrá que refinar 1,6 millones de barriles adicionales de petróleo crudo. Por consiguiente, como la demanda adicional de petróleo crudo será igualada por (ultra) petróleo de esquisto bituminoso estadounidense, se producirán aproximadamente 0,8 millones de barriles de gasolina. Esto se debe a que la capacidad de refinado global existente podría tener dificultades para producir todo el destilado adicional necesario (al menos necesitan un incentivo de precio suficiente para hacerlo). En consecuencia, cabe esperar un déficit de oferta y demanda en los mercados de destilados, especialmente en el caso del gasóleo, mientras que la gasolina podría comerciar con un excedente de oferta y demanda.

Para los inversores activos en materias primas, esta situación les ofrece tres importantes ventajas: a) una posición a favor de una mayor rentabilidad del petróleo crudo, b) una posición en el tipo adecuado de calidades o productos (petróleo dulce, gasóleo, gasóleo), c) una posición a favor o en contra de un rendimiento inferior en otros productos, como la gasolina.This is the personal opinion of the author and does not necessarily reflect the opinion of Vontobel Asset Management.

Autor: Manne Rasmussen, Senior Portfolio Manager, Vontobel Asset Management

Los mercados centrales están tomando todas las decisiones

Gestoras
mercados centrales

Los mercados de renta variable y de bonos han experimentado un impresionante repunte desde enero; lo que es igualmente impresionante es que esto se ha logrado prácticamente sin cambios en los fundamentales y los flujos de fondos. La corrección en el cuarto trimestre se debió a la actuación de los bancos centrales, lo mismo que la rápida recuperación observada en las últimas semanas.

Los bancos centrales han cambiado de marcha indiscutiblemente. La Reserva Federal pronto dejará de reducir su balance y ya no espera subir los tipos este año, aunque todavía hay un interrogante sobre una última subida en 2020. Al igual que la Reserva Federal, el BCE ha descartado cualquier endurecimiento de sus políticas este año y presentará su nuevo TLTRO para los bancos a partir de septiembre en un esfuerzo por estimular el crecimiento. Las condiciones del TLTRO, que previsiblemente serán más estrictas que antes, se anunciarán en junio. El banco también está considerando medidas para limitar el daño causado a los bancos por los tipos negativos. Los bancos centrales están enviando una señal mucho más favorable a los inversores para reducir la tensión y, por lo tanto, la volatilidad.

Aún así, no han vuelto a su anterior postura acomodaticia aunque ahora estén más cómodos, lo que sugiere que el rally que han orquestado sólo puede alcanzar cierto nivel. Después de todo, los inversores estadounidenses todavía pueden ganar un 2,6% con los certificados de depósito a 3 meses, un rendimiento atractivo que ofrece una solución alternativa en caso de que aumente la incertidumbre.

– Los datos económicos siguen siendo volátiles. Incluso en los EE.UU., donde la visibilidad económica sigue siendo positiva, algunas estadísticas han registrado recientemente fuertes caídas.

– La inversión en la parte corta de la curva de tipos de EE.UU. y la presión a la baja sobre los márgenes de las empresas son los primeros indicios de fin de ciclo que podrían preocupar a los inversores.

– La liquidez del mercado está sobre la media y, una vez más, existen importantes posiciones cortas en contratos de volatilidad VIX.

Como esto podría significar el comienzo de un estado de ánimo más vacilante en los mercados, creemos que tiene sentido reducir un poco el riesgo de cartera. En consecuencia, hemos reducido la exposición a la renta variable y ahora estamos ligeramente infraponderados. Dicho esto, se trata de una visión a corto plazo y consideramos que las perspectivas a largo plazo siguen siendo optimistas. Esperamos ver una recuperación gradual en China que sustente las economías europeas y disipe lo que, en nuestra opinión, es ahora una visión excesivamente pesimista. Pero entre el final del rally orquestado por los bancos centrales y el comienzo de una reactivación sincronizada del crecimiento mundial, se requiere cautela táctica.

 

Autor: Benjamin Melman, head of asset allocation de Edmond de Rothschild AM.

CANDRIAM anuncia el lanzamiento de su academia en España

Gestoras
Candriam

• Academia Candriam: primera plataforma del mundo de acceso libre que ofrece formación acreditada para la inversión sostenible y responsable

• Plataforma online accesible en el siguiente enlace: https://academy.candriam.es

• Diseñada para mejorar la educación y el conocimiento en materia ISR

CANDRIAM ha presentado su Academia de Inversión Responsable, la primera plataforma de formación acreditada en materia inversión sostenible y responsable en España.

El objetivo de la Academia Candriam es concienciar y mejorar el conocimiento de los intermediarios financieros sobre la ISR, a través de una plataforma de acceso libre e innovadora en cuanto a su contenido y materiales disponibles en español. A pesar de haber sido concebida para los intermediarios financieros, la plataforma está abierta al público.

En España el crecimiento de los activos bajo gestión ISR continúa con su tendencia ascendente, alcanzando los 186.000 millones de euros de patrimonio (1), lo que supone un 10% más que hace dos años. En términos generales, los activos bajo gestión que siguen alguna de las estrategias ISR están experimentando un crecimiento constante en España, desde las primeras mediciones del año 2003. La estrategia de exclusión es la que tiene un mayor peso. Además, se observa también un fuerte crecimiento de las estrategias Best-in-class e integración ASG (2).

Los intermediarios financieros, reciben cada día más preguntas acerca del impacto de sus inversiones por parte de sus clientes. Candriam se encuentra muy bien posicionada para satisfacer esta demanda: reconocido como un líder avanzado de la industria de gestión de activos, en 2018 se ganaron muchos mandatos institucionales importantes gracias a la experiencia de Candriam en soluciones sostenibles a medida.

Elena Guanter Ros, Head of Client Relations Iberia and Head of Development LATAM, comenta: “Los agentes económicos tienen un papel importante para el desarrollo de una economía sostenible y responsable. Es una responsabilidad que nos tomamos muy en serio en Candriam. Creemos en la importancia de promover la inversión sostenible y consideramos que la Academia Candriam, nos permitirá aumentar la concienciación y mejorar las prácticas entre la comunidad financiera.”

(1) A cierre de 2017. Fuente : Spainsif

(2) Best-in-class: selección o ponderación de empresas o activos con los mejores resultados o que hayan mejorado más en términos ASG dentro de un universo de inversión definido. Integración ASG: inclusión de los criterios ASG (ambientales, sociales y de gobierno corporativo) en el análisis financiero de las inversiones. Exclusión: filtrado negativo de empresas o sectores que participan en determinadas actividades en base a criterios específicos contrarios a la política de responsabilidad social.

La Academia Candriam ofrece en la actualidad 4 módulos de formación, así como una introducción detallada a la ISR. Al final de cada módulo, se requiere una puntuación mínima de 8/10 para completar el curso y recibir un certificado. Cuenta en la actualidad con más de 1400 miembros y 2973 horas de formación acreditada por las principales instituciones a nivel europeo. La plataforma está disponible actualmente en inglés, italiano, alemán y español y pronto estará disponible en francés y holandés.

En España, la academia ha recibido por parte de EFPA España su acreditación y es válida por 4 horas de formación para la recertificación EIP, EFA y EFP.

www.candriam.es

www.efpa.es


Acerca de CANDRIAM

CANDRIAM es una sociedad de gestión de activos europea multi especialista, además de reconocida pionera y líder en inversión sostenible. CANDRIAM gestiona un patrimonio de unos 121.000 millones de euros (3) de la mano de un equipo de más de 500 profesionales. Cuenta con centros de gestión en Luxemburgo, Bruselas, París y Londres, atendiendo a clientes en más de veinte países y cuatro continentes. CANDRIAM ofrece soluciones innovadoras y diversificadas de inversión en renta fija, renta variable, estrategias de rentabilidad absoluta y asignación de activos.

CANDRIAM forma parte de New York Life. New York Life Investments (4) clasificada entre las mayores gestoras de activos del mundo (5).

Si desea más información, consulte nuestra página: www.candriam.com

(3) A 30 septiembre de 2018. El patrimonio gestionado incluye activos no contemplados en la definición de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) relativa a “patrimonio gestionado normativo”, tal y como queda recogida en la declaración ADV, parte 1A.

(4) New York Life Investments es una marca comercial usada por New York Life Investment Management Holdings LLC y su filial, New York Life Investment Management LLC. New York Life Investments Management LLC es una filial al 100% e indirecta de New York Life Insurance Company.

(5) Fuente: New York Life Investments ha sido clasificado entre los 30 principales gestores de activos por Pensions & Investments el 28 de mayo de 2018. Las clasificaciones se basan en los activos institucionales gestionados a nivel mundial a finales del año 2017. Los activos de New York Life Investments incluyen los de sus asesores de inversiones afiliados.

¿Cómo actuar ante el repunte de los activos de riesgo en el primer trimestre?

Gestoras
activos de riesgo

Al revisar a la baja el crecimiento y la inflación de la zona euro, el BCE envió un mensaje de confirmación de las señales de desaceleración global emitidas por los índices PMI. Las primas de riesgo decayeron considerablemente y los inversores aprovecharon el repunte para reducir posiciones en los activos de riesgo.

El deterioro de los indicadores macroeconómicos mundiales no es uniforme. El sector de la fabricación da muestras de debilidad, mientras que los servicios o el mercado laboral prosiguen su buena marcha. Como preveíamos, las autoridades chinas han tomado las medidas adecuadas para estabilizar el crecimiento, mientras que los últimos datos de la zona euro son menos alarmantes y apuntan a una tendencia de crecimiento del 1,5%.

En este contexto, lo más recomendable parece ser una prudencia moderada a corto plazo en los activos de riesgo, con una posible consolidación, menos en los indicadores fundamentales que en los factores técnicos. Pero toda debilidad importante (>5%) deberá aprovecharse para reinvertir. La dinámica macroeconómica debería mejorar en los próximos meses gracias a los primeros efectos del estímulo de China, los beneficios de la reactivación presupuestaria de casi el 0,5% en la zona euro, el mantenimiento de la flexibilidad del BCE y, por último, un crecimiento cercano a su potencial en EE.UU., al que contribuye la pausa de la Fed.

Aunque es cierto que los analistas siguen revisando las previsiones a la baja, las expectativas de crecimiento de los beneficios del 4% en los mercados estadounidenses parecen demasiado conservadoras teniendo en cuenta el crecimiento de las ventas en el 6,5% desde hace dos años.

En cuanto al posicionamiento, existe una sobreponderación de la renta variable emergente frente a la de los mercados desarrollados. A 12 veces el resultado a 12 meses, los mercados emergentes cotizan a múltiplos inferiores a los registrados durante la crisis de 2015 y 2016. Aparte de los datos chinos, un acuerdo comercial entre EE.UU. y China sería un estímulo importante para una reasignación aún más consecuente de los inversores internacionales.

La zona euro, eliminando los sesgos sectoriales como la tecnología, ofrece un descuento de solo el 5% con respecto a los mercados estadounidenses. Sigue siendo muy poco a día de hoy. En un contexto de debilidad del euro, apostamos por las empresas exportadoras frente a las orientadas al mercado interno.

En cuanto a los tipos, a pesar del repunte registrado tras las medidas de refinanciación del BCE, seguimos al margen de la deuda pública mientras que no se aclare un poco la saga del Brexit. La incertidumbre que persiste sobre este tema empieza a cansar a las partes interesadas y podría provocar una fuerte volatilidad.

En el crédito, la reducción observada en los bonos high yield también podría tomarse un respiro. Pero al igual que sucede con las acciones, se reforzará en caso de una fuerte ampliación de los diferenciales.

Para concluir, en ODDO BHF AM hemos recogido parte de los beneficios de los valores europeos de pequeña y mediana capitalización y, aunque seguimos invertidos, reforzamos las protecciones en los índices de renta variable. Así, ahora apostamos por carteras convexas con perfiles de riesgo y rentabilidad atractivos.

Autor: Laurent Denize, director adjunto global de Inversiones de ODDO BHF AM

Perspectivas para el crédito, la deuda y las divisas locales de mercados emergentes para 2019

Gestoras
mercados emergentes

Seguimos siendo prudentemente optimistas con respecto a los mercados emergentes en 2019, a pesar de un 2018 lleno de desafíos.

El endurecimiento de la liquidez global es un riesgo para los precios de los activos de estos mercados, pero esperamos que los tipos de interés de la Reserva Federal (Fed) de EE. UU. suban a una posición moderada en 2019, a medida que disminuye el crecimiento de EE. UU. Esto debería beneficiar a los emisores de los mercados emergentes y mejorar el apetito por los activos con riesgo.

Somos positivos con respecto a las divisas locales de estos mercados y consideramos que la clase de activo está respaldada por un ritmo moderado de subidas en los tipos de interés de la Fed, por el contexto inflacionista global favorable y por el reciente incremento en los flujos hacia fondos.

Estamos de acuerdo con las estimaciones consensuadas de un crecimiento global del 3,6 % para 2019. También prevemos que se mantendrán los buenos balances empresariales en los mercados emergentes. Actualmente preferimos bonos de corta duración y, a medio plazo, créditos de mayor calidad con un rendimiento potencial atractivo.

China se compromete a realizar esfuerzos para reducir el nivel de endeudamiento a largo plazo, pero anticipamos medidas políticas a corto plazo para ayudar a reducir el estrés financiero reciente y el posible impacto económico del aumento del proteccionismo.

A finales de 2018, Latinoamérica mostraba señales de mejora en el crecimiento, con determinadas economías en el centro de la recuperación del crédito. Somos conscientes de los posibles errores políticos de las nuevas administraciones, en las que destacan México y Brasil.

Esta publicación se proporciona con fines informativos únicamente y no debe interpretarse como asesoramiento de inversión. Toda opinión o predicción incluida en este informe refleja solamente las suposiciones y valoraciones subjetivas de sus autores y no refleja la opinión de Loomis, Sayles & Company, L.P. Esta información está sujeta a modificaciones en cualquier momento sin notificación.

La preocupación por la liquidez se ha reducido

Gestoras
liquidez

El repunte de los activos de riesgo continuó en febrero con poca convicción entre los inversores, a juzgar por las modestas entradas en el mercado de renta variable desde principios de año. Esto no es de extrañar, ya que, aparte de que los bancos centrales han vuelto a adoptar una postura neutral respecto a las subidas de los tipos de interés, los fundamentales no han cambiado radicalmente desde la caída producida en los mercados en el cuarto trimestre de 2018.

Como ya hemos señalado, estamos convencidos de que los bancos centrales desempeñaron un papel importante en la caída de los mercados de diciembre. Un enfoque más restrictivo de la gestión del balance por parte de la Reserva Federal y del BCE provocó una rápida contracción de la expansión de la liquidez en todo el mundo. Desde entonces, la preocupación por la liquidez ha desaparecido gracias a la decisión de la Reserva Federal de poner fin a los ajustes cuantitativos en un futuro próximo y a la posibilidad de que el BCE introduzca otra oleada de préstamos a largo plazo a través de su programa TLTRO.

Los inversores también están convencidos de que el ciclo de subida de tipos de la Reserva Federal ha finalizado y de que el BCE está muy lejos de su primer movimiento de endurecimiento monetario. En otras palabras, el repunte del mercado está justificado y el riesgo parece haber disminuido por el momento.

Los riesgos no se han eliminado

En la actualidad, la economía de EE.UU. sigue siendo fuerte y hay indicadores avanzados de que los préstamos a la economía y la inversión en infraestructura podrían ayudar a la economía de China a recuperarse gradualmente, y este es nuestro escenario económico preferido.

Aun así, la situación carece de una dirección firme para el momento y es poco probable que el rebote se refuerce significativamente si continúa. Las valoraciones han vuelto a la normalidad, pero persisten algunos riesgos. Los inversores habían sido muy pesimistas sobre las negociaciones comerciales, pero ahora se han vuelto muy optimistas tras los alentadores comentarios de Donald Trump y Xi Jinping; después de todo, a ambos les interesa encontrar una solución. Pero no debemos pasar por alto la complejidad de las cuestiones en juego ni la posibilidad de que sólo se pueda llegar a un acuerdo mínimo, dejando en el aire otras disputas.

No hay razones para sobreponderar la renta variable

Durante las próximas semanas, los mercados de las próximas semanas podrían mostrarse un poco más indecisos y no vemos ninguna razón para seguir sobreponderando la renta variable. Estamos reduciendo la exposición a la renta variable de los países emergentes. Estos ya han experimentado un aumento significativo de los flujos de inversores, hasta el punto de que no podemos dejar de preguntarnos si no han llegado a estar muy en línea con el consenso. También estamos aumentando las ponderaciones de los bonos de los países emergentes, que deberían seguir aumentando gracias a la neutralidad benévola de la Reserva Federal.

Seguimos infraponderando el dólar estadounidense, pero hemos aumentado un poco la exposición. El dólar se ha mantenido estable frente a otras divisas importantes, aunque lógicamente debería haber retrocedido tras el cambio de política monetaria de la Reserva Federal. Como esta relajación ha sido ahora descontada por los inversores, la presión a la baja sobre el dólar ha caído.

Autor: Benjamin Melman, CIO Asset Allocation and Sovereign Debt de Edmond de Rothschild AM (EdRAM)

 

El mercado yoyo de China

Gestoras
mercado

Pueden ser volátiles, pero las acciones clase A son la mejor herramienta para acceder al crecimiento estructural de la nación.

La decisión del MSCI de aumentar el peso de las acciones clase A de China podría ser trascendental. Después de todo, se trata de un mercado enorme, con unas 3.500 compañías y una capitalización de alrededor de 8,5 billones de dólares.

Pero para nosotros como selectores de compañías, la inclusión de MSCI no tiene una aplicación inmediata y práctica. Se trata de algo que no afecta a nuestra visión de si una compañía es buena o mala, y tampoco tenemos la necesidad de ajustar nuestras carteras. Tenemos una visión a largo plazo de lo que históricamente ha sido un mercado minorista muy volátil e impulsado por momentum.

Muchos inversores globales verán el mercado de valores de China como un caso perdido, independientemente de lo que haga MSCI. Tras haber caído más del 30% el año pasado, se ha recuperado con fuerza desde principios de 2019.

Después de todo, estamos ante un mercado ineficiente en el que el 80% del volumen procede de los inversores minoristas locales, es decir, un segmento que está más influido por los últimos titulares que por las perspectivas de beneficios de las compañías que forman parte del mercado de acciones clase A.

El año pasado, los inversores fueron bombardeados con noticias negativas acerca de la desaceleración del crecimiento económico de China, el aumento de las quiebras y los aranceles comerciales de los Estados Unidos. Todo esto minó la confianza y frenó los planes de gasto de las empresas.

Sin embargo, se trata de una aversión miope. Existen razones de peso para que los inversores internacionales vean este mercado de forma más favorable, especialmente a largo plazo.

Las autoridades chinas están orquestando esta ralentización para dar un giro a un crecimiento que ha sido impulsado por la deuda. Un movimiento orientado a salvaguardar su sistema financiero. Al mismo tiempo, están impulsando el incremento del consumo doméstico y de los servicios. Su objetivo es crear una economía más autosuficiente y sostenible. Esto es un buen augurio para la estabilidad futura.

En respuesta a los desafíos en el corto plazo, los legisladores han puesto en marcha medidas para estimular determinados ámbitos y están dispuestos a seguir recurriendo a los instrumentos monetarios y fiscales para ayudar a facilitar esta transición económica.

Pero los inversores globales deben tener en cuenta que ésta sigue siendo una economía que crece por encima del 6%, un nivel significativamente superior al de los mercados desarrollados. Las previsiones de ganancias del consenso para las acciones clase A en 2019 se sitúan en el 15%. Será difícil encontrar muchos mercados que ofrezcan un crecimiento de dos dígitos. Además, la corrección del mercado de 2018 ha impulsado una caída del ratio de precio en relación con los beneficios (PER).

Ciertamente, si el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, eleva aún más los aranceles comerciales, el crecimiento del PIB de China podría reducirse en un punto. Pero los impuestos reducen las ganancias de las empresas que se benefician de las cadenas de suministro mundiales, muchas de las cuales cotizan en las bolsas de valores de Estados Unidos. Sospechamos que esto fue uno de los factores que estuvo detrás de la caída del índice S&P500 en diciembre pasado.

Esto puede haber afectado al Presidente Trump, quien otorga una gran importancia al rendimiento del mercado de valores. También subraya un punto clave: redunda en interés de ambas partes encontrar una solución rápida a esta disputa. La retórica entre los dos países parece suavizarse ahora y esperamos que lleguen a un acuerdo en algún momento de este año. Es probable que cualquier acuerdo sea recibido positivamente por el mercado, lo que proporciona a las empresas una mayor claridad sobre sus perspectivas de ingresos y planes de gasto.

Diversificación de la cartera

Con el tiempo, el aumento de la ponderación en el índice MSCI tendrá un impacto. Se ha estimado que las acciones clase A podrían representar hasta el 20% de este índice tan seguido en un plazo de cinco años. Eso atraería capital de fondos institucionales extranjeros que lo seguirían en sus estrategias de gestión pasiva.

Se trata de dinero a largo plazo, que es más estable que los flujos que se mueven impulsados por el sentimiento que vemos hoy en día. Esta institucionalización del dinero expondrá a las empresas locales a estándares globales de responsabilidad y mejores prácticas. Algo que elevará los estándares de gobernanza y hará que el mercado sea más invertible. En nuestra opinión, las empresas bien gestionadas con una buena gestión del capital se convierten en mejores inversiones con el tiempo.

A medida que crece la representación de China en los índices de referencia mundiales, tener poca o ninguna exposición al mercado se convertirá cada vez más en una decisión activa. Es posible que los inversores globales ya estén invirtiendo en China a través del mercado más accesible, el de acciones clase H, caracterizado por el índice MSCI China Index. Normalmente, estas acciones cotizan en la bolsa de Hong Kong.

Sin embargo, sólo hay 256 acciones clase H, frente a las 3.500 acciones claseA. El mercado onshore de China tiene más del doble de la capacidad de mercado y 3-4 veces el volumen de negocio diario de Hong Kong. El mercado de acciones clase A también está más diversificado por sectores, mucho menos centrado en la tecnología, ya que los pesos pesados Tencent y Alibaba cotizan en el extranjero. Pero el sesgo interno del mercado ofrece acceso a empresas que simplemente no están disponibles en otros lugares.

Vemos que las acciones orientadas al consumidor son las que presentan mejores perspectivas de ganancias, ya que se benefician del crecimiento estructural de la nación. Después de todo, la clase media de China se está expandiendo rápidamente, con 380 millones de millennials que ganan y gastan más que sus padres en artículos de lujo, viajes y atención médica.

El mercado de acciones clase A tiene una correlación mucho más baja con los mercados globales que el MSCI China. Tiene diferentes catalizadores y, por lo tanto, tiende a resultar menos afectado por eventos externos. Como tal, la exposición a las acciones clase A puede aportar valiosos beneficios de diversificación a una cartera global.

Así que las noticias de esta semana podrían no suponer una revolución de la noche a la mañana, de la que algunos intentarán aprovecharse inevitablemente. Pero puede servir como un recordatorio útil de cómo se están desarrollando los mercados de capital chinos y tal vez induzca a los inversores a pensárselo dos veces antes de concluir que el mercado de acciones clase A del país generan más problemas de los que merecen la pena.

 

Autor: Nick Yeo, Head of equities para China de Aberdeen Standard Investments.

 

Entre el temor y la esperanza

Gestoras
mercados

Tras un año 2018 para olvidar, cabe señalar que, de momento, la recuperación espectacular de los activos de riesgo no ha venido acompañada de una mejora de los indicadores económicos. De hecho, la Comisión Europea acaba de revisar sus previsiones de crecimiento europeo del 1,9% al 1,3% para 2019. La desaceleración del crecimiento del comercio mundial y la incertidumbre provocada por el pulso entre Donald Trump y Xi Jinping ha frenado a la locomotora alemana, que a punto ha estado de entrar en recesión. Por su parte, China aún no ha adoptado medidas que puedan tranquilizar al mercado sobre la evolución de crecimiento y el impacto del cierre del Gobierno Federal siembra la confusión en la economía estadounidense.

En Estados Unidos, una de las principales conclusiones es que, si bien el impacto de las medidas fiscales de Trump se está desvaneciendo, el mercado laboral sigue igual de dinámico. En este sentido, los datos de enero han sido dispares, con un excelente informe de empleo, pero unos indicadores de confianza del consumo a la baja, afectados probablemente por el cierre del Gobierno federal. Además, la Fed dio un giro sorprendente al tomarse una pausa y mantenerse a la espera, lo que calmó los temores de los mercados sobre una inminente subida de tipos. No obstante, las subidas salariales de más del 3% podrían ser el factor de estímulo en el segundo semestre para una nueva subida de tipos. Por lo que respecta a las empresas, la temporada de resultados está sorprendiendo por la calidad y la magnitud de los beneficios.

En la zona euro, todos los países, excepto España, se han vuelto a debilitar y es que en el mes de enero el índice PMI compuesto de la zona euro (51) sitúa en el mejor de los casos el crecimiento anualizado en el 1%. Los índices de Francia e Italia, 48,2 y 48,8 respectivamente, muestran una contracción de la actividad durante el periodo. En Alemania, preocupan el alcance y la duración de la ralentización. La economía aún no ha empezado a estabilizarse, pero confiamos en la capacidad de la región para recuperarse. En este sentido, es probable que la actividad repunte, ya que la mayoría de los efectos no recurrentes están desapareciendo. Además, el conjunto de las políticas ha mejorado, con políticas expansivas que deberían incrementar en casi un 1% el poder adquisitivo de las familias francesas e italianas. Por su parte, el BCE perdió la oportunidad para subir los tipos y probablemente no modificará su política monetaria, lo que contribuye a la estabilidad de los mercados.

Por último, la actividad económica ha seguido cayendo en China durante el mes de enero y el último índice PMI de fabricación chino siguió decepcionando con un dato de 48,3. El sector de la construcción da escasas muestras de recuperación, si bien es cierto que tampoco empeora. En cuanto a las valoraciones de los mercados emergentes, se mantienen en mínimos históricos, con un perfil de riesgo rentabilidad especialmente atractivo en un contexto de estabilización macroeconómica. Además, la moderación de la Fed, el atractivo relativo y los flujos positivos dieron un impulso a todos los segmentos de los mercados emergentes globales.

¿Qué hacer en este contexto?

En el universo de renta variable seguimos siendo prudentes, ya que después de estos choques sísmicos suele haber nuevas sacudidas. Así pues, mantenemos un posicionamiento neutral en nuestras asignaciones a renta variable, con una sobreponderación de los sectores cíclicos como los valores tecnológicos o algunos valores petroleros, y una infraponderación del sector químico. Los niveles de las valoraciones no justifican una recogida de beneficios, sin embargo, la magnitud del repunte y la reducción de la volatilidad reactivan la adopción de medidas protectoras mediante opciones (puts). Además, apostamos por los mercados emergentes, siendo la única sobreponderación geográfica en nuestras carteras. Rusia, Turquía, Brasil… ¡Oportunidades no faltan! Solo prevemos una vuelta a la temática value si los tipos suben, pero de momento es un poco pronto para ello.

En el crédito, hemos detectado dos ejes, dependiendo del apetito de riesgo: los bonos de alto rendimiento a corto plazo con un tipo de rentabilidad superior al 2% y los fondos con fecha de vencimiento de bonos high yield con un rendimiento de casi el 6%.

Por último, el perfil de los convertibles refleja nuestro estado de ánimo del momento, es decir, poder beneficiarnos de las subidas del mercado, limitando el riesgo. Sus valoraciones son razonables, con una volatilidad implícita inferior al 30%, y el rendimiento actual, salvo el perfil de la acción, ha vuelto a casi cero. Por ese motivo, pensamos que es el momento de reforzar esta clase de activos.

 

Laurent Denize, Director de inversiones adjunto global de ODDO BHF AM