Previsiones para el BCE en 2020

Gestoras
BCE

Esperamos que el Banco Central Europeo (BCE) reduzca la facilidad de depósitos otros 10 puntos básicos en 2020 hasta -0,60%, y que duplique su última ronda de compras de activos a 40.000 millones de euros al mes.

Nosotros creemos que la jerarquización  de los depósitos que entró en vigor en el cuarto trimestre de 2019, esencialmente actúa como un endurecimiento de las condiciones financieras. Las acciones del BCE en 2020 deberían considerarse realmente como una recalibración de esta acción previa, y tendrá poco impacto en el contexto económico o en las expectativas de inflación, en nuestra opinión. Hasta ahora, los bancos de la eurozona se han mostrado muy reacios a repercutir los tipos negativos en su base de clientes más amplia, rompiendo, en principio, el mecanismo de transmisión de la política monetaria por debajo del umbral cero. Creemos que esta reticencia se cuestionará cada vez más cuando los tipos más largos estén por debajo de cero, pero hasta que los tipos negativos no se transmitan ampliamente, la eficacia del BCE para hacer frente a futuras recesiones se debilitará materialmente.

En consecuencia, Europa necesita urgentemente un estímulo fiscal. La mayor economía y motor de crecimiento de la eurozona, Alemania, está al borde de la recesión y tiene un gran superávit presupuestario, lo que, en nuestra opinión, no tiene sentido, especialmente cuando se puede financiar un déficit con rendimientos negativos. Los proyectos de inversión financiados a coste cero se vuelven de repente mucho más viables que cuando se calculan a tipos históricos. Esta es una de las razones por las que creemos que Christine Lagarde fue elegida como sustituta de Mario Draghi en la presidencia del BCE, para utilizar su influencia política y su experiencia para engatusar a los gobiernos de la Eurozona a fin de que aflojen las ataduras de los billeteros nacionales.

Desafortunadamente, el nombramiento de Lagarde conlleva sus propios riesgos. La ex presidenta del FMI no es una banquera central, y este es un año difícil para asumir el cargo mientras exista tal división dentro del consejo de gobierno. El estímulo no está llegando a la economía real. El BCE tiene que presionar a los bancos para que cobren realmente a sus clientes tipos negativos, o encontrar una forma de llegar a los consumidores directamente (lo que requeriría alguna forma de dinero en helicoptero). No vemos a Lagarde como un líder que encaje en el mismo molde que Draghi, que mostró su habilidad para tomar medidas audaces y ganarse el respeto de los mercados, por no hablar de arrastrar a su consejo de gobierno con él, a menudo a contracorriente.

Volviendo a nuestras previsiones, y a pesar de confundir a muchos con su rentabilidad positiva en 2019, vemos que los Bunds ofrecen una rentabilidad positiva de nuevo en 2020, aunque sea pequeña, con un retorno a 10 años que cae a alrededor de -40 puntos básicos a finales del ejercicio. Esperamos que la convergencia de los diferenciales entre la deuda pública central y periférica de Europa continúe en los próximos 12 meses, y que la correlación entre la deuda pública central y la periférica se restablezca plenamente durante 2019. si diferenciamos por bonos del Estado europeos, nuestra elección sería España, que, a menos que se produzca una interrupción política importante, debería ver sus diferenciales converger aún más con los Bunds. 

Autor: Mark Holman, CEO de TwentyFour AM (Vontobel AM).

La economía mundial mejorará en 2020, apoyada por una tregua comercial y tipos de interés más bajos

Gestoras
tipos de interés
  • Hemos elevado recientemente nuestra previsión de crecimiento global para 2020 al 2,6%, debido a las perspectivas de un acuerdo comercial «fase uno» entre EE.UU. y China y a la reducción de los tipos de interés estadounidenses
  • Los recortes de los tipos de interés de EE.UU. han contribuido a que haya las condiciones de préstamo más favorables en una década, incluso cuando los consumidores de EE.UU. siguen contando con el apoyo del pleno empleo.
  • Una tregua comercial entre EE.UU. y China mejoraría las perspectivas para la zona euro y para los mercados emergentes, aunque sólo vemos una acción limitada de los gobiernos europeos para apoyar el crecimiento.

Después de un período de crecimiento más débil, la economía mundial parece estar lista para recuperarse en 2020, extendiendo uno de los períodos de expansión más largos de la historia. La desaceleración de este año ha generado preocupación por la posibilidad de que la economía global se contraiga. De hecho, vemos que la mejoría en la actividad se basa en una relajación de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y en unos tipos de interés más bajos en Estados Unidos. En consecuencia, hemos mejorado nuestra previsión de crecimiento global para 2020, del 2,4% al 2,6%.

Esperamos un acuerdo en «fase uno» entre EE.UU. y China, que se anunció por primera vez a mediados de octubre, pero que aún no se ha ultimado. Es de esperar que dicha primera fase impida que los dos países apliquen más aranceles (impuestos) a las exportaciones y que potencialmente reduzcan los ya existentes.

Esto fortalecería el comercio mundial y la inversión empresarial. La actividad podría mejorar en Europa y Japón, así como en Estados Unidos. Hemos mejorado nuestras perspectivas de crecimiento para China. Vemos que las economías de mercado emergentes se están acelerando en general, aunque todavía existen preocupaciones sobre cuestiones específicas de ciertos países, como Hong Kong o Argentina.

Disminución de las tensiones comerciales

Las perspectivas de un acuerdo comercial han mejorado, como muestra el siguiente gráfico. El índice mostrado monitoriza el número de artículos de Reuters que contienen palabras clave “pro-acuerdo” en comparación con los que contienen palabras “anti-negociación”.

Hay buenas razones por las que el presidente Trump puede estar más dispuesto a llegar a un acuerdo ahora. El presidente, que se enfrenta a procedimientos de destitución en su país, y con la inminencia de las elecciones, necesita impulsar la actividad de Estados Unidos. Habiendo jugado ya la carta fiscal a través de los recortes de impuestos en 2018, no le queda más remedio que proporcionar algún alivio en el comercio, en particular a su base a través del aumento de las compras de productos agrícolas por parte de China.  Mientras tanto, EE.UU. parece reacio a reducir los aranceles, por lo que China está presionando, y el progreso es lento.

El acuerdo comercial augura mejores días para Europa

La perspectiva de al menos un acuerdo comercial parcial entre EE.UU. y China es una buena noticia para las grandes economías exportadoras de la eurozona. Dado que muchas economías europeas gozan de buenos indicadores internos, un repunte del comercio podría conducir a un resultado positivo para la región en 2020. Hemos elevado nuestra previsión de crecimiento de la eurozona desde el 0,9% al 1,2%.

Esperamos que la nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, mantenga el rumbo marcado por su predecesor Mario Draghi, con la posibilidad de otro recorte de tipos en el nuevo año. Lagarde forma parte de un grupo creciente que pide medidas de «estímulo fiscal», recortes de impuestos y gasto en infraestructura para impulsar el crecimiento.

Somos algo escépticos en este frente. Las economías con más margen para aumentar el gasto, en particular Alemania y los Países Bajos, están intrínsecamente ligadas a un gasto limitado. Tienden a planificar con décadas de antelación y se preocupan especialmente por financiar los cuidados y la jubilación de una población envejecida. Tan sólo vemos un apoyo limitado por parte de estos gobiernos.

En cambio, es más probable que Reino Unido lleve a cabo una expansión fiscal. Los dos partidos políticos principales están compitiendo por gastar más que el otro. Los datos económicos del Reino Unido se han visto distorsionados por los «efectos del Brexit», como ha ocurrido con los stocks de empresas. La economía británica, liderada por el consumo de los hogares, ha resistido bien, pero es probable que el crecimiento siga siendo moderado y que el Banco de Inglaterra se mantenga a la espera.

Mejores perspectivas también para las economías de mercado emergentes

Vemos una aceleración en la mayoría de los mercados emergentes, a medida que el comercio se recupera y la inflación (subidas de precios) sigue siendo limitada, para permitir algunos recortes más moderados en los tipos de interés. Es probable que las medidas gubernamentales desempeñen un papel clave.

Tenemos perspectivas positivas para Brasil, ya que la reforma de las pensiones debería impulsar la confianza y fomentar la actividad económica. Por el contrario, la India se ve amenazada por algunos desafíos, en particular, por sus bancos. Esperamos ver una mejora por el respaldo de la acción gubernamental. Los líderes de Rusia siguen centrados en la estabilidad económica y en un crecimiento estable, aunque bajo.

Es un año importante para China. En 2010, el gobierno se comprometió a duplicar el tamaño de la economía y los ingresos medios para 2020. Para alcanzar estos objetivos, las autoridades tendrán que garantizar al menos que el crecimiento se mantenga en el nivel simbólico del 6%. Es posible una mayor flexibilización de la política económica.

Sin embargo, mucho de lo que ocurre dependerá del acuerdo entre Estados Unidos y China, y el riesgo geopolítico persiste. Por último, las tensiones entre Rusia y Estados Unidos no se han resuelto y existe la posibilidad de sanciones adicionales.

Los bajos tipos de interés de EE.UU., otro pilar de apoyo

Además de una reducción de las tensiones comerciales, también se sentirán los beneficios de unos tipos de interés más bajos, que facilitarán la obtención de préstamos. Las condiciones monetarias en general, teniendo en cuenta los tipos de interés de los bancos centrales, el rendimiento de los bonos y el dólar estadounidense, son las más bajas en casi una década (ver gráfico). En otras palabras, es más fácil para los hogares y las empresas pedir dinero prestado y, en general, es más fácil que el dinero fluya por el sistema mundial. Ya estamos viendo el efecto de esto en el mercado inmobiliario de EE.UU., donde las solicitudes de hipotecas y la construcción de viviendas han aumentado considerablemente.

En septiembre, vimos mayor riesgo de un crecimiento más débil combinado con una mayor inflación, y ahora vemos un equilibrio más saludable entre los riesgos de crecimiento y de inflación. Por ejemplo, junto con unos salarios más altos, los hogares podrían responder a unos tipos de interés más bajos pidiendo más dinero prestado y gastando más, y el consumidor estadounidense se convertiría de nuevo en un motor del crecimiento mundial. Esto podría tener un impacto inflacionario, a lo que los mercados de resultados parecen estar prestando poca atención. Por el lado negativo, el fracaso de los EE.UU. y China a la hora de alcanzar un acuerdo comercial en la primera fase podría provocar una desaceleración de la actividad mundial. 

La inflación mundial se mantiene relativamente estable en el 2,6%. Esperamos que la inflación subyacente de EE.UU. (que mide los aumentos de precios, pero excluye los elementos volátiles como los alimentos y la energía) termine el año en un 2,5%. Este dato está por encima del objetivo de la Reserva Federal (Fed) del 2%, pero es probable que la Fed tolere un rebasamiento, dada la persistente preocupación por la deflación (descenso de los precios). Además, el riesgo de que los precios del petróleo provoquen un aumento de la inflación es bajo. Pensamos que, con este nivel de inflación, y un crecimiento por debajo de la tendencia a largo plazo, el banco central estadounidense podría recortar los tipos de interés de nuevo en abril.

Crecimiento e inflación más equilibrados

En términos generales, ahora vemos que el equilibrio de riesgos entre el crecimiento y la inflación se distribuye de manera más uniforme, con potenciales ventajas para ambos, respaldados por la fortaleza del mercado laboral estadounidense. Vemos una mayor posibilidad de que los salarios se aceleren y creemos que podrían aumentar más de lo previsto (ver gráfico). El gráfico muestra cómo el aumento de la tasa de empleo (empleo-población) se traduce en un aumento de los salarios. Todo ello debería ser positivo para el consumo, pero podría llevar a la Reserva Federal a endurecer su política para enfriar la economía y amortiguar las presiones inflacionarias.

En septiembre, veíamos mayores riesgos de un crecimiento más débil combinado con una mayor inflación; por el contrario, ahora vemos un equilibrio más saludable entre los riesgos de crecimiento y de inflación.

Autor: Keith Wade, economista jefe de Schroders


Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de Marc Hassler, analista de Inversión Sostenible de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.

Estas serán las claves de la COP25

Gestoras
claves de la COP25

El día 2 de diciembre comenzará en Madrid la 25ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP25). Este evento, que se celebra de forma anual, reúne a líderes mundiales para acordar las medidas necesarias para cumplir los compromisos contraídos en virtud del Acuerdo de París de 2015. El objetivo del acuerdo es limitar el aumento de la temperatura de la Tierra por debajo de los dos grados centígrados, en comparación con los niveles preindustriales.

Sin embargo, EE.UU., el segundo mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero (alrededor del 15% de las emisiones globales), presentó recientemente una solicitud formal para retirarse del Acuerdo de París. Esto hace que las circunstancias en las que se celebrará la COP25 no sean las óptimas, pero confiamos en que este evento pueda dar pie a grandes progresos en la lucha contra el cambio climático. En este sentido, a continuación, analizamos las claves de esta cumbre:

Las empresas deben costear el carbono, para que no le pase factura a la Tierra

La anterior conferencia del COP, que se celebró el año pasado en Katowice (Polonia), dejó sin tratar una cuestión clave para el éxito del Acuerdo de París: el uso de los mercados financieros como mecanismo para luchar contra el cambio climático (Artículo 6). En realidad, esto podría adoptar diversas formas, pero los regímenes de comercio de derechos de emisión han ido en aumento en todo el mundo (véase el gráfico), lo que demuestra que este tipo de iniciativas pueden aplicarse con éxito.

Aunque los precios vinculados a las emisiones de CO2 en estos sistemas tendrían que aumentar en todo el mundo para incentivar el cambio de combustible a la escala requerida, gran parte del trabajo de base se ha hecho ya. Por tanto, esperamos que este sea un tema clave en la agenda del COP25, particularmente después de que la Unión Europea lo señalara como una de sus prioridades.

Una ambición creciente

En segundo lugar, esperamos una serie de actualizaciones de los objetivos individuales de los países, conocidas como Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC o nationally determined contributions en inglés).

Muchos países ya han anunciado objetivos que van más allá de los puntos incluidos en sus respectivos NDC (como el compromiso del Reino Unido y Francia de alcanzar la neutralidad de carbono para 2050). Con una legislación y unos objetivos más ambiciosos, se espera que el evento genere noticias positivas. Como parte del Acuerdo de París, los países tendrán que empezar a informar periódicamente sobre sus emisiones a partir de 2020. Aunque creemos que la mejora de las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional es más probable que la implementación a corto plazo de un régimen mundial de comercio de derechos de emisión, la ventaja de los modelos de negocio que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero es evidente.

A pesar de la presentación formal para solicitar la retirada del Acuerdo de París por parte de la actual Administración de EE.UU., la preocupación pública y la concienciación sobre el cambio climático han ido en aumento, lo que ha dado lugar a políticas climáticas más ambiciosas en varios estados de EE.UU.

A medida que los países empiecen a informar sistemáticamente sobre las emisiones en relación con los objetivos establecidos, y los mecanismos de comercio de derechos de emisión basados en el mercado se vuelvan más frecuentes, nos estaremos acercando a otro hito en la transición hacia una economía sin emisiones de carbono. Esto favorecerá a las empresas cuyos productos y servicios ayudan a mitigar el cambio climático y a adaptarse a él, por lo que creemos que hay razones por las que los inversores en cambio climático pueden continuar siendo optimistas.

Marc Hassler, analista de Inversión Sostenible de Schroders

Información importante: Los puntos de vista y opiniones aquí contenidos son los de Marc Hassler, analista de Inversión Sostenible de Schroders, y no necesariamente representan puntos de vista expresados o reflejados en otras comunicaciones, estrategias o fondos de Schroders. Este material tiene la intención de ser sólo para fines informativos y no tiene la intención de ser material promocional en ningún sentido. El material no pretende ser una oferta o solicitud de compra o venta de ningún instrumento financiero. El material no tiene la intención de proporcionar y no se debe confiar en él para la contabilidad, asesoramiento jurídico o fiscal, o recomendaciones de inversión. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Las rentabilidades pasadas no son una guía para las rentabilidades futuras y es posible que no se repitan. El valor de las inversiones y los ingresos de las mismas pueden disminuir o aumentar, y los inversores pueden no recuperar las cantidades invertidas originalmente. Todas las inversiones implican riesgos, incluido el riesgo de una posible pérdida de capital. Se cree que la información aquí contenida es fiable, pero Schroders no garantiza su integridad o exactitud. No se debe confiar en las opiniones y la información de este documento cuando se toman decisiones individuales de inversión y/o estratégicas. Los dictámenes de este documento incluyen algunos pronósticos. Creemos que estamos basando nuestras expectativas y creencias en suposiciones razonables dentro de los límites de lo que sabemos actualmente. Sin embargo, no hay garantía de que se vayan a realizar previsiones u opiniones. Estos puntos de vista y opiniones pueden cambiar.