Finanzas personales: MiFID, hacia una regulación unificada

PostEtiquetas , , ,
Gestión-finanzas-personales-feel-capital
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

Gestión de Finanzas personales FeelCapital

Este artículo es el último de una serie que ha pretendido mostrar la situación regulatoria de los mercados y hacia dónde se dirigen. En el proceso de  integración en la Unión Monetaria se aplicará MiFID (Market in Financial Instruments Directive) con una tendencia a la concentración e integración de las actividades e infraestructuras financieras.

Los objetivos de la reforma van destinados a dos grupos principalmente: los mercados de instrumentos financieros y los inversores particulares con sus finanzas personales. Las medidas destinadas a los primeros son:

  • Desarrollo de sistemas de negociación (internalizadores sistemáticos, plataformas de negociación multilareal y sistemas de high-frecuency).
  • Aumentar la transparencia anterior y posterior sobre los precios.
  • Incrementar la integración, consistencia y calidad de los datos.
  • Aportar mayor información de las transacciones a las autoridades.
  • Mayor control sobre los derivados de commodities.

Las medidas destinadas a los inversores:

  • Clasificación adecuada de los clientes sin que interfieran estrategias comerciales.
  • Adecuación del producto recomendado al cliente.
  • Obligación de informar sobre costes y comisiones del producto o servicio a contratar.
  • Aplicar la“mejor ejecución”.

Algunos países de la Unión Monetaria ya han desarrollado e implementado estas medidas obligatorias. Es el caso de Holanda y su modelo llamado“Twin Peaks”. Este hace efectiva la regulación al atribuir a dos grandes organismos una serie de funciones:

  • Banco de Holanda, se encarga de la estabilidad financiera controlando la solvencia de las distintas entidades (Bancos, Empresas de Valores y Aseguradoras).
  • Autoridad de los Mercados Financieros (AMF), que se encarga del buen funcionamiento de los mercados a través de la protección del inversor, la transparencia y el cumplimiento de los códigos de conducta entre otras funciones.

Otra de las novedades en Holanda ha sido la prohibición de retrocesiones de acuerdo a las disposiciones de MiFID, permitiendo a los inversores saber cuánto pagan por la contratación y cuánto por la gestión del producto, y como resultado una reducción del coste total. Consecuencia de una mayor competitividad entre las entidades tradicionales y los nuevos canales de distribución (nuevas plataformas de contratación y nuevas clases de acciones).

En España, las medidas van orientadas a diversos objetivos que hemos comentado con anterioridad, pero la cuestión que más nos interesa es la protección a los inversores y la distribución de productos financieros

Las distintas entidades deberían adecuar los productos a los clientes y sus necesidades, junto con un seguimiento de los activos recomendados por parte de personal que tenga un conocimiento suficiente para comprender los riesgos de los productos, originando resultados positivos tanto para la entidad como para los clientes.

El asesoramiento no debe ser una mera información, tiene que ser personalizada a cada cliente a través de instrumentos financieros concretos, siendo los que mejor se ajusten a su situación personal y sus objetivos.

Otro objetivo de MiFID es la independencia del asesoramiento. Éste se plantea cuando se recomienda un producto desde una entidad financiera, ¿es este asesoramiento objetivo y en beneficio del cliente? ¿no hay conflicto de intereses al crear y distribuir sus propios productos?, o en los casos en los que sólo la entidad asesora y percibe retrocesiones por unas determinadas recomendaciones.

En España parece que no se van a prohibir las retrocesiones y se van a dejar dos alternativas: reconocer que se ofrece un asesoramiento sesgado (arquitectura guiada) de las entidades, consecuentemente afectando a la imagen; o que el asesoramiento es verdaderamente independiente (arquitectura abierta) y se cobra por dicho asesoramiento, punto crucial éste porque la regulación obligará a precisar cuál será el coste de este asesoramiento, aunque la entidad comercialice, asesore, gestione y deposite el capital, indicando el coste de cada servicio.

Nosotros desde Feelcapital pretendemos que el mundo de los fondos sea un lugar mejor para invertir. El objetivo lo conseguiremos una vez haya una clara separación entre asesoramiento y ejecución sin conflicto de intereses.

Feelcapital

2 opiniones en “Finanzas personales: MiFID, hacia una regulación unificada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *