Inmobiliario cotizado: diversificación y calidad

Gestoras
Inmobiliario cotizado, diversificación y calidad
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

El inmobiliario cotizado ha vivido recientemente un cambio importante que abre grandes oportunidades, al ser considerado por primera vez como uno de los sectores categorizados por Global Industry Classification Standard (GICS) y dejar de pertenecer al sector financiero. Este cambio en la categorización responde a la creciente importancia del inmobiliario cotizado en los mercados de valores mundiales y refuerza nuestra visión de que este segmento es la parte más atractiva dentro del universo del sector inmobiliario.

Aunque no creemos que este cambio vaya a suponer una revolución, mejorará la liquidez y generará ideas nuevas para los inversores convencionales, dará más visibilidad al inmobiliario cotizado y contribuirá a atraer más flujos de capital hacia este tipo de activos. Este sector posee una serie de cualidades que lo hacen atractivo de cara a los inversores, ya que cuenta con rendimientos competitivos en comparación con los productos tradicionales de renta fija, las previsiones de resultados para las compañías del sector son optimistas gracias a la mejora de las condiciones de financiación, ofrece una buena rentabilidad por dividendo y presenta valoraciones atractivas.

Para los inversores que estén interesados en sacar partido de las oportunidades que presenta este sector, Degroof Petercam AM cuenta con el fondo Petercam Securities Real Estate Europe, que invierte fundamentalmente en acciones de sociedades de inversión inmobiliaria (REITs) que cotizan en las bolsas europeas, empleando una estrategia activa. El fondo, calificado con cinco estrellas por Morningstar, acumula una rentabilidad del 4,72% hasta el 31 de agosto, superando al índice de referencia. El año pasado la rentabilidad fue del 19,88%, frente al 16,02% del índice.

El actual entorno de bajos tipos de interés ha favorecido una disminución de los costes de financiación, algo positivo tanto para las cuentas de resultados de las compañías como para su capacidad para pagar e incrementar los dividendos que ofrecen a los accionistas. Las cotizadas de este sector presentan una mayor calidad en sus activos, superando en rentabilidad a la inversión inmobiliaria directa. Otra de sus ventajas es que permite invertir en activos de alta calidad sin enfrentarse a los inconvenientes que presenta la inversión directa en activos inmobiliarios.

El inmobiliario cotizado ofrece a los inversores una combinación de beneficios estables, altos dividendos y flujos de caja consistentes. Las compañías inmobiliarias que cotizan en bolsa presentan rendimientos positivos, además de contribuir a la diversificación de las carteras, compuestas en su mayoría por renta variable y bonos. Además, permiten encontrar oportunidades en distintos subsectores, como son retail, oficinas, residencial, logística, etc.

Damien Marichal, gestor de Degroof Petercam AM

Damien Marichal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *