Gestoras

La tan esperada distensión en las relaciones entre EE.UU. y China reduce los riesgos de recesión

recesión
  • Es probable que dure el acuerdo de la fase 1 entre EE.UU. y China
  • La guerra comercial está lejos de terminar, pero reduce los riesgos de recesión
  • El sector financiero estadounidense es el más beneficiado

Los inversores se están tomando un respiro. Durante el fin de semana, EE.UU. y China acordaron llegar a un acuerdo provisional que podría ser un primer paso para poner fin a un conflicto comercial prolongado y económicamente perjudicial. Se trata de un acuerdo global que abarca una amplia gama de cuestiones, incluida la protección de la propiedad intelectual y la apertura del sector de los servicios financieros de China. El acuerdo es aún una tentativa y está incompleto, pero es signficativo. Aunque todavía hay muchas incertidumbres, espero que el acuerdo se formalice pronto y sea duradero. Mucho depende de si estos acuerdos de la primera fase se mantendrán cuando la segunda fase no avance en el futuro.  Dado que ambos países tienen mucho en juego, probablemente lo harán. Redunda en su propio interés alcanzar un acuerdo formal en las próximas semanas, en lugar de dejar que la relación se deteriore de forma incontrolada.

El riesgo de guerra comercial persiste

Aunque el riesgo de caidas en los mercados se reduce con el acuerdo, la guerra comercial no ha terminado. Todavía existe el riesgo de una nueva escalada.  Lo que ocurra con la subida de tarifas programada para diciembre todavia está en juego.  Sin embargo, al menos ambas partes reconocen que hay beneficios en caso de llegar a acuerdos. China necesita de su entorno externo para estabilizarse.  Para los EE.UU., el acuerdo no sólo reduce el riesgo de recesión en el futuro, sino que también abre mercados de un tamaño potencialmente muy grande.  Es probable que el resto de las conversaciones comerciales se alargue sin muchos avances, pero el mercado lo reconoce ampliamente y es poco probable que eso haga descarrilar lo que se acordó en la «primera fase».

El sector financiero de EE.UU. se beneficiará – la guerra tecnológica continúa

Aparte de la agricultura estadounidense, el sector financiero es el que más se beneficiará de la apertura del mercado chino.  El mercado financiero en China es casi tan grande como el de los Estados Unidos.  Representa una importante oportunidad de crecimiento para las empresas estadounidenses.  Las compañías financieras estadounidenses tienen una buena reputación en general, y algunas de ellas ya tienen un buen reconocimiento de marca en China.  Ellos se beneficiarán significativamente después de que se cierre el trato.

El sector tecnológico sigue en el limbo.  La cuestión de Huawei estaba «separada» del acuerdo comercial y dudo que haya algún avance.  Incluso a largo plazo, habrá fisuras significativas.  Sin embargo, no todas las empresas se ven afectadas por igual.  Algunos, como Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. (TSMC), debería ser capaz de funcionar bien en un mundo de incertidumbres.  Pero es importante reconocer que la «guerra tecnológica» está en curso y que el problema subyacente no puede resolverse de forma real.

El acuerdo eleva el sentimiento económico

Aunque la presión cíclica en muchas partes del mundo sigue siendo alta, el acuerdo ayuda a frenar el deslizamiento a la baja tanto en la economía china como en la estadounidense. El acuerdo es muy amplio.  Alcanzar un acuerdo de este tipo reduce las incertidumbres en el mundo.  El mercado tardará en apreciar su impacto positivo.  Europa también debería beneficiarse de la reducción del riesgo de caídas.  Las economías de mercados emergentes deberían sentirse aliviadas de que la desventaja del renminbi esté oficialmente restringida como parte del compromiso chino.

Para que el crecimiento se recupere, la economía real debe reevaluar los riesgos

Todavía hay presión sobre los bancos centrales para que se relajen, pero no pueden salvar la economía mundial por sí solos. Necesitan que las empresas y los hogares de la economía real vuelvan a evaluar los riesgos antes de que se pueda reanudar el crecimiento. El acuerdo comercial reduce el riesgo de caídas, que es un requisito previo para que muchas empresas empiecen a invertir de nuevo. Los inversores que prefieren empresas con ventajas competitivas reales que puedan prosperar incluso cuando hay muchas incertidumbres, probablemente obtendrán mejores resultados que los que dependen de la liquidez de los bancos centrales.

Autor: Jin Zhang, Gerente Senior de Cartera

Esta es la opinión personal del autor y no refleja necesariamente la opinión de Vontobel Asset Management.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *