Las clases limpias de los fondos de inversión

Diario
Las clases limpias de los fondos de inversión
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

La llegada de la normativa MiFID II trae consigo una revolución en todo lo referido a los fondos de inversión. Una de las consecuencias de su entrada en vigor es la obligación que van a tener las gestoras de crear fondos libres de las famosas retrocesiones. Estas son las denominadas clases limpias de los fondos de inversión o clean.

Las gestoras, sabiendo que la normativa europea iba a ser introducida a principios de este mismo año, no se quedaron de brazos cruzados y la mayoría de ellas trabajaron durante el año pasado para tener sus nuevas clases de fondos listas para su entrada en vigor.

Pero, ¿de verdad supone tanto entrar en un fondo libre de comisiones por retrocesión? Un estudio llevado a cabo por Morningstar en mayo del 2017 demuestra que sí. Para darse cuenta de ello hay que tener muy claro el impacto de las comisiones en el largo plazo.

Supongamos que invertimos 1.000 € y que la rentabilidad anual esperada es del 10%. A finales de año, si esa rentabilidad se cumple, tendremos 1.100 € y por tanto, al año siguiente, la rentabilidad será de 110 € (Fórmula del interés compuesto). Si prolongamos esto a 30 años, la rentabilidad esperada será de 17.449,40 €. Supongamos ahora que a esta inversión le aplicamos un coste del 1% y del 2%.

  • En el primer caso tendremos al final de los 30 años: 13.267,67 €.
  • Cobrando un 2% al cabo de 30 años obtendremos: 10.062,65 €.

La diferencia entre cobrar un 1% al 2% es de 3.205,02 €, un 300% menos de rentabilidad acumulada. En el estudio de Morningstar podemos observar que los fondos de renta variable con retrocesiones cobran, de media, un 1,48%; mientras que las clases limpias de esta misma familia un 0,90%. Las retros representan por tanto, casi un 40% de la comisión total en los fondos de renta variable.

El principal problema: la banca se queda sin el chollo de las retrocesiones, lo que supondrá que no será nada fácil suscribir estas clases. Según MiFID II, si el cliente llega con un contrato de asesoramiento independiente sí podrá suscribir esa clase limpia, pero en la normativa tampoco se habla de una obligación por parte de la banca de ofrecer ese fondo. En cualquier caso, veremos cómo va evolucionando MiFID II durante 2018 y si se consigue llegar a un escenario donde no haya letra pequeña a la hora de invertir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *