Gestoras

¿Ponerse al día o una recuperación genuina?

recuperación genuina

El ciclo económico nunca ha invertido su curso dos veces – hacia abajo y luego hacia arriba – en el espacio de unas semanas. Sin embargo, esto es lo que ha sucedido durante la «crisis del coronavirus», que realmente debería llamarse ahora la «crisis del cierre». La oferta y la demanda cayeron en picado en China a finales de enero antes de repuntar a partir de marzo. En Estados Unidos y Europa, el descenso comenzó a mediados de marzo y continuó hasta aproximadamente mediados de mayo, cuando se levantaron parcialmente las restricciones a la circulación y a la apertura de tiendas, lo que allanó el camino para la recuperación. La peor recesión en la memoria reciente de los economistas se desarrolló en este corto espacio de tiempo.

La brevedad de esta crisis puede crear confusión al evaluar los datos económicos. Los indicadores cíclicos habituales, disponibles con una frecuencia mensual o trimestral, proporcionan una imagen de la economía real con algo de retraso. Todavía muestran el desplome sin precedentes de la actividad, el consumo, la inversión y el comercio internacional. En los países desarrollados, el ritmo de descenso de las cifras del PIB real en el primer trimestre ya había superado los récords de todos los tiempos. Pero éstos parecerán irrisorios cuando las cifras del segundo trimestre se publiquen durante el verano. En este contexto, ha aparecido una corriente de previsiones económicas, la más reciente de las cuales es la más pesimista, quizás excesivamente. La OCDE (10 de junio) pronostica una contracción del PIB mundial del 6%, el Banco Mundial (8 de junio) -4,1%, la Comisión Europea (6 de mayo) -3,5% y el FMI (14 de abril) -3%. Es muy posible que el fenómeno de las revisiones a la baja haya terminado finalmente.

Al mismo tiempo, los datos alternativos de frecuencia diaria (grandes datos sobre los movimientos de personas, las transacciones de tarjetas bancarias y el consumo de energía) utilizados para obtener una imagen en tiempo real sugieren que la recuperación está en marcha. Incluso parece extremadamente vigorosa en ciertos sectores. En gran parte se trata de una recuperación automática: los gastos aplazados cuando las tiendas estaban cerradas pueden ahora seguir adelante, y las obras de construcción y las fábricas pueden volver a abrirse. En un futuro más cercano, los viajes transfronterizos serán posibles de nuevo, o eso esperamos. Una rápida recuperación no es garantía de una recuperación duradera, pero se puede esperar que los datos macroeconómicos a corto plazo superen los anteriores récords en el lado positivo, después de haberlos superado todos en el lado negativo. El Presidente de EE.UU. estaba abrumado por los 2,5 millones de puestos de trabajo creados en mayo en los EE.UU. Sin embargo, no comentó que los puestos que se destruyeron los dos meses anteriores suponen nueve veces más.

La severidad del shock implica que sus efectos adversos en la actividad económica no son totalmente reversibles. La pandemia del coronavirus no ha terminado y no se han levantado todas las medidas de confinamiento, pero podemos aventurarnos a decir que la causa inicial de la recesión casi ha desaparecido. No obstante, el sistema económico no volverá a su posición inicial (efecto de histéresis), ya que el choque tiene efectos retrasados y persistentes. Las quiebras de empresas suelen alcanzar su punto máximo varios meses o trimestres después del final de la recesión. El desempleo también suele permanecer duraderamente más alto después de una recesión grave. Es probable que la actividad se mantenga por debajo de su tasa potencial durante varios años. No se trata de un entorno inflacionario, dejando de lado la inevitable volatilidad vinculada a los precios de las materias primas. Tampoco se trata de una situación en la que la política económica pueda normalizarse prematuramente. Si se interrumpen las intervenciones de emergencia de los bancos centrales (compra de activos), se correría el riesgo de que las condiciones financieras se endurecieran de nuevo. Es probable que el ajuste de las medidas de ayuda se haga de forma pausada. Es el caso de las ayudas excepcionales a la renta personal: el sistema debe seguir siendo protector para consolidar la recuperación, pero sin crear un desincentivo para la vuelta al trabajo. Tal y como están las cosas, los bancos centrales y los responsables de la política fiscal no se hacen ilusiones sobre la fuerza de la recuperación a corto plazo y han optado por una relajación prolongada de la combinación de políticas. La preocupación por las altas valoraciones o los niveles de deuda es secundaria.

Esta crisis también tiene repercusiones políticas que podrían influir en el perfil de la recuperación. En EE.UU., la carrera electoral se ha visto sacudida, aunque esto no ha hecho que pueda predecirse mejor. Entre un Presidente con preocupantes cambios de humor y un aspirante cuya política económica se desconoce, en los próximos meses no faltarán potenciales fuentes de volatilidad. En Europa, el shock sanitario, seguido del económico, ha ampliado las diferencias entre los países. Al comienzo de la crisis, el riesgo de fragmentación -primero financiera y luego política a medio plazo- era una grave preocupación, especialmente en Italia. En el espacio de dos meses, el clima ha cambiado considerablemente gracias al giro de 180 grados que ha dado Alemania, que no sólo está aprovechando plenamente su espacio fiscal para estimular su economía (e indirectamente otras), sino que también apoya la expansión del presupuesto de la Unión Europea. El plan de estímulo todavía se está elaborando, pero no hace mucho tiempo habría sido inimaginable.

Autor: Bruno Cavalier, Economista jefe de ODDO BHF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *