El problema de los planes de pensiones en España

Diario, Finanzas personales
Planes de pensiones en España
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Linkedin
Share On Pinterest
Contact us

Los planes de pensiones en España son los vehículos de ahorro más utilizados para la jubilación. La mayoría de los inversores no comprende bien su funcionamiento pero, bien sea porque se lo ha colocado su banco junto a la hipoteca o por miedo a llegar a su jubilación sin ningún tipo de ahorro, invierten sus ahorros en estos vehículos financieros. Empecemos por entender su funcionamiento.

¿Qué es un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son productos de ahorro a largo plazo cuyo objetivo es complementar la pensión por jubilación, y a los que el Estado otorga ciertos beneficios fiscales por su uso, con la intención de fomentar el ahorro de los ciudadanos para el momento de la jubilación.

En cuanto a su fiscalidad, el ahorrador se puede reducir hasta 8.000€ de su base imponible (en el caso de rendimientos de trabajo y/o actividades económicas existe un límite del 30%). Cada año que se aporta capital al fondo de pensiones se obtiene un beneficio fiscal. Este dependerá del tipo marginal al que deba tributar cada persona. Cuando rescatemos el plan de pensiones, todo se integra en la base imponible (tanto las aportaciones como los beneficios), y tributaremos en concordancia con el tipo marginal que nos corresponda en función de la cantidad que vayamos retrayendo del fondo de pensiones. Normalmente se rescata más de lo que se aportó durante la vida laboral -y en menos plazo-, por lo que es muy frecuente que se produzca un salto con respecto al tipo marginal al que se tributaba durante la vida laboral.

Un factor a tener en cuenta a la hora de abrir un plan de pensiones es la inmovilización que se produce del dinero invertido. Una vez hayamos aportado capital a nuestro plan de pensiones no podremos disponer de él hasta alcanzar la jubilación. Sin embargo, también existen otros casos en los que se nos permite disponer de ese dinero: el paro prolongado, una enfermedad grave o en caso de defunción (en este supuesto lo podrá rescatar el beneficiario de la herencia).

El funcionamiento de los fondos de pensiones es prácticamente idéntico al de los fondos de inversión. El objetivo es generar unos rendimientos superiores, como mínimo al coste de vida, durante el periodo de inversión. El problema se encuentra en la calidad de los fondos de pensiones a los que podemos acceder en comparación con los fondos de inversión disponibles en España.

Regulación en las pensiones

La Ley obliga a las gestoras de fondos de pensiones a estar domiciliadas en España. En cambio, cualquier gestora de fondos de inversión extranjera puede registrar sus fondos para la venta en España, siempre que tenga registrada una SICAV en Europa y que a su vez tenga registrados los fondos que se vayan a comercializar en otro país perteneciente a la Unión Europea. Esto provoca que existan muchos más fondos de inversión en los que invertir que fondos de pensiones.

En consecuencia, al haber menos competencia entre las gestoras de fondos de pensiones se pueden permitir establecer unas comisiones, tanto de depósito como de gestión, que restan gran parte de los retornos que obtienen de sus inversiones; y que además no son acordes con la rentabilidad que estos vehículos de inversión producen. Y es que en la mayoría de los casos provoca pérdidas en los inversores o rentabilidades insignificantes si la comparamos con otro vehículo de inversión de características similares.

A pesar de que las comisiones de gestión (máximo 1,5% en los fondos de pensiones) son en algunos casos inferiores a la de los fondos de inversión, la mayoría de los fondos de pensiones no consiguen mayores rentabilidades a la de los fondos de inversión. Además, hay que sumarle otros costes que sufren los planes de pensiones, como son los “regalos” que ofrecen muchos de ellos con la intención de captar más inversores, cuyo coste se le aplica al plan de pensiones, reduciendo su patrimonio y rentabilidad.

Situación en nuestro país

El mercado de fondos de pensiones español se encuentra actualmente en decadencia. Los partícipes se han dado cuenta de lo poco adecuados que son estos vehículos de inversión para obtener rentabilidades de sus inversiones. Actualmente, España es uno de los países desarrollados que menos invierte en planes de pensiones privados. Según datos de Inverco, el 65% de los partícipes de planes de pensiones no hicieron ninguna aportación el año pasado, y el 10% realizó aportaciones de entre 1 y 300€.

Está claro que el modelo actual que tenemos no funciona. La hucha de la Seguridad Social no parece que vaya a poder sostener las pensiones de jubilación de una población cada vez más envejecida, y los ciudadanos tendrán que buscarse otras formas de ahorrar para su jubilación. Desde Feelcapital consideramos que actualmente el mejor vehículo de inversión para nuestros ahorros son los fondos de inversión, aunque esperamos que en poco tiempo llegue la revolución de los fondos de pensiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *