Gestoras

La innovación, factor clave en la recuperación económica

Logo Lonvia Capital

En 2020 se inició una carrera científica sin precedentes por la búsqueda de una vacuna para detener la pandemia del COVID 19. Por todo el mundo se iniciaron investigaciones contrarreloj donde sectores como el de la
tecnología desempeñaron un rol esencial contribuyendo de manera decisiva en la lucha contra el virus.

Estas aportaciones han tenido sus repercusiones y vemos como, a pesar de que se prevé que las compañías no alcancen sus niveles de actividad pre Covid en el futuro más inmediato, hay atisbos de recuperación económica en diversos sectores relacionados con la innovación. De hecho, hay compañías que están evolucionando de manera muy positiva. Las que están más ligadas al ciclo se están beneficiando de la rotación que existe hacia los valores cíclicos, pero también hay empresas growth de calidad con un buen desempeño.

En este contexto, sería importante destacar el comportamiento de las
pequeñas y medianas empresas, que detentan un poder cada vez mayor en la economía y de hecho constituyen un motor esencial en la creación de empleo. Solo en Estados Unidos representan el 64%. Asimismo, desde una
perspectiva de rendimiento ajustado al riesgo, son más atractivas ya que dependen de la volatilidad del propio modelo de negocio, y poco de las noticias macro.

Invertir en la capacidad de digitalización de las compañías

En este entorno de mercado, las compañías que han descrito un mejor comportamiento son aquellas que se encuentran estrechamente ligadas a la digitalización. La inversión en tecnología es clave ya que permite mejorar
los procesos operativos de los márgenes, repercutiendo de manera directa en el crecimiento estructural y sostenible de la propia compañía. La capacidad de digitalización de las empresas les permite crecer y
desarrollarse para pasar de ser un actor local a regional a la altura de sus homónimos europeos, hasta finalmente convertirse en un player internacional.
A priori podríamos pensar que Estados Unidos y Asia, en particular China, son los claros líderes en el ámbito de la innovación. No obstante, en Europa ya existen compañías con un amplio expertise y know how que pueden
hacer frente a su hegemonía. Existen claros ejemplos de empresas europeas que han pasado de ser un actor local a líder global en un segmento muy de nicho, como es el del diagnóstico, un sector que ha salido especialmente reforzado en este año de pandemia.
Desde el punto de visto del inversor, a la hora de componer su cartera, es imprescindible analizar una serie de factores del propio modelo de negocio de la compañía, así como conocer en profundidad y tener una visión holística del ecosistema empresarial. Sin lugar a dudas, la globalidad constituye una pieza clave, pero el denominador común sigue siendo la capitalización de la creación de valor y buscar aquellas compañías que se sitúen dentro del denominado círculo virtuoso del crecimiento. Es decir, que no tengan como objetivos la repartición de dividendos, sino que los reinviertan en su propio crecimiento.
Así, nos encontramos en un entorno propicio y donde se pueden encontrar pequeñas y medianas empresas europeas que cuentan con un elevado potencial y aportan valora añadido a las carteras de los inversores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *