El impacto directo del cambio climático en la economía: Inundaciones en Pakistán

DiarioEtiquetas , , ,
imagen de portada del artículo El impacto directo del cambio climático en la economía - Inundaciones en Pakistán

Durante su visita a Pakistán, António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, se quedó sin palabras para describir la tragedia que han infligido las inundaciones, consecuencia directa del cambio climático, que han acontecido en el país durante el último mes. Más de 1.400 personas fallecidas, 33 millones desplazadas y 1,7 millones de hogares dañados. La mitad de la cosecha de algodón se ha perdido y gran parte de la producción de trigo de este año correrá la misma suerte. El gobierno pakistaní estima que los daños se cifran en 30.000 millones de euros, un 9% del PIB del país.

Continuar leyendo «El impacto directo del cambio climático en la economía: Inundaciones en Pakistán»

Net Zero: La nueva estrella del norte

GestorasEtiquetas , ,
Logo GAM Investments
Stephanie Maier

STEPHANIE MAIER, RESPONSABLE MUNDIAL DE INVERSIONES SOSTENIBLES Y DE IMPACTO, HABLA DEL MAYOR COMPROMISO PARA HACER FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO TRAS LA COP26, YA QUE ESTÁ CLARO QUE ES IMPRESCINDIBLE ACTUAR DE INMEDIATO.

En la actualidad se acepta de forma generalizada la necesidad urgente de acelerar la transición hacia las emisiones netas globales. El informe de la ONU de octubre puso de manifiesto que el mundo está abocado a una desastrosa trayectoria de calentamiento global de 2,7 ºC sobre la base de las actuales promesas de emisiones, lo que convierte a la COP26, encargada de «mantener vivo el 1,5 ºC», en la reunión climática más importante hasta la fecha.

En la conferencia, algunos de los mayores emisores, como India, China y Estados Unidos, actualizaron sus compromisos nacionales. Si bien la fecha de 2070 para el compromiso de cero emisiones de la India fue noticia, los compromisos a más corto plazo de generar el 50% de la energía de la India a partir de fuentes renovables para 2030 y comprometerse a una reducción del 45% de la intensidad de carbono de la economía, es un cambio significativo.

Mientras tanto, la declaración conjunta entre China y Estados Unidos para reforzar su cooperación en materia de acción climática y acelerar las emisiones fue importante, dado que el Presidente Xi no estuvo en Glasgow en persona. También hubo nuevas declaraciones para abordar la deforestación, las emisiones de metano y la aceleración del despliegue de tecnologías limpias.

Además, hubo un apoyo explícito del sector privado para abordar cuestiones que van desde la deforestación hasta el carbón, así como una serie de compromisos público-privados. Este enfoque más colaborativo y el mayor reconocimiento del papel del sector privado en la lucha contra el cambio climático marcan un importante cambio de paradigma.

La cuestión ya no es por qué debemos actuar para combatir el cambio climático, sino cómo. Para muchas empresas, la red cero es la nueva estrella del norte. Las empresas están articulando sus planes de reducción a cero en respuesta a las cambiantes demandas de las partes interesadas y de los consumidores, en lugar de limitarse a las políticas y la normativa, y reconociendo las oportunidades que presenta la transición, en lugar de limitarse a los riesgos.

La noción de que la financiación del sector privado está «preparada» estuvo presente en toda la COP26, y se puso de relieve con el anuncio de Mark Carney de que la Alianza Financiera de Glasgow para el Objetivo Cero (Glasgow Financial Alliance for Net Zero, GFANZ) se ha comprometido a destinar 130 billones de dólares a la lucha contra el cambio climático de aquí a 2050. En particular, la GFANZ representa a las instituciones financieras que se han comprometido a fijar objetivos, pero el cumplimiento de estos compromisos será fundamental. No obstante, la cifra principal supone un aumento significativo respecto a los 5 billones de dólares, la cantidad ofrecida cuando el Reino Unido e Italia asumieron la presidencia de la COP26.

Este nivel de compromiso es una señal de lo que nos espera. El entorno político relativamente estable ha quedado atrás y nos adentramos en un territorio inexplorado con una mayor acción política en torno al sector financiero y la economía real. La claridad y la coherencia de las políticas determinarán si esta reconfiguración es ordenada o más desordenada.

¿Qué significa esto para los inversores? Debemos esperar una mayor atención a la divulgación y a las normas. Aunque la esperada armonización de las normas de divulgación de la sostenibilidad por parte del nuevo Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad de la Fundación IFRS son bienvenidas, se quedarán cortas a la hora de proporcionar una imagen completa del futuro.

La cuestión es si esto conducirá a mejores datos o simplemente a una mayor divulgación. Poco antes de que comenzara la COP26, el Reino Unido anunció que se convertiría en el primer país del G20 en obligar a las empresas más grandes a revelar sus riesgos y oportunidades relacionados con el clima, en línea con las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera relacionada con el Clima (Taskforce on Climate-related Financial Disclosures, TCFD), con normas que entrarán en vigor a partir de abril de 2022. Y en el Día de las Finanzas de la conferencia, el Canciller del Reino Unido, Rishi Sunak, destacó que otros 35 países ya han fijado fechas para introducir la información relacionada con el clima. La prueba de fuego clave, a la hora de alinear la inversión para lograr el objetivo de cero emisiones, será si estas normas impulsan las decisiones de inversión o simplemente fomentan una mayor divulgación.

El periodo que va desde ahora hasta 2030 tendrá que ser algo más que la década de la acción. Debe ser también la década de los detalles. Las métricas y metodologías para medir el progreso y las vías sectoriales hacia el cero neto deben evolucionar y necesitamos colaborar y abrazar colectivamente este periodo de transformación.

Seguir como siempre no es una opción. La teoría de vivir más allá de nuestros límites planetarios existe desde hace décadas, pero el hecho es que ahora vivimos al equivalente de 1,6 Tierras, lo que ya está teniendo profundos impactos en el clima, la biodiversidad, el agua y otros recursos naturales. En muchos sentidos, el argumento de que «el camino desde Glasgow es más importante que el camino a Glasgow» es cierto.

Sharm El-Sheikh es la próxima parada de la COP, y será aún más importante, como lo serán todas las COP hasta que se reduzcan las emisiones en el mundo real y se tomen medidas reales que den resultados frente a los compromisos.

Información legal importante

La información contenida en este documento se ofrece únicamente con fines informativos y no constituye un asesoramiento de inversión. Las opiniones y valoraciones contenidas en este documento pueden cambiar y reflejar el punto de vista de GAM en el entorno económico actual. No se acepta ninguna responsabilidad por la exactitud e integridad de la información. El rendimiento pasado no es un indicador de la evolución actual o futura.

Los retos de la ASG para 2022, según DPAM

GestorasEtiquetas , , ,
Elecciones en EEUU

Por Ophélie Mortier, estratega de Inversión sostenible en DPAM.

Ophélie Mortier, estratega de Inversión sostenible en DPAM

Esta ha sido una década sorprendente para las inversiones sostenibles. Hemos asistido a la confluencia de acciones por parte de empresas, individuos y responsables políticos.

Estos últimos han sido especialmente activos en los últimos 3 años y el creciente poder de la regulación es un completo cambio de juego para la sostenibilidad, y para los datos sostenibles en particular. El famoso Reglamento de Divulgación Financiera Sostenible (SFDR, por sus siglas en inglés) es un listón cada vez más alto, no sólo para la divulgación, sino también para la disciplina y el enfoque relativos a los marcos sostenibles.

LOS 5 MENSAJES CLAVE PARA 2022

1- El mercado con criterios ASG ha crecido muy rápidamente en los últimos 5 años hasta convertirse en una tendencia dominante. No hay razón para que se detengan los importantes flujos de activos sostenibles de los últimos trimestres. El seguimiento de estos flujos es clave en la gestión de las carteras.

2- La regulación está ahí para apoyar estos flujos; la SFDR, en particular, es un elemento de cambio para reciclar los activos de inversión en soluciones de inversión con criterios ASG.

3- La demanda está claramente en aumento. Por el lado de la oferta, el universo de activos verdes sigue siendo relativamente pequeño, con sesgos geográficos y sectoriales. Esto podría pesar en la valoración. Es imperativo que el universo crezca para evitar la saturación de los riesgos de inversión. Las carteras gestionadas activamente pueden marcar la diferencia.

4- A raíz de las recientes valoraciones más elevadas, podría cuestionarse la posible valoración errónea de los denominados activos ASG y la correlación positiva entre los ASG y los resultados financieros. Dada la diversidad de enfoques sostenibles, la respuesta no siempre es sencilla. Sin embargo, un reciente análisis del Centro Stern de Negocios Sostenibles de la Universidad de Nueva York y de Rockefeller Asset Management confirmó la correlación positiva y/o neutra entre los criterios ASG y los resultados financieros. El consenso del mercado se basa en que los criterios ASG pueden conducir a un rendimiento superior.

5- Por último, el problema de los datos es un desafío bien conocido. El SFDR y la Taxonomía, en particular, han cambiado las reglas del juego de la inversión y los datos de criterios ASG. Las necesidades de los inversores han pasado de las evaluaciones subjetivas de los proveedores de datos ASG a los datos brutos objetivos directamente de las empresas. El mundo financiero necesita datos adecuados, fiables y con visión de futuro para tomar decisiones de inversión apropiadas, totalmente alineadas con la agenda política 2030-2050. Por ello, el anuncio de la Fundación de las Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS) y de la creación del Consejo de Normas Internacionales de Sostenibilidad (ISSB) ha sido bien recibido por los mercados. Esto desarrollará una base global completa de normas de divulgación de la sostenibilidad para el mercado financiero, lo cual es un paso prometedor en la dirección correcta.