Gestoras

Temporada de resultados del 1T de 2016 en Europa: evaluación del entorno después del Brexit

JPMorgan_brexit

Resumen

  • Tras la publicación hasta la fecha de los resultados de 410 empresas del Euro Stoxx 600, estimamos que los beneficios por acción (BPA) sufrieron un descenso interanual del 16% en el primer trimestre de 2016. No obstante, esta cifra general está sumamente distorsionada por las fuertes caídas registradas en dos sectores concretos: el energético y el financiero (Gráfico 1).
  • Sin tener en cuenta el sector energético, la caída real del BPA del Stoxx 600 es del 10,5% (interanual), y el crecimiento del BPA de las empresas de la zona euro sigue siendo positivo, con un incremento del 1,4% (interanual) en el primer trimestre de 2016.

Captura de pantalla 2016-08-21 a las 10.05.36¿QUÉ SIGNIFICA EL BREXIT PARA LA RENTA VARIABLE EUROPEA?

Conforme las aguas regresan a su cauce tras el referéndum del Reino Unido sobre su permanencia en la Unión Europea (UE), es la renta variable de la zona euro, y no la británica, la que ha recibido el mayor varapalo. El índice MSCI Europe ex-UK ha cedido un 2% desde el 23 de junio, mientras que el FTSE All-Share Index se ha anotado un 5% en el mismo período.

Parte de este comportamiento se atribuye al temor de que el Brexit pueda lastrar la recuperación de la economía europea, aunque las exportaciones de bienes de la UE al Reino Unido constituyen solo el 2% del PIB de la región. Sin embargo, es el contagio financiero y político lo que más temen los inversores.

Captura de pantalla 2016-08-21 a las 10.11.48

Tal y como muestra el Gráfico 2, la confianza en la UE ha descendido hasta niveles que apenas superan el 30% en los últimos años debido a la creciente desafecciónde los electores de los países que conforman este bloque comercial. Se teme que este aumento del euroescepticismo conduzca a resultados impredecibles —y potencialmente perjudiciales para la economía— en las elecciones generales que tendrán el próximo año en países que representan el 40% del PIB de la UE.1

Captura de pantalla 2016-08-21 a las 10.15.11

Es posible que el apoyo a los partidos euroescépticos pierda fuerza al constatarse las consecuencias negativas del Brexit para la economía de Reino Unido. De hecho, los partidos “tradicionales” obtuvieron mejores resultados de lo esperado en las elecciones generales de España celebradas unos días después del referéndum del Reino Unido. En cualquier caso, todo apunta a que la incertidumbre política constituye un factor clave para los¬ inversores de cara a los próximos meses.

La perspectiva de una depreciación de la libra hace prever una posible mejora de los resultados —para algunas empresas— tras el Brexit. La libra ha caído un 15% en términos ponderados por el comercio desde máximos del verano de 2015, y es probable que siga perdiendo terreno, dado el enorme déficit por cuenta corriente de Reino Unido y la incertidumbre sobre cómo será su futura relación con la UE.

La depreciación de la moneda se traduce en un aumento de los beneficios de las empresas del FTSE 100, que obtienen alrededor del 75% de sus ingresos del extranjero. De hecho, la media móvil de cuatro semanas de las revisiones de beneficios netos (definidas como revisiones al alza menos revisiones a la baja) es positiva por primera vez desde principios de 2013 gracias a la debilidad de la libra. Muchas empresas británicas incluidas en los índices paneuropeos, como el STOXX 600, son grandes firmas internacionales. Por tanto, la depreciación de la libra también podría contribuir a un repunte de los índices europeos en general.

1 Los países donde está previsto que se celebren elecciones son Alemania, Francia, Países Bajos y Bulgaria.

SECTOR FINANCIERO: ATRAPADO EN UN “TRIÁNGULO DE PROBLEMAS”

Uno de los principales factores que ha lastrado los resultados del primer trimestre ha sido el comportamiento del sector financiero, cuyos BPA sufrieron un descenso del 27% (interanual). La última tanda de BPA publicados ha sido decepcionante, sobre todo teniendo en cuenta que el panorama general, tanto económico como del crédito, ha mejorado sustancialmente en los últimos trimestres. Tal y como destaca el Gráfico 3, el incremento de la demanda de crédito habitualmente se refleja en un repunte del BPA para los bancos regionales. Sin embargo, en los últimos trimestres hemos observado justo lo contrario; es decir, un repunte del crédito pero una constante desaceleración del crecimiento del BPA de los bancos.

Captura de pantalla 2016-08-21 a las 10.20.25

El menor crecimiento del BPA es preocupante y pone de manifiesto el complejo entorno operativo en el que se desenvuelven los bancos europeos. Podría decirse que estas entidades se encuentran atrapadas en un “triángulo de problemas”, con presiones regulatorias, tipos de interés negativos y exceso de bancos en muchas economías de la UE, todos ellos factores que asfixian el crecimiento de los beneficios en este sector crucial.

I. Presiones regulatorias

La nueva reglamentación en respuesta a la crisis financiera mundial ha ayudado a reforzar los balances, y esto se refleja en los credit default swaps (CDS) de los principales bancos europeos. Como puede observarse en el Gráfico 4, el coste de la protección frente a la morosidad de los bancos europeos ha subido ligeramente desde comienzos de año, aunque se encuentra muy por debajo de máximos de 2011 y 2012, que fue el período álgido de la crisis de deuda de la zona euro.

Captura de pantalla 2016-08-21 a las 10.22.53

Sin embargo, la implementación de la reglamentación, y su complejidad, comienzan a hacer mella en la rentabilidad. Un estudio realizado en 2010 señalaba que para cumplir con Basilea III, un banco europeo mediano necesitaría hasta 200 empleados a tiempo completo.2 La carga regulatoria sobre el sector bancario europeo previsiblemente se intensificará en los próximos años, ya que los acuerdos de Basilea III no se aplicarán plenamente hasta 2018

II. Retos del exceso de entidades bancarias

Desde hace mucho tiempo se sabe que Europa tiene demasiados bancos. Los últimos datos del Banco Central Europeo (BCE) muestran que la región cuenta con 6.146 entidades bancarias. En EE. UU., sin embargo, su número es de 5.289.3 En términos ajustados por el PIB, la media es de 3.400 millones USD por banco en EE. UU., frente a tan solo 1.900 millones de USD por banco en la zona euro.

El exceso de bancos en una región concreta erosiona los márgenes de beneficios y conduce a la asignación inapropiada de capital financiero y humano. Esa distribución no óptima del capital perjudica el crecimiento. No obstante, el exceso de bancos en Europa también podría ofrecer oportunidades de fusiones y adquisiciones, ya que los retos a los que se enfrentan las entidades bancarias han reducido los ratios precio-valor contable hasta 0.6x. Antes de la crisis financiera, el ratio medio para el sector se acercaba a 2.0x.

III. Tipos de interés negativos

Las presiones regulatorias y el exceso de entidades bancarias son retos a los que se enfrentan los bancos regionales desde hace ya tiempo. No obstante, en los últimos meses, los tipos de interés negativos se han añadido a la lista de problemas para los bancos. En el primer trimestre de 2016, 18 bancos cotizados de la zona euro presentaron beneficios, y en cada uno de los anuncios el equipo directivo señaló que los tipos de interés negativos habían mermado sus resultados. UBS ha advertido de que el actual entorno de tipos de interés negativos podría traducirse en una caída de los beneficios bancarios de un 20% en los próximos años. No obstante, el reciente lanzamiento del programa renovado de operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO) debería brindar cierto apoyo a los márgenes de beneficios al permitir a los bancos endeudarse al tipo de interés de depósito negativo.

En el ámbito de los resultados del sector financiero de la zona euro, es en el beneficio neto —más que en los ingresos— donde se nota la mayor incidencia del “triángulo de problemas”. Durante el pasado año, el crecimiento de los ingresos en el sector financiero de la zona euro se recuperó más de un 20% debido a la reactivación económica de la región. Sin embargo, esta mejora no ha repercutido en los beneficios subyacentes; los beneficios netos del sector solo aumentaron un 0,5% en el mismo período. En los dos años posteriores a la crisis financiera, los beneficios netos del sector financiero se recuperaron a una tasa del 33% anual. Desde la crisis de deuda de la zona euro en 2012, el beneficio neto del sector financiero ha crecido un escaso 1,4% anual. No obstante, existe cierta disparidad entre las distintas naciones europeas; las entidades bancarias de Francia y los países escandinavos registran unos beneficios netos algo más sólidos que las de la periferia. Sin embargo, ningún país ha conseguido emular el repunte de beneficios observado en la recuperación anterior.

Una mayor carga regulatoria, la presión sobre los márgenes por el exceso de competencia y los tipos de interés negativos que actúan como un coste para los depósitos que las entidades mantienen en el BCE se traducen en un aumento de los costes y en una reducción de la rentabilidad global.

El problema para los inversores es que el Stoxx 600 tiene una ponderación del 20% en el sector financiero, por lo que representa el mayor sector individual del índice. Los inversores con posiciones en Europa necesitan adoptar un enfoque activo y podrían barajar la posibilidad de evitar, en un futuro próximo, el sector bancario, especialmente aquellas entidades de la periferia con una fuerte exposición a la banca minorista.

2 Härle, P., Lüders, E., Pepanides, T., Pfetsch, S., Poppensieker, T. and Stegemann, U. (2010), Basel III and European banking: Its impact, how banks might respond, and the challenges of implementation, McKinsey Working Papers on Risk, Número de 26.

3 Fuente: Datos de EE.UU. = Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC). Datos europeos = BCE; datos a 22 de julio de 2016

 

CONSECUENCIAS PARA LA INVERSIÓN

  • Aunque en Europa el crecimiento del BPA general ha sido decepcionante, gran parte de los resultados negativos se concentra en dos sectores clave: finanzas y energía. Los inversores en renta variable europea deben seguir siendo astutos y activos, y pensar en la posibilidad de incrementar su exposición a los sectores con un crecimiento positivo de los beneficios.
  • La renta variable europea ha sufrido un período muy difícil. No obstante, hay mercados alcistas ocultos dentro de la región. Un ejemplo es Irlanda, donde el mercado bursátil ha alcanzado una tasa de crecimiento real compuesto (TCAC) del 11,5% en los siete últimos años. Otro es el sector de bienes de consumo básico, que ha ofrecido una rentabilidad del 14,5% sobre una TCAC real en ese mismo período.
  • La renta variable europea sigue acusando el riesgo político tras el Brexit. Sin embargo, este acontecimiento ha propiciado cierto potencial de subida para los índices de renta variable paneuropeos, ya que las acciones de las empresas británicas de gran capitalización se han revalorizado por las materias primas y la depreciación de la libra.
  • Los bancos europeos siguen enfrentándose a un “triángulo de problemas”, donde el exceso de entidades bancarias, las presiones regulatorias y los tipos de interés negativos continúan presionando a la baja el crecimiento del BPA. No obstante, aunque la nueva reglamentación puede erosionar la rentabilidad de los bancos en ciertos aspectos, es importante que los inversores reconozcan que el nuevo régimen también contribuye a fortalecer la estabilidad del sistema bancario europeo y a reducir la posible gravedad de la próxima crisis.

 


 

El programa Market Insights proporciona información exhaustiva y comentarios sobre mercados globales sin hacer referencia a ningún producto en particular. Diseñada como una herramienta para ayudar a los clientes a comprender mejor los mercados y servirles como apoyo en la toma de sus decisiones de inversión, el programa explora y sopesa las implicaciones de la información actual de la economía y las condiciones variables del mercado.

Este es un documento comercial y como tal las opiniones contenidas en el mismo no deben considerarse asesoramiento o recomendación de comprar o vender acciones. Queda a discreción del lector, basarse en información contenida en este material. Cualquier análisis contenido en este documento se ha realizado, y puede ser utilizado, por J.P. Morgan Asset Management para sus propios fines. Los resultados de estos análisis se utilizan como información adicional y no reflejan necesariamente las opiniones de J.P. Morgan Asset Management. Cualesquiera estimaciones, cifras, opiniones, estados de tendencias del mercado financiero o técnicas y estrategias de inversión que se mencionan, a menos que se indique otra cosa, son de J.P. Morgan Asset Management a fecha de este documento. Se consideran fiables en el momento en que se ha redactado el presente documento, pero pueden no ser necesariamente completas, y no se garantiza su exactitud. Pueden estar sujetas a cambios sin que se le comuniquen o notifiquen.

Debe señalarse que el valor de las inversiones y sus rendimientos pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado y los acuerdos fiscales, y los inversores pueden no recuperar el importe íntegro invertido. La inversión en los Fondos conlleva riesgos y puede no ser adecuada para usted. Los cambios en los tipos de cambio pueden tener un efecto desfavorable sobre el valor, precio o rendimiento de los fondos o de las inversiones subyacentes extranjeras. Los resultados y rentabilidades pasadas no constituyen una indicación fiable de los resultados futuros. No se garantiza que cualquier previsión realizada se materialice. Por otra parte, aunque nuestra intención consiste en lograr el objetivo de inversión del fondo de inversión, no podemos garantizar que dicho objetivo vaya a cumplirse.

J.P. Morgan Asset Management es el nombre comercial del negocio de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co. y sus filiales en todo el mundo. Tenga en cuenta que si se pone en contacto con J.P. Morgan Asset Management por teléfono, la conversación puede ser grabada y monitorizada con fines de seguridad y formación. También debe tener en cuenta que la información y los datos de sus comunicaciones se recogerán, almacenarán y procesarán por J.P. Morgan Asset Management, de acuerdo con la Política de Privacidad de EMEA, que puede consultarse en el siguiente sitio web http://www.jpmorgan.com/pages/privacy.

Publicado en Europa Continental por JPMorgan Asset Management (Europe) Société à responsabilité limitée, European Bank & Business Centre, 6 route de Trèves, L-2633 Senningerberg, Gran Ducado de Luxemburgo, Inscrita en el Registro Mercantil de Luxemburgo bajo el número B27900, capital social 10.000.000 euros.

Publicado por JPMorgan Asset Management (Europe) S.à r.l. Sucursal en España con domicilio en Paseo de la Castellana 31. Registrada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

© 2016 JPMorgan Chase & Co. Compliance number: 0903c02a815ab43e LV–JPM32259 | 07/16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *